ZN Reseñas: Adam Strange, El Hombre de Dos Mundos

Por
16
702

Edición Original: Adam Strange: The Man of Two Worlds 1 a 3 USA

Fecha Edición: Enero de 2007
Guión: Richard Bruning
Dibujo: Andy Kubert
Color: Adam Kubert
Editorial: Planeta
Formato: tomo de 160 páginas
Precio: 11.95 €

Leyendo el artículo introductorio de Richard Bruning para la miniserie de Adam Strange que él mismo se encargó de escribir en 1990 ya se intuye que el invento no tuvo la mejor de las concepciones.

Básicamente nos cuenta que anduvo rebuscando entre antiguos personajes y propiedades de DC, porque planeaba realizar el relanzamiento de uno de ellos, y así le colocaba fundamento a la excusa de trabajar con su admirado Klaus Janson. Vamos, que suena a capricho de Vicepresidente de DC, cargo que ocupaba Bruning por aquél entonces, así que el hecho de que el personaje elegido fuese Adam Strange resulta bastante aleatorio y no responde a unas necesidades artísticas de querer contar una historia concreta con él de protagonista. Pese a tan fortuito comienzo, las intenciones de Bruning eran las de modernizar a Adam y darle a conocer al público actual, pero el plan casi se trunca cuando Janson emigró a Marvel y el guionista se quedó compuesto y sin dibujante.

Tuvo suerte el vice de encontrarse a un primerizo Andy Kubert al que llevarse al huerto, y menos mal porque de esa manera el apartado gráfico salió ganando. Perdimos el trazo bruto de Janson y ganamos la línea salvaje de Papá Kubert, porque en los 90 sus hijos aún retenían un estilo muy similar al de su padre, no como ahora que ya se ha diferenciado y homogeneizado una impronta propia.

El hermano menor de los Kubert dibuja, y el otro hermano, Adam, toma el puesto de colorista. Pese a la limitada experiencia de la que disponían entonces hacen un trabajo muy atractivo, sobre todo a la hora de plasmar los paisajes alienígenas y en general al ambientar unos entornos y otros. Su labor se alza como el mayor aliciente de la obra, porque la historia en su totalidad resulta un tanto decepcionante.

Sí, decepcionante porque Bruning tiene en mente hacer de Adam alguien más ‘adulto’. Le oscurece a él, a su origen, secundarios y circunstancias, y prácticamente porque la sombra de Watchmen y Dark Knight es tan alargada que condiciona en demasía al autor.
No creo que esa sea la mejor forma de revitalizar a un personaje, sino que más bien le está rematando al pasarse por el forro las visiones anteriores de Adam.
Claro que si no conocemos ese enfoque y aventuras precedentes tampoco tenemos un referente con el que podamos establecer una comparación, y es un hecho que favorece a la historia de Bruning y la puede hasta salvar.

Con lo que si podemos comparar es con el otro tomo centrado en Adam y publicado también el pasado mes, el de Diggle y Ferry, y no hay color. El tratamiento de estos otros autores encaja mejor con el espíritu de ciencia ficción trepidante que ha de sobresalir en alguien como Adam, y con más luz y menos oscuridad innecesaria.

Así que ya sabes, si te interesa mucho Adam Strange o el trabajo de Kubert échale un vistazo a El Hombre de Dos Mundos. De lo contrario sería más recomendable darle una oportunidad al volumen ilustrado por Ferry.

16 Comments
Antiguos
Recientes
Inline Feedbacks
View all comments
Xavier Blasco Grau
Xavier Blasco Grau
16 febrero, 2007 10:56

Bueno, pues yo discrepo con vosotros. Esta miniserie la leí cuando la publicó Zinco y hace escasos días me he comprado la edición de Planeta y al volverla a leer me reafirmo: está de p… madre.
Para gustos, colores.

WWfan!
WWfan!
16 febrero, 2007 10:59

Ni caso. El tebeo es muy bueno y mejor que el de Ferry, aunque Ferry sea actualmente el mejor dibujante en el mercado norteamericano.
El que la temática sea más oscura o más fantástica no debe empañar o ensalzar un guión más que digno de un guión del montón. Porque el de Ferry debería comprarse como ejemplo de cómo un gran dibujante saca jugo de cualquier cosa, como un gran director de cine capaz de sacar jugo de la historia más mala del mundo.

Y los niños de Kubert hacen su mejor trabajo, precisamente por estar aún cercano a las enseñanzas de su padre.

WWfan!
WWfan!
16 febrero, 2007 11:03

Y conste que yo tengo comprado hasta el Archives de Adam Strange. Vamos, que no es que me importe una mierda el personaje y por ello no me choque el cambio de registro.

Antoño Retoño
Antoño Retoño
16 febrero, 2007 11:16

No puedo hablar por este tomo en cuestión porque no lo he leído, pero el de Diggle no me parece del montón.

Así que siguiendo la tónica anterior: ni caso a WWFan! El tomo escrito por Diggle es mucho más que dibujos bonitos de Ferry.

Sergio Robla
Admin
16 febrero, 2007 11:35

el de Diggle no me parece del montón

He oído mucho esas palabras, pero aún no he oído que nadie enumere sus virtudes.

rorschach
rorschach
16 febrero, 2007 12:05

A mí el Adam Strange de Diggle no me gustó mucho.

Tiene un comienzo fantástico, pero acaba aburriendo a las ovejas.

En lugar de la Space Opera que nos venden, tenemos un «yo mi me conmigo» espacial.

A lo mejor el tebeo en sí no está tan mal, pero desde luego no le saca el provecho ni le hace justicia al personaje.

Y aunque los dibus de Ferry son cojonudos, tampoco me parece adecuado aplicar esa técnica en este tebeo en concreto.

Que parecen los Osos Amorosos en el espacio.

Antoño Retoño
Antoño Retoño
16 febrero, 2007 12:11

«He oído mucho esas palabras, pero aún no he oído que nadie enumere sus virtudes.»

Me leí el tomo hace año y medio, y mi memoria pez no da para enumerar nada; sólo puedo decir que disfruté mucho leyéndolo, y que me encantó la sensación de aventura cósmica frenética que transmite.

Xavier Blasco Grau
Xavier Blasco Grau
16 febrero, 2007 14:14

Cada cual tiene su opinión, siempre respetable, pero creo que no hay color. El Adam Strange de los Kubert es una pasada. Y me gusta sobremanera ese oscurecimiento del personaje, casi deconstruyéndolo para hacerlo emerger de las cenizas. Me parece que tiene un tono mucho más adulto, y eso por no mencionar otras evidentes virtudes, como el conseguido look-homenaje al Flash Gordon de Raymond…
Es una pasada. Muy recomendable.

WWfan!
WWfan!
16 febrero, 2007 14:36

>>>parece estar escribiendo una obra de Vértigo con Adam por el mero capricho de hacerlo.

Pues lo que yo digo que haya más caprichos.
Si el problema que veo está en que todo tiene que estar limitado.
¿Quién diría tras ver la luminosa serie de Batman que se escribiría algo tan oscuro como el DK1?.
Que hagan más caprichos.
Y luego si salen bien, cojonudo.
Y si sale mal, pues al menos se intentó.
Pero decir A en la primera viñeta, B en la segunda y C en la tercera, pues para eso no nos compremos nada nuevo.

Sputnik
Sputnik
Lector
16 febrero, 2007 15:13

Me ha gustado leer el Adam de Diggle/Ferry, aunque bien es verdad que contra el final (en una reseña anterior de este cómic se apuntaba que quizás por la llegada inminente de Guerra Rann-Thanagar) se vuelve confuso y hasta peñazo. Sin embargo me gustó mucho, y el dibujo de Ferry, que en realidad nunca me acabó de convencer, me parece que queda como Dios, dándole el aspecto de Space Ópera que alguien apuntaba por ahí.
Ahora me leeré este de «hombre entre dos mundos» para ver que tal.

x-ternon
x-ternon
16 febrero, 2007 17:47

Yo por razones de presupuesto no me he comprado el tomo de los Kubert, pero es curioso que a mi la imagen del Adam Strange de Ferry, también me ha recordado mucho al Flash Gordon de Raymond

lucas
lucas
17 febrero, 2007 5:09

el oscurecimiento del personaje no es cosa de los autores de esta miniserie, sino de alan moore quien durante la saga espacial de la cosa del pantano plantea la mayoria de las vueltas de tuerca al origen y motivaciones de adam strange que se exploran en esta miniserie. lo mismo ocurrio con the demon que posteriormente a que lo utilizara moore saldria la mini de matt wagner.

rorschach
rorschach
17 febrero, 2007 10:22

Por cierto. ¿Hay alguna página donde se traduzca el idioma rannariano inventado por Moore?