La Expedición 1-3

Por
0
838
FavoriteLoadingAñadir a favoritos
 

Edición original:L’Expédition, Dargaud
Edición nacional/ España:Diábolo Ediciones
Guión:Richard Marazano
Dibujo:Marcelo Frusin
Color:Marcelo Frusin
Formato:Cartoné, 56 páginas
Precio:15.95€

 

Bajo las lágrimas sagradas de Nyabarongo es el tercer álbum de La Expedición la serie de Richard Marazano y Marcelo Frusin. Los dos tomos anteriores son El león de Nubia y La Rebelión de Niangara publicados en 2012 y 2014 en el mercado franco belga por Dargaud y en nuestro país por Diábolo Editorial. La serie está prevista que dure 4 números.

Richard Marazano es un guionista francés nacido en 1971. En 1995 debutó en el mundo del cómic con Humain trop humain dibujada por Éric Dérian. En nuestro país han aparecido entre otras Cero absoluto con Cristophe Bec, El mundo de Milo con Christophe Ferreira o Cuervos con Michel Durand.

Marcelo Frusin es un dibujante de cómics argentino nacido en 1967. En 1993 empezó su carrera colaborando con la editorial Columba. En 1998 comienza a publicar en Estados Unidos trabajando para Marvel Comics, Acclaim Comics y DC Comics. En Vertigo es donde hará sus trabajos más importantes convirtiéndose en el dibujante regular de Hellblazer. En el 2005 cocrea con Brian Azzarello la serie Loveless. En 2008 da el salto al mercado francobelga. Desde 2012 colabora con Richard Marazano en La Expedición.

Poco después de la conquista de Egipto, a las orillas del Nilo, un centurión romano descubre una embarcación a la deriva. A bordo, las promesas de una civilización rica y poderosa, desconocida por Roma. Bajo las órdenes de Marcus Livius, una fabulosa expedición compuesta por diez legionarios se adentra en el corazón del África negra en busca de un imperio misterioso…

La Expedición es una serie que mezcla el peplum con las aventuras y las historias de exploración. Cuenta con ideas para conseguir ser una buena historia y en parte lo consigue pero el problema es que el desarrollo es excesivamente lento y eso lastra la lectura. El primer número apenas sirve de presentación a la historia y en el segundo y tercero la acción sucede muy lentamente. Además al acabar el tercero queda la sensación de que faltan por pasar muchas cosas que harán del cuarto un numero muy denso. Todo ello con la sensación de que lo que va de historia se podrían contar en menos espacio. Eso me hace añorar las primeras historias de Alix que en 64 páginas eran capaces de contar lo que ahora llevaría dos o tres álbumes.

Los personajes no tiene ninguna evolución, son bastante planos y previsibles dejando que el peso de la historia lo lleve la acción. Una acción de la que tira un misterio que se presenta en el primera álbum y que es una parte de la historia que funciona muy bien y que combinada con que es una historia contada en flash-back hace que a pesar de los problemas señalados en el párrafo anterior hace que quieras seguir leyéndola.

Es una historia que en sus inicios nos hace pensar en Las Minas del Rey Salomón de Rider Haggard pero según pasan los acontecimientos recuerda cada vez más a la novela de Rudyard Kipling El hombre que pudo reinar aunque con una visión menos colonialista y eurocéntrica. De hecho, que sean romanos es algo que no tiene ninguna importancia ya que la historia podría funcionar con cualquier otro tipo de soldados y en cualquier otro tiempo.

El dibujo de Marcelo Frusin es muy detallado y muy bueno en el primer álbum pero con el paso del tiempo cada vez es más descuidado en los detalles y aunque sigue brillando en la figura humana el resto se resiente. El dibujo de el último tomo da la sensación de realizado con prisas a pesar de los tres años transcurridos desde el tercero, quizás en formato comic-book se notaría menos pero el tamaño álbum hace que se le vean las costuras. Tampoco ayuda el color tan oscuro y con tantas sombras, lo cual no deja de ser curioso al tratarse de una historia ambientada en la luminosa África. Y es una pena porque el primer número era sencillamente espectacular con un estilo que mezcla el clasicismo de Eduardo Risso con el dominio del volumen y color de Richard Corben. Donde su trabajo no se resiente es en la narrativa y en su capacidad para retratar las escenas de acción.

Editada por Diábolo Editorial con muy poco tiempo de espera con respecto a su salida en francés. Cuando ellos editan la calidad está asegurada y este otoño nos han traído un puñado de obras interesantes con son Jazz Maynard 6, Tebori 3 o Una Hermana lo cual es algo para celebrar.

La Expedición es una serie que se lee con agrado a pesar del ritmo tan lento que tiene y que el trabajo de Frusin va decayendo con el paso de los álbumes. Es una buena historia que quizás en tres tomos hubiera resultado menos lenta. Esperando el último tomo de cierre la historia con un buen final.

  Edición original:L’Expédition, Dargaud Edición nacional/ España:Diábolo Ediciones Guión:Richard Marazano Dibujo:Marcelo Frusin Color:Marcelo Frusin Formato:Cartoné, 56 páginas Precio:15.95€   Bajo las lágrimas sagradas de Nyabarongo es el tercer álbum de La Expedición la serie de Richard Marazano y Marcelo Frusin. Los dos tomos anteriores son El león de Nubia y…
Guión - 8
Dibujo - 7.5
Interés - 7.5

7.7

Lastima

La Expedición es una buena serie a la que su ritmo tan lento le perjudica en exceso y lo mismo sucede con la calidad descendente del trabajo de Frusin.

Vosotros puntuáis: 8.8 ( 3 votos)
Compartir
Artículo anteriorBatman: Caballero Oscuro III – La raza superior Núm. 1-9
Artículo siguienteDesglose diciembre 2017: Beyond Rebirth

Nacido en Barakaldo en 1977 donde sigo viviendo. Descubrí los cómics en una librería de barrio con Tintin, Asterix, SuperLopez y los personajes de Ibáñez. En 1989 descubrí los superheroes de la mano de Stern y Buscema con el numero 73 de la edición de Forum. A estas lecturas se fueron incorporando la novela gráfica y el manga de los cuales, a diferencia, de los superheroes nunca me canse. Todavía sueño con ser agente Espacio-Temporal y de Planetary, con visitar mundos de fantasía con el señor T., Philemon, Lord Morfeo, Arale y Thor. Viajar con Reed, Ben, Susan y Johnny al futuro y pasear por el cuartel de la Legión. Recorrer la antigua Roma con Alix y una cantimplora de poción mágica. Buscar Mú, perderme en un viaje al corazón de la tormenta, contemplar el Olmo del caucaso mientras paseo por una Barrio lejano leyendo El almanaque de mi padre. Conseguir beber la sangre del Fénix. Leer, al fin, algún articulo de Tintin y de Fantasio sin que me molesten los absurdos inventos de Gastón. Perderme por las murallas de Samaris, mientras de la pirámide flotante de los inmortales cae John Difool. Enamorado de la chica de los ojos rojos y de Adele. Y cabalgar hacia el amanecer con Buddy Longway, Red Dust y el teniente Blueberry. Con un poco de humo azul en los labios…

Leave a Reply

Sé el primero en comentar

Notifícame
wpDiscuz