Los Inhumanos (novela gráfica)

Por
2
2006
FavoriteLoadingAñadir a favoritos
 


Edición original: Marvel Comics – 1988
Edición España: Comics Forum – febrero 1991
Guión: Ann Nocenti
Dibujo: Bret Blevins
Entintado: Al Williamson
Color: Michael Higgins
Portada: Bret Blevins
Precio: 490 pesetas (quincuagésimo número de la colección Marvel Héroes)

 

Ahora que en fechas recientes ha habido ocasión de echar un primer ojo al avance de la serie televisiva dedicada a los Inhumanos, no está de más echar una mirada a un capítulo del pasado de la trayectoria editorial de esta civilización, creada por Stan Lee y Jack Kirby en la colección dedicada a los Cuatro Fantásticos. Hace treinta años, esta sub-especie de la humanidad no se presentaba como la alternativa cinematográfico-televisiva a una especie mutante cuyos derechos audiovisuales estaban en manos de otra productora, sino como una parte más del riquísimo bagaje atesorado por el cuarteto fundador de la edad de plata en Marvel. La ciudad-estado de Attilan era un escenario más en el que narrar, de cuando en cuando, alguna aventura de Richards y compañía y, desde que Mercurio contrajera matrimonio con Crystal Amaquelin –exnovia de la Antorcha Humana- también justificaba que los Vengadores se dieran algún paseo por la zona. Sin embargo, poco se sabía o se había desarrollado acerca de aquella civilización, más allá de las andanzas de quienes componían su real casa. El rey Rayo Negro; su esposa, la reina Medusa; la citada Crystal (hermana de la anterior); los primos Gorgon, Karnak y Tritón; Maximus, el cuñado loco y Mandíbulas, el perro tele-transportador, componía el núcleo duro de un concepto que tenía bastante potencial. En esta novela gráfica –que Forum publicó para conmemorar el medio centenar de entregas de su cabecera antológica Marvel Héroes- Ann Nocenti, Bret Blevins, Al Williamson y Michael Higgins dieron un esbozo de lo que se podía conseguir.

Durante la segunda mitad de los años ochenta, la casa de las ideas seguía jugando con el formato europeo del álbum, presentando novelas gráficas de calidad variable. Por su parte, Ann Nocenti era una profesional del medio que estaba pasándose de la profesión de editora a la de guionista, apuntando buenas maneras en la forma de la miniserie de presentación de Longshot –junto a otro novato llamado Arthur Adams. Por su parte, Bret Blevins era un ilustrador cuyo estilo –ampliamente difundido en la colección dedicada a los Nuevos Mutantes- destaca por un enorme talento para el dibujo de expresiones faciales. Sus personajes tenían la capacidad de expresar todo tipo de emociones, aunque en algunos momentos ello supusiera traspasar la tenue frontera de la caricatura (algo ideal, si necesitas encargarte de Warlock «amigo mí», pero me estoy desviando). Juntos y junto al veterano entintador Al Williamson y el competente colorista Michael Higgins, contaron una historia alejada de los estándares «kirbianos» y que combina romance, intriga, misterio y terror.

La historia presenta un aspecto de la cultura inhumana, en la cual, las cuestiones genéticas constituyen asunto de Estado. Después de todo, no hay que olvidar que el surgimiento de esta peculiar derivación de la humanidad provenía de los experimentos realizados por el Imperio Kree, en su búsqueda de un arma que les permitiera decantar la balanza a su favor, en milenario conflicto que les enzarzaba con el Imperio Skrull. Blackagar Boltagon no es un monarca absoluto, sino que debe plegarse –en nombre de la tradición- a los dictados de una asamblea que tiene el poder de decidir aspectos privados de la vida de su pueblo. El férreo control genético determina un inmisericorde filtro para los matrimonios, de manera que el potencial cromosómico se convierte en la llave para una posible felicidad o una segura desgracia. La proliferación de suicidios entre personas obligadas a casarse con quien no aman, lleva a la familia real a reflexionar sobre el peso de la tradición. Cuando Medusa comunique a Rayo Negro que está embarazada, el rey inhumano se verá dividido entre el amor por su esposa (y la alegría de tener un heredero) y el deber que impone que ni siquiera el más alto magistrado pueda zafarse del Derecho consuetudinario. Ante el riesgo de Blackagar se incline ante el peso de la corona, Medusa (acompañada por Crystal, Karnak, Gorgon y una joven asistente de palacio llamada Minxi) huirá a la Tierra y se refugiará en las afueras de Las Vegas para dar a luz. Aunque apoyan a su hermana y pariente, los inhumanos exiliados temen –al igual que el consejo rector de los asuntos genéticos- que el bebé tenga un poder tan devastador como el de su ilustre padre. Mientras tanto, el demente Maximus elabora otro de sus planes para hacer la pascua a su hermano y demás familia, de una forma tan sutil como retorcida.

El argumento anterior sirve a Nocenti para introducir muchas ideas distintas, de esas que tienen potencial para el desarrollo. Por un lado, tenemos el perenne conflicto entre tradición y evolución: ¿debe la sociedad permanecer inmóvil en nombre de la costumbre? ¿puede sobrevivir una civilización que ha caído en la parálisis? Por otro, entra un juego otra de las preocupaciones de doña Ann, el asunto de la ecología: en un intento de crear un ambiente puro para su hermana, Crystal purga de impurezas el improvisado hogar del grupo fugado, pero esa manipulación medioambiental tiene un coste, convertido en un monstruo elemental. Entre medias, hay espacio para que los primos Gorgon y Karnak representen con sus discusiones las diferentes posturas del conflicto, al tiempo que pelean por el afecto de la dama de compañía de Medusa.

En la parte gráfica, hay que destacar y para bien –o muy bien- la labor de Bret Blevins –muy bien secundado en las tintas y en los colores-. El cabello de Medusa nunca estuvo tan vivo; el silencioso Rayo Negro nunca ha sido tan expresivo; Maximus nunca provocó tanto miedo. Las escenas íntimas son las más conmovedoras, pero hay ocasión de comprobar las habilidades y versatilidad de una persona cuya carrera se concentró sobre todo en los ochenta. Quizá su estilo no contara con el favor de todo el mundo, pero la originalidad y el buen hacer son innegables.

La historia contenida en la novela gráfica quedó inconclusa y, como aconteciera con Longshot, se planteó la posibilidad de que Nocenti continuara con la misma en una serie regular dedicada a los Inhumanos. Sin embargo, este proyecto nunca se concretó. Doña Ann recuperaría algo de la trama durante su memorable etapa como narradora de las aventuras de Daredevil pero, al final, todo quedó en las aportaciones de que el poder de Rayo Negro no era ilimitado y en la adición de un nuevo miembro al panteón inhumano: Ahura, el heredero al trono.

Treinta años después, tendremos en breve una serie televisiva dedicada a los Inhumanos. ¿Veremos algo de lo que Nocenti, Blevins y compañía aportaron a su mitología?

La noticia
Medusa y Rayo Negro, por Bret Blevins, Al Williamson y Michael Higgins

  Edición original: Marvel Comics – 1988 Edición España: Comics Forum – febrero 1991 Guión: Ann Nocenti Dibujo: Bret Blevins Entintado: Al Williamson Color: Michael Higgins Portada: Bret Blevins Precio: 490 pesetas (quincuagésimo número de la colección Marvel Héroes)   Ahora que en fechas recientes ha habido ocasión de echar…
Guión - 8.1
Dibujo - 8.4
Interés - 7.9

8.1

Vosotros puntuáis: 7.4 ( 3 votos)

Leave a Reply

2 Comentarios en "Los Inhumanos (novela gráfica)"

Notifícame
Ordenar por:   Recientes | Antiguos
Tomazooma

Esta todo dicho ahí arriba

sparkyal

Lástima que nunca la hayan reeditado, al menos que yo recuerde.

wpDiscuz