100% Marvel Howard El pato 3. Buenas noches y buena suerte

Reseña del tercer volumen de Howard el pato con el que concluye la magnífica etapa de Chip Zdarsky y Joe Quinones

Por
5
1287
 

Edición original: Panini Cómics
Edición nacional/ España: Howard the Duck vol.5 #7-11
Guión: Chip Zdarsky
Dibujo: Joe Quinones, Kevin Maguire
Color: Joe Quinones, Jordan Gibson
Formato: Rústica, 112 págs.
Precio: 11€

 

Todas las buenas historias llegan a su final, o al menos todas deberían hacerlo, y respecto de aquellas que cuenta con la suerte de concluir, siempre es deseable que nos encontremos ante un final digno, respetable y acorde con los capítulos o en el caso de los cómics “números” que lo preceden.
Pues bien, puedo decir sin temor a equivocarme que Howard el Pato concluye su nueva y necesaria irrupción en el Universo Marvel con un más que respetable final, con una historia en la que sus geniales autores, Chip Zdarsky al guión y Joe Quinones al dibujo, se despiden del mítico personaje creado en los míticos años setenta por el polémico y nunca suficiente respetado Steve Gerber, cogiéndole perfectamente el tono a este díscolo Pato y dándole las historias que el personaje necesitaba, pero que Marvel se resistía a darles. Me gustaría comenzar por dar las gracias a los autores anteriormente mencionados, y por supuesto a Zona Negativa, por haberme permitido reseñar los tres tomos en los que Panini ha dividido estos diecisiete números con los que el Pato Howard ha vuelto a la plana mayor de Marvel teniendo el protagonismo dentro de este cosmos de ficción que siempre ha merecido.

Entrando ya en el tomo cuya crítica nos ocupa, la historia comienza con una divertida aventura en la que nuestro ave parlante favorita acude a la mítica Tierra Salvaje con motivo de una investigación, acompañado por Hulka, Spiderman, Daredevil, el Capitán América original (Steve Rogers en su versión justo después de las Secret Wars, esto es, anciano y cascarrabias) y la siempre dispuesta Tara Tam, que se ha convertido en la compañera fiel de Howard en esta nueva tanda de números del personaje y que espero siga a su lado o al de otros personajes de Marvel durante mucho tiempo, y es que pocos personajes de nueva creación me han resultado tan bien construidos y divertidos de leer.

Seguidamente, llega el plato fuerte de la historia, el descenso cuesta abajo y sin frenos de ésta hacia el final de la colección y lo hace metiendo de lleno a Howard en lo que mejor se le da, el contacto con personajes de otros universos, llegando a tener un cara a cara con ciertos demiurgos de Marvel, emulando la historia a autorescomo Miguel de Unamuno, Stephen King, o ya en el terreno del noveno arte, Jack Kirby, y es que todos recordamos ese mítico Fantastic Four #500 en el que el Rey tuvo la oportunidad de conocer a sus hijos en la viñeta, guardando este tomo muchas más sorpresas al respecto de los personajes de dentro y fuera de Marvel que se pasean por él.

No contaré mucho más del arumento para evitar caer en el siempre indeseable spoiler, pero sí puedo decir que dónde más brilla Howard es en este tipo de tramas en la que los Universos confluyen y él sólo es un pato cabreado que quiere que lo dejen en paz, esté en la parte del cosmos en la que esté.

El tomo cuenta con un emotivo número, el 8 del Volumen 6 en la edición americana en la que se hace un más que merecido homenaje a la larga y recordada etapa de Steve Gerber a cargo de Howard, personaje al que dio vida y con el que habló sin “patujos” sobre todo lo que le pedía su emplumado cuerpo. Pero no acaban ahí las referencias, pues son constantes las críticas/homenajes en los pies de página al propio pie de página como modo de enterarse de lo que ocurre en la historia, algo que ya se hacía el segundo tomo y que se reitera con un humor aún más ácido en esta coda final.

En fin, que puedo decir que no haya dicho ya sobre Howard, sobre los autores que lo han devuelto al lugar que merece, los geniales Chip Zdarsky y Joe Quinones, sobre la sátira y la mala leche que impregna todas y cada una de sus páginas. Este Tomo confirma lo que ya sabíamos desde el principio de esta nueva colección (dividida en dos volúmenes para precisamente criticar esa técnica del relanzamiento de colecciones que impregna casi todas las series Marvel), que Howard tiene mucho que contar, y que aunque por motivos obvios no sea el genial Steve Gerber quien nos lo narre (dadas sus malas relaciones con Marvel y su triste y prematura muerte) esta nueva colección recoge un testigo largo tiempo olvidado, y lo hace devolviéndole al personaje la dignidad y el lugar que merecía. Esta colección acaba aquí, pero espero y deseo que veamos más de Howard (y de Tara Tam, su peculiar side – kick) en el futuro, porque nadie duda de que nuestro pato favorito ha vuelto, y de que lo ha hecho para quedarse.

Howard el Pato “Buenas Noches y Buena Suerte” constituye un más que merecido final a la nueva etapa de Howard dentro del Universo Marvel, demostrándonos una vez más La Casa de las Ideas que hay un Marvel para todos, y que Howard merecía recuperar su lugar en la editorial.

  Edición original: Panini Cómics Edición nacional/ España: Howard the Duck vol.5 #7-11 Guión: Chip Zdarsky Dibujo: Joe Quinones, Kevin Maguire Color: Joe Quinones, Jordan Gibson Formato: Rústica, 112 págs. Precio: 11€   Todas las buenas historias llegan a su final, o al menos todas deberían hacerlo, y respecto de…
Guión - 8
Dibujo - 9
Interés - 7

8

Divertidísimo

Vosotros puntuáis: 8.36 ( 5 votos)
5 Comments
Antiguos
Recientes
Inline Feedbacks
View all comments
sparkyal
sparkyal
Lector
30 mayo, 2017 9:14

El número de la tierra salvaje dibujado por Kevin Maguire de lo más divertido que he leído en lo que va de año. El mejor número del tomo.

AlbierZot
AlbierZot
Lector
30 mayo, 2017 12:30

Gracias por las reseñas de esta maravilla de serie. Coincido. Un digno sucesor de la etapa Gerber (ahí es nada!) y una muestra del talento “oculto” que atesora Zdarsky. Visto lo visto me conformo con un tercio de su inspiración en Howard para su Spider-Man

Night Mecha
31 mayo, 2017 4:20

Celebró que la etapa de Zdarsky sea satisfactoria. No me he decidido a seguirla en ningún momento por la imposibilidad de emular al gran Gerber, pero quizás bajando un poco las expectativas y esperando tan solo disfrutar de el personaje rompa ese tabú y me anime.