ZN Manga: Entrevista Ken Niimura “Hacer cómics para mercados distintos es como hablar idiomas”

Por
2
581
FavoriteLoadingAñadir a favoritos

Ken Niimura no es, o no debería, ser un desconocido para los lectores de cómics de nuestro país. Para los despistados, que no se confundan con el nombre, porque Ken nació en Madrid en 1981 y es de ascendencia hispano-japonesa. Empezó como muchos otros fanzineros aficionados al mundo del manga, y como tantos otros autores españoles, empezó a dar vueltas por el mundo para ganarse la vida con el dibujo. La mayoría de los trabajos que ha publicado aquí, han sido publicados antes en EEUU, Japón o para el mercado franco-belga. Pero si hubo un título que probablemente le cambió la vida fue “I Kill Giants” (Soy una matagigantes), que realizó a partir del guión de Joe Kelly, y que acabaría abriéndole las puertas para una pequeña colaboración con Marvel, y luego para terminar trabajando en Japón (ganando el Premio Internacional de Manga que otorga el Gobierno Japonés). Una de las grandes cualidades de Niimura es precisamente esa mezcla de estilos, esa fusión de las distintas culturas del cómic que ha ido descubriendo con todos sus viajes, y que ha incorporado a su repertorio. Este largo viaje aparece ahora en formato cómic, en la recopilación de historias cortas “Traveling” que edita Norma Editorial, y que es la pareja perfecta de “Henshin”, aparecido hace unos pocos meses, y que supone la primera aventura de Niimura publicando para una editorial japonesa. Es un autor inclasificable, un autor comodín, que puede ocupar indistintamente varias estanterías de una librería especializada.

Nos reunimos con él en el XX Saló del Manga de Barcelona, que además celebra su veinte aniversario con un cartel hecho por el propio Niimura, evento que él ha visto crecer durante muchos años, tanto como fanzinero como autor.


Medio español, medio japonés, tus cómics se describen como una fusión de manga, bande dessinée, influencias americanas… mucha fusión, ¿cómo se vive tanta mezcla dentro de tu cabeza?
No me lo pienso mucho, la verdad. No es algo que haga de manera consciente. Para mí, para darte un símil, es como hablar idiomas… hablando de mercados, hacer un cómic americano, uno francés o japonés, al margen del dibujo, lo que está por debajo, el tema de la narrativa y tal, a mí se me parece mucho a hablar un idioma. El hecho que haya vivido un tiempo en Francia, que haya estado un poco en Japón, y haya tenido que comunicarme con el idioma propio de cada país, aparte de conocer un poco más de cerca la cultura, creo que me ha ayudado a interiorizar un poco la manera… el lenguaje. Y creo que llega un punto en que, cuando no eres un traductor profesional, aprendes a hablar unos idiomas que no son los tuyos de una manera más sencilla y más eficaz, porque dominas menos el idioma. Me pasa posiblemente lo mismo con los cómics, es decir, si hago un cómic para EEUU o si lo hago para Japón, creo que llegado a un nivel de lenguaje en el que soy capaz de hacerme entender de forma sencilla, aunque no sea mi idioma materno. ¿Ha quedado muy pedante? ¡Hahaha! No, no. La respuesta me parece muy bien, pero vamos a profundizar un poco más en el tema. Hablemos de identidad. En el mundo del cómic igual que en el de la música, nos pasamos el día poniendo etiquetas… mañana vas a salir en periódicos, televisiones, etc., y te van a describir como “el autor de manga”, “el autor español”… ¿tú como lo vives? ¿tienes algún lío con tu identidad? No, no. Yo no. En todo caso lo tienen los demás, eso seguro. Yo sé lo que soy. Lo único que ocurre es que tienes que presentarte de manera diferente según donde estés, porque las referencias son distintas. Pero una vez sabes en qué referencias se mueven los demás y como tienes que hacerlo, ningún problema. Lo que obviamente es más difícil es que todo el mundo comprenda el conjunto de lo que eres, yo sé que en cada sitio me van a poner un nombre diferente, y estoy más que contento con que sea así. Depende de desde dónde te vean, van a ver un lado diferente. ¿En Japón te presentan como el autor español? No, bueno, me he presentado como nacido en España, eso es obvio, pero no como el autor español… por el tipo de cosas que hago, no. Es decir, si hiciera un cómic sobre flamenco o sobre temas culturales, a lo mejor podría decirse que soy un autor español y podría justificarse todo eso, pero no es mi caso. No sé, me encanta cuando en Norma me ponen en su catálogo en la parte de autores españoles, y en Ikki (revista japonesa) me ponen con los autores japoneses sin ninguna diferencia. Creo que es lo mejor que le puede pasar a mi trabajo, va a tener siempre un punto discordante con lo que se hace en cada mercado, pero no por ello dejaré de estar en la amplia gama de posibilidades que te ofrece ese mercado. O dicho de otra manera, yo creo que puedo ser, con padre español puedo ser español, pero también puedo ser japonés, soy una posibilidad más dentro de todas las que ofrece ser español o ser japonés.

Vamos ahora a lo más típico. Te vamos a convertir en superhéroe, y nos vas a contar: tus orígenes.
Yo creo que mis orígenes tienen que ver con cuando era pequeño, como aprendí a hablar a la vez español y japonés, y no podía entenderme con la gente ni con un idioma ni con el otro, porque posiblemente mezclaba palabras de los dos, yo creo que tener el cómic, que era una mezcla de palabras pero también de dibujos, a mí me resultaba muy divertido porque, por fin, podía hacerme entender de manera más sencilla. Podría haber hecho solo dibujos, pero creo que tener el apoyo del dibujo y poder mezclar palabras me ayudó mucho a integrarme. Y creo que es algo que sigue a día de hoy, yo voy a Japón y puedo hacer cómic y estar con gente japonesa… aparte de hacer una cosa que me gusta hacer, también es algo que me sirve para tener un lugar en la sociedad. Sorprendentemente. ¿Como lector empiezas con el manga o con Mortadelo? ¿O con los dos? Con los dos, con Mortadelo, con Doraemon y algunos mangas típicos de los niños japoneses. Yo creo que puede ser muy parecido a cualquier chaval de ahora con 10 o 12 años, los mismos mangas, pero claro, hace 20 o más. ¿Y cómo ha sido tu evolución a lo largo de todos estos años y países en los que has trabajado? Pues de cómic español, el que me gusta más es JAN, de Superlópez, me gustaba antes y me sigue gustando ahora. Astérix me encanta. Y uno de los que ha estado siempre desde el principio es Hayao Miyazaki, teníamos cintas en VHS en casa cuando éramos pequeños, y eso lo llevo en vena, eso es parte de mi ADN. Eso es algo que se ve mucho en una historia de “Traveling”. Posiblemente, sí. Es que es lo que he visto siempre. Y yo creo que cuando estuve viviendo en Bélgica, de cómic franco-belga más actual, autores como Nicolas de Crécy, todo eso fue un shock en su momento porque no lo conocía para nada, era una lógica francesa a la que no estaba acostumbrado. Y Taiyou Matsumoto, por supuesto, que es un crack. Y autores americanos, pero aquellos que están en una escena muy parecida, no es indie, pero tampoco en el mainstream total, pero que tienen muchos puntos en común entre sí más que por mercados, y por eso de alguna manera me es fácil que me gustan autores franceses o americanos o de cualquier otro sitio, porque todos se hacen las mismas preguntas, y dan soluciones diferentes a partir de ahí.

Viñeta de una de las historias cortas de Ken Niimura para Marvel.
Viñeta de una de las historias cortas de Ken Niimura para Marvel.

Puede que algunos lectores de Zona Negativa se sorprendan al saber que has publicado para Marvel, más concretamente, para Spiderman. ¿Cómo llega a suceder algo así?
Salió “Soy una matagigantes” en EEUU, hubo un editor al que le gustó y nos propuso a Joe (el guionista) y a mí, hacer un par de historias cortas en Marvel. En realidad fue todo gracias a “Soy una matagigantes”. La suerte que tuvimos es que al llegar con un cómic acabado completamente, pedí si podía hacer toda la parte del dibujo, incluida la rotulación, que es algo que no hacen… bueno, me lo dejaron hacer porque era una historia corta, en realidad. Eso fue muy divertido, porque si hubiese tenido un entintador, un colorista, se me hubiese hecho un poco raro porque no estoy acostumbrado a trabajar de esa manera. Pero me dijeron “no, tú trabaja como quieras, no hay ningún problema”, y en ese sentido era como estar en casa, en terreno conocido. Lo que sí que es cierto es que, yo he leído cómics de superhéroes de siempre, pero nunca he sido el típico lector, si me preguntas cosas de continuidad no tengo ni idea… cuando salieron las historias, y salió alguna crítica del tomo en el que salía, decían “ah sí, claro, ahora con esto se entiende esta movida que tal…”, y yo, ¿ah sí? ¿va de eso?, no tenía ni idea, simplemente me lo había tomado de la forma más literal. Y yo con mi inocencia, como no era muy afín a los cómics de superhéroes lo voy a poder hacer con total libertad, pero fue empezar a trabajar con la primera historia corta y sentir todo el peso de la historia sobre mis hombros, en plan: estás haciendo Spiderman. No sé, nunca pensé que fuera a pasarme. Me lo pasé muy bien, pero estaba muy tenso. Joder, que es Spiderman, y tiene que tener cierta coherencia con lo que se ha hecho, es un universo que ya existe, y fue un reto. Y quizás los lectores de Zona Negativa se preguntan lo mismo, pero es que los lectores americanos, cuando salió también se preguntaron qué coño hacía este tío dibujando esto. En general hubo bastantes críticas devastadoras por el estilo de dibujo. Lo que hace que, obviamente, a día de hoy solo haya hecho dos historias cortas. Pero partiendo de la base que yo nunca en la vida pensé que iba a hacer una historia para Marvel, pues la experiencia ya era válida desde el momento en que hice esa historia corta. Te criticaron el dibujo, pero hoy en día tienes todas esas portadas alternativas de Skottie Young, con un estilo no tan alejado del tuyo. Sí, ha cambiado un montón. Tienes autores como Felipe Smith o Takeshi Miyazawa que hacen cosas con un estilo manga… En los noventa había el “amerimanga”. En fin, que ahora a la gente le encanta Skottie Young y no está tan lejos de lo que haces tú.
Pues nada, a ver si me llaman más (risas). Yo me lo pasé genial, vamos. Y es una cosa tan alejada de lo que hacía habitualmente… ¿Se han publicado aquí?
Uno de ellos creo que sí, el otro no lo sé. Curiosamente, sin irnos mucho del mundo superhéroes, “Henshin” lo va a publicar Image. Sí, sale en enero. Es genial, porque creo que es de las primeras, o la primera cosa que va a sacar Image de manga traducido de japonés a inglés. Saldrá en el mismo tamaño que “Yo soy una matagigantes”, o sea, más grande, y eso probablemente hará que esté en las estanterías con el cómic americano, siendo un manga, en sentido de lectura oriental, en blanco y negro. ¿Ves lo que te decía de tu identidad? Es un follón. Yo me lo paso muy bien. Me encanta la idea de que yo he hecho un manga, pero puedo hacer que lo pongan en el espacio del cómic americano y cuele. Y tengo muchas ganas de ver como reacciona la gente. A lo mejor la gente dice “no entiendo lo que hace esto aquí, no me gusta, no lo compro”. Pero a lo mejor alguien que no conoce nada de esto lo ve y… Tengo ganas de ver como funciona.

Henshin, publicado originalmente para la revista japonesa IKKI.
Henshin, publicado originalmente para la revista japonesa IKKI.

Pero venga, estamos en el Saló del Manga, así que hablemos de manga. Se te considera el único autor español que ha conseguido publicar manga como un mangaka más. Explica cómo consigues meter ahí el pie.
Hay que tener en cuenta que ha habido al menos dos o tres autores españoles que también han publicado en Japón. Sí, los de los años noventa, pero esos publicaron gracias a una especie de beca de la editorial Kôdansha. Fue un experimento. Pero de ti se dice que has tenido que conseguirlo llamando puertas como cualquier otro mangaka. Lo de publicar en Japón es algo con lo que siempre había soñado. Cuando me propusieron hacer “Soy una matagigantes”, era un cómic para EEUU pero yo me planteé hacerlo de la misma manera que lo haría si lo publicara en Japón. Por eso lo hicimos en blanco y negro, y la narrativa es más parecida a la japonesa, por los personajes y demás. Siempre ha habido un tipo de manga, de autores, que siempre me han gustado mucho… y entonces esto fue como “si pudiera trabajar allí, lo haría así”. Coincidencias de la vida, en un Saló de hace unos cinco años o así conocí a Taiyou Matsumoto, estuve de invitado a la vez que él. Es uno de los autores que más me gustan y fue como un momento increíble, de esos de conocer a uno de tus ídolos. Yo ya conocía su trabajo, y le enseñé el mío, estuvimos hablando y tal. Él trabajaba para la revista Ikki, que además me gusta mucho, a él le gustó mi trabajo y me presentó a un editor de la revista. A partir de ahí empezamos a hablar poco a poco, y eso acabó derivando en que me planteara si me gustaría hacer algo en su revista. Para mí fue un momentazo. Es una de las revistas que más me gustan y uno de los autores que más me gustan, y además podía ser que mi estilo no fuese tan discordante con todo lo que había en esa revista. Y ahí fue cuando me planteé que si quería currar para Japón, tenía que irme a Japón, no puedo hacerlo a distancia. Y como nunca había vivido en Japón, ni había trabajado para Japón, y pensé, ¿por qué no? Me voy y ya está, a ver qué pasa. Llevo ahí ya tres años, y el resultado de todo esto fue que, al haber ganado ya el Premio Internacional de Manga, y que ellos lo publicaran, al año siguiente se publicó “Henshin” en la web de la revista y el tomo se publicó este año. Ha llevado muchos años el llegar allí, pero he tenido la suerte de llegar a Ikki que es una revista lo suficientemente ecléctica como para que mi estilo cupiese ahí.

En relativo poco tiempo Norma ha publicado dos trabajos tuyos, “Henshin” y “Traveling”. Son todo historias cortas, distintos géneros, temáticas… vamos terminando la entrevista, así que véndeme tu obra.
“Traveling” y “Henshin” son dos formas de plantearme la historia corta. “Traveling” es un tomo con historias cortas que he hecho a lo largo de siete años, los siete años que he estado dando tumbos de un lado para otro, algunas las he hecho con otros guionistas, para todo tipo de revistas, japonesas, americanas, europeas, españolas y demás. Son historias cortas muy dispares en cuanto a géneros, estilos y maneras de trabajarlo, pero al menos para mí tienen algo, tienen un hilo conductor en conjunto. “Traveling” es lo que hay entre “Soy una matagigantes” y “Henshin”, es eslabón perdido entre los dos. Explica un poco la diferencia entre los dos cómics. Y en ese sentido, “Henshin” es más como trabajar con un tema concreto, con unas reglas concretas, para un mercado específico, y en un tiempo limitado, un año. Los dos son muy diferentes, no sé cual es mejor o peor. La diferencia es que uno me ha llevado siete años y el otro un año, pero yo siempre espero que a la gente le guste, si se lo lee.

Postales de un viaje de siete años por distintos países comiqueros
Postales de un viaje de siete años por distintos países comiqueros

Venga, te he traído una cosa.
¡Hostia! ¡Qué bueno! (Le enseño a Ken un fanzine, “H”, que el realizó a finales de los años noventa). Es un fanzine que sacamos, no sé en qué año… 2000… Sería 2000 poco. No, 2007 u 2008 (nota: en realidad es de 1999). Pero qué bueno, son estas cosas que venderíamos en un salón del manga. Esos eran los tiempos de estar ahí a tope, a pie de calle, haciendo los fanzines uno a uno, que recortábamos y fotocopiábamos. Me mola porque la forma en la que trabajo hoy no es tan diferente a como hacía los fanzines. Yo todo lo he aprendido haciendo fanzines. Cuando saco cómics ahora… “Traveling” lo he maquetado yo también, que es lo mismo que hacíamos cuando hacíamos fanzines. Estos fanzines eran un poco como la escuela, básicamente. Vas aprendiendo a golpes, hacemos fotocopias, recortábamos y pegábamos. En una frase como describirías este “traveling” de este fanzine hasta “Henshin”. Pues esto es como el Saló, los fanzines no tienen 20 años, pero es eso, de empezar haciendo fanzines a publicar en Japón. Es flipante, hacía un montón que no lo veía.

La carrera de Ken Niimura resumida en una imagen.
La carrera de Ken Niimura resumida en una imagen.

Leave a Reply

2 Comentarios en "ZN Manga: Entrevista Ken Niimura “Hacer cómics para mercados distintos es como hablar idiomas”"

Notifícame
Ordenar por:   Recientes | Antiguos
Mr. X

El Sr Niimura parece un tío muy majo. Si tuviera una hija (y no una gata) le regalaría Soy una matagigantes (que me gustó mucho).

Louontherocks

Si que ha publicado por aquí. De hecho me suena un Ultimate? No estoy seguro. Igual era un relleno de los de la mensual. Yo no sabia que este hombre era español que curioso.