Un vistazo atrás: Day of Vengeance y The Omac Project

Por
0
319

Recientemente Newsarama nos ofrecido entrevistas con los responsables de las miniseries previas a Infinite Crisis. Haremos un repaso rápido de las mismas para saber exactamente cómo han quedado las cosas. Comentar el resultado final de las mismas va a constituir un SPOILER, a veces más, a veces menos, pero siempre spoilers. Avisados estáis.

Bill Willingham afirma que su experiencia en Day of Vengeance ha sido muy buena, pero a mí, personalmente, no me gustaría vivirla. Por lo visto su labor fue la de sastre, parcheando y remendando un argumento que Dan Didio y compañía se dedicaban a agujerear día sí día también. Esto son palabras mías, Willingham lo dice más elegantemente, tanto que dice que se lo pasó muy bien. La idea principal fue que el Espectro se enfrentara a toda criatura mágica del Universo DC, y acabando con un enfrentamiento contra el mago Shazam y la destrucción de la Roca de la Eternidad. A partir de ahí, le dijeron, podía hacer lo que quisiera, sin embargo las instrucciones no cesaron de llegar, y fueron tales como “y mete a Detective Chimp”, o “y que al final Billy Batson caiga al vacío”… Y siendo así desde el inicio al final de la serie, me temo que el resultado final ha sido un horroroso pastiche de magia y puñetazos.

Day of Vengeance #3

Hay cosas buenas, muy buenas, como el primer número, en el cual se nos presenta la nueva Eclipso, con Jean Loring como anfitriona. Asistimos a la transformación de una mujer rota tras los acontecimientos de Identity Crisis, a una criatura venenosa, seducida y seductora, cuyo único deseo es la oscuridad. Convence a un Espectro libre del apoyo de un alma humana para que destruya toda la magia del mundo, y Willingham aparta los pesos pesados de su camino para dejar sitio al Shadowpact, grupo formado por héroes mágicos olvidados. Uno de ellos es Detective Chimp, quien, en contra de lo que uno pudiera pensar, es otro de los puntos fuertes de la historia. Chimp es carismático e ingenioso, de modo que uno se olvida que hay una guerra contra el Espectro y preferiría seguir las humildes aventuras del irreverente chimpancé.

La conclusión final de la historia ha sido ya comentada, y es que la sensación de encargo es grandísima, y el hecho de que el tema principal, el enfrentamiento contra el Espectro, no concluya, no hace sino reforzar la sensación de estafa. De todos modos, es posible que esta haya sido la menos leída de las miniseries de Infinite Crisis… Aprovecho para recordar que en Gotham Central tenemos un tal Jim Corrigan, policía de expediente no muy limpio, que podría volver a encontrarse con el Espectro próximamente…

Las declaraciones de Greg Rucka sobre The OMAC Project son más jugosas, por desgracia, da la sensación de estar justificándose constantemente. La desgracia es, tener que justificarse, ya que aunque inconclusa, esta es una de las miniseries más redondas.

El objetivo de The OMAC Project fue cuestionarse qué significa ser un héroe en el Universo DC, y para ello ha destruído la trinidad formada por Wonder Woman, Superman y Batman. A diferencia de Willingham, Rucka trabajó bien cerca de Geoff Johns para asegurrse de que la historia conducía al lugar donde debía estar al inicio de Infinite Crisis. Y es que la importancia de The OMAC Project no reside en el ejército de OMACs que amenaza todo ser metahumano del planeta (que también), sino en las relaciones entre los héroes, las desconfianzas entre ellos y, a partir de ahora, el temor de la gente hacia ellos. Los buenos no siempre ganan, y muchas veces es difícil ser uno de ellos. La aparición de los nuevos OMACs ha hecho este concepto un realidad muy literal.

The OMAC Project #6

Rucka afirma que la transformación de Sasha Bordeaux en una OMAC de nueva generación la convierte en un ser único, una nueva clase de arma que Brother I preparaba para Maxwell Lord como regalo. La muerte del Rey Negro, hizo que sus protocolos olvidasen todo lo demás y activase todo el ejército disponible, Sasha incluída.

Aún quedan cerca de 200.000 OMACs activos, como se verá en Infinite Crisis. Y Brother I está en paradero desconocido. Según Rucka, sus planes actuales serán revelados en la Crisis.

Rucka está orgulloso de la serie en conjunto. Se muestra firme cuando dice que es algo de lo que se sentirá orgulloso en el futuro, no importa lo que diga la gente. Sin embargo, más de uno la ha criticado duramente en algunos aspectos que he de admitir son muy ciertos: es muy duro ver a los personajes agraciados por Keith Giffen perder toda su magia (me parecen ofensivas las declaraciones de Didio renegando de toda la etapa de Giffen, alegando que todo está fuera de continuidad, incluído el punto de que Maxwell Lord vivía en un cuerpo cibernético); mucha gente se ha quejado de que por mucho que Rucka diga, la serie no es tan independiente como el pretende, y es que no todo el mundo ha seguido su etapa en Detective Comics y, por lo tanto, no todo el mundo sabe quién es Sasha Bordeaux, y nadie comprende por qué este mes Batman besa tanto a Sasha como a Catwoman en JLA (¿intentando acallar ciertos rumores que rondan el blog de Jotace?)

Seguidamente veremos cuál ha sido la valoración final de The Return of Donna Troy y Rann-Thanagar War. Una de cal y otra de arena…

0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments