Alabaster

Por
15
1775
 

Edición original: Arabastaa, serializado en la revista ‘Weekly Shonen Champion’ (Akita Shoten, 1970-71).
Edición nacional/ España: Alabaster (Astiberri, 2014).
Guión y Dibujo: Osamu Tezuka.
Color: B/N.
Formato: Tomo rústica, 488 págs.
Precio: 26€.

 

La publicación en nuestro país de un libro inédito de Osamu Tezuka (1928-1989), el llamado “Dios del Manga”, debería ser siempre motivo de celebración para el aficionado a la historieta, con razón especial si, como es el caso, pertenece a la época en que el maestro japonés descubrió las posibilidades del medio para albergar relatos complejos, tanto formalmente, con intrincadas composiciones que siempre resultan misteriosamente fáciles de asimilar, como en su vertiente moral, con abundantes ambigüedades y certeros retratos de caracteres distintos y arrebatadores. Alabaster, que vio la luz en Japón en 1970 dentro de la revista Weekly Shonen Champion, guarda parentesco con otras obras inscritas en el citado período “oscuro”, particularmente con las que giran alrededor de un personaje manipulador y terrorífico, como MW o El libro de los insectos humanos, aunque no llegue a la altura de ninguna de ellas ni Alabaster sea un villano tan memorable como Yuki o Toshiko. El argumento no puede ser más pulp:

James Block, célebre atleta negro, es rechazado por la mujer que ama a causa del color de su piel. Loco de rabia, mata accidentalmente a un hombre y acaba en la cárcel. La injusticia y la desesperación hacen nacer en él un odio indecible hacia el género humano. Un anciano, compañero de prisión, le lega un rayo que puede hacerle invisible, un invento que le permitirá vengarse de la humanidad bajo el nombre de Alabaster.
[Extraído de la contraportada]

Aparte de sus valores intrínsecos, que en seguida glosaremos, el interés de estas páginas es muy notable para los estudiosos de la obra de Tezuka, pues suponen una suerte de “eslabón perdido” entre el Tezuka “infantil” y el Tezuka “adulto”… si es que tal clasificación puede aceptarse en el autor de Buda o Fénix, quien, como Will Eisner, era capaz de reflexiones profundas e incluso inquietantes en un formato que podíamos definir “Para todos los públicos”, como demuestran el The Spirit del norteamericano o el Black Jack del japonés. Pero Alabaster, un criminal por venganza contra una sociedad que lo trató injustamente a causa del color de su piel, enloquecido irremediablemente al convertirse en un fenómeno, con habilidades que lo emparentan con el supervillano de folletín (incluida la aspiración de rehacer el mundo a su imagen y semejanza), Alabaster, digo, camina entre dos aguas, aunando la crueldad y la tragedia al uso del monstruo gótico (y aquí es inevitable referirse a El hombre invisible, pero también a El fantasma de la ópera) con los aires pop de tantos supercriminales con guaridas secretas y artefactos variados para hacer el mal (desde Fantomas a los megalómanos del agente secreto James Bond). Este conflicto entre sus raíces clásicas -con un ajuste de cuentas que parecería heredado de El conde de Montecristo (Alexandre Dumas, 1844) o Escupiré sobre vuestra tumba (Boris Vian, 1946)- y las deudas palpables con la narración de aventuras tradicional, que exige que el malvado muerda el polvo para restablecer el statu quo, sumado a la denuncia -tal vez exagerada- de la atracción de la sociedad moderna por la belleza, alimenta un tira y afloja que tan pronto recuerda a la persecución del Hombre Diabólico por parte de Roberto Alcázar como prefigura la “simpatía por el monstruo” que se abriría paso en la cultura de los ’70 y ’80, empleando, además, las mismas armas, a saber: la estupidez y vanidad de los antagonistas y la oposición a una maldad aún más monstruosa, representada aquí en el agente norteamericano, que dispara en el inconsciente del lector la necesidad de que “les den su merecido”. Lamentablemente, tales pretensiones distan mucho de estar en equilibrio. Pletórica de hallazgos formales y argumentales, entre los cuales destacaría el acertadísimo imaginario de Tezuka alrededor de la invisibilidad, Alabaster es una lectura potente, pero errática, emocionante en sus recursos y, sin embargo, poco conmovedora en sus resultados, con un desenlace previsible y -¿por qué no decirlo?- bastante cobarde.

Aunque Alabaster sea el villano de la función, algunas de las planchas más turbadoras están protagonizadas por Ami, como el baño de la pág.080 (izquierda) o la cabalgada de la pág.366 (derecha)
Aunque Alabaster sea el villano de la función, algunas de las planchas más turbadoras están protagonizadas por Ami, como el baño de la pág.080 (izquierda) o la cabalgada de la pág.366 (derecha)

En un primer momento desconcierta que un trabajo con imágenes sobrecogedoras, constantes tour de force visuales, ritmo apoteósico y personajes queribles no deje una huella honda e imborrable en el lector. Dividido en diez capítulos, Alabaster contiene secuencias que pueden considerarse entre lo mejor de Tezuka como el momento en que Ami es embadurnada con pintura laca para evitar que escape de la policía. Sin embargo, un análisis más atento revela el problema: la indecisión del autor entre dos tramas que, lejos de ayudarse entre sí, se obstaculizan. Alabaster, por un lado, se centra en las fechorías del villano homónimo, estableciendo una dinámica de persecución con las fuerzas del orden. Tezuka dinamita el tópico, enfrentando al pérfido asesino con un agente del FBI, Rock Holme, despiadado e inmoral, pero, en esencia, cumple con los requisitos asociados a este argumento, incluyendo el duelo final en el recóndito escondite del maleante. Pero, al mismo tiempo, Alabaster es la historia de la seducción de Ami por el lado oscuro, en coordenadas similares a las que popularizarían las sucesivas entregas de La guerra de las galaxias. El engarce entre ambas historias lleva a que algunos personajes se sobreescriban y difuminen, como Kanihei y Gen, hasta el punto de que en el último capítulo son básicamente indistinguibles.

Quizá se ha exagerado la ruindad y malevolencia de Alabaster, cuyas acciones protervas no difieren gran cosa de tipos como el Dr. Mabuse, esencialmente unidimensionales. Podría colegirse que el rayo, además de volver invisible su piel, destruyó sus preceptos éticos, porque la locura que muestra excede, con mucho, el rango de la venganza, sea justa o no. Al final, acaba convertido casi en un villano de la galería de Batman, con una pistola fantástica como la de Mr. Frío y el superpoder de herir a sus adversarios con el objeto más insignificante, siempre que estén en movimiento.

Alabaster, sin ser lo mejor del autor magistral de Adolf o El árbol que da sombra, aporta gratificantes dosis de emoción pulp y una lectura que engancha de la primera a la última página.

  Edición original: Arabastaa, serializado en la revista 'Weekly Shonen Champion' (Akita Shoten, 1970-71). Edición nacional/ España: Alabaster (Astiberri, 2014). Guión y Dibujo: Osamu Tezuka. Color: B/N. Formato: Tomo rústica, 488 págs. Precio: 26€.   La publicación en nuestro país de un libro inédito de Osamu Tezuka (1928-1989), el llamado…

Review Overview

Guion - 6
Dibujo - 8
Interés - 9

7.7

Vosotros puntuáis: 8.28 ( 5 votos)
15 Comments
Antiguos
Recientes
Inline Feedbacks
View all comments
Mr. X
Mr. X
Lector
22 diciembre, 2014 10:23

A mí me ha gustado, pero el gran pero es el que cita el Sr Agrafojo, que el año pasado se publicó El libro de los insectos humanos y ni punto de comparación.

Retranqueiro
Retranqueiro
Lector
22 diciembre, 2014 10:43

No me lo he leído. Y la reseña tampoco me empuja a ir corriendo a por él. Más adelante, quizá. Pero la portada mola un güevo.

Mr. X
Mr. X
Lector
22 diciembre, 2014 10:49

No es malo, Sr Retranqueiro; por así decirlo, es una obra menor de un genio; pero, vamos, una obra secundaria de Tezuka vale más de lo que van a hacer muchos guionistas hot de ahora en toda su carrera.

Retranqueiro
Retranqueiro
Lector
22 diciembre, 2014 11:11

No dudo que sea bueno. Desde luego, no me ha parecido (por la reseña) que sea un mal tebeo ni mucho menos. Pero, digamos, que no me llama poderosamente la atención. Por eso digo que quizá para más adelante.

Mientras tanto, pues todavía tengo en la estantería (y sin leer) Adolf. Me pondré primero con él.

FiguraCuatro
FiguraCuatro
Lector
22 diciembre, 2014 15:11

Como todo lo que ponga “Tezuka” en el lomo, caerá seguro. Sólo espero que con el tirón editorial que tiene el Tezuka oscuro caiga tarde o temprano una reedición de MW, en mi opinión su mejor trabajo en esa línea y con una edición española que tiene más de 10 años y que es bastante cutrona en comparación con otras más recientes como la misma Alabaster (aunque entiendo que no podía pedirse nada mejor en el momento en el que salió)

Mathieu
Mathieu
Lector
23 diciembre, 2014 10:48

Pues Retran empieza por ahí. Fue lo primero que lí de Tezuka y me gustó mucho (pese al exceso del final) muchísimo. A partir de ahí… se desinfló la cosa. Quise probar con ” El libro de los insectos…” pero me dió miedo que se acercara ni tan solo un poco a MW, que a mi me pareció insufrible. Me llama mucho la del Fenix, pero claro..aqui es el desembolso el que me tira para atrás, pero sin duda me gustaria tenerla algun dia.

Retranqueiro
Retranqueiro
Lector
23 diciembre, 2014 11:37

Mathieu; a mí me gustó ‘El libro de los insectos humanos’.

No tiene nada que ver, pero… ¿Alguien ha leído ‘Los caminos de Malefosse?
Más que nada por saber si soy el único que se está arrepintiendo de haber tirado 34 € en semejante mierda. Cosa más mala, por dios. Y me falta la mitad por leer…

Mathieu
Mathieu
Lector
24 diciembre, 2014 13:28

Pues yo ni siquiera había oido hablar de ella pero creo que todos tenemos “desembolsos fatídicos”. N mi caso fue el integral de “Sambre”. Que mierda de comic. Guión pésimo.

Mr. X
Mr. X
Lector
24 diciembre, 2014 13:36

Esto daría para un post divertido.

“¿Cuál es el cómic que más te has arrepentido de comprar?”

Aquí uno al que American Flag no le entró. Pero nada.

Mathieu
Mathieu
Lector
24 diciembre, 2014 15:58

Cierto, este tipo de “listas” dan mucho juego. En mi caso añadiría el tochaco de The Authority (aunk fue un regalo) que es venerado por muchos y a mi no me gusta nada de nada. Me dan ideas de bajarme esta app de walapop o como se llame para saldarlos a ver si me los quito de encima.

Retranqueiro
Retranqueiro
Lector
24 diciembre, 2014 17:37

“Pues yo ni siquiera había oido hablar de ella pero creo que todos tenemos “desembolsos fatídicos””

He estado curioseando por la internete y resulta que ya hay publicados al menos álbumes. O sea que ´Los caminos de Maleffose´ tiene su público. Lo mismo mejora y luego es la leche pero, la verdad, juzgando por este primer integral me cuesta horrores creerlo. El guión (para mí, ojo) es pedestre y sin garra y el dibujo… joder, el dibujo… Malo, malo de solemnidad.

Y me jode. Me gusta la BD y me encantó la aparición de Yermo. Pero las últimas compras que más me han defraudado y de las que más me he arrepentido son de Yermo. Que será casualidad o, simplemente, que no he sabido escoger. Pero es así.

Retranqueiro
Retranqueiro
Lector
24 diciembre, 2014 17:38

Al menos 21 álbumes, quicir.

Dillinger
Dillinger
Lector
27 diciembre, 2014 11:59

Retranqueiro
23 diciembre, 2014 de 11:37
“Mathieu; a mí me gustó ‘El libro de los insectos humanos’.

No tiene nada que ver, pero… ¿Alguien ha leído ‘Los caminos de Malefosse?
Más que nada por saber si soy el único que se está arrepintiendo de haber tirado 34 € en semejante mierda. Cosa más mala, por dios. Y me falta la mitad por leer…”

Bueno, es un poco hijo de su tiempo. El dibujo mejora a partir del tercer álbum como ya habrás podido comprobar pero a nivel de guión hay lo que muestra. Muy sencillito. Pero eso pasa con la mayoria de bd histórica.

En cuanto a Tezuka, ya lo comenté en el hilo de los insectos humanos. Creo que ya se ha editado lo mejor del mangaka y todo lo que sale actualmente son obras menores. Pero aún así son tebeazos