Batman: Juegos de Guerra

Cuando el caos se desate y los conflictos broten por la ciudad entera, el Caballero Oscuro necesitará la ayuda de todos los aliados posibles.

Por
6
2624

Edición original: The 12-Cent Adventure núm. 1 USA, Detective Comics núms. 797-800 USA, Batman: Legends of the Dark Knight núms. 182-184 USA, Nightwing núms. 96-98 USA, Batman: Gotham Knight núms. 56-58 USA, Robin núms. 129-131 USA, Batgirl núms. 55-57 USA, Catwoman núms. 34-36 USA, Batman núms. 631-634 USA (DC Comics, 2004).
Edición nacional/España: Batman: Juegos de Guerra.
Guion: A.J. Lieberman, Andersen Gabrych, Bill Willingham, Devin Grayson, Dylan Horrocks, Ed Brubaker.
Dibujo:Al Barrionuevo, Brad Walker, Giuseppe Camuncoli, Javier Pina, Jon Proctor, Kinsun Loh, Mike Huddleston, Mike Lilly, Paul Gulacy, Paul Lee, Pete Woods, Ramón F. Bachs, Sean Phillips, Tom Derenick.
Color: Steve Buccellato, Jason Wright, Javier Rodríguez, Gregory Wright, Brad Anderson, Guy Major, Laurie Kronenberg, Tony Avina.
Traducción: Francisco San Rafael Simó.
Formato: DC Omnibus, 648 págs. A color
Precio: 51,50€

Las Guerras del Murciélago

“Bien hecho, Bruce. La ciudad está en llamas”

Gotham es el escenario perfecto para el terror, la violencia y la locura. Se ha mantenido siempre relevante como elemento funcional en las ocho décadas de historia de Batman, añadiendo una dosis de realidad a las acciones fantasiosas de la familia del murciélago. Sobre ella, se han vertido conflictos, asesinatos en masa y actuaciones terroristas, por obra de pingüinos, payasos y demás monstruos de ocasión. En el año 2004, la ciudad se preparaba para una guerra.

Como si de una tragedia clásica se tratase, Juegos de guerra se divide en tres actos. Como consecuencia de un error fatal por parte del cruzado de la capa, se desata un conflicto a gran escala entre las principales familias criminales, lo que le llevará a requerir la ayuda del pequeño ejército de vigilantes vinculados a su persona: Nightwing, Oráculo, Catwoman, Orfeo y Batgirl; con la presencia asimismo de Spoiler, que acababa de ser expulsada como Robin y de un Tim Drake inmerso en una crisis personal y familiar.

El evento comienza con fuerza. Se desprende de las primeras intervenciones una magnitud sobre lo que se está presenciando que irá poco a poco viéndose diluida y lastrada por la propia extensión de la acción. Cada héroe trae consigo un trauma, en lo que respecta a la ficción, así como un equipo creativo distinto, del que sobresalen figuras como Ed Brubaker, Bill Willingham o Brad Walker. Esto resultará determinante para la calidad global del evento.

Y es que, en puridad, ofrecer cohesión a ocho colecciones distintas, con sus propias visiones de lo que se ha de contar, resulta una tarea si no imposible, desde luego complicada. Un artista puede adaptarse a un plan general, sobre todo cuando la idea primigenia es, como en esta ocasión, potente, pero al final siempre acaba aportando algo que tiene consecuencias para el devenir del evento, aunque en principio estas no sean tan apreciables.

Hay ejemplos muy concretos de ello a través del primer acto. La importancia de la prensa en la acción se destaca u olvida dependiendo del escritor que haga uso de ella, contribuyendo a crear cierta sensación de caos en este apartado de guion. De igual manera, influye de manera notable en la caracterización del comisario Akins, cuya personalidad varia de un número a otro, desdibujándose por completo sus intenciones y, con ellas, lastrando a un personaje que en última instancia se configura como necesario en el arco.

Sin olvidarnos de Nightwing, en horas bajas como consecuencia de la infame violación sufrida antes de Juego de Guerra por parte de Tarántula, a la que, sin ningún pudor o tacto, se recurre como personaje más. Las intervenciones de ambos, juntos o por separados, se encuentran en el punto más bajo del evento.

Por el lado contrario, en el aspecto positivo, es refrescante ver a Barb en su papel de Oráculo, con una estética muy deudora de su época y con una participación destacable, sobre todo en lo que respecta su relación con Bruce, que hace que el lector empatice con la hija de Gordon en todo momento y que, a la hora, de extender las consecuencias para el personaje, se entienda perfectamente su decisión.

También se profundiza correctamente en los conflictos paternofiliales de Tim, humanizándole como héroe y distinguiendo lo que le hace especial como lugarteniente de Batman.

Según se van sucediendo los conflictos en las calles de Gotham, se hace más palpable la falta de preparación del orden de intervenciones. Los personajes aparecen y desaparecen en los distintos puntos del mapa por conveniencia pura de sus autores, mientras el interés por lo que se cuenta va, a su vez, disminuyendo. Un personaje sorpresa se afianza como némesis mientras Spoiler hace lo propio como protagonista en el desarrollo, mientras los guionistas no parecen sacar provecho del todo al propio Batman.

El villano se mueve por la delgada línea entre lo quijotesco y lo aterrador, dependiendo del autor que se encuentre implicado, con un dibujo poco conveniente en ocasiones, a pesar de que otros, como el citado Brad Walker, se esfuercen por reforzar el lado tenebroso del mismo con un dibujo solvente.

En la línea del dibujo, este junto a Javier Rodríguez como colorista, resultan de lo mejor del evento, con su participación para Legends of the dark knight, mientras que Sean Phillips, a pesar de ser de los mejores dentro del apartado artístico, resulta poco impactante, con una poco inspirada intervención. Pete Woods y Jason Wright también culminan de manera notable para Detective comics.

Resulta destacable el caso del equipo creativo Ed Brubaker-Paul Gulacy para Catwoman que, a pesar de haber tenido un trabajo previo en la cabecera fantástico, en esta ocasión no parecen encajar demasiado con la guerra de Gotham. Sus virtudes se ven, de esta manera, ocultadas por los defectos del propio evento.

Para el último acto, con muertes importantes para la franquicia, se recurre al impacto fácil, violento y seco, en lugar de elaborar de manera orgánica ambos sucesos. No hay un análisis poderoso detrás de tales actos, únicamente reproches simples dirigidos hacia Batman que, como tantas otras veces, acaban por quedarse en el olvido.

Batman ha de vencer, eso está claro. Pero las buenas historias del personaje son aquellas que consiguen, aunque solo sea por un momento, hacernos creer que, por la dimensión de lo que se cuenta, hay alguien que ha conseguido dar con su debilidad y acabar con él.

Aunque aquí veamos momentos en los que el héroe se ve sobrepasado, no parece ser tanto por el villano sino por una intención consciente del guionista, que explota en exceso descuidos inexplicables en el comportamiento de Bruce.

Por todo esto, a pesar de tener una idea atractiva y cierto interés inicial, la historia naufraga y acaba por apagarse sin mucho acierto.

Lo mejor

• La premisa no puede ser más atractiva.
• La participación de Bárbara.

Lo peor

• El desarrollo resulta confuso y atropellado.
• Los personajes están desdibujados, en su mayoría.

Edición original: The 12-Cent Adventure núm. 1 USA, Detective Comics núms. 797-800 USA, Batman: Legends of the Dark Knight núms. 182-184 USA, Nightwing núms. 96-98 USA, Batman: Gotham Knight núms. 56-58 USA, Robin núms. 129-131 USA, Batgirl núms. 55-57 USA, Catwoman núms. 34-36 USA, Batman núms. 631-634 USA (DC Comics,…

DECEPCIONANTE

Guion - 5.5
Dibujo - 6.5
Interés - 6

6

Un evento flojo, que no termina de satisfacer sus pretensiones iniciales

Vosotros puntuáis: 8.02 ( 4 votos)
6 Comments
Antiguos
Recientes
Inline Feedbacks
View all comments
Drury Walker
Drury Walker
Lector
30 enero, 2021 12:41

Los “Juegos de guerra” no se desencadenan por un error fatal de Batman, sino de Spoiler, que en su afan de demostrar su valia para ser readmitida como Robin por Batman, pone en marcha un escenario teorico extremo de Batman sin tener mucha idea del mismo, y claro,como no aparece la figura clave para que salga bien porque no sabe quien es ni que papel debe desempeñar… pues sale todo fatal. Muy en la linea de hacer de Spoiler una metepatas, añadiendo el agravante de traicionar la confianza de su antiguo patron, que luego fundamentalme Willingham le hace pagar con creces.

La saga es entretenida y poco mas. Tiene un primer numero atropellado que se carga a un monton de persinajes porque si de forna gratuita, por el medio tiene bastantes inconsistencias y muere alguno mas (Tweedlwdum y Lince, por ejemplo,de formas bastante estupidas) aparece alguna cosa olvidable como la Espantabestia y bastantes cosas se rwsuelven de forma apresurada. Al final queda un nuevo tablero interesante al que salvo Gabrych y Willingham nadie emplea especialmente. Y encima viene enseguida la Crisis Infinita con lo que se hace borron y cuenta nueva… Un trabajo normal de la epoca donde se ve un poco el quien es quien del momento y poco mas

Drury Walker
Drury Walker
Lector
En respuesta a  Ángel García
30 enero, 2021 18:24

Creo que el responsable principal de un plan es del que lo activa y lo pone en marcha, no del que lo imagina o lo diseña. Si nos ponemos metafisicos podemos aceptar otros escalones de responsabilidad, como: la culpa es del crimen, si no hubiera crimen Batman no inventaria planes y escenarios contra el crimen. O si nos ponemos mas inmediatos es: la culpa es de los jefes criminales de Gotham, que son unos paranoicos que tiran de gatillo con gran facilidad, si hicieran una asamblea gremial improvisada se dispersarian sin mas. Asumir que Spoiler no tiene responsabilidad por ser una “niña” seria quitarle la capacidad de decision y su poder de actuacion a un personaje que a esas alturas asumio por su cuenta una identidad para luchar contra un criminal profesional (su padre), hizo equipo con varios heroes, ha defendido su vecindario, ha sido madre y dado su bebe en adopcion y ha recibido entrenamiento especializado en artes marciales y tacticas paramilitares y esta a las puertas de la Universidad… Desde mi punto de vista esa argumentacion resulta en la reduccion a Spoiler a un personaje sin personalidad ni motivacion propia. El fallo de batman es tratar a Spoiler como una ficha de usar y tirar para manipular a Tim, lo que es bastante horrible. Pero bueno, solo queria argumentar mi comentario inicial para dejar claras las posturas, no tengo interes en polemizar! Que cada uno extraiga sus conclusiones, que para eso estan las historias tambien!

Un saludo

Drury Walker
Drury Walker
Lector
En respuesta a  Ángel García
1 febrero, 2021 7:07

Gracias por el cumplido! Si, mejor no hagamos “Spoilers” (chistaco)!

Vista con perspectiva, y cuestiones argumentales aparte… Menos mal que Willingham solo paso fugazmente por la franquicia. Porque que melodrama y crueldad gratuita con los personajes! Y por separado bien, pero Brubaker con Gulacy no hace sinergia. Y es una pena que no se metan los cruces no oficiales de Gotham Central, con Araña Negra II y la conversacion de Batman y Akins… Y pobre Gabrych. Sienpre me parecio un tipo solvente que se preocupaba de integrar lo que hacian sus compañeros… Pero su etapa casi parece un relleno de la gente que pasaba por la coleccion cada X tiempo. HastaPlaneta paso de el escamoteando algun numero!

TheQuestion
TheQuestion
Lector
2 febrero, 2021 2:32

Me interesaba para ir rellenando huecos, pero al ver que era en formato reducido lo dejé en la librería. 50 euros que me ahorro. No entiendo cómo pueden editar tan mal y tan caro.