Batman – Condado de Gotham

Una obra donde los superheróico y el terror se unen para llevar a Batman a nuevos escenarios.

Por
0
1818
 

Edición original: Batman: Gotham County Line núms. 1-3 USA.
Edición nacional/ España: ECC Ediciones.
Guión: Steve Niles.
Dibujo: Scott Hampton.
Entintado: Scott Hampton.
Color: José Villarrubia.
Formato: Cartoné, 160 págs. A color.
Precio: 16,95 euros.

 

Dicen que el potencial de un personaje se mide por su flexibilidad y versatilidad a la hora de adaptarse a otros géneros del que por naturaleza creativa le pertenece. Si eso es así, Batman, es sin duda uno de los personajes con más potencial intrínseco, pues por su propia idiosincrasia puede usarse para contar prácticamente cualquier historia. Puede que su ecosistema sea el thriller detectivesco, pero no cuesta mucho recordar historias del hombre murciélago de ciencia ficción, fantasía y aventuras, muchas y muy variadas. Pero si hubiera que buscarle un segundo hogar a Batman, un segundo género donde poder adscribirlo este sería el de terror. Y es que este género ha ido siempre fluyendo en paralelo a la historia del Caballero Oscuro por ser una imagen amenazante para los criminales, que lo convierte en una figura mitológica. Villanos como Man-Bat o Killer Croc (por citar a dos muy evidentes, aunque muchos villanos de su galería podrían perfectamente dar el salto al terror sin excesivos problemas), están más apegados a este género que al propiamente superhéroico, permitiendo que muchos escritores hayan coqueteado con la idea de introducir de lleno a Batman en una historia de terror a la vieja usanza. Y es eso lo que Steve Niles logra con este tomo recopilatorio en la que el género superheróico y el terror se dan la mano para llevarnos a un particular infierno del que solo Batman puede sacarnos.

Steve Niles (1965) se pasó la juventud trabajando en tiendas de comics y tocando en grupos de música punk como Gray Matter, mientras realizaba también películas como aficionado. Sin duda dentro de Niles ya bullía una creatividad que lo llevaría, primero a editar sus propios comics y más tarde a publicar en Eclipse una adaptación de la novela de Matteson, Soy Leyenda. Esta adaptación marcaría el punto de inflexión en su vida profesional ya que no tardó mucho en empezar a trabajar en editoriales como Disney, Tood McFarlene Productions y Fantaco. Pero si hubiera que elegir un momento clave de su carrera, el que lo cambiaría todo, ese sin duda llegaría en el 2002, con la publicación del cómic, 30 días de oscuridad, dibujado por Ben Templesmith. Una obra que cambió de manera radical la visión que tenía la industria de Niles asociando su nombre al género de terror. Otras obras fundamentales son Criminal Macabre, Remains y Simon Dark, esta última para DC Comics en compañía de Scott Hampton, el mismo dibujante que lo acompaña en esta historia de Batman titulada: Condado de Gotham.

En Batman Condado de Gotham tenemos al Caballero Oscuro haciendo frente a una serie de asesinatos que lo alejan del núcleo de Gotham, hasta las idílicas zonas residenciales de las afueras de la ciudad. Allí se están cometiendo asesinatos ceremoniales, cargados de misticismo, símbolos arcanos, para los que el mejor detective está sobradamente preparado. Para Batman es un camino que ya ha recorrido en demasiadas ocasiones… pero esta vez hay algo distinto, algo nuevo, algo que se esconde en las sombras y que va a hacer que Batman pueda perder la cordura.

Niles saca a Batman de su zona de comodidad para arrancar la historia con una trama estándar del género policiaco, salpicado por tintes místicos. Un entorno que Batman sabe manejar a la perfección, siempre y cuando todo discurra dentro de lo racional, de la analizable, de lo medible, de lo empírico y científico. Pruebas, muestras de sangre, restos de piel, cabello, ADN residual, análisis forense de la escena del crimen, proyección de fluidos, análisis de los símbolos, perfil psicológico del asesino… todo esto son herramientas que Batman conoce y explota a la hora de entender lo que ha sucedido en uno de los adosados de las afueras de Gotham. Unas herramientas que dejan claro que solo es cuestión de tiempo que le Caballero Oscuro atrape al asesino. Niles coloca a Batman frente un nuevo escenario, uno que pone a prueba sus creencias, sobre todo las científicas, y que lo lleva a un mundo donde la lógica no parece tener cabida, donde para poder vencer ha de ser capaz de entender que hay mucho más en este mundo de lo que una luz ultravioleta puede revelar.

Niles teje una trampa para Batman que está más allá de toda comprensión y que exige nuevos procesos mentales a fin de poder superar el reto y no perder la cordura para siempre, pues el castigo no es tanto físico como psicológico, pues Niles va desgranado uno a uno los temores de Batman a fin de ir minando su resistencia.

Condado de Gotham se mueve bien caminando entre lo tópicos, usándolos con maestría para que funcionen bien sin acabar quedando en evidencia. La historia fluye con suavidad, con un tempo comedido, moviéndose de forma reiterada en el concepto de Batman y su concepción del bien y el mal, de sus sentimientos de culpa, de su necesidad de redención y sus dificultades para abrir su mente. Niles conjuga el aspecto más racional de la historia con el sobrenatural de tal forma que haya un enfrentamiento constante entre estas dos facetas entre las que se debate el Caballero Oscuro. Las dudas y los miedos dan paso a las pesadillas y estas acercan a Batman un poco más a su perdición.

Pero Niles precisa de un dibujante que sepa plasmar esa atmósfera oscura, opresiva, inquietante, lúgubre, espesa, agobiante, insana y perturbadora, de tal forma que las palabras se fundan con las imágenes en un todo inquietante para el lector. Hampton logra con su estilo de trazo roto y densas sombras, plasmar lo que Niles busca transmitir con sus palabras, añadiendo profundidad al conjunto de una historia cargada de simbolismo. Sin embargo, de nada servirían los lápices y tintas de Hampton si no estuvieran acompañados de la paleta de colores apagados y fríos de José Villarrubia, que se encarga de poner el volumen bien alto en esta estridente serenata de chirriar de dientes.

Condado de Gotham es una obra que funciona y cumple con las expectativas que todo lector aficionado a Batman y al género de terror pueda tener. Niles construye un entramado de sencilla ejecución que logra sumergirse de lleno en un mundo de pesadilla donde Batman ha de demostrar de lo que es capaz cuando todo parece en su contra.

  Edición original: Batman: Gotham County Line núms. 1-3 USA. Edición nacional/ España: ECC Ediciones. Guión: Steve Niles. Dibujo: Scott Hampton. Entintado: Scott Hampton. Color: José Villarrubia. Formato: Cartoné, 160 págs. A color. Precio: 16,95 euros.   Dicen que el potencial de un personaje se mide por su flexibilidad y…

Interesante propuesta.

Guion - 7
Dibujo - 8
Interés - 7

7.3

Un trabajo fiel al estilo de Niles que saca a Batman de su entorno y demuestra la enorme versatilidad dle personaje. Una obra para aficionados al género paranormal y terror, con tintes superhéroicos.

Vosotros puntuáis: 7.92 ( 4 votos)
0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments