X-O Manowar vol. 5: En guerra con Unity

Por
6
584
 
x-o-manowar-vol-5

Edición original: X-O Manowar #’s 19-22 USA (Valiant).
Edición nacional/ España:.
Guión: Robert Venditti.
Dibujo: Cay Nord, Vicente Cifuentes, Trevor Hairsine.
Color: Ulises Arreola.
Formato: Rústica, 112 páginas.
Precio: 12 €.

 

Si la semana pasada reseñábamos aquí mismo el primer tomo de Unity, hoy vamos a proceder a hacer lo mismo con la otra parte de esa misma historia, la que se cuenta en el quinto volumen de X-O Manowar. Y es que habemus crossover entre ambas colecciones, pero (como no dejo de repetir cada vez que hable de la editorial Valiant), afortunadamente estos eventos surgen de forma orgánica, siendo construidos poco a poco de forma que su aparición resulte la consecuencia lógica de lo contado, lo que el relato mismo pide dado que los personajes de la casa viven en un universo ficticio compartido. Es importante resaltar que conviene acercarse a los tomos del crossover en este orden, primero el de Unity y luego el de X-O Manowar, pues si no la lectura puede resultar algo confusa.

Recapitulemos: Aric de Dacia es un visigodo del siglo quinto de nuestra era que fue abducido por alienígenas. Consiguió escapar de su cautiverio obteniendo la poderosísima armadura Shanhara, una reliquia venerada por los extraterrestres que le tenían esclavizado a él y a muchos más especímenes provenientes de toda la galaxia, incluyendo a un nutrido puñado de compatriotas del Dacio. Sin embargo al regresar a la Tierra, por efectos del viaje superlumínico se encontró con que en ésta había pasado más de un milenio y medio desde su marcha. Su mundo no era el que él conocía, sino el nuestro. Tras el impacto inicial y varias escaramuzas, Aric volvió al espacio a liberar a los descendientes de sus compañeros: sí, los descendientes, ya que para los originales habían pasado también siglos por esos efectos de viajar por encima de la velocidad de la luz y la ley de la relatividad, y lógicamente hace mucho que habían muerto. Los antiguos esclavos aclamaron casi (casi) unánimemente a su libertador como su rey, cogieron un navío espacial y se dirigieron al hogar de sus ancestros, la tierra prometida de la que su monarca les habla. Nuestro mundo. Para concretar, la región que habitaban Aric y sus compañeros cuando fueron abducidos, Dacia, como hemos comentado. Solo que Dacia hoy por hoy viene a coincidir con la nación de Rumania.

Con mentalidad de visigodo y una nave espacial alienígena cargada de armas avanzadísimas, Aric y los suyos tomaron su antigua patria como saben: por la fuerza. Y las superpotencias se empiezan a poner nerviosas ante esta repentina alteración del mapa geopolítico que ha llevado a cabo un nuevo jugador del que nadie sabía. Las cosas se van calentando en la diplomacia internacional y salas de guerra de cada país, y puede darse una reacción en cadena que acabe en conflagración termonuclear.

Pero como decíamos, esto no es estrictamente el mundo real, sino que aquí viven superhumanos que aparecen en otras series. Y uno de ellos, el importantísimo magnate japonés Toyo Harada (¿villano? en Harbinger), uno de los psiots más poderosos de la Tierra, ya sufrió de niño las consecuencias de un bombardeo atómico cuando Estados Unidos dejo caer aquella bomba sobre Hiroshima. Y no tiene ninguna intención de permitir que algo así vaya a suceder de nuevo; mucho menos que sus meticulosos planes para mantener y aumentar su enorme influencia en los poderes fácticos del mundo queden arruinados por la alteración de todo el panorama que puede generar la aparición de unos salvajes que conquistan un país entero en tiempo record con cañones de rayos, robots tripulados…y un líder que posee una armadura tecnológica que le otorga a su vez un poder personal gigantesco.

XO_019_PULLBOX_SEPULVEDA20a20bXO_021_COVER_DAVISXO_022_COVER_LAROSAXO_022_VARIANT_CONRAD

Así, como es lógico veremos en este tomo la perspectiva de Aric y los suyos de lo que vimos en el que debutó Unity, el supergrupo estilo JLA del universo Valiant. Es una curiosa circunstancia esta en la que el protagonista vendría a desempeñar el papel del villano de la historia si estuviésemos ante un enfoque superheroico mas tradicional. Pero no solo es que las cosas pretendan ser algo más grises, menos maniqueista, en lo que publica Valiant, sino que además, claro, siendo su propia serie empatizamos algo más con Aric. De ese modo nos duelen más las traiciones que siente que le hacen Ninjak y Gilad, antiguos aliados suyos a los que Harada ha reclutado. Y las pérdidas que sufre nos duelen también en mayor medida, al igual que las ignominias a las que es sometido.

Robert Venditti, a pesar de que la premisa que ha concebido siga antojándosenos inverosímil (cuesta creer que unos cuantos barbaros, por mucho que tengan todo ese poder respaldándoles conquisten todo la extensión de un territorio nacional y a pesar de su número lo mantengan en su poder; de hecho parece que Rumanía se limite a un sola ciudad) la desarrolla de forma casi impecable. Vemos por ejemplo los choques del bienintencionado pero equivocado Aric con su propia gente, y se invierte la segunda mitad del tomo en hacer que ese detalle final que nos pareció tópico y decepcionante en Unity, aquí, con más espacio para desarrollar, cobre mucho más sentido. El apartado gráfico es de alto nivel, con Cary Nord desplegando talento y Vicente Cifuentes acabando sus bocetos de manera rotundamente solida en las tres cuartas ultimas partes del tomo. El más a menudo discutido Trevor Hairsine se encarga de los flashbacks históricos, y la verdad no desentona para nada en tal labor. Ya hemos comentado a menudo que su dibujo suele parecer algo vago, inacabado; buscado o no el efecto, encaja perfectamente con la naturaleza fluida y borrosa que suelen tener los recuerdos. No estoy seguro de que esto sea una alabanza hacia Hairsine, pero aunque pueda ser por casualidad, el resultado final parece muy apropiado.

Como valor añadido para los seguidores de las publicaciones de la editorial, este arco argumental cambia de forma sustancial el status quo de la serie, concreta el de la de la importante Unity, y tiene cierto impacto en el del mundo ficticio compartido por los personajes de Valiant. Un mundo que empezó siendo casi idéntico al nuestro y que poco a poco y con historias como esta, va divergiendo de él cada vez más, creando un interesante entorno de ficción con cierta madurez en sus planteamientos.

  Edición original: X-O Manowar #'s 19-22 USA (Valiant). Edición nacional/ España:. Guión: Robert Venditti. Dibujo: Cay Nord, Vicente Cifuentes, Trevor Hairsine. Color: Ulises Arreola. Formato: Rústica, 112 páginas. Precio: 12 €.   Si la semana pasada reseñábamos aquí mismo el primer tomo de Unity, hoy vamos a proceder a…
Guión - 7
Dibujo - 7
Interés - 7.5

7.2

Vosotros puntuáis: 9.8 ( 1 votos)

6
Déjanos un comentario

Please Login to comment
2 Comment threads
4 Thread replies
0 Followers
 
Most reacted comment
Hottest comment thread
3 Comment authors
Sergio AguirreDolgarsilAlejandro Ugartondo Recent comment authors
Recientes Antiguos
Alejandro Ugartondo
Autor

Yo cometí el error de leer este tomo antes que el de Unity y la verdad es que había muchas cosas de las que no me enteraba. Yo creo que para enterarte de toda la historia hay que leer los dos tomos, empezando por el de Unity. En cuanto a independencia de líneas argumentales me pareció mejor llevado el crossover Harbinger Wars, aunque si se seguían todas las series acababa siendo un poco repetitivo.

Dolgarsil
Lector
Dolgarsil

Alejandro gracias por el aviso,ya se que primero el de Unity y luego el del amigo Aric!

Dolgarsil
Lector
Dolgarsil

La verdad que las colecciones de Valiant estan siendo de lo mas entretenido en el mundo del comic superheroico ultimamente;no inventan la polvora pero son de lo mas fresco.Yo personalmente sigo X-O Manowar,Bloodshot y Harbinger y encantado de la vida.Supongo que probare en el futuro con Ninjak y alguna mas ademas de Unity que caera si o si

Dolgarsil
Lector
Dolgarsil

Sergio la reseña fenomenal como siempre nos teneis acostumbrados.El unico pero es que observe que tanto en esta reseña como la de Unity confundisteis al bueno de Gilad con su hermano Ivar no?Vamos es una tonteria y solo por ponerme quisquillosillo(jejeje)