Batería de reseñas: semana 9-15 de julio

Por
9
193
Green Arrow # 1, por Toni Boix

 

Edición original: GA #60 y GA #61; DC Comics
Edición España: 2007; Planeta DeAgostini.
Guión: Judd Winick
Dibujo: Scott McDaniel
Entintado: Andy Owens
Color: Guy Major
Formato: Comic-book, 48 págs.
Precio: 3,5 €

 

En mi opinión está es una de las series mensuales de DC que mejor supo aprovechar el salto de un año decretado por los mandamases de la editorial.

Después de que en las entregas anteriores de la coleccción contempláramos a un Green Arrow aparentemente herido de muerte, con una Star City sumergida en un infierno de explosiones, Judd Winick estipula aquí el nuevo status quo que regirá la colección del Arquero Esmeralda.

Y lo hace con habilidad, dosificando la información, alternando los momentos de intriga con las grandes revelaciones. Elementos que anteriormente parecían un tanto inconexos se alinean ahora los unos con los otros. El talante de Olliver Queen marca totalmente el tono de la serie y configura también de manera concreta la relación que establece con su ciudad. El personaje sufre una verdadera evolución y nuevos retos surgen a su paso. En una propuesta coherente e integral que se adivina cargada de ilusión por parte de Winick.

Dándole la réplica en el apartado gráfico tenemos a Scott McDaniel, un dibujante que últimamente ha simplificado demasiado su grafismo pero que aún sigue cumpliendo con nota como narrador.

Juntos, Winick, McDaniel y los que quieran seguirlos, podrán protagonizar una de las etapas más destacadas de la reciente historia de Olliver Queen y por ello, considero, es un buen momento para subirse al carro de esta serie.

Reseña de ¿Cuatro?, por Toni Boix

 

Autor: Enki Bilal
Norma –62 págs– 16 €

 

En un momento dado de esta obra uno de sus protagonistas afirma que el arte debe ser zigzagueante. Dicha aseveración parece animar plenamente el argumento de ¿Cuatro? si situamos este trabajo en relación con los otros tres álbumes que le han precedido. Porque, a pesar de que recolecta algunos de los elementos repartidos a través de las entregas anteriores, se diría que esta conclusión a la tetralogía iniciada con El sueño del monstruo tiene mucho de caprichosa, volátil y libre.

En ella Bilal va de un lado para otro, redirigiendo y alterando buena parte de las motivaciones que sus protagonistas habían presentado hasta ahora, vaciándolos de cualquier rastro de verosimilitud para poderlos pasear a placer por escenas repletas de simbolismos, poniendo en sus bocas frases equívocas una veces, lapidarias en otras ocasiones.

Así, nos sirve un trabajo difícil, para algunos vacío, para otros tramposo, mágico en opinión de los que le son devotos. Porque, claramente, los colores hipnóticos de Bilal, más vivos que la vida, están ahí subyugándonos. Está ahí esa decadencia triste y fría donde la esperanza se empeña en albergar. Y están ahí esas sentencias ambivalentes, enigmáticas, pseudometafísicas, a su manera proféticas. Uno sólo le demandaría a su admirado autor que encajara todos esos dones en caparazones argumentales más definidos y compactos, menos caóticos y dispersos, pero Bilal prefiere ser zigzagueante.

Así, a lo largo de cuatro álbumes, Bilal se ha arriesgado a desnudar las taras de las grandes entelequias (nación, religión, arte, ¿futbol?) denunciando el peligro que acecha tras de ellas si les otorgamos demasiada trascendencia. Su propuesta de sentido, una bondad generosa e interpersonal, se nos antoja sencilla a la par que necesaria para nuestro mundo. Pero, como decíamos, a pesar de lo interesante y ambicioso de las ideas que Bilal maneja, su mismo desorden, su inherente simbolismo, la vuelven difíciles de aprehender, haciendo de ésta una obra un tanto áspera.

Artículo anterior sobre esta serie.

Reseña de X-Men Génesis Mortal #5, por David Fernández

 

Guión: Ed Brubaker
Lápiz: Trevor Hairsine y Pete Woods
Tinta: Kris Justice
Color: Val Staples
Correspondencia USA:
X-Men Deadly Genesis #5
Panini Cómics- 32 pág – 2,50 €

 

La entrega clave, el número que desentraña (casi) todos los misterios, y un punto y aparte dentro de la franquicia mutante… Hundiendo sus raíces sin miramientos en el mítico Giant Size X-Men #1, esta entrega de una de las más populares miniseries mutantes de los últimos tiempos explica de una vez por todas la verdad oculta tras el misterioso personaje llamado Vulcano.

Tras haber logrado escapar del cautiverio del nuevo y misterioso enemigo, Rachel pone rumbo a la mansión-x, en busca de refuerzos. Allí, parte de la familia mutante presencia atónita la retransmisión televisiva de los acontecimientos, siendo especialmente significativa la sensación de familiaridad que Emma Frost siente al observar a Vulcano. Por su parte, el poderoso mutante decide trasladar a Scott a la Isla Muir, donde en espera del ¿reencuentro? con Xavier, le confiesa a Cíclope su verdadero origen y naturaleza. Casi sin solución de continuidad, el Profesor hace acto de presencia, potenciando el dramatismo de su entrada con sendos golpes de efecto que, si bien han sido muy socorridos durante toda la historia de los X-Men, no por ello resultan menos efectivos. Así, todas las cartas están puestas sobre la mesa, dejando todo listo para una partida dialéctica que marcará el destino de los Hombres-X.

Como complemento, nos encontramos con una historia dibujada por Pete Woods que, a modo de flashback, dota de mayor significado a los acontecimientos narrados en la miniserie. Bajo el título “Lo que Emma no sabe”, Brubaker y Woods relatan el encuentro entre Emma Frost y varios personajes que, sin lugar a dudas, están jugando un papel protagonista en Génesis Mortal. Además de ayudar a crear una sensación de coherencia, mediante la utilización –una vez más- de la retrocontinuidad, ayuda a comprender la actitud de algunos personajes, aunque con toda probabilidad ésta ha sido la menos relevante de todas las historia de complemento publicadas hasta la fecha.

Reseña de X-Men: Génesis Mortal #6, por David Fernández

 

Guión: Ed Brubaker
Lápiz: Trevor Hairsine
Tinta: Scott Hanna, Mike Perkins
Color: Val Staples
Correspondencia USA:
X-Men Deadly Genesis #6
Panini Cómics- 32 pág – 2,50 €

 

Mentiras, engaños, muertes, traiciones, secretos… Génesis Mortal ha ofrecido todo eso y mucho más, simbolizando la enésima vuelta de tuerca a una franquicia que durante los últimos años ha necesitado demasiados relanzamientos y (pretendidas y pretenciosas) revoluciones que lo que en último término han logrado es el desconcierto de los lectores ocasionales, y la exasperación de muchos de los habituales. La miniserie, preludio de la etapa de Ed Brubaker al frente de Uncanny X-Men (la semana que viene, reseña de La Patrulla-X #19), finaliza con la revelación que cambiará para siempre la vida de los hombres-x: Vulcano, ansioso de venganza, obliga a Xavier a desvelar la verdadera cadena de acontecimientos que derivó en el rescate de La Patrulla-X original de la isla de Krakoa. Como viene siendo habitual durante los últimos años, sin desvelar demasiados detalles podríamos decir que la “confesión” no deja precisamente en buen lugar al patriarca del clan mutante, quien de paso detalla el origen oculto de Vulcano, retomando una de las más polémicas líneas argumentales, misterio sin resolver de la franquicia-x. Como no podía ser de otra forma, La Patrulla no pierde el tiempo, y mientras se suceden las explicaciones y justificaciones, se gesta un plan para derrotar a Vulcano.

Curiosamente, dos de los puntos clave de Génesis Mortal –la conexión con las consecuencias derivadas de La Dinastía de M y el papel desempeñado por Xavier- recuerdan poderosamente a sendas sagas de DC, recientemente publicadas en España. ¿Casualidad? No lo creo, y lo cierto es que a estas alturas no creo que nadie se sorprenda o escandalice por el “intercambio” (léase en tono eufemístico) de ideas que las dos grandes editoriales han mantenido históricamente. Sea como fuere, tras la conclusión de esta miniserie se han producido cambios realmente significativos, tanto en Uncanny X-Men, como en X-Men: Ed Brubaker y Mike Carey, acompañados por Billy Tan y Chris Bachalo, respectivamente, se hacen cargo de las dos colecciones mutantes principales, representando un cambio –de equipos creativos y líneas argumentales- que muchos lectores esperábamos con impaciencia. Por la parte que le toca al bueno de Brubaker, parece decidido a no perder el tiempo, pues ya en su primer número de La Patrulla-X retoma la acción prácticamente donde la dejó Génesis Mortal, con la macrosaga (doce entregas) Ascenso y caída del Imperio Shi´ar.

En definitiva, pese a no tratarse de una gran obra, Génesis Mortal ha logrado devolver a los mutantes a un primer plano de actualidad (que no es poco), gracias a un imaginativo guionista que ha sabido jugar sus cartas no de forma brillante, pero sí eficaz. En cuanto a Trevor Hairsine, su estilo de reminiscencias clásicas, cumple el cometido sin estridencias ni grandes alardes, manteniendo una discreción que permite centrar toda la atención en el apartado argumental de esta obra, ejemplo paradigmático de la utilización de la retrocontinuidad, tendencia sobreutilizada en la industria norteamericana, aunque en este caso más que justificada.

Reseñas de la colección anteriormente publicadas en Zona Negativa:

X-Men: Génesis Mortal # 1.
X-Men: Génesis Mortal # 2.
X-Men: Génesis Mortal # 3.
X-Men: Génesis Mortal # 4.

9 Comments
Antiguos
Recientes
Inline Feedbacks
View all comments
Murci
Murci
14 julio, 2007 16:47

En mi opinión, Judd Winnick no es de lo mejor que hay en DC últimamente, aunque algunos fans puedan no estar de acuerdo conmigo.

Su trabajo en Green Lantern, Batman y Outsiders dejó mucho que desear para mi gusto.

Toni Boix
14 julio, 2007 17:03

Yo diría que no es ni de lo mejor ni de lo peor. Sus Outsiders me empezaron gustando y me acabaron cansando. Con su Green Arrow, no obstante, me ha gustado cómo ha enfocado el Un Año Después, mucho más que cómo la planteó al principio de hacerse con ella, cuando substituyo a Meltzer.

Nathan Summers
Nathan Summers
15 julio, 2007 3:22

SteveRogersRIP: resulta que acabo de enterarme que un compatriota mío no sólo es lector de comics(lo que ya es demasiado) si no que también visita ZN…me encantaría que leyeras este comentario, y me gustaría preguntarte que otras comiquerías conoces aparte de “Lecturas Comics”…ya sabes, la distribución de Panini en nuestro país no es precisamente “buena”; de “Los Nuevos Vengadores” sólo he conseguido los números 4, 5 y 6…he leído la coleccion, pero por otros medios…ejem…
Desde ya mis disculpas y felicitaciones, (por las reseñas, obviamente), a Toni Boix y David Fernández. Las disculpas, por haber escrito mi comentario, que nada tiene que ver, aquí mismo.

Desde Uruguay, (o Providencia)

Nathan Summers

Aviso de Spoiler

(deceased)

Toni Boix
15 julio, 2007 9:10

NIngún problema, Nathan, a servir.

snooz
snooz
16 julio, 2007 1:02

Alguien me puede solucionar una duda por favor?

He comprado todos los numeros de genesis mortal pero por algun motivo la serie pasó del 5 de 6 a un repentino cambio de numeración 7 de 7, es decir, que el que tenía que ser el número 6 pasó a ser el 7. Sin embargo aquí hacéis la reseña del No. 6.

Me he saltado algo?

Gracias por adelantado

David Fernández
16 julio, 2007 7:57

Snooz, la miniserie original consta de 6 números, pero en España finalmente se publicaron 7, ya que incluyeron dentro de la numeración el #7, que viene siendo un What if? realizado por David Hine y David Yardin. En una semana o dos, caerá reseña.

Un saludo!

snooz
snooz
16 julio, 2007 18:43

o sea, que se me pasó el 6…… gracias por la aclaración David

David Fernández
16 julio, 2007 21:14

De nada!para eso estamos! ;P

Juan X
Juan X
17 julio, 2007 7:13

Un pequeño error en la miniserie de Brubacker, o a lo mejor es que soy muy quisquilloso

Aviso de Spoiler

Con la muerte de Banshee se anulan para siempre los posibles futuros de Rachel Summers, Franklin Richards adulto, Ahab y el otro futuro de Bishop. Se supone que Banshee entreno a la generacion de X-men de la que provienen Rachel y todo el futuro de Dias del Futuro Pasado en general. Mientras que Bishop en Atracciones Fatales, durante el funeral de Illyana Rasputin le menciona a Banshee que el y Forge (Forja) eran los ultimos entrenadores de X-men.

Por lo tanto, estos personajes entre unos cuantos mas que requerian de Banshee han perdido su razon de ser y se convierten en una gran anomalia temporal mas para complicarnos las cosas

Aviso de Spoiler