Uzumaki (Integral)

Por
2
1393
FavoriteLoadingAñadir a favoritos
 
uzumaki

Edición original: Uzumaki, Shogakukan 1998.
Edición nacional/ España: Planeta Cómic 2017.
Guión: Junji Ito.
Dibujo: Junji Ito.
Traducción: Marc Bernabé y Verònica Calafell.
Formato: Integral de lujo, cartoné, 656 páginas.
Precio: 25€.

 

Octubre se ha convertido, gracias al mundo global y transcultural en el que vivimos, en el mes del terror por antonomasia. La cercanía del 31 de octubre y con él la fiesta de Halloween o incluso el Día de los Muertos en México hacen que el más allá, el miedo y los sustos ocupen gran parte del imaginario de todos ya sea de una manera cultural o folclórica. Cuando hablamos de terror, el japonés es evidentemente uno de los grandes abanderados de las últimas hornadas de horror cultural desde la primera década de los 2000. Con el auge del manga en los últimos años hay cada vez más aficionados que buscan unir las dos vertientes, el cómic y el horror nipón, en un solo producto que el ambiente de estos últimos días de octubre hace que tengamos más ganas de consumir. Y Planeta Cómic no ha desaprovechado la ocasión para traer un poco de escalofríos y momentos de “mal rollo” a nuestras lecturas con la nueva edición de todo un mito de los mangas de terror japonés, creado por el gran maestro de la ambientación y los escalofríos, Junji Ito. Así que voy a aprovechar todo ello para acercaros esta reseña de la nueva edición integral de Uzumaki, quizá la obra más icónica de Ito, que nos propone un intrincado descenso a los infiernos y al pánico provocado por unas, en apariencia, inofensivas espirales.

Que el mérito que tiene Junji Ito en su maestría a la hora de crear obras de un género tan complicado como es el terror está fuera de toda duda. Es complicado asustar o generar sensaciones en lectores de una temática que por lo general suelen estar curados de espanto después de tener varias lecturas a sus espaldas. Es complicado sorprender y es complicado generar angustia en alguien que realmente disfruta de pasar miedo. Por eso Ito tiene un valor descomunal como autor y es complicado que volvamos a ver a un hombre tan dotado para un género en especial, ya que la labor que el arte y el alma que plasma a través de él Ito es la clave para que sus mangas logren sumergir por completo al espectador, que le propone un viaje al delirio y la locura que va a sufrir y disfrutar a partes iguales. Las obras de Ito no dejan nunca indiferente a nadie y logran dar miedo sobre todo por la afición de este a tirar del arquetipo lovecraftiano, del miedo a los desconocido, a lo primigenio y ante el que no nos queda más remedio que rendirnos a sus designios, y lo mezcla de una manera brillante con el costumbrismo, el folclore y la leyenda nipona para presentarnos unos relatos muy reales en el inicio, incluso anodinos en apariencia, que poco a poco van degenerando hasta culminar en una deformación absoluta que aterra a la psique humana.

Uzumaki_Kirie

Uzumaki es, para mí y creo que para muchos otros aficionados al terror, no solo la obra magna de Junji Ito, sino una de las mejores del género que jamás se hayan concebido. Uzumaki, que literalmente significa “espiral”, nos sitúa en el pueblo de Kurouzu, un apacible y tranquilo lugar a mitad de camino de las montañas y la bahía, donde reside la protagonista, Kirie Goshima y el resto de su familia. Kurouzu es un pueblo gris, incluso aburrido, en el que nunca pasa nada fuera de lo normal. La vida de sus gentes está a medio camino entre lo clásico de un enclave campestre y rural, con profesiones artesanas en su mayoría, y el empuje de la modernidad y la urbanización que poco a poco demandan las nuevas generaciones. Sin embargo, este monótono ambiente se ve roto cuando uno a uno sus habitantes se empiezan a obsesionar con las espirales, iniciándose un serie de hechos inexplicables y sobrenaturales que, poco a poco, van sumiendo a Kurouzu y a sus habitantes en un mundo de pesadilla, locura y terror que parece estar relacionada con una antigua maldición que pesa sobre la zona, personificada en esas espirales que parecen atraer sin remedio a todo el que pisa ese suelo…

Normalmente hablaría un poco más de los relatos que componen este Uzumaki, pero en esta ocasión me niego rotundamente a desvelaros más detalles de una trama soberbia que merecéis disfrutar por vosotros mismos, gozar y temer un viaje a la locura y la degradación gracias al billete de primera clase que Ito nos regala con su arte y su habilidad para articular la historia. Todo en Uzumaki está relacionado con las espirales e Ito tiene la capacidad suficiente para que la obra tenga el mismo efecto que estas en los personajes: nos aterra y angustia a la vez que nos atrae cada vez más hasta atarnos a sus páginas. La historia, de hecho, también está estructurada de esa forma espiral, comenzando con relatos en apariencia normales que nos hablan de la obsesión y la locura para poco a poco arrastrarnos, desconcertarnos y pertubarnos de tal manera que asusta. Y no solo asusta por lo que nos cuenta, sino también por la suspensión de incredulidad que genera en el lector, que en cuanto se ve atrapado en la espiral sin fin de Uzumaki es capaz de perder cualquier sentido crítico y abrazar la locura que azota Kurouzu y a sus pobres habitantes. De este modo, Ito nos convierte a los espectadores en un personaje más, que comienza desconcertado e incrédulo ante la obsesión de los personajes con las espirales para, paso a paso, ir sufriendo la misma transformación que estos y acabar rendido a la realidad de la fuerza superior ante la que no podemos hacer nada.

Uzumaki_Frente

Uzumaki sigue la estructura clásica de los relatos de Ito, siendo una obra formada de pequeños relatos bastante autoconclusivos pero que guardan una relación y una coherencia interna. En este caso hablamos del mejor trabajo de Ito en este sentido, ya que la interconexión entre relatos y las consecuencias que el cierre de un capítulo genera en el inicio del nuevo está realizada de manera sublime. Ito consigue esto no solo a través de los personajes, que tienen un nivel de desarrollo bastante más amplio de lo acostumbrado en sus obras tanto a nivel físico como psicológico, sino sobre todo a través del pueblo de Kurouzu, gran protagonista de la historia y que va cambiando y se va desarrollando a la par que la trama y sus protagonistas hasta alcanzar una identidad propia. Los relatos individuales tienen mucha fuerza, una gran ejecución y momentos icónicos y verdaderamente terroríficos y desagradables, que pondrán a prueba el estómago y mente de más de uno por lo retorcido (nunca mejor dicho) de su ejecución. Pero la unión de todos ellos en el relato general, en la narración, es simplemente maravilloso, e inigualable por el grado de conexión y coherencia que tiene con todos los elementos de la obra, idea inicial y título incluidos.

Y es que la narración de Uzumaki, su estructura, está articulada como dije antes, como si de una espiral se tratase, en varios grados marcados por la cercanía de la perspectiva en relación con la maldición de las espirales y relacionando en la mayoría de los casos a los personajes y la historia con un estadio del lector. En el primer punto, el más cercano al centro del vórtice, Ito nos presenta a las víctimas reales de la maldición, a aquellos totalmente obsesionados hasta el punto de ponerse al servicio de la espiral para lo que sea menester, con el trágico final que eso conlleva. Un poco más alejada de ese centro, pero siendo inevitablemente absorbida hacia él, encontramos a Kirie y a su familia, daños colaterales de la maldición que poco a poco y sin remedio van de cabeza hacia el sumidero de Uzumaki, así como los lectores que ya están metidos de lleno en la lectura no tienen otro remedio que seguir leyendo hasta el final. En el tercer paso, pugnando por salir contra viento y marea encontramos a Shuichi, el novio de Kirie, y a los personajes que acaban de llegar al pueblo, la representación que Ito establece para aquellos lectores que se han asomado al abismo espiral pero aun no son capaces de creer que eso pueda ser real, intentando racionalizarlo todo y adoptando una postura estoica, similar al del héroe de una tragedia clásica. Y por último tenemos la entrada al vórtice, la del lector que se asoma por primera vez a la locura y, a la vez, el que ha concluido el relato y vuelve al punto inicial, aliviado de haber salido de Uzumaki solo con un fuerte trastoque emocional, pero que se vuelve a sentir atraído al vórtice. Un vórtice que articula toda la obra y que Ito es capaz de desarrollar de manera genial con la degradación paulatina de todos los elementos.

Uzumaki_Embarazada

En cuanto a la temática, Ito juega como otras muchas veces en su carrera, con el tipo de terror y plasmación del mismo que haría sentir orgulloso a H. P. Lovecraft. Uzumaki comienza, como muchos relatos lovecraftianos, con un narrador que nos habla de una historia ocurrida hace un tiempo, que vivió en primera persona y que necesita transmitirse pese a ser totalmente inverosímil. Y al igual que esos relatos todo en Uzumaki es normal en apariencia en un primer momento, excepto algo que en un momento dado se sale de la normalidad y se convierte en un foco de obsesión que va llevando a la locura. Comienza así una tarea de deformación de la psique humana, afectada por esa obsesión primero ilógica, luego enfermiza, que no tiene explicación alguna, que es simplemente el miedo a lo desconocido, a lo que no podemos controlar. La espiral se nos presenta así como una fuerza de la naturaleza, algo mucho más antigua que el hombre y sus ansias por conocer y controlar todo. Y no hay nada más terrorífico para el ser humano que aquello que no entiende, que le cuesta creer que exista, que le hace sentir insignificante e indefenso. Ese terror a lo primigenio, a aquello para lo que no somos más que hormigas, es una constante en la obra lovecraftiana y también en el tipo de relato de Ito y en Uzumaki se deja ver claramente esa inspiración, bebiendo de obras como La llamada de Cthulhu, El color que cayó del cielo y demás relatos de terror cósmico. Vemos como los personajes pasan por varias fases a lo largo de la obra: incredulidad, negación, enfrentamiento, intento de supervivencia, resignación… Etapas que se van quemando y que culminan con ellos mismos aceptando que no son más que peones en manos de un jugador que tiene poder para hacer lo que quiera con ellos porque así lo ha designado algo superior. Aceptar eso es lo que hace que la mente de todos finalmente se rompa y que haga que la locura enfermiza se apodere de todo Kurouzu y, por tanto, de Uzumaki.

Este proceso de terror tipo Lovecraft no es impactante per se, y requiere un proceso de racionalización. Ito no es efectista en este sentido porque no puede, porque ese terror a lo desconocido y a lo que nos deja indefensos debe ser inoculado poco a poco. Sin embargo el autor toma referencias de otros autores, como Umezu o Maruo, para jugar con el impacto de la degradación y el estar atrapado en una realidad infernal combinado con el potente efectismo gráfico y ambiental que consigue con su arte. De este modo encontramos el terror en Uzumaki, no por sustos puntuales, sino por creaciones terroríficas, malsanas y enfermizas, por el ambiente opresivo generado por el dibujo y por la angustia de la situación del relato en un escenario del que nadie puede escapar, algo que se une a que no dé al lector ni un momento de respiro en todo el manga. En este sentido es capital remarcar el tremendo trabajo artístico de Ito en Uzumaki, que por algo es una de sus obras más icónicas en cuanto a diseño y ambientación. Ito desarrolla siempre un estilo que bebe mucho del impresionismo, que crea los golpes de efecto y cautiva a través de un diseño y un ambiente muy cuidado que genere una reacción en el lector y que le ayude a reforzar la historia. En este sentido la ambientación y lo gráfico son mucho más personaje en las obras de Ito que los propios personajes representados, y al final es lo que más sensaciones y recuerdos genera al lector. En el caso de Uzumaki el ambiente es capital a la hora de ofrecer esa angustia, esa opresión e inevitabilidad que genera la maldición de las espirales, mientras que los diseños tienen la misma función para generar el terror, el rechazo y reflejar la degradación del mundo que se va produciendo relato a relato.

Uzumaki_Caracol

Como digo, Ito muestra una vez más un estilo muy impresionista, con sus personajes delgados y estirados, capaces de transmitir sin necesidad de diálogo cuál es su estado no solo físico, sino también psicológico. La angustia, el terror, la locura, la desesperación, la angustia… son sentimientos y sensaciones descritos en Uzumaki con el trazo de la misma manera que Munch o Van Gogh plasman esas impresiones en sus cuadros. Ito hace también buen uso de ciertas dosis de surrealismo y exageración para lograr transmitir, con un gran dominio de la oportunidad para introducirlos dentro del tono aparentemente sobrio y monótono con el que parece imprimir todos los inicios de los relatos. Y también como siempre hace un uso fantástico de la tinta, abusando de la misma y usándola como nadie, cargando con ellas las escenas con ese rayado artesanal tan característico de Ito. Por otro lado, el nivel de detalle es realmente sublime en este Uzumaki, dando lugar a escenas espectaculares. En definitiva, un dibujo a la altura de la tremenda obra que nos pone entre manos, que no sirve solo como efecto y adorno, sino que es un elemento vital para conseguir que Uzumaki sea lo que es.

En cuanto a la edición, Planeta Cómic nos trae por fin una integral de gran formato, con tapa dura y sin sobrecubiertas, idéntica a la que podemos encontrar como Deluxe Edition en USA gracias a Viz Media. En el caso de esta nueva edición encontramos un tomo de 656 páginas, con una gran cantidad de ilustraciones a color y en grises, así como la inclusión del relato extra “Galaxias” y unas cuantas historias cortas en clave humorística en las que el propio Junji Ito se auto caricaturiza llevando a cabo el proceso obsesivo de documentación en torno a las espirales. La presentación y las calidades son excelentes, con un tomo elegante con cubierta mate y detalles brillantes que encaja a la perfección con el tono de la obra. En cuanto al interior hay que decir que la escala de las viñetas está algo reducida en cuanto a la anterior edición que realizó Planeta hace unos años, a la vez que se ha recuperado el orden de lectura oriental de la obra, sin espejados. También se han recuperado, por fortuna, la inclusión de las onomatopeyas japonesas originales, que expresan mucho mejor que las usadas anteriormente. La traducción se mantiene como en los antiguos tomos de “Biblioteca Pachinko”, aunque se han cambiado algunas tipografías. Otro de los cambios que se introducen es la calidad en la impresión de tramas, eliminando el molesto efecto moiré en esta integral. Una edición espectacular en presentación y calidad a un precio bastante suculento en relación, muy recomendable.

Uzumaki_Lengua

Uzumaki es una de las obras cumbres del terror japonés y el trabajo más icónico y logrado de Ito. Un manga muy bien planteado y articulado, con una historia potente y una ambientación terrorífica y angustiosa que os asegura multitud de “buenos malos” momentos durante su lectura. Uzumaki te atrapa en su vórtice surrealista, como las espirales a sus protagonistas, y te lleva de la mano y sin poder impedirlo a un mundo de locura, obsesión e irrealidad que nunca se puede olvidar. Un manga que es de obligada lectura para todo amante no solo del terror, sino del manga, por su alto valor narrativo y artístico. Una verdadera obra maestra que nadie se debería perder, aunque no nos hacemos responsables de las pesadillas que os pueda generar después.

  Edición original: Uzumaki, Shogakukan 1998. Edición nacional/ España: Planeta Cómic 2017. Guión: Junji Ito. Dibujo: Junji Ito. Traducción: Marc Bernabé y Verònica Calafell. Formato: Integral de lujo, cartoné, 656 páginas. Precio: 25€.   Octubre se ha convertido, gracias al mundo global y transcultural en el que vivimos, en el…

Valoración Final

Guión - 9.5
Dibujo - 9.5
Interés - 10

9.7

Uzumaki es la obra culmen de Junji Ito y uno de los mejores mangas, no solo de terror, sino en general, de la historia. Una trama exquisita, muy bien planificada e interrelacionada y un trabajo artístico insuperable, unido a la genial edición de lujo de Planeta hacen de este manga un imprescindible para cualquiera.

Vosotros puntuáis: 9.8 ( 2 votos)
Compartir
Artículo anteriorReseñas DC: The Ruff & Reddy Show #01
Artículo siguienteJenna Coleman (Clara Oswald en Doctor Who) asistirá a Héroes Comic Con Madrid

(Madrid, 1990). Juntaletras aficionado al manga, cómic, cine, videojuegos… y casi cualquier forma de cultura. Crecí devorando tomos de Super Humor y Dragon Ball y capítulos animados de Tintín. Desde entonces he procurado empaparme un poco de todos los autores y estilos posibles. Alan Moore, Naoki Urasawa, Shuzo Oshimi y Neil Gaiman son mis autores de cabecera. Y Taiyo Matsumoto. Y Suehiro Maruo. Y Ken Akamatsu. Y Boichi… Y… Graduado en Periodismo y redactor en Zona Manga.

Leave a Reply

2 Comentarios en "Uzumaki (Integral)"

Notifícame
Ordenar por:   Recientes | Antiguos
Alberthor

Gran reseña, gran obra, gran nota (no merece menos). Para mí también de lo mejor del autor y del género. Planeta se ha hecho de rogar pero han sacado un producto bastante decente y con algo de contenido extra con respecto a su versión anterior