BATMAN: JEKYLL & HYDE, de Paul Jenkins, Jae Lee y Sean Phillips

Por
15
2722
 

Edición original: Batman: Jekyll & Hyde # 1 – 6 (junio / noviembre de 2005); DC Comics.
Edición España: julio de 2007; Planeta DeAgostini Cómics.
Guión: Paul Jenkins.
Dibujo y entintado: Jae Lee y Sean Phillips.
Color: June Chung.
Formato: tomo recopilatorio de 144 págs.
Precio: 12,95 €

 

Batman, Dos Caras, el manicomio de Arkham, experimentos clandestinos con enfermos mentales y una Gotham City más sombría y aterradora que nunca. Atractivos ingredientes que convergen en Batman: Jekyll & Hyde, interesante cómic, deudor de una de las más populares obras de la Historia de la literatura. Paul Jenkins, junto a Jae Lee y Sean Phillips ponen todo de su parte para que esta miniserie de seis números, recopilada en su edición española en único tomo, logre hacerse un hueco entre los más destacados tebeos del Hombre Murciélago publicados durante los últimos años. ¿Lo habrán conseguido? En este artículo trataremos de responder a la pregunta formulada, aprovechando la oportunidad para analizar diferentes aspectos relacionados con este cómic.

La alargada sombra de Robert Louis Stevenson

La dicotomía del ser humano, las incontables contradicciones en las que incurre, y el conflicto entre el respeto a los convencionalismos sociales, o la posibilidad de sucumbir a nuestros más bajos instintos, son temas que ha sido abordados en numerosas ocasiones a través de los más variados medios de expresión artística: pintura, cine, literatura, música,… Infinidad de obras que analizan una inquietud consustancial e inherente a nuestra naturaleza, desde los más variados puntos de vista. Pero de entre cuantas obras de ficción fueron creadas como consecuencia del tratamiento de los temas anteriormente mencionados, destaca sobremanera El extraño caso del Dr. Jekyll y Mr. Hyde (1886), de Robert Louis Stevenson.

En dicha obra, de marcados tintes metafóricos, Stenvenson narra la historia de Gabriel John Utterson, abogado de profesión que toma la decisión de indagar qué se esconde tras el extraño y errático comportamiento de su amigo, el Dr. Henry Jekyll, y qué inflcuencia ejerce en tan desconcertante patrón de conducta su relación de amistad con un individuo realmente indeseable llamado Edward Hyde. Con la connivencia de Poole, mayordomo de Jekyll, Utterson termina descubriendo el terrible secreto que escondía el atormentado Doctor: como consecuencia de la ingestión de un extraño brebaje, sufrió una transformación, no sólo física, sino también mental, que sacaba a relucir la parte más malvada de su personalidad.

Bajo la apariencia de narración de género fantástico, el autor analizó de forma sutil la doble moral de la sociedad inglesa, aunque según afirmaba el propio Stevenson, en último término su intención (casi obsesión) era la de encontrar el modo de incorporar a una novela el eterno conflicto entre el bien y el mal. Y vaya si lo consiguió: el carácter intemporal de esta obra se refleja en que, pese a haber mediado más de un siglo desde su redacción, los razonamientos y debates morales planteados en El extraño caso del Dr. Jekyll y Mr. Hyde continúan plenamente vigentes (dejando a un lado aspectos claramente anacrónicos basados en la diferencia de clases imperante en la época), ofreciendo múltiples niveles de lectura que, por su riqueza, justifican la categoría de clásico imperecedero que ostenta con pleno merecimiento.

El impacto ejercido por esta obra en la cultura popular ha sido sencillamente impresionante, habiéndose realizado numerosos montajes teatrales, y adaptaciones cinematográficas y televisivas, además de haber servido de inspiración en la creación de diversos personajes, como es el caso de Harvey Dent / Dos Caras.

El extraño caso de fiscal Dent y Mr. Dos Caras

El número 66 de la revista Detective Comics, publicado durante el mes de agosto de 1942 (Los Archivos de Batman, Volumen II, en su edición española más reciente), pasará a la historia como el tebeo donde se presentó en sociedad a quien, no tardaría en convertirse en archienemigo de Batman.

Claramente inspirados en la obra de Stenvenson, Bob Kane y Bill Finger se encargaron de narrar en las páginas de dicho tebeo la historia de Harvey Dent, exitoso y atractivo fiscal del distrito que, durante la celebración de un juicio sufre el ataque de Sal Maroni. El mafioso gothamita, ante el curso que estaba tomando el proceso en que participaba como inculpado, decide vengarse del audaz fiscal arrojando ácido sulfúrico sobre su rostro. La consecuente desfiguración empujaría a Dent hacia la locura, protagonizando a partir de ese momento numerosas actuaciones delictivas bajo el seudónimo de Dos Caras. Obsesionado con la dualidad, y debido a un trastorno de personalidad múltiple, y una paranoia esquizofrénica con tendencias homicidas, somete su actuación a la suerte de una moneda, precisamente la moneda hallada en la escena del crimen cometido por Maroni.

Su relación con Batman siempre ha estado marcada por la amistad que les unió en el pasado. En el preciso instante en que Maroni arrojó el ácido sobre el rostro de Dent, El Hombre Murciélago perdió no sólo a un gran amigo, sino a un entusiasta aliado en su guerra contra el crimen. Y es que precisamente esta relación hace que los enfrentamientos entre ambos personajes sean tan intensos y dramáticos. Transcurridos sesenta y cinco años desde su creación, se ha mantenido como una figura clave en las diversas colecciones protagonizadas por El Caballero Oscuro, hasta el punto de ser por muchos considerado como el principal integrante de la galería de villanos de Batman, junto al Joker.

Comentar como curiosidad que Harvey Dent ha tenido cabida en las tres etapas cinematográficas de Batman, siendo interpretado por Billy Dee Williams (Batman, 1989), Tommy Lee Jones (Batman Forever; 1995) y Aaron Eckhart (The Dark Knight; 2008). Espereremos que, de una vez por todas, Christopher Nolan y Aaron Eckhart eleven a Harvey Dent/Dos Caras al nivel que, como uno de los más grandes supervillanos de la historia del noveno arte, le corresponde.

Batman: Jekyll & Hyde

Una serie de brutales asesinatos sin móvil aparente, cometidos por ciudadanos aparentemente corrientes de Gotham City, llaman la atención de Batman. Junto al Comisario Jim Gordon iniciará una investigación contrarreloj para tratar de detener al causante de tan indiscriminada matanza. Para mayor inquietud del Hombre Murciélago, tras una silenciosa reclusión en su celda de Arkham, Dos Caras muestra interés en ponerse en contacto con él. ¿Qué papel jugará en los extraños acontecimientos que azotan Gotham? Para descubrirlo, tendrá que embarcarse a un viaje con destino a los más recónditos rincones de su mente.

En junio de 2005 se publicó la primera entrega de esta miniserie de seis números, escrita por Paul Jenkins, e ilustrada por Jae Lee y Sean Phillips. Batman: Jekyll & Hyde representaba la materialización del sueño de los dos primeros, quienes mientras trabajaban en la serie limitada protagonizada por Los Inhumanos (Marvel Comics), comenzaron a divagar acerca de la posibilidad de encargarse de algún proyecto relacionado con el Caballero Oscuro.

Pero no fue hasta la Convención de cómics de San Diego de 2003, cuando el guionista comenzó a creer firmemente en la posibilidad de que sus ambiciones llegarán a buen término. En dicho evento, mantuvo con Mike Carlin, editor de DC Comics, inquirió a Jenkins acerca de la razón por la que, desde que terminó su etapa al frente de Hellblazer, no había vuelto a colaborar con la editorial. Su respuesta: “Supongo que nunca encontré el camino de vuelta”, a lo que Carlin respondió “¿Y qué podría empujarte a volver a trabajar con nosotros?”. Éste fue el momento clave, aprovechado por Jenkins para mostrar su interés en escribir un cómic centrado en Batman y Dos Caras. Tras las preceptivas explicaciones, un entusiasmado Mike Carlin dio luz verde al proyecto, pero… ¿quiénes serían los elegidos para plasmar visualmente esta historia? Jenkins no tuvo la menor duda, de modo que decidió rodearse de dos dibujantes de confianza: Jae Lee, con quien coincidió en The Sentry e Inhumanos, y Sean Phillips, dibujante principal durante su estancia al frente de Hellblazer.

Así pues, todo estaba preparado para dar rienda suelta al bullicio de ideas que rondaban por su mente. Si el resultado final ha estado a la altura de las expectativas, lo comentaremos en líneas posteriores.

La obra, en palabras de sus autores

Paul Jenkins

“Hablé con Mike Carlin. Le comenté lo que quería hacer, en el sentido de explorar su personalidad. Mike dijo: Wow. Nunca nadie ha ido tan lejos en la exploración del pasado de Dos Caras, quién es y qué le ha convertido en la clase de persona que es. Cuál es la razón que provoca que una persona tenga un lado oscuro que le domine.”

“Dos Caras puede mirar a la cara a Batman y decirle: Éste soy yo, Jekyll & Hyde. Es lo que somos. Tú eres el único que no lo admitirá, Batman. Tu personalidad diurna, tu parte buena, es tu Jekyll. Batman, es tu Hyde. Creo que la parte que tienes que entender, Batman, es que si tienes que escoger entre un buen paseo por un parque, o patear el culo a algunos criminales en un callejón oscuro y volver con tus costillas rotas, escogerías la segunda opción. Estás caminando hacia Hyde. Pero simplemente no lo admitirás.”

“Me gusta pensar que realmente Batman es uno de los grandes personajes trágicos de la literatura moderna. Si la gente no lo ve como literatura, es su problema. Pero aquí está este tipo, y lo he escrito de este modo. Fue testigo de la muerte de sus padres y está empleando toda su vida en tratar de traerlos de nuevo a la vida. No puede arreglarlo. Y porque no puede arreglarlo, su parte oscura está dominándolo. Trata de traer de vuelta a la vida a sus padres, pero sabe que nunca tendrá éxito.”

“Me considero una persona muy afortunada porque éstas (Lee y Phillips) son dos personas con las que he trabajado en repetidas ocasiones, y estoy muy orgulloso de ello. La gente lee mis colaboraciones con Jae, en The Sentry y Los Inhumanos. Tenemos una gran conexión y hemos contado grandes historias. La gente ve lo que he hecho con Sean en mis primeros cuatro o cinco años en el mundo de los cómics, con Hellblazer. Confío plenamente en Sean, así que se encargó de la segunda parte de la historia, llevando la trama hacia su final.”

Jae Lee

“Trata aerca de dos psicóticos tratando de atormentarse el uno al otro. De Batman enfrentándose a Dos Caras. Esperamos que Batman: Jekyll & Hyde pueda hacer por Dos Caras lo que La Broma Asesina gizo por El Joker. Puedo soñar, ¿verdad? (bromea).”

“Batman es el personaje que, desde un primer momento, ha inspirado mi sensibilidad artística.”

“La primera vez que Paul y yo comentamos la posibilidad de hacer algo centrado en Batman fue cuando estábamos trabajando en Los Inhumanos. Pero entonces nos involucramos en otros proyectos. Hace unos cuantos meses, Paul y yo realizamos un preludio a The Darkness para Dynamic Forces. Una historia llena de gárgolas, edificios en ruinas, y todo el tipo de elementos en que Batman encaja tan bien.”

“Paul es un escritor inteligente. No va a pedirme que dibuje cosas ridículas como el centavo gigante o el dinosaurio verde de la Batcueva.. ¿Verdad Paul?”

Valoración personal

Casi 120 años después de la publicación de El extraño caso del Dr. Jekyll y Mr. Hyde, Paul Jenkins recuperó de forma simbólica la mitología creada por Robert Louis Stevenson, junto a Jae Lee y Sean Phillips, crear una escalofriante historia cargada de paralelismos. En esta ocasión, Jenkins se centra en las figuras de Batman y Dos Caras, personajes aparentemente antitéticos, que en la práctica comparten más semejanzas de las cabría esperar. Otrora amigos, Bruce Wayne y Harvey Dent bien podrían representar una versión moderna de Utterson y Jekyll, con la salvedad de que Batman ha podido presenciar en numerosas ocasiones las atrocidades cometidas por Dos Caras, y de que la estabilidad mental de ambos personajes siempre ha estado en tela de juicio.

Dent, convertido en Dos Caras, se encuentra atrapado en un mundo binario, un mundo en blanco y negro, donde no caben los grises ni las medias tintas. Padeciendo una obsesión patológica por la dualidad, derivada de su más que evidente trastorno de personalidad múltiple, se ve impelido a condicionar sus actos a los designios de una moneda. Cara y cruz. Bien y mal. Vida y muerte. Wayne, convertido en Batman, se encuentra en una situación similar, haciendo gala de una moralidad reducida al blanco y al negro. Al bien y al mal.

Aunque no todo son coincidencias, pues existen puntos claramente divergentes que terminan por marcar la diferencia entre ambos personajes: por una parte, en el caso de Batman, debemos partir de la premisa de que aunque nominalmente ostenta dos identidades, de facto sólo utiliza una de ellas: la de Caballero Oscuro, pues podríamos afirmar sin temor a errar que Bruce Wayne fue asesinado junto a sus padres en aquel oscuro callejón de Gotham. Desde entonces, vive por y para hacer de su ciudad un lugar donde el crimen no tenga cabida, condenándose a emprender una cruzada imposible, defendiendo hasta las últimas consecuencias los valores inculcados por sus progenitores, con su vida personal como precio a pagar. En este punto, la interpretación de Jenkins no parece tan clara, pues en las declaraciones recogidas en el apartado anterior, realiza comparaciones entre Dos Caras y Batman que no termina de ajustarse a los rasgos de la personalidad del justiciero enmascarado desarrollados por diferentes autores durante los últimos años.

En cambio, resulta plenamente acertada la alternancia entre la trama detectivesca, la terrorífica, y los pasajes introspectivos, definitorios de la naturaleza y origen de cada uno de los protagonistas, así como la atmósfera creada por el guionista, al lograr retratar un mundo tan realista como aterrador, donde los miedos más interiorizados terminan por salir a la luz. Gotham y el sanatorio mental de Arkham son descritos de forma tenebrosa, siniestra y gótica, plasmando tal y como muchos lectores lo hemos imaginado durante muchos años. Aunque, por supuesto, en este punto, el trabajo realizado por Jae Lee y Sean Phillips juega un papel determinante, pues la carga de carga de tensión y desasosiego que impregna cada página de este cómic. El trazo de ambos autores sienta como un guante al personaje, a la trama, y a los lugares en que ésta se desarrolla, aunque si hubiera que decantarse por uno de ellos, ese sería Jae Lee. De hecho, el cambio de estilo de Lee a Phillips resulta demasiado acusado, y aún siendo ambos grandísimos dibujantes, la alternancia termina perjudicando el resultado final de la obra.

En cuanto a la edición española, viene a representar la enésima demostración del dulce momento editorial que actualmente atraviesa el antaño llamado Señor de la Noche en estas tierras. Y es que los fieles lectores del Hombre Murciélago no nos podemos quejar: Batman y Detective Comics en una cabecera mensual, el coleccionable Batman: Arkham, la recuperación de Leyendas de Batman, la publicación en formato “Absolute” de Batman ilustrado por Neal Adams, Arkham Asylum, El Regreso del Caballero Oscuro y El Caballero Oscuro Contraataca, y la edición trimestral de tomos de lujo, línea a la que pertenece este cómic. Una oferta amplia, variada y a precios muy razonables, que probablemente se verá ampliada con el futuro estreno de The Dark Knight, secuela de la excelente Batman Begins (Christopher Nolan, 2005).

En definitiva, Batman: Jekyll & Hyde no supondrá para Dos Caras lo que La Broma Asesina para el Joker (entre otras razones, porque Jenkins, Lee y Phillips no alcanzan la genialidad de Moore y Bolland), pero a buen seguro que aportará su grano de arena al enriquecimiento de un personaje que, por méritos propios, hace gala de un estatus reflejado para los más privilegiados.

Enlaces de interés

Entrevista a Paul Jenkins y Jae Lee, publicada en la web Comicon.
Paul Jenkins en la Wikipedia.
Entrevista a Paul Jenkins publicada en la web Comic Book Resources.
Jae Lee en la Wikipedia.
Página web no oficial de Jae Lee.
Página web oficial de Sean Phillips.
My Space de Sean Phillips.

Un saludo y hasta la semana que viene! (eso espero)

15 Comments
Antiguos
Recientes
Inline Feedbacks
View all comments
Bruce
10 noviembre, 2007 12:55

Gracias x la reseña, le echaremos un vistazo en la proxima visita a mi frikitienda

Raúl López
Admin
10 noviembre, 2007 14:10

Gran reseña David, yo la verdad es que estoy preparando el excel con los tpbs que me he dejado de comprar este 2007 pensando en navidad y tenia dudas entre este tomo y el de Matt Wagner que tambien reseñaste aqui: https://www.zonanegativa.com/?p=4754

Toni Boix
10 noviembre, 2007 16:12

Una excelente aproximación a la obra que merecerá que probemos con ella… estoy empezando a maldeciros a unos cuantos de los que estáis en zn… estaba consiguiendo contener mis gastors últimamente 😉

yota
Lector
10 noviembre, 2007 19:16

Como ya viene siendo habitual, me lo paso mejor con tus artículos que con la obra reseñada, en este caso me aburrí como un perro castrado con su lectura

nikopolin
nikopolin
10 noviembre, 2007 22:53

Realmente flojo; para mi fue una perdida de dinero y una decepción después de los inhumanos y del Vigia me esperaba un gran comic de estos autores…soporífero

Dante
Dante
11 noviembre, 2007 17:44

Me compraré el de Los Hombres Monstruo, pero siempre gusta saber que este esta aquí, que dentro de nada llega la navidad ;-).

Muy buena reseña, me ha entretenido mucho.

Jabberwocky
Jabberwocky
Lector
11 noviembre, 2007 19:51

A todos aquellos que os gusta tanto Matt Wagner y sus Hombres Monstruo…atentos! En diciembre aparece el de “Batman y el Monje Loco” que seguro que cae para Navidad… al lado del Arkham Asylum de Morrison.

Prometheo
Prometheo
11 noviembre, 2007 20:23

El Jekyll & Hyde de Jenkins es bastante pobre, casi todo se sostiene por el soberbio trabajo de Lee, y que se nota que cuando entra Phillips, ya todo cae a un pozo sin fondo…la pobre historia de Jenkins se hace insoportable, tonta, rebuscada y forzada en sus acciones, en la resolucion de las situaciones que pretenden ser dramáticas, profundas, de cierto clima sicológico…y que nunca llega a lograrlo-

En fin,…al que le guste Lee, lo mas probable es que se lo compre, ya que si bien no repite la misma calidad grafica de Inhumanos, igual cumple,…y Jenkins, si pretendía hacer lo que Moore hizo por el Joker con Dos Caras,…bueno, digamos que le apuntó al cura, y le pegó al campanario-

Excelente artículo David, fue por el que me conseguí la historia, la verdad, un articulo de lujo…demasiado bueno para el libro en cuestión, jeje, pero se agradece, muy bueno en serio, sigue así!!

Un saludo, y hasta la proxima!!

el nota
el nota
14 noviembre, 2007 12:40

Para mi el articulo es muy bueno, y el tebeo simplemente bueno, qeu no es moco de pavo…..
Eso si, el de los hombre monstruos es genial, a ver que tal el de diciembre…..