Batman Núm. 5-7 (Renacimiento)

Dejamos atrás Yo soy Gotham y nos adentramos de lleno en el segundo arco de Batman que trae el sugerente título: Yo soy suicida.

Por
2
3522
 

Edición original: Batman núm. 9-13 USA .
Edición nacional/ España: ECC Ediciones.
Guión: Tom King.
Dibujo: Mikel Janin.
Entintado: Mikel Janin.
Color: June Chung.
Formato:Grapa, 24-48 págs. A color.
Precio: 1,95-3,25 euros.

 

Nueva tanda de números de la serie regular que sirven para traernos el segundo arco argumental de Tom King al frente de la serie de Batman. Una continuación lógica de los acontecimientos narrados en el primer arco, Yo soy Gotham, que ahora arranca con el prometedor título de Yo soy Suicida.

En la primera reseña del trabajo de King ya dejamos claro que algo no acababa de funcionar, que la sensación era como de arena en la boca, no mucha, pero suficiente como para generar malestar. Con esto en mente toca atacar de lleno este arco, más corto que el anterior, en el que Batman emprende la misión, aparentemente suicida, de arrancar al Psico Pirata de las garras de Bane y para hacerlo se rodea de un más que peculiar equipo de rescate.

Hay que reconocerle a King que sabe venderte el producto, porque visto así, sobre la mesa, sin más argumento que el expuesto, uno quiere comprarlo. Obviamente toca ver si de verdad hay algo más bajo esta premisa aparentemente interesante o solo es humo y la arena no solo continúa en la boca, sino que aumenta de forma considerable.

Hablemos primero del cambio de dibujante de la serie. En el anterior arco los lápices corrían a cargo de David Finch, que le daba una espectacularidad más que notable al conjunto, pero que no acababa de estar afinado con la historia que King quería contarnos. Para este segundo arco es Mikel Janin el encargado de dar forma al guion de King, por lo que se produce una clara ruptura con lo anterior al ser Janin un dibujante mucho más dotado para el dinamismo y la narrativa que Finch. Janin nos trae un diseño de página más ligero, liviano… donde la premisa es imprimir un ritmo endiablado a las escenas y que todo parezca estar vivo, en movimiento, para que la acción no se detenga. Cada plano, viñeta y página es un diagrama de fluidez y espectacularidad donde Janin desarrolla todo su saber hacer. Por lo tanto, que Janin esté a pleno rendimiento con sus lápices en este segundo arco, fortalece la premisa de King y logra enriquecer una historia que, de primeras, se nos presenta mejor construida que Yo soy Gotham.

La narrativa de Janin a pleno rendimiento.

Con la parte gráfica claramente asentada y superior a la de Finch, toca ver qué desarrollo nos ofrece King para este enfrentamiento ente Batman y Bane.

Bane es el enemigo más físico del Hombre Murciélago. Su fuerza e impresionante aspecto le confieren una superioridad corporal enorme, solo Killer Croc podría comparársele, pero Bane, además, viene acompañado con una más que notable inteligencia que lo convierte en un arma de doble filo. King nos quiere meter en una historia llena de fiereza, con sus concesiones para no perder el toque superheroico, donde nos muestra a un Batman físicamente soberbio y decidido, rodeado de un grupo de villanos con los que llevar a cabo su plan. Un plan que se va desgranando a lo largo de la lectura de forma gradual, dejando que cada pieza y cada personaje vaya aportando al conjunto de la trama, algo de lo que carecía el primer arco argumental donde el rol de Batman resultaba demasiado forzado y ajeno a la propia forma de ser de Bruce.

Pero King no se limita a relatarnos una historia donde la violencia sea el eje central, sino que inserta también una serie de textos, que rozan la disertación, donde refleja los pensamientos no solo de Batman, sino de otros personajes, centrado su atención en Selina Kyle, Catwoman. Y es que la gata tiene un papel importante en la trama y King sabe a la perfección como manejar a tan sibilino personaje, sacándole un enorme rendimiento no solo visualmente, gracias a Janin, sino a como se desenvuelve a lo largo del rescate y en lo que son los primeros pasos de algo que ha de desarrollarse mucho más en posteriores números.

Un Batman inmenso.

Con este segundo arco las dudas se disipan y uno ya puede percibir que King está jugando a algo más grande de lo que hasta ahora hemos podido ver. Su Batman es un maratón que ha de recorrerse de la misma forma que se hace la prueba de atletismo. La dosificación a la que nos somete el formato grapa engrandece esta sensación, pero implica hacer gala de una paciencia sólida como la roca para ir avanzando en el entramado que se está construyendo.

King crea una atmósfera de músculos, tendones y cartílagos tensos, de dientes apretados, sudor, lágrimas y sangre, para llevar a Batman al extremo contrario de donde lo dejamos en Yo soy Gotham. Un todo que resulta extrañamente poético por ser un homenaje, para nada velado, de la mítica La Caída del Murciélago, donde Bane y Batman se vieron las caras por primera vez. Podría incluso llegar a verse como una segunda parte de lo relatado en los años noventa, actualizado para los lectores actuales, donde héroe y villano se vuelven a ver las caras y se retan físicamente por un exceso de testosterona y adrenalina. Una especie de venganza lejana que se materializa en este arco con la fuerza de un tifón de huesos fracturados.

No hay dibujo de Janin que no impresione.

King cambia de tono y enfoque en este segundo arco, sin perder de vista de donde viene, para comenzar a construir este castillo de naipes con el que quiere sorprender a los lectores a largo plazo. Estos números son mucho más simples en cuanto a historia que los anteriores, pero son más complejos por el profundo desarrollo que realiza de cada uno de los personajes que usa con precisión quirúrgica en cada momento. Aquí lo que importa son los personajes, como esta aventura los introduce de lleno en la trama global y como se van a desarrollar a partir de este momento. Solo por eso merece la pena olvidar esa mala sensación que pudo dejar Yo soy Gotham y seguir a bordo de este barco que está construyendo Tom King.

  Edición original: Batman núm. 9-13 USA . Edición nacional/ España: ECC Ediciones. Guión: Tom King. Dibujo: Mikel Janin. Entintado: Mikel Janin. Color: June Chung. Formato:Grapa, 24-48 págs. A color. Precio: 1,95-3,25 euros.   Nueva tanda de números de la serie regular que sirven para traernos el segundo arco argumental…
Guion - 8
Dibujo - 10
Interés - 8

8.7

Mejorando.

King comienza a mejorar notablemente y las ambiguas sensaciones del primer arco argumental empiezan disiparse. Un arco más intenso, más profundo, más poético y violento que hace querer seguir apostando por la serie.

Vosotros puntuáis: 9.08 ( 22 votos)
2 Comments
Antiguos
Recientes
Inline Feedbacks
View all comments
Forager
Forager
Lector
24 junio, 2017 12:40

Me ha parecido, de principio a fin -y qué final-, espectacular.

Esas dos páginas de diálogo/enfrentamiento entre el Psicopirata y el Ventrílocuo, tanto por King como por Janín…, en fin, espectacular. Bravo y bravo.

Ein
Ein
Lector
2 julio, 2017 0:28

Yo ya he tenido bastante con estos siete números. Me he cansado de esperar al King supercalifragilisticoespialidoso. Me bajo.