Usagi Yojimbo: el camino del samurái

Por
11
1342
FavoriteLoadingAñadir a favoritos

Cuando Raúl empezó a organizar la celebración del décimo quinto aniversario de Zona Negativa, me planteé la posibilidad de escribir algo sobre alguna de las dos “franquicias-fetiche” que han marcado mi trayectoria en este bonito proyecto colectivo. Una era Saint Seiya y la otra Usagi Yojimbo. Cuando, por cuestiones de espacio, tuve que decantarme por la segunda, no había caído en la cuenta de que en este año 2014, cuando esta página alcanzaba sus quince, el conejo guardaespaldas de Stan Sakai se convertía en un saludable treintañero. Una grata casualidad y un despiste por mi parte, porque no era ése el motivo principal por el que finalmente había escogido a Miyamoto Usagi.

El regreso
Retorno a la llanura de Adachi

Mi primer encuentro con el más famoso de los personajes creados por el autor japonés-americano se produjo por obra y gracia de los videojuegos. La compañía británica Firebird lanzó 1988 Samurai Warrior: The battles of Usagi Yojimbo, una adaptación para los ordenadores de ocho bits de un cómic ilustremente desconocido en España. Tendría que esperar al año 1999 cuando, en una estancia en la península, descubría en una conocida librería de Zaragoza dos tomos de un personaje, desde entonces, ha ocupado un puesto preeminente en mi lista de lecturas favoritas. Por esas casualidades de la vida, el mismo año en que el bueno de Usagi cumplía los años que Zona Negativa tiene ahora, ésta era fundada por un joven Raúl López que comentaba en cierto canal comiquero de IRC-Hispano la próxima salida de un proyecto que hoy es realidad. La vida tiene estas curiosidades, pero me estoy yendo por la tangente, como casi siempre.

El comienzo

A principios de los ochenta, Stan Sakai trabajaba principalmente como rotulista. Influido por el trabajo de Sergio Aragonés y Mark Evanier en Groo el errante (donde también colaboraba haciendo la función ya mencionada) se lanzó como autor completo con una serie protagonizada por animales antropomórficos y ambientada en la Edad Media, The Adventures of Nilson Groundthumper and Hermy. Para esa serie diseño un personaje singular: un conejo samurái llamado Miyamoto Usagi (en homenaje al legendario espadachín Miyamoto Mushashi). Sin embargo, su creación no sólo acabaría debutando en su propia cabecera en ese mismo año 1984, sino que se convertiría en la más célebre de todas sus aportaciones al noveno arte. Fantagraphics, Mirage y Dark Horse acogieron sucesivamente la publicación de Usagi Yojimbo, manteniéndose bajo el estandarte del caballo oscuro desde 1987 hasta la actualidad.

Un recuerdo permanente
Rememorando la batalla de Adachigahara

La historia de Miyamoto Usagi es la de un ronin, un samurái sin señor que vagabundea por el Japón de los tiempos de las guerras civiles. Su clan ha sido exterminado como consecuencia de una derrota provocada por una traición. Su antiguo hogar, donde su padre ejercía como magistrado, pertenece ahora a un nuevo señor, al vencedor de su caído amo, que ha decretado la persecución de todos aquéllos que aún son leales al antiguo estandarte. El nuevo jefe de la aldea es un antiguo compañero de juegos y rival, que también ha contraído matrimonio con Mariko, el antiguo amor de Usagi. Sin hogar y sin bandera, el héroe decidirá convertirse en guerrero-estudiante y peregrinar para perfeccionar su dominio de la espada. En uno de sus primeros encuentros trabará amistad con Lord Noriyuki, jefe del clan Geishu y con la dama Tomoe Ame, samurái de su plena confianza. Una aventura en esta compañía sancionará la condición de yojimbo o guardaespaldas de Usagi, y terminará por sentar las bases de su modus vivendi. El espadachín rechazará gentilmente la oferta de Noriyuki de servir bajo el estandarte de su clan, pues un samurái sólo puede servir a un señor en su vida. No obstante, surgirá una amistad que implicará al protagonista de la serie en las intrigas por el poder en el convulso Japón de principios del S. XVII. En todas ellas, acechante, estará siempre Lord Hikiji, el señor oscuro que venciera a Lord Mifune, el antiguo señor de Usagi. Suyo es el puesto de archienemigo del conejo guardaespaldas pues, como reza otra máxima del código del samurái, un guerrero no puede vivir bajo el mismo cielo que el asesino de su amo.

Evolución

A lo largo de estos treinta años puede comprobarse que el personaje, su mundo y el propio estilo de dibujo de Sakai han evolucionado de forma notable.

En el primer aspecto hay que indicar que, en líneas esenciales, el protagonista es quizá quien menos ha cambiado en el plano conceptual. Sigue siendo la personificación de las virtudes del buen samurái, hasta el punto de que, desde una perspectiva externa, podría considerarse arquetípico.

En los inicios
Aspecto de Usagi en sus primeros tiempos

En el segundo, por el contrario, hay que destacar el hecho de que uno de los puntos fuertes de la serie haya sido la primorosa ambientación desarrollada a lo largo de los años por don Stan. Cada entrega de la colección constituye un repaso a algún aspecto de la historia, el folclore, la mitología, las tradiciones y / o la cultura del Japón moderno. En los tomos recopilatorios –que son los que Planeta DeAgostini edita en España- se puede encontrar una sucesión de artículos explicativos en los que el autor comenta el proceso de documentación utilizado para llevar a cabo cada historia. Desde la historia de los cangrejos heike (tan bellamente narrada en la versión de Sakai como en la que Carl Sagan adaptara para Cosmos) hasta los juegos con trompos o cometas, pasando por la miríada de criaturas sobrenaturales que pueblan los terrores nipones. Esta variedad de temáticas ha permitido que la serie sea el contenedor de géneros muy distintos. Hay comedia, drama, intriga, acción, terror… en cada uno de ellos Sakai demuestra que conoce bien los mecanismos inherentes al mismo. Por otro lado, en este segundo apartado es obligatoria la mención al creciente número de secundarios que pueblan el gran escenario construido durante tres décadas. Usagi ha hecho en sus correrías multitud de adversarios y aliados. Muchos constituyen bonitos homenajes a personajes, tanto ficticios como históricos. Así, Gennosuke Murakami, el cazarrecompensas simpático y caradura, es un homenaje al personaje interpretado por Toshiro Mifune en Yojimbo. Los asesinos Cabra solitaria y su hijo, un trasunto del Lobo solitario y su cachorro de Kazuo Koike y Goseki Kojima (clásico entre los clásicos del manga). Zato Ino, el espadachín ciego de la portentosa nariz, es la versión porcina de Zatoichi. Pero hay más: el inspector Ishida, la ladrona Kitsune, la ninja Chizu, el perverso Jei, el exterminador de demonios Sasuke… mencionarlos a todos sería imposible, pero como conclusión a esta parte, hay que indicar que su existencia otorga a Usagi Yojimbo la condición de tebeo coral, la cual constituye en mi opinión una de sus mayores virtudes.

Resultado de la evolución del personaje
Usagi en la actualidad

En el tercer y último de los aspectos reseñables en torno a los cambios, hay que indicar que los dibujos de Sakai y el aspecto de sus personajes han cambiado notablemente en estos treinta años. Del aspecto original, chaparro y un tanto infantilizado, ha llegado a otro más estilizado y dinámico que, todo hay que decirlo, no es del gusto de la totalidad de la afición. En cierto sentido, tengo la sensación cuando contemplo los distintos tomos recopilatorios que el dibujo de don Stan ha sufrido un cambio en sentido inverso al que experimentara el de Peyo en Johan y Pirluit. Así como en este segundo caso los dos héroes medievales fueron haciéndose más “pitufos” desde su aspecto original, más adulto, en el primero Usagi y su mundo han “crecido” en tamaño y en movilidad, haciendo a las historias de acción más trepidantes. El punto culminante de la evolución gráfica de Sakai en la serie se encuentra, en mi opinión, en Yokai, la novela gráfica publicada en 2009 para conmemorar el vigésimo quinto aniversario del personaje. En ella, el autor asume también la tarea de colorear, dando como resultado una bonita y dramática historia en la que el elemento sobrenatural campea libremente a lo largo de todas sus páginas.

Más allá de la viñeta

Las incursiones del personaje más allá de los cómic han sido escasas pero sumamente interesantes. La coincidencia editorial de la serie junto con otra protagonizada por las tortugas ninja (y la amistad surgida entre los creadores de ambas colecciones) determinó que Leonardo y sus hermanos hicieran aparición en la serie del conejo samurái, en tanto que éste devolvió la visita en las series de animación protagonizadas por los quelonios ninja. La presencia de Usagi en la exitosa serie de los años ochenta provocó que muchos televidentes se interesaran por el personaje (que además, llegó a tener el honor de contar con su propia figura de acción). En la recomendable serie de principios de siglo, Miyamoto san tuvo una participación más destacada, trayendo de su mano al sinvergüenza de Gen para un torneo interdimensional.

En otros apartados, hay que destacar el mencionado videojuego Samurai Warrior, concebido originalmente como un mundo abierto (al estilo de Shenmue o Fable) que se vio reducido a la condición de arcade de trayectoria lineal por las escasas posibilidades ofrecidas por los ordenadores de ocho bits. La posibilidad de combinar el rico mundo de Usagi con las posibilidades técnicas del software y el hardware de entretenimiento actuales resulta singularmente seductora, así que crucemos los dedos.

En la actualidad

Usagi Yojimbo afronta la treintena en unos tiempos que no han sido particularmente halagüeños para su creador. Sus problemas familiares (de los que se ha hablado por aquí) han sido especialmente duros y de hecho, la serie regular lleva parada desde febrero de 2012. La recuperación del personaje y su mundo se ha producido de la mano de Senso, una miniserie ambientada veinte años en el futuro de Usagi, en la que Sakai junta su serie más celebrada con uno de sus gustos preferidos, la ciencia-ficción. Imaginen ustedes que la guerra de los mundos acontece en el Japón moderno y tendrán la línea argumental. ¿Será éste el final del conejo samurái? ¿Restará interés a la serie regular ahora que conocemos algunos aspectos del futuro a medio plazo? ¿O acaso guarda el caballero algún as en la manga? La respuesta, en un par de meses.

The Sakai project

Termino este artículo mencionando la existencia de una publicación, auspiciada por Dark Horse, en la que profesionales del noveno arte brindan homenaje a Usagi y Stan Sakai en el trigésimo aniversario del primero. Entre los participantes encontramos a Adam Hughes, Arthur Adams, Mike Allred, Sergio Aragonés Howard Chaykin, Richard Corben, Dave Gibbons, Michael Golden, Matt Groening, David Mack, Alex Maleev, Mike Mignola, Bill Morrison, Paolo Rivera, Tim Sale, Walter Simonson, Jeff Smith, Paul Smith o William Stout. La totalidad de las ganancias está destinada a ayudar a Stan para seguir luchando con la enfermedad que aqueja a su esposa Sharon.

The Sakai Project

Post Data

Buscando material para este artículo me he encontrado con The last request, un corto de animación realizado por Lintika Films, como homenaje a la obra de Sakai. Que lo disfruten:

Leave a Reply

11 Comentarios en "Usagi Yojimbo: el camino del samurái"

Notifícame
Ordenar por:   Recientes | Antiguos
Sergio Aguirre

Una de mis obras favoritas, aunque paradojicamente no la he seguido comprándola, no tengo todos lo tomos, de hecho muy pocos.

Siempre que por lo que sea, estoy en la biblioteca, o a punto de autoregalarme un tomo porque sí (esto último no se da tan a menudo), o simplemente quiero leer algo pero me invade la indecisión, termino optando por Usagi Yojimbo. Es una apuesta segura, nunca me he arrepentido.

fer13

A ver si hay suerte y Planeta se anima con los integrales que acaba de anunciar Dark Horse.

judeh

Una de mis series favoritas. Teniendo presente la recomendación que aparece en ya no recuerdo que tomo de la serie. Es un autor que es capaz de transmitir gráficamente lo que desea con un número reducido de detalles. A parte de tener un nivel a lo largo de toda la colección altisimo.

Hay que decir que entre mis amigos a costa del dibujo, el cual puede echar para atras, pero una vez que empiezas a leer te engancha sin escapatoria posible.

JOSE

Yo aprovecharé los integrales de Dark Horse para ir haciéndome con la serie. Tochos de más de 600 páginas por menos de 17 euros es una oferta irrechazable. El primer tomo sale dentro de 15 días…

judeh

Que por cierto dicha recomendación es de Stan Lee nada menos.

Elokoyo

Otro fan de Usagi Yojimbo. Tengo TODO lo que ha publicado Planeta de esta colección y no hay ningún tomo que decepcione.

Y pensar que es una serie que descubrí de casualidad mientras estaba de vacaciones en Galicia y que de principio no me atraía por el dibujo de animalitos… ¡y ahora es una de mis series favoritas!

billyboy

Del cruce entre Usagi y las tortugas ninjas antes de la serie de los 80 me quedo con el cruce de la serie de los 90 de las tortugas (la mejor serie de las tortugas,que encima se acercaba mas al comic) donde no solo Usagi aparecia,muy buen episodio.

Igverni

Gracias Luis Javier!!
Estos artículos del 15 aniversario que estais publicando son todos una pasada, enhorabuena!!

En mi caso, soy otro fan de Stan Sakay y su Usagi… al que le faltan un montón de tomos para completar la colección!! A ver si este artículo sirve para ponerle remedio, y gracias JOSE por el comentario de los Integrales de Dark Horse, creo que por ese precio parece una oferta cojonuda!

saludos

samanosuke

JOSE, ¿te refieres al Usagi Yojimbo Saga? No tenía ni idea, en BD lo veo a 21€ así que imagino será ese, gracias por el aviso! Voy a comparar precios con otras páginas que siempre he tenido curiosidad por esta serie (la temática samurai es una de mis debilidades), pero yo soy de los que dudan de una reedición por parte de Planeta.

JOSE

Justo, es el Usagi Yojimbo Saga. Ahora mismo está al precio que tú dices, pero cuando salga en un par de semanas seguramente lo rebajarán a 16-17 euros. Es la nueva política que sigue BD desde hace un tiempo; lo normal sería como antes, que te salía más barato si lo comprabas en pre-order, pero ya ves…

Khonshu

Qué grandioso cómic y que buen artículo, Luis.

Curiosamente, has reseñado el medio que supuso mi primer contacto con el personaje: el videojuego Samurai Warrior. De ahí pasé a reconocerle como figura de los juguetes de Tortugas Ninja y, muchos años después, a encontrarme con los maravillosos cómics.

Volviendo al juego. Decir que para la época fue una pasada. No era un sanbox pero casi. Tenías libertad de seguir distintas direcciones y según tu comportamiento había distintas reacciones. Te podías cruzar con otros samurais y si no les saludabas te atacaban, si desenvainabas la espada en una posada perdías karma… etc. era un juego con un sistema de interacciones sociales muy elaborado para la época. Lástima que yo era muy crío y sabía poco inglés como para entenderlo plenamente.

wpDiscuz