Black Paradox

Por
11
5402
 

Guión: Junji Ito
Dibujo: Junji Ito
Edición España: ECC Ediciones (2014)
Contiene: Black Paradox JAP (Big Comic Spirits/Shōgakukan, 2009)
Formato: Tomo manga rústica de 248 páginas
Precio: 9,95€

 

“Era algo que no podía pertenecer a nuestro mundo…”

En Japón el suicidio ha sido siempre un acto ligado a la tradición histórica, social y cultural del país. Era parte del código de los antiguos samuráis dispuestos a entregar su vida, mediante el llamando seppuku, muestra de su fervoroso valor y voluntad por preservar su honor y el de su familia por encima de todas las cosas. En el siglo XX, durante la Segunda Guerra Mundial, los pilotos y soldados kamizakes intentaron con su sacrificio salvaguardar a la nación y detener el avance de los aliados en el océano Pacífico. En la actualidad, casi setenta años después del mayor conflicto bélico vivido por la humanidad, la moral y la ética japonesas siguen indisolublemente ligadas a conceptos como el respeto y el honor. Los tiempos han cambiado pero Japón mantiene unas terroríficas tasas de suicidio, de las más elevadas del mundo, y en su mentalidad y actitud el acto de quitarse la vida por la propia mano no está carente muchas veces de un cierto sentimiento de responsabilidad. Esta puede explicar su presencia en el género de terror japonés, habitualmente afianzado en los marcos del thriller psicológico y ligado a las historias clásicas de fantasmas y leyendas urbanas capaces de poner sobre relieve la incapacidad del ser humano para llegar a comprender las reglas del universo.

La sociedad japonesa está acostumbrada a dar forma a sus miedos, como una manera de exorcizarlos, de ahí nació Godzilla, la increíble y mastodóntica criatura creada por Tomoyuki Tanaka hace ya sesenta años y relacionada con el pánico atómico desatado por el bombardeo de Hiroshima y Nagasaki en la Segunda Guerra Mundial. Pero no todos los temores y pavores nipones adquieren necesariamente tamaños tan desproporcionados y no sólo el cine ha sido capaz de mostrar esos abismos insondables que reiteradamente se han obstinado en devolver la mirada a la sociedad japonesa. Sin ir más lejos, en el manga hoy podemos tomar como modelo el trabajo del mangaka Junji Ito en su atípica y perturbadora obra Black Paradox. Este maestro contemporáneo del terror japonés comenzó su carrera a finales de los años ochenta con un relato corto titulado Gekkan Halloween gracias al que consiguió una mención honorífica en el Premio Kazuo Umezu. Después de su prometedor debut Junji Ito desarrollaría un retorcido y surrealista influenciado por autores de la talla de Hideshi Hino, Furuka Shinichi, el mencionado Kazuo Umezu pero también marcado por la literatura fantástica del estadounidense H.P. Lovecraft, surgiendo de su cabeza obras tan inclasificables como Tommie, Uzumaki, Gyo o la presente Black Paradox.

En esta última tenemos la historia de un grupo de cuatro desconocidos que después de interactuar a través en una página web en internet, en la que se sirven de nicks como Taburo, Pitan, Baracchi y Marceau, deciden organizar un encuentro con el único y común objetivo de poner fin a sus vidas. Pero este plan aparentemente tan sencillo se convertirá en una auténtica y grotesca locura en la que el mismo universo demostrará tener preparado para ellos un destino mucho más increíble y espantoso que lo que pueda llegar a serlo la misma muerte. De esta manera, Junji Ito logra dar forma a uno de los terrores más presentes de la sociedad moderna de su país, una práctica la del suicidio cuya tasa no deja de subir en las estadísticas y que presenta un índice cada vez más elevado entre los jóvenes que han tomado por alternativa los encuentros a través de internet para dar tan macabro y contundente epitafio a sus vidas. Este problema, una verdadera preocupación para las autoridades y los medios de comunicación de Japón, sirve de punto de partida para una propuesta en la que Junji Ito también nos habla, entre otros muchos temas, de nuestro indispensable y necesario sentido de la identidad -dando de paso un curioso giro al mito del doppelgänger– y a la contraposición de espíritu y materialismo en nuestra coyuntura contemporánea.

black_paradox_1black_paradox_2black_paradox_3
Páginas de Black Paradox de Junji Ito

Este manga fue serializado en su origen en la revista Big Comic Spirits de la editorial Shōgakukan y recopilado posteriormente en 2009 en un único tomo del que podemos disfrutar ahora por estos lares gracias a ECC Ediciones. Lo primero que podemos comprobar al acercarnos a Black Paradox es que no estamos ante una obra convencional, ni hablando en términos generales, ni tampoco limitándonos propiamente al género de terror, Junji Ito rehúye desde un primer momento cualquier posibilidad de construir y narrarnos una historia con sus derivas comúnes y corriente. Por otro lado, esto no quiere decir que en sus características no podamos adivinar cuestiones prototípicas y consustanciales al mismo género, la lucha del Bien contra el Mal, el errático comportamiento de sus personajes al lidiar con lo desconocido y el insondable misterio de la muerte. Pero los caminos de Junji Ito, y aún más sus desagradables formas, son inescrutables, basculando sus pesadillas entre lo surrealista y lo morboso, lo paródico y lo escatológico y lo terrorífico y lo maravilloso. El aura del horror cósmico de su reverenciado H.P. Lovecraft sobrevuela toda la atmósfera de Black Paradox situando a sus personajes frente a la inmensidad inabarcable de sus propios miedos y anhelos, simples dualidades en una compartida curiosidad por el enigma indescifrable que los persigue y acosa.

El universo mismo se vuelve en contra de sus protagonistas, de manera cruel e implacable, y como seres humanos ellos sólo pueden responder de manera irracional como pequeña parte de una intriga que los sobrepasa a ellos, al mismo autor y, por supuesto, al lector. Lo que interpretamos en un primer momento como un delirio, como una paranoia de su creador, va tomando consistencia mediante la forma, como los eccemas y tumores de los que se aquejan su personajes, y no tanto por el poder de su narrativa, acabando por generar en nosotros un morboso interés por conocer el final (o principio) de esta locura. El dibujo de Junji Ito tiene el talento para pasar aparentemente desapercibido en muchos momentos de su relato hasta que nos percatamos de la fuerza e intensidad desplegada en su caracterización y, sobre todo, del ambiente con el cual es capaz de dotar a determinados momentos de la obra, escenas enfermizas y perturbadoras capaces de inquietarnos, intrigarnos y seducirnos a partes iguales. En la edición de ECC Ediciones Black Paradox viene acompañada de un par de relatos cortos, La Lamedora y El pabellón de lo paranormal, otras pequeñas muestras del terror de este peculiar autor, un creador más allá de la pauta capaz, como ya hemos insinuado, de dar forma a miedos y pesadillas incluso desconocidas para el lector.

black_paradox_4black_paradox_5black_paradox_6
Más páginas de Black Paradox de Junji Ito

  Guión: Junji Ito Dibujo: Junji Ito Edición España: ECC Ediciones (2014) Contiene: Black Paradox JAP (Big Comic Spirits/Shōgakukan, 2009) Formato: Tomo manga rústica de 248 páginas Precio: 9,95€   "Era algo que no podía pertenecer a nuestro mundo..." En Japón el suicidio ha sido siempre un acto ligado a…

Review Overview

Argumento y guión - 6
Dibujo - 7
Interés - 7

6.7

Vosotros puntuáis: 8.18 ( 10 votos)

11
Déjanos un comentario

Please Login to comment
11 Comment threads
0 Thread replies
0 Followers
 
Most reacted comment
Hottest comment thread
9 Comment authors
Javier AgrafojoSanchezJJArusoMr. X Recent comment authors
  Subscribe  
Recientes Antiguos
Notifícame
Winch Thorgal
Lector
Winch Thorgal

Jo, Jordi: después de leer tu estupenda reseña dudo si hemos leído ambos el mismo manga, puesto que a mí me parece más interesante lo que has escrito que lo que he leído de Ito.
De hecho, el manga en cuestión no me ha gustado nada, creo que no está a la altura de otras obras del autor como Uzumaki.
Saludos

Macdonald
Lector
Macdonald

Yo he tenido sensaciones parecidas a las que tuve en su momento con Uzumaki, es decir, imágenes poderosas, situaciones interesantes pero un final que no está a la altura del planteamiento inicial. Aquí, las primeras páginas me parecen brillantes, surrealistas e inquietantes pero se va desinflando conforme transcurre la historia.

Kravinoff
Lector
Kravinoff

No soy muy de terror, pero tenía bastante curioosidad por este manga, este año me ha dado por los doppelgangers. De hecho, creo que es la parte más interesante, siempre envuelta en un halo de misterio e imposibilidad, además de cierto grotesco lirismo. El giro hacia la trama principal de las paradnight y el otro mundo me pillo descolocado, y aunque tiene sus momentos con algun que otro interesante golpe de efecto, al final su desarrollo me resultó endeble e irregular, y no quede del todo satisfecho, la verdad. Muy de acuerdo en el dibujo, parece que no pero de repente te suelta imagenes potentísimas, aparte de crear una atmósfera muy apropiada.

Mr. X
Lector
Mr. X

Esta no la he leído, pero si otra de Ito, Lovesick Dead y recuerdo que me creo un mal rollo considerable.

Aruso
Lector
Aruso

A mi no me ha convencido. Tenía mucha curiosidad por esta novedad y la tuve que dejar a la mitad. Me da que si esste hombre tiene mas o menos el mismo estilo en sus obras no es para mi.

JJ
Lector
JJ

Solo una aclaracion, Lovecraft no era britanico, era estadounidense.

Salu2

Sanchez
Lector
Sanchez

Da mal rrollo este manga,me refiero al tema,pues es una realidad en Japon,adolescentes,quedando por internet para quitarse lo mas preciado,la vida,por eso mismo,el tema,hace que tenga ganas de leerlo,y ver la fuerza de este manga,caera en cuanto pueda

Javier Agrafojo
Lector

Me lo he pasado genial leyendo esto. Tal vez no tenga las imágenes más poderosas pergeñadas por Ito, pero ese camino “siempre hacia adelante”, sin temor a introducir cosas nuevas e ir dejando atrás situaciones superadas me ha enamorado, la verdad.

Buena reseña, Jordi. Y lo que te ha debido costar prescindir de Spoilers en una trama como esta!!! 😉