Valiant 26. Reseña: Ninjak #1, por Jeff Parker y Javier Pulido

Este mes, en la sección dedicada Valiant Comics, toca hablar del primer número de la nueva serie de Ninjak por Jeff Parker y Javier Pulido

Por
2
1047

Sí, volvemos a la sección Valiant cuando no hace ni un mes de la anterior, esta vez sin ninguna noticia y solo para la reseña de un número, pero ¡vaya número! Realmente me he visto en la obligación de hablar de este cómic porque ha resultado una obra tan especial que no era capaz a esperar. Espero que se acerquen a él y lo disfruten tanto como yo. Vamos a ello. Enter the…

NINJAK #1, por Jeff Parker y Javier Pulido

Ya de por sí el comienzo de una serie de Ninjak es motivo de alegría pero hoy más, pues este cómic no solo nos devuelve a las aventuras de uno de los personajes más importantes de Valiant sino que nos devuelve también la fe en la editorial, que demuestran querer seguir una línea que apueste por obras diferentes a las de las dos grandes y con mucha calidad. Sí, el trabajo de Jeff Parker y Javier Pulido en este cómic es atrevido y muy bueno, siguiendo la estela de un personaje que en realidad ha tenido una trayectoria muy interesante desde que se reinventó Valiant hace ya nueve años. Bueno, tanto exactamente no, recordemos que este personaje, que fue creado en 1993 por Mark Moretti y Joe Quesada, tardó un tiempo en tener su serie propia. A pesar de ser uno de los personajes que más éxitos cosechó a principios de la década de los noventa, cuando Valiant volvió a renacer en 2012, partiendo de cero, Ninjak hacía apariciones puntuales en diferentes series (X-O Manowar o Unity) y no fue hasta tres años después cuando se apostó por su serie regular, escrita por Matt Kindt con un plantel de dibujantes variados y que llegó a durar 27 números. Todos ellos publicados en España, al igual que su siguiente serie, titulada Ninja-K, que parte de una idea de Kindt que desarrolla Christos Gage también con unos cuantos dibujantes muy interesantes. Así que el listón estaba alto, llevábamos unos años sin saber nada del personaje y con solo un número y el dúo formado por Jeff Parker y Javier Pulido demuestran estar a la altura sobradamente.

Lo primero que llama la atención al abrir el cómic son los créditos, con un “Jeff Parker y Javier Pulido, words and art” vemos que prescinden de la típica división entre guionista y dibujante, lo que suele implicar una relación más estrecha que la de estar ante un guion dibujado. A ver, en realidad la separación guion y dibujo pocas veces se da, el cómic es un medio muy colaborativo, en el que los trabajos se desarrollan gracias a una relación orgánica entre los diferentes artistas. Así, excepto encargos más puntuales, unos se meten en el trabajo de otros para llegar a algo con lo que todos estén contentos a un nivel artístico, incluyendo en el saco a coloristas, rotulistas… precisamente Javier Pulido aparece acreditado también como rotulista junto a Dave Sharpe, lo cual hace patente la involucración del dibujante canario en todo el proceso creativo de esta obra. Para el artista que ha trabajado con personajes como Spiderman, Robin o Batgirl y series impresionantes como Blanco Humano, por poner algunos ejemplos, esto no parece un simple encargo, su involucración en todo el proceso es total y su sello personal está presente en cada viñeta de esta obra de arte.

Javier Pulido siempre ha destacado por una narrativa impecable, sin miedo a salirse del mainstream para jugar con las páginas, da igual que se trate de superhéroes creados para una empresa, es capaz de llevarlo todo a su terreno e imprimir un aire único. Pero es que en Ninjak vemos un artista que sigue evolucionando y probando nuevas ideas. Todas las páginas son espectaculares, da igual que elija una división de viñetas más clásica o que rompa con las estructuras habituales, siempre consigue transmitir a la perfección las emociones, la acción y el movimiento, con lo que a Ninjak que sienta de maravilla. Pero es cierto que cuanto más juega, cuando rompe y se lanza con páginas diferentes más gana el cómic. Solo hay que ver las primeras páginas y la forma en que maneja las viñetas, en diagonal y dibujando las caras partidas por la mitad, mostrando un control magistral del tiempo narrativo gracias a las diferentes expresiones faciales, de manera que el lector es partícipe de la conversación que mantienen los personajes como si estuviera allí mismo.

A todo esto hay que añadir el color. Javier Pulido ejerce de colorista, cosa que no es muy habitual (personalmente solo recuerdo verle en esta faceta tan completa en la serie de AWA llamada ET-ER que salió el año pasado y que podéis disfrutar gratis en su página web). Que el propio dibujante haga el color le da un aire más personal, sobre todo porque las tonalidades escogidas para este cómic son muy viscerales, fuertes y llamativas, al igual que el dibujo. Por si fuera poco está también la rotulación, donde el artista no duda en meter pequeños dibujos en los cuadros de narración muy útiles y que a un nivel visual resultan un experimento apasionante, o jugar con las letras de las onomatopeyas como recurso para contar ciertas escenas de lucha, donde un sonido y una cara pueden decir más que la simple imagen de alguien disparando.

Ya solo por el dibujo merece la pena hacerse con este cómic, y lo que viene promete seguir deleitando nuestros ojos, pero es también cierto que tiene un personaje muy potente y nos cuenta una historia que se antoja muy interesante. Precisamente una historia que, aunque se puede leer de forma independiente, continúa con lo anterior, es decir, en la conversación inicial de Neville en un pub de Londres ya se ve que Ninjak ha cortado lazos con el MI-6 por lo acontecido con el programa Ninja, ahora es un agente independiente. Esto nos lleva a Turquía, con Colin King infiltrado entre unos islamistas agresivos contra los que no tardará en luchar mientras alguien le está espiando, alguien interesado en sus habilidades como agente libre. La mitad de este cómic nos pone en situación, precisamente para que quien quiera pueda entrar sin leer lo anterior, mientras que la trama girará en torno a que alguien a revelado las identidades de todos los agentes secretos que tiene el MI6 por el mundo y Colin tendrá que decidir de qué lado se pone, si sigue como freelance o vuelve a casa.

Ninjak no lo tendrá fácil pero nosotros sí, pues es una historia que aúna lo mejor del personaje con lo mejor de las historias de espías. Una obra que nadie se debería perder y que apunta muy alto. En unos meses volveremos con esta serie, cuando ya esté completa. De momento podrán disfrutar de este número a partir del día 14 de julio que sale a la venta.

2 Comments
Antiguos
Recientes
Inline Feedbacks
View all comments
brodie
brodie
Lector
2 julio, 2021 9:06

Y así es como se hace una reseña de un cómic que no ha salido a la venta todavía XD