Adam Hughes, Milligan, José Villarrubia, Mikel Janín y Yanick Paquette invitados de ECC Ediciones al Salón 2013

Por
4
502

En 2012, ECC Ediciones en su primera gran aparición en el Salón del Comic de Barcelona nos sorprendió a todos con una puesta en escena digna de las mejores editoriales de comics norteamericanas. La talla de los autores invitados (Bob Harras, Scott Snyder, Greg Capullo, Rags Morales…) por la editorial que publica DC Comics en España, las charlas y los concursos organizados, la magnitud de su stand y sobre todo la cercanía del staff editorial dejaron huella. Este 2013 tendrán la oportunidad de superarse a sí mismos (y eso que el listón está de lo más alto) en menos de un mes. Para ello y como primer paso, ECC Ediciones acaba de anunciar las primeras novedades en cuanto a los autores invitados para el 31º Salón del Comic de Barcelona. Los autores elegidos (aunque falta alguno por desvelarse), según la web de ECC Ediciones, son:

Autores invitados ECC al salón del cómic de Barcelona 2013
Autores invitados ECC al salón del cómic de Barcelona 2013


     Adam Hughes (Atlanta, Georgia, EE.UU.; 1967). Auténtica estrella del mundo del cómic, dio sus primeros pasos en la industria a través de la editorial independiente Comico; pero su talento comenzó a destacar cuando sustituyó a Kevin Maguire como dibujante de Liga de la Justicia Internacional. A raíz de dicho encargo, su participación fue requerida por las más importantes editoriales americanas, siendo DC Comics aquella con la que más se ha prodigado. Especializado como portadista –en nuestro catálogo destacan las portadas realizadas para colecciones como Batgirl o Fabulosas–, su trabajo le ha hecho merecedor de premios tan prestigiosos como los Eisner, Harvey o Inkpot. Recientemente, ha retomado tareas como dibujante de páginas interiores en la miniserie Antes de Watchmen: Dr Manhattan, también incluida en nuestro catálogo.

     José Villarrubia (Madrid, 1961). Reconocido como uno de los coloristas más reputados de la industria del cómic, su dilatada y exitosa trayectoria profesional abarca incursiones en el mundo de la pintura, la fotografía y la docencia –es profesor del Departamento de Ilustración del Maryland Institute College of Art–; en lo que a la historieta se refiere, la lista de proyectos en los que ha participado es casi inabarcable, y ha colaborado asiduamente con algunos de los autores más talentosos del mainstream contemporáneo: de Jae Lee, a Paul Pope, pasando por J.H. Williams III, Scott Hampton, Alan Moore o su admirado Richard Corben. Más recientemente, ha coloreado diferentes proyectos de DC Comics publicados por ECC Ediciones, como Batman: El Caballero Oscuro – Enemigos Mortales, Batman: El Caballero Oscuro – Ciclo de violencia, La Oscuridad: Año Cero, Frankenstein: Agente de S.H.A.D.E.: La guerra de los monstruos –a la venta a partir de mayo- o Sweet Tooth, todavía inédita en España.

     Yanick Paquette (Montreal, Canadá; 1974) ha sorprendido a propios y extraños con unas impresionantes composiciones de página, complemento perfecto de los guiones escritos por Scott Snyder para La Cosa del Pantano, una de las series revelación del Nuevo Universo DC. Titulado en Historia del Arte, su asistencia a diferentes convenciones de cómic canadienses le animó a probar suerte como profesional, y debutó en pequeñas editoriales como Millennium Publications, Topps o Antarctic Press. Pero fue su estancia en Wonder Woman la que le dio a conocer a una audiencia mayor. A raíz de este trabajo, las grandes editoriales comenzaron a contar con él de forma habitual, ofreciéndole la posibilidad de dibujar títulos como Gambito, JLA, Gen 13, Los Vengadores o Ultimate X-Men. En su bibliografía también destacan colaboraciones con algunos de los más reputados guionistas del medio, como Alan Moore –Terra Obscura–, Grant Morrison –Los Siete Soldados de la Victoria: Bulleteer, El Regreso de Bruce Wayne, Batman Inc.– y el ya mentado Snyder, con quien está dando forma a una etapa para el recuerdo de La Cosa del Pantano.

     Mikel Janín (Pamplona, 1974) no solo es un ejemplo paradigmático de la impresionante cantera de autores españoles, sino que además se ha confirmado como una de las grandes revelaciones del elenco de autores partícipes del Nuevo Universo DC. Licenciado en Arquitectura por la Universidad de Navarra e ilustrador ocasional, a partir de 2009 intensificó sus incursiones en el mundo del cómic, asumiendo encargos para la marca deportiva Adidas y participando en proyectos como El año que fuimos campeones del mundo o Les Aventures d’Antonin Phylifandre. Pronto llegaron las oportunidades dentro del mercado norteamericano, de forma que a los especiales JLA 80-Page Giant y Flashpoint: Deadman & the Flying Graysons (esta último incluido en nuestro tomo Titanes: Flashpoint) le siguió su designación como dibujante regular de Liga de la Justicia Oscura, donde ilustra los guiones de nuestro siguiente invitado…

     Peter Milligan (Londres, Reino Unido; 1956). Prolífico guionista surgido de la inagotable cantera de la revista 2000AD, se convirtió en uno de los grandes protagonistas de la Invasión Británica que durante la década de los ochenta sorprendió a la industria del cómic norteamericano. Skreemer, primer proyecto realizado para DC Comics, representó su debut en las grandes editoriales; una obra a la que le siguieron títulos como Shade: El hombre cambiante, Blanco Humano, X-Statix o Batman. Recientemente, ha adquirido un papel decisivo dentro del Nuevo Universo DC, escribiendo diferentes títulos ya publicados por ECC Ediciones, como Red Lanterns o Liga de la Justicia Oscura. También ha recaído sobre sus hombros la responsabilidad y el honor de convertirse en el último guionista regular de Hellblazer, la colección más longeva del sello Vertigo.

     Szymon Kudranski (Polonia, 1986) se ha revelado como uno de los grandes talentos emergentes del cómic americano, y su juventud hace presagiar un futuro incluso más brillante que el presente de este polifacético autor. Diseñador gráfico, artista conceptual, fotógrafo y, por supuesto, dibujante de cómics, comenzó su andadura profesional ilustrando cartas para Marvel Masterpiece y Fantasy Flight Games. Pero fue en 2004 cuando debutó con tan solo 17 años en la industria del cómic americano, encargándose de un anual de 30 días de noche, franquicia desarrollada por Steve Niles y Ben Templesmith. A este le siguieron otros trabajos, como la antología Asylum of Horror, Dracula Revenge, Zombie Cop y Spawn. Títulos, todos ellos, en los que se intuía la confesa admiración que siente por autores como Ashley Wood, Bill Sienkiewicz, Dave McKean o Kent Williams. Su consolidación definitiva ha llegado de la mano de DC Comics, editorial que ha apostado fuertemente por su talento, al asignarle historias de complemento publicadas en Batman: Calles de Gotham y Detective Comics (estas últimas, recopiladas en el tomo Batman: Tácticas Intimidatorias). Pero sin lugar a dudas, su trabajo más ambicioso hasta la fecha ha sido Batman: Pingüino – Dolor y prejuicio, serie limitada guionizada por Gregg Hurwitz y recopilada en un único volumen por ECC Ediciones.

    Fuente: ECC Ediciones.

    4 Comments
    Antiguos
    Recientes
    Inline Feedbacks
    View all comments
    Xero Fernández
    Lector
    19 marzo, 2013 22:05

    (Siento si cometo alguna faltilla, que no me manejo todavía muy bien con el not-so-smart-phone).

    Retranqueiro
    Retranqueiro
    Lector
    20 marzo, 2013 3:31

    Grandes nombres, sin duda. Entre ellos me gustaría charlar/conocer/emborracharme/pasar un buen rato con Adam Hughes; un grandísimo dibujante (y no lo digo por el contorno de su cintura) y portadista cuyo único pero es que sea tan lento (o perezoso) y que no se encargue del dibujo de una serie. Y es que bien temprano demostró (para mí en la JLA, que Maze Agency no llegué a leerla) que como dibujero de cómics no se le daba nada mal.

    Y con José Villarrubia. La mayor parte de su trabajo que conozco se debe (o eso creo) al Conan de Dark Horse, pero me parece un colorista acojonante.

     

    Ahora… me vais a perdonar que me desvíe (del tema, digo, no es que vaya a salir del armario…); aunque, la verdad, tampoco es que lo haga demasiado que, a fin de cuentas tiene que ver con el Salón…

    El caso es que, en lo tocante a la mejor obra nacional de este año (o como se llame) ya tengo favorito. Y aunque, para ser honestos, tampoco me he leído a todos los nominados (la verdad es que creo que sólo las obras de Corominas, Rubín y Prado), dudo mucho que mi voto fuese a cambiar en caso de haberlos catado a todos.

    Para empezar diré que el Dorian Grey de Corominas, aunque enorme a nivel gráfico como en él es habitual, apenas puede calificarse más que como adaptación fallida; y es que (tal y como él mismo ha reconocido en alguna entrevista que he leído, el material elegido es harto difícil de adaptar a otro medio). El Héroe 2 me ha encantado; es, simplemente,alucinante. Ignoro, ahora mismo, si Rubín recibió el premio por la primera parte o no, tanto da. Este nuevo volumen debería ser suficiente para hacerle acreedor de todos los laureles habidos y por haber; y digo esto a pesar de que, para mí, la separación entre El Héroe 1 y 2 es puramente estética; los dos volúmenes son uno sólo. Uno de los mejores tebeos que te puedas echar al coleto ahora mismo.

    Peeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeero…

    El viernes pasado empecé a leerme uno de los de mi pila de atrasados (llevaba meses allí): el Ardalén de Miguelanxo Prado. Y, joder, ¡qué pasada de tebeo!

    Ya sólo por las cuatro páginas que conforman el prólogo de la historia, con ese texto que habla del océano mientras el dibujo te muestra la belleza de los montes de los Ancares hasta que, inadvertivamente, te lleva hasta el punto de que los montes y las masas arbóreas se funden completamente con el oleaje de un mar batiente y desembocan en esa hermosa splash page con Fidel en el fondo del mar… acojonante. Esas cuatro páginas ya dan una pista de lo que el maestro Prado va a dar en el resto del tomo. Porque imagino que al hablar de Prado quien más quien menos piensa en Trazo de Tiza como su obra culmen… Pues para mí, en esta obra se ha superado. La fluidez con la que transcurre la historia, la humanidad (y la mezquindad) de los personajes… todo fluye con una naturalidad pasmosa; haciendo creíble lo increíble como si tal cosa; transportando al lector a un nivel en el que no importa lo inverosímil de la propuesta siempre y cuando esta sea capaz de acunar al lector hasta el siguiente capítulo y así, una y otra vez, hasta el desenlace… Y, entremedias, escenas que cortan la respiración como la aparición (en otra prodigiosa splash) de las ballenas a través del bosque de eucaliptos…

    Acojonante. De verdad. Pido disculpas por si, llevado por el entusiasmo, he desvelado más de lo necesario y he jodido la lectura y la sorpresa a más de uno… pero, de verdad, si no lo habéis leído… hacedlo. Compradlo, leedlo en la biblioteca, o de estrangis en el fnac, da igual; pero leedlo. Puede ser que me haya tocado la fibra sensible, o que me pillara en el momento idóneo; no lo sé… Lo que si sé es que Ardalén es el cómic de un maestro. Y eso, viniendo de alguien como Miguelanxo Prado son palabras mayores.

    Xero Fernández
    Lector
    20 marzo, 2013 7:46

    Jo, no se ha publicado mi primer comentario! En cuanto tenga tiempo comentaré mejor, pero vamos, así de primeras sensacionalérrimi todo!!