ULTIMATE FANTASTIC FOUR: LA TUMBA DE NAMOR

Por
15
586

Edición U.S.A.: Ultimate Fantastic Four núms. 24 a 26: Tomb of Namor (diciembre de 2005 / febrero de 2006); Marvel Cómics.
Edición España: Ultimate Fantastic Four núms. 12 y 13 ( junio / julio de 2006); Panini Cómics.
Guión: Mark Millar.
Dibujos: Greg Land.
Entintado: Matt Ryan.
Color: Justin Ponsor.
Formato: revista de 48 páginas.
Precio: 3 €.

Inevitablemente, tenía que suceder. El Hombre Topo, El Dr. Muerte, Annihilus o El Pensador Loco, personajes clásicos de Los 4 Fantásticos, ya habían desfilado por las páginas de esta versión definitiva de “La Primera Familia de Marvel”, de modo que sólo era cuestión de tiempo que el guionista de turno se decidiera a recuperar al monarca de los atlantes.

Namor fue creado en 1939 por Bill Everett para Funnies, Inc., aunque posteriormente sus aventuras serían publicadas por Timely Comics, germen de lo que más tarde se convertiría en Marvel Comics. Desde 1962, este atípico y ambiguo personaje, unas veces héroe, otras villano, está íntimamente relacionado con los 4F, ya que fue precisamente en el # 4 de Fantastic Four donde se consumó su retorno. En el citado número, Johnny Storm encontraría en un albergue al atlante de orejas puntiagudas y diminutas alas en los tobillos, camuflado bajo el aspecto de un vagabundo normal y corriente, debido a una suerte de amnesia transitoria. El resto es Historia Marvel: Namor pasaría a desempeñar un papel recurrente dentro de la colección, apareciendo de cuando en vez para amenazar a los humanos por invadir su territorio, o flirtear por enésima vez con La Mujer Invisible, provocando los inevitables celos en un Reed Richards que demasiado a menudo desatiende a su mujer para centrarse en el más estrambótico de los experimentos.

SINOPSIS: “La guerra entre Atlantis y Lemuria tuvo como consecuencia directa el encarcelamiento del poderoso Namor. Siglos más tarde, una expedición científica comandada por un miembro de la familia Storm, acompañado de Los 4 Fantásticos al completo, está a punto de sacar a la luz los restos de tan antigua civilización, aunque durante el proceso provocarán el despertar del más famoso de los atlantes.”

Pedante, altivo, arrogante, engreído, pagado de sí mismo, aunque noble, valiente, y osado. Un personaje lleno de contrastes que a priori podría parecer perfecto para que Mark Millar ofreciera algo interesante a los lectores de Ultimate Fantastic Four, pero por desgracia no ha sido así. Vaya por delante que me encantan Los 4 Fantásticos, y que en los últimos años Millar ha firmado algunos de los cómics que más me han sorprendido (The Authority, El Elegido, Se Busca, Ultimate X-Men, The Ultimates,…), pero da la sensación que el guionista escocés no ha estado especialmente inspirado durante ésta, la que es su segunda etapa en la colección. Y es que no está de más recordar que los primeros números de Ultimate Fantastic Four estaban guionizados por Brian Michael Bendis y el propio Millar, aunque éste reconoció no estar satisfecho con su aportación a la obra, por lo que, con el beneplácito de los responsables de 2La Casa de las Ideas”, se empecinó en darse una segunda oportunidad.

Si bien es cierto que durante esta etapa se aportan ideas interesantes, muy pocas legan a buen término, siendo la más destacada la creación de la versión zombie de varios personajes Marvel durante el arco argumental titulado Cruce, a la que tanto jugo le ha sacado Robert Kirkman. La Tumba de Namor es un ejemplo sintomático de la frialdad que desprenden las páginas de cada cómic que integra esta etapa, debido tanto a los tibios guiones de Millar, como al estático dibujo de Greg Land.

En esta ocasión, el guionista se limita a narrar de nuevo lo que tantas veces hemos leído: el enésimo enfrentamiento entre Namor y los 4F. ¿Qué se trata de una característica compartida por todos los títulos pertenecientes a esta línea? Efectivamente, pero la anterior aseveración es tan cierta como que hasta ahora, aunque con mayor o menor grado de fortuna, cada autor se las había apañado para aportar su toque personal a estos revivals: desde Bendis hasta Vaughan, pasando por Kirkman, Carey, e incluso el propio Millar. No sucede lo mismo en este caso, pues nos encontramos con la misma situación de siempre: “Aparición de Namor, pelea con los 4F, el atlante flirtea con Sue, Reed se enoja, nueva pelea con los 4F, etc…”. La única novedad introducida se refiere al hecho de que

Aviso de Spoiler

en esta versión, Namor no es el monarca legítimo de Atlantis, sino un criminal con ansias de poder, encerrado por sus fechorías.

Por otra parte, uno de los acontecimientos más significativos que tienen lugar en esta saga es tratado de un modo anodino, anticlimático, totalmente discordante con la supuesta carga emocional que se le presupone y, dicho sea de paso, carente de toda lógica y racionalidad. Me refiero a

Aviso de Spoiler

la reaparición de Mary Storm, madre de Sue y Johnny supuestamente fallecida. Pues bien, Millar se saca de la manga una excusa que roza lo absurdo para recuperar a este personaje: su desaparición durante los 10 últimos años se debía al hecho de estar participando en una investigación ultrasecreta que finalmente obtuvo sus frutos con el descubrimiento de la Atlántida, proyecto por el que renunció tanto a sus hijos como a su marido. Si esto ya es extraño, no lo es menos el desarrollo de las escenas donde tienen lugar estos acontecimientos, donde Mary reconoce que decidió regresar cuando se percató de que la nueva condición de sus hijos podría ayudarle a llevar a buen término su proyecto, no por añoranza o remordimientos. Ante esta confesión, Sue se limita a padecer un berrinche que apenas le dura un par de páginas. En fin…

En cuanto a Greg Land, da la sensación de que su estilo (a su estilo actual, me refiero, pues poco o nada queda del dibujante que ilustró Batman: el Anillo, la Flecha y el Murciélago) podría ajustarse mejor a otro tipo de proyectos: números unitarios, novelas gráficas, o miniseries, como por ejemplo La Canción Final del Fénix, donde sus detallados lápices, de indudable belleza, encajaban mejor con el tono y contexto de la obra. En este caso, parece empeñado en ofrecernos una versión fashion de los personajes, más propia de una serie juvenil de la MTV que de un cómic. Pero como bien demostraron Adam Kubert, Stuart Immonen, o Pasqual Ferry en la etapa de la que actualmente se encarga junto a Mike Carey, a una colección como ésta le sienta mucho mejor un estilo, más suelto, dinámico, expresivo y enérgico, no encorsetado por la necesidad (o voluntad) de plasmar rasgos, facciones y poses de un modo literal.

En definitiva, una profunda decepción, pues siempre cabe esperar más de un guionista como Millar, y de un título antaño ameno y divertido como Ultimate Fantastic Four, que al menos en anteriores etapas (y en el primer arco argumental realizado por este equipo creativo) garantizaba una lectura amena.

Enlaces a anteriores reseñas de la colección publicadas en Zona Negativa:

Ultimate Fantastic Four: Lo Fantástico.
Ultimate Fantastic Four: Muerte.
Ultimate Fantastic Four: Zona-N.
Ultimate Fantastic Four: Cruce.

Un saludo y hasta la semana que viene! (eso espero)

15 Comments
Antiguos
Recientes
Inline Feedbacks
View all comments
Galván
Galván
20 enero, 2007 14:02

Gracias a Dios que no estoy de acuerdo.

pater
20 enero, 2007 15:28

si, las historias de Millar en esta etapa pueden resultar un poco frías y superficiales, pero en mi opinión le dan ese toque aventurero made in hollywood que destila toda la linea Ultimate… y el dibujante, si bien resulta estático (como todos los que se agarran al “estilo fotorealista”) hace que el comic luzca mucho y que te quedes mirando a Sue un buen rato 😛
Estos Ultimate 4 Fantásticos de Millar no tienen trasfondo, no tienen “miga”, solo son aventuras producidas veladamente por Jerry Brukheimer, que no es nada malo si lo que se busca es justamente eso, pasar un rato entretenido sin comerte la cabeza con tus personajes favoritos.
Y la versión zombie de los 4 F me parece genial, todo sea dicho 🙂
un abrazo!

^Geist^
^Geist^
20 enero, 2007 16:19

pues yo debo ser más rara que un perro verde..

me ha gustado más esta versión de Namor que la de siempre….

En general, me estan gyustando mucho todas las sagas de los $F Ultimates.. la del pensador loco por ejemplo es genail y ni que decir (o lo bien que me lo pase…) de loszombies.. espero que saquen pronto la limitada esa de lo superheroes Zombies…

Venom X
Venom X
20 enero, 2007 19:04

A mi Land no me gusta demasiado como dibujantes,ademas la saga del Presidente Thor…buff..

Darío
Darío
20 enero, 2007 22:39

No estoy de acuerdo en lo más mínimo con esta reseña. Me está encantando esta etapa de Millar y Land.

samanosuke
20 enero, 2007 22:52

La estancia de Millar en la colección es aburrida a más no poder. No ha conseguido hacerse con una serie que, desde sus principios es, con diferencia, la más desaprovechada de toda la línea. Una pena, viendo los nombres de quiénes por ella han pasado, con mucha pena y ninguna gloria.

Lo único que merece la pena de esta etapa: los zombies y la Sue de Greg Land. 😛 Que, por otra parte, debería dar algunos cursos de dibujo (estaticismo, narración nula, etc, etc).

AT
AT
21 enero, 2007 1:29

A mi la etapa Millar me está gustando lo justo, no me ha decepcionado tanto como pone en la reseña pero el nivel está por debajo de lo espero, aunque claro, estoy leyendo arcos arguemntales completos y del tirón, y quizas por eso me está gustando más.

Por cierto, ¿Alguién ha leido los números de Carey?¿Que tal lo está haciendo?

^Geist^
^Geist^
21 enero, 2007 15:16

dejando a parte el dibujo de Land.

Ver a Namor como un delincuente, más que como un principe, me encaja más con el personaje y su afan por conquistar el mundo de la superficie….. aqui esta claro…quiere la superficie por que es un delincuente.. (que además le da en todos los morros a Red, besuqueando a Sue… en la Marvel normal, Namor, besa a Sue, cuando Red, o no esta o no los ve…)
El Thor presidente, con Ben siendo el unico humano. Vamos, que a Ben no le hacen falta ,los poderes y que ser de piedra solo es circuntancial, como bien se ve al final, es un heroe por si mismo, no por ser pedrusco o no. A parte de los viajes en tiempo (red se ve a si mismo, en el futuro, y luego en el pasado, para decirse que evite hacer nada y que las cosas sigan su curso..)

Creo, que la culpa de que parezcan fotogramas, se debe más a Land, que al propio guionista. Land ( y tambien lo digo de la colección de Phoenix’s end) tiende ha cortar la acción, salvando las distancias me recuerda a Hughes, como portadistas son muy buenos pero a la hora de usar las viñetas para capturar la acción… bueno creo que, sobre todo en el caso de Land, la cosa deja algo que desear.

Aún y así, visto como si fueran fotonovelas, enganchan lo suficiente como para que guste a muchos, aunque a otros no les haga gracias esa stop-motion en las imagenes

Rafa Honrubia
Rafa Honrubia
21 enero, 2007 19:57

Buenas
A mi la etapa de Millar y Land me parece muy buena en cuanto a guiones y más que interesante en los dibujos ¿Que hay poco dinamismo? Sí
La nueva etapa de Carey/Ferry es horrible en los guiones y espantosa en los dibujos ¿Que sería de Ferry en esta serie sin un colorista competente pero sobrecargado como el que le echa una (y dos) manos en los cinco primeros números de su ciclo (que espero sea corto)?
Nos vemos

The Dillinger escape plan
The Dillinger escape plan
22 enero, 2007 9:35

“Respeto mucho vuestra opinión, pero me parece uno de los trabajos más flojos que Millar ha hecho en su carrera”

Si,pero aun asi esta en este trabajo un poco por encima de muchos guionistas,lo que pasa es que como tu bien dices,Millar ha estado pariendo joya tras joya y cuando baja un poco el nivel pues se nota,le exigimos mucho.

y respecto a Land… pues muy buen dibujante.Ross tiene,para mi,el mismo defecto (estatico) y dicen que es de lo mejor…..
ademas parece que puede hacer un comic mensual,si Hitch intentara hacer lo mismo a ver como lo dibujaria.

xandar
xandar
23 enero, 2007 1:17

un comic es lo q es : estatico. da igual q el dibujante haga muchas lineas de dinamismo , intentando en vano q el dibujo cobre vida , pues no lo consigue en ningun momento , ninguno de ellos. asi pues alguien como land o hughes q dibujan tal y como habitualmente lo hacen (limpios y bien , como si fueran fotografias llenas de realismo) , los prefiero cien mil veces a un dinamismo embarrullado y sucio como el de jae lee , por poner un ejemplo.
si quereis viñetas dinamicas , en las q reseñen paso a paso como un brazo se mueve en el aire hasta golpear un menton (uffff) el señor land no es vuestro tipo… dejad de comprarlo.