100% Marvel HC. Capa y Puñal: Sombras y Luz

Comenzamos a reseñar la recuperación que ha llevado a cabo Panini de los cómics clásicos protagonizados por una pareja muy especial: Capa y Puñal

Por
0
1528

Edición original: Peter Parker, The Spectacular Spider-Man 64, 69 y 70, Cloak And Dagger 1-4 y Marvel Fanfare 19 USA (Marvel Comics, 1982-1985).
Edición nacional/España: 100% Marvel HC. Capa y Puñal: Sombras y Luz (Panini Cómics, 2018)
Guion: Bill Mantlo
Dibujo: Ed Hannigan, Rick Leonardi
Entintado: Jim Mooney, Al Milgrom, Terry Austin
Color: Bob Sharen, Glynis Wein
Traducción: Gonzalo Quesada, Santiago García, Joan Josep Mussarra, Enric Joga
Realización técnica: Forja Digital
Formato: Tapa Dura. 240 páginas. 25,00€

El origen de Capa y Puñal

“Nuestra misión es la venganza”

Los cómics de superhéroes, incluso conociendo la variedad de temáticas y géneros que presentan, siguen siendo vistos como un producto infantil/juvenil. Es por ello que puede llegar a chocar o a sorprender que, desde los cómics se traten temas de importancia social como el racismo o la desigualdad. Dentro de este tipo de problemáticas, entrarían las historias que tocan el mundo de las drogas. Entre los años 70 y 80, la delincuencia y el consumo de drogas había aumentado sobremanera en los Estados Unidos, especialmente en el centro de las ciudades más grandes del país, reconvertidos en lugares sórdidos y peligrosos (como se puede ver en ciertas representaciones como la de la película Taxi Driver). Las drogas habían pasado a la primera línea de la política de EE.UU. con la “Guerra contra las Drogas” declarada por Nixon en 1971. La primera vez que las drogas hacen acto de aparición en Marvel será en 1971 en una de las intrahistorias que muestran el potencial comunicativo de los cómics. Cuenta Stan Lee: “Recibí una carta del Departamento de Salud, Educación y Bienestar en la que, en esencia, se reconocía la gran influencia que los cómics Marvel y Spiderman tenían sobre los jóvenes. Pensaron que sería muy beneficioso crear una historia para advertir a los niños sobre el peligro de la drogadicción. Nos sentimos encantados de poder ayudar. Intercalé el tema en un argumento más amplio sin incluir ningún tipo de sermón, porque si los chicos piensan que estás tratando de sermonearles no te escucharán. Has de entretenerles a la vez que les enseñas”. La historia sería publicada en The Amazing Spider-Man #96-98, un relato donde Harry Osborn, el mejor amigo de Peter Parker/Spider-Man se hacía adicto al LSD. Se trataba de la primera vez que un cómic mainstream mostraba las consecuencias negativas del consumo de drogas.

Una década después de la publicación de esta historia, y de nuevo en las páginas de un cómic de Spiderman, aparecerían por primera vez los personajes de Capa y Puñal. Se trataba de una creación del escritor Bill Mantlo, como él mismo reconoce, tras una visita a la Isla de Ellis, que durante mucho tiempo fue el lugar de recepción de inmigrantes que llegaban a Estados Unidos por la costa este. Esta visita tuvo un gran impacto en el guionista, abrumado por el simbolismo de un lugar que había representado durante tanto tiempo los sueños pero también el miedo de tantas y tantas personas que buscaban una vida mejor en el Nuevo Mundo. Capa y Puñal eran los adolescentes Tyrone Johnson y Tandy Bowen, él negro y de familia humilde; ella, blanca y de clase acomodada. Ambos huyen de sus respectivos hogares y se encuentran, solos y perdidos, en ese Nueva York amenazador de la época. Engañados por un grupo de buscavidas, acabaran siendo conejillos de indias en un proyecto del grupo mafioso Maggia que busca encontrar una nueva droga de diseño. Será esta droga experimental la que acabará otorgando sus poderes a Tyrone y Tandy. Capa puede teletransportarse y utilizar su capa para conectar con la dimensión oscura y traumatizar a los criminales conectando con sus miedos y terrores más profundos. Por su parte, Puñal es capaz de lanzar dagas de luz que pueden utilizarse como armas pero también como forma de curar.

Sombras y Luz es el primero de los tomos que Panini ha dedicado a recopilar cronológicamente las aventuras de esta extraña pareja de héroes. En él se incluyen sus primeras apariciones en The Spectacular Spider-man #64 y 69-70, Marvel Fanfare #19, y los cuatro números que conforman su primera miniserie en solitario. Todos los números están escritos Mantlo, lo que ahora consideraríamos un “artesano” del cómic, escritor de gran inventiva, prosa fácil y buen oficio. Mantlo se hizo un nombre en la industria a finales de los 70 en series como Iron Man o Deadly Hands of Kung Fu, aunque hoy en día es más conocido por su trabajo de la década de los 80 en largas etapas dedicadas a Rom, Los Micronautas, Alpha Flight, Spiderman o Hulk. No hay que olvidar tampoco que, además de a Capa y Puñal, Mantlo creó un personaje de gran popularidad hoy en día: Mapache Cohete.

Los bajos fondos de Nueva York y todo lo relacionado con el tráfico de drogas estará ligado a las aventuras de Capa y Puñal desde su creación. En su primera aparición, no se distinguen demasiado de otros justicieros como el Castigador. Estamos hablando de antihéroes que no dudan en torturar e incluso en asesinar a los criminales (llegando a dar por muerto en dos ocasiones a Cabello de Plata). Sus primeros encontronazos con Spiderman permiten jugar con los diferentes métodos que utilizan para detener el crimen, con un Peter Parker intentado mostrar a los jóvenes héroes que el uso de la fuerza letal no es una opción moralmente aceptable. Ya en esas primeras historias, nos encontraremos con la pauta que seguirán las aventuras de Capa y Puñal en los siguientes años, una que estará obsesivamente centrada en acabar con todos los responsables del tráfico de drogas ya sean traficantes de poca monta como grandes proveedores y empresarios.

Junto con Spiderman, conseguirán llevar a cabo su venganza y acabarán con las operaciones de la Maggia, dirigidas por el Doctor Simon Marshall no por casualidad en la isla de Ellis, que les convirtieron en Capa y Puñal. Esta venganza consumada será el punto a partir del cual ambos comenzarán (especialmente Puñal) a replantearse si sus métodos violentos son en realidad los más adecuados para hacer frente al problema que representa el tráfico de drogas. Estas dudas continuarán en la miniserie posterior con ellos ya como únicos protagonistas. Los cuatro números que la conforman funcionan como una larga historia de presentación para los personajes, incluyendo un flashback detallado de sus orígenes. Se trata de una aventura genérica donde el villano sigue siendo “la droga” como concepto amplio, personificado por traficantes y maleantes pero no por un villano propiamente dicho. Mantlo utiliza su primera aventura en solitario para fijar las características principales que definirán las historias de la pareja durante los siguientes años: la relación simbiótica que deviene en dependencia emocional e incluso física del uno con el otro (Capa necesita la luz de Puñal para no verse consumido por su propia oscuridad), personajes secundarios como el padre Delgado y la detective de policía Brigid O’Rielly, y la Iglesia del Espíritu Santo que les servirá como una especie de cuartel general.

En lo que respecta a la parte gráfica, el co-creador de Capa y Puñal, Ed Hannigan, diseñó unos personajes que se complementan visualmente de forma clara. La forma más evidente de este contraste es en los colores con una Puñal de blanco cegador y un Capa envuelto en un manto azul oscuro con rayas negras que acaba tapando en ocasiones cualquier rasgo físico del personaje mas allá de la cara. Además, las líneas angulosas y estilizadas de Puñal chocan con las formas descontroladas de capa merced a una oscuridad que envuelve su cuerpo y que puede agrandarse y encogerse a voluntad. En los números de Spiderman, Hannigan es ayudado por Al Milgrom y Jim Mooney, siendo todos ellos autores de estilos muy parecidos, nada espectaculares, toscos incluso. A nivel de dibujo, el resto del tomo supone una franca mejora, con un Rick Leonardi, acompañado por las tintas de Terry Austin, que recuerda por momentos a Michael Golden gracias a unos lápices de gran detalle y expresividad.

Por lo mencionado al inicio de esta reseña, puede parecer que estos cómics están obsoletos. Nada más lejos de la realidad, puesto que encontramos ecos de la situación actual en Estados Unidos. El país, lejos de haber acabado con la “guerra contra las drogas”, se encuentra desde hace unos años con otra crisis relacionada con estupefacientes, en este caso opiáceos pero dispensados con receta médica. Por otra parte, en el flashback con el origen de Capa, que cierra la miniserie, el incidente que le lleva a convertirse en un “runaway” es el asesinato de su hermano, un chico inocente, a manos de un policía en un caso que resuena con ejemplos que han saltado a las noticias en los últimos años. Y eso por no hablar de lo inusual que suponía a principios de los 80, presentar una pareja de héroes interracial. Bill Mantlo era, sin duda, un guionista atento a las preocupaciones de su época, especialemente aquellas centradas en temas sociales, lo que le llevaría a estudiar derecho y a convertirse en abogado. Precisamente, conforme su trabajo como abogado le demandaba más tiempo fue alejándose del mundo del cómic (problemas con la gerencia de Marvel también tuvieron que ver). En 1992, fue atropellado por un conductor que se dio a la fuga. Tras un tiempo en coma, pudo recuperar la conciencia pero, gravemente afectado por daños neurológicos, ha vivido desde entonces en centros de atención especial y permanece al cuidado de su familia, en concreto su hermano Michael y su hija Corinna.

No son estos, ni lo pretende ser, los mejores cómics del mundo. Tampoco son Capa y Puñal los personajes más queridos por el fandom, aunque su potencial les ha llevado a protagonizar incluso una serie de televisión. Pero hay en estos personajes y en los primeros cómics que vieron la luz, oficio y cariño y una búsqueda de ir un poco más allá del clásico cómic de superhéroes. Y, sobre todo, hay en ellos la marca de un autor: Mr. Bill Mantlo.

Lo mejor

• Recuperar unos cómics agotadísimos o directamente inéditos
• Cómo Mantlo mezcla ideas clásicas y modernas para armar el origen de Capa y Puñal

Lo peor

• Excepto Rick Leonardi, el apartado gráfico deja mucho que desear

Edición original: Peter Parker, The Spectacular Spider-Man 64, 69 y 70, Cloak And Dagger 1-4 y Marvel Fanfare 19 USA (Marvel Comics, 1982-1985). Edición nacional/España: 100% Marvel HC. Capa y Puñal: Sombras y Luz (Panini Cómics, 2018) Guion: Bill Mantlo Dibujo: Ed Hannigan, Rick Leonardi Entintado: Jim Mooney, Al Milgrom,…
Guion - 7.4
Dibujo - 6.5
Interés - 6.7

6.9

Un origen sólido

Una historia de orígenes contada con oficio y anclada en su época

Vosotros puntuáis: 5.52 ( 4 votos)
0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments