Tiempos precarios

La autora italiana Flavia Biondi nos sumerge en el ambiente colegial de la ciudad de Bolonia donde un grupo de jóvenes lucha contra la precariedad laboral y contra sus inseguridades sentimentales. Son personajes llenos de matices que la autora italiana retrata con ternura y precisión.

Por
0
972

Edición original: La Giusta Mezura (Bao Publishing. Noviembre, 2017)
Edición nacional/ España: Tiempos precarios. La Cúpula. Octubre, 2020)
Guion: Flavia Biondi
Dibujo: Flavia Biondi
Formato: Rústica con solapas, 164 páginas
Precio: 16’90€

La piel de Bolonia muta con capas de pegamento. Manifiestos. Grafitis. Pegatinas. Flyers. Frases terribles acerca de la muerte y ensayos sobre la vida. Revueltas armadas y rebajas al 70%.

Superar la difícil transición que va de la juventud a la edad adulta y encontrar la etérea fórmula que permite que las parejas que se aman puedan superar la rutina, el declive de la pasión, el inevitable desgaste del tiempo. Estos son los dos focos de atención que la italiana Flavia Biondi nos ofrece en su última obra Tiempos precarios.

El título en italiano es mucho más preciso y nos ofrece muchas más pistas; La Giusta Mezura. De esto se trata, según Biondi, de saber encontrar el equilibrio, los ritmos, la armonía de cada pareja porque lo de enamorarse ha sido fácil, lo complejo viene después.

Mia vive junto a Manuel, su pareja, en una habitación de un piso compartido con cuatro personas más. Todos rondan la treintena, todos han pasado por la Universidad de Bolonia y todos están intentando sobrevivir en medio de una era de inseguridad económica y laboral, en plena crisis económica, en unos tiempos precarios. Bueno, todos menos Ferrero del que no se sabe nada puesto que apenas sale de su habitación…

La obra se centra en un trio protagonista, en Mia que ha estudiado Bellas Artes y quiere ser escultora. Desde que ha dejado la carrera compagina su vocación con trabajos mal pagados de dependienta o teleoperadora y acaba de dejar el último. Manuel que sueña con vivir como escritor mientras trabaja en una pizzería. Su novela medieval está funcionando bien en internet pero claro, no cobra nada por publicarla. Y finalmente Tito, el amigo de Mia y su confidente, que admira a Manuel y que intenta aportar algo de cordura a las inquietudes de la protagonista.

Biondi nos ofrece un relato costumbrista, sazonado levemente con humor y que desprende ternura por los cuatro costados. Sabe seguir a sus personajes sin juzgarlos, conoce sus circunstancias, sus aspiraciones y sus dificultades que nos muestra sin estridencias ni demagogias. Los conflictoss de la pareja protagonista son creíbles y están explicados con precisión y empatía. También sus alegrías.

El otro argumento que subyace en esta novela gráfica es la situación económica y social que atraviesan actualmente los jóvenes europeos. La terrible contradicción que existe entre sus aspiraciones y las oportunidades reales que se encontrarán después de formarse. Unas dificultades que les impiden vivir de manera estable, formar una familia del tipo que sea e intentar luchar por su sueños, aunque al final fracasen. Porque lo que nos cuenta Flavia Biondi es que la mayoría no tiene ni la opción de intentarlo.
Como explica Mario de manera muy expresiva: “Durante mis años de estudio, cuando decía que quería escribir, me decían: Inténtalo, créetelo, invierte en tus sueños, ¡Aguanta! Pero cuando me licencié, todo se convirtió en: Busca un trabajo seguro. La escritura en tu tiempo libre. Hay crisis. (…) ¿Para qué toda aquella ilusión? ¿Por qué no me decían directamente: Hazte cartero, imbécil?

Y sin embargo tanto Mario como Mia siguen luchando por sus metas y parece que las cosas mejorarán. Seguramente este es el aspecto más discutible de la excelente propuesta de la autora italiana; su desenlace. Todo parece querer desembocar en una escena memorable, que no acaba de cuajar y todo parece resolverse demasiado bien – dentro de la famosa precariedad – para dejarnos con una sensación agradable al cerrar el libro. Como si la autora no se hubiese atrevido a “castigar” a sus personajes con opciones, duras y amargas, que suelen ser más reales. Sin embargo, este final no invalida el conjunto, ni mucho menos, y la verdad es que a nadie le amarga un dulce.

La parte gráfica de Tiempos precarios destaca por su madurez y por su atractivo. La artista de Florencia parte de un esquema genérico de cuatro tiras que rellena con una, dos o tres viñetas. A menudo rompe esta cuadrícula para incluir en la plancha una escena principal que complementa con pequeños cuadros de detalle, más descriptivos y para las escenas que recrean algunos pasajes de la novela de Mario usa el formato de la ilustración a doble página con fragmentos literarios inscritos en ella.
La narrativa brilla por su sencillez y por su efectividad. No hay subrayados molestos, ni confusiones; todo está perfectamente explicado sin vacilaciones ni adornos innecesarios.
Su definición de los personajes es magnífica, ya que les otorga a todos un carácter y una personalidad propia. Es curioso constatar la leve influencia de Gipi, en la definición de siluetas y rostros. Sin embargo, Biondi posee un estilo personal y original que combina la espectacularidad del manga de temática femenina con la elegancia y sutileza de la ilustración para novelas juveniles. La elección del bitono, virado a azul, le proporciona al conjunto de la obra un aspecto ligero, casi etéreo, que casa perfectamente con su argumento.

Quizás uno de los aspectos más interesantes de la obra sea la hermosa descripción de la ciudad de Bolonia que la autora hace a lo largo de sus 150 páginas. La historia es típicamente boloñesa porque retrata una comunidad que vive en torno a las facultades universitarias, como se reúnen las personas por necesidad y los lazos afectivos que acaban generando. Se intuyen en la novela gráfica los ritmos frenéticos de los días lectivos y las pausas durante los fines de semana y vacaciones. Como decorado de fondo, la ciudad estudiantil italiana funciona de manera muy orgánica e integrada en la acción y además la autora nos regala con algunos pasajes descriptivos, llenos de poesía y amor, que denotan un profundo conocimiento de la atmósfera y la geografía de la capital de la región Emilia-Romaña.

Flavia Biondi (1988) nació en Castelfiorentino, en la provincia italiana de Florencia. Obtuvo una licenciatura en cómic e ilustración en L’accademia di Belle Arti di Bologna. Junto a siete compañeros de facultad fundó la etiqueta de autoedición Manticora Autoproduzioni para empezar a colaborar en varios proyectos colectivos y donde edita su primera antología con el título de Sindrome (2012). En diciembre del mismo año publica Barba di Perle con la editorial Renbooks.
Tenebre (2013), realizado junto al ilustrador Francesco de Stena, fue su siguiente trabajo publicado por Manticora con la que, además, vuelve a colaborar en otra antología, titulada Feral Children (2014), con un relato sobre niños salvajes. En 2014 publicó L’orgoglio di Leone, una novela gráfica que transcurre en Siena, Roma y Génova y centrada en la temática LGTBI y L’importante è finire (2015), ambas editadas por Renbooks. En 2015 empieza su colaboración con la editorial italiana del perrito, con Bao Publishing, publicando la novela gráfica La Generazione y dos años después estrena, en el mismo sello, La Giusta Mezura que la editorial barcelonesa La Cúpula se ha encargado de traducir al castellano en otoño de 2020. También ha participado como ilustradora y portadista en el proyecto colectivo Le Piccole Morti (2019) realizado por Manticora.

La edición de esta obra por parte de La Cúpula sigue los parámetros de calidad que normalmente nos tienen acostumbrados. El libro es en rústica, de tamaño mediano, cuenta con un papel adecuado y está bien impreso. Incluye en la solapa de la portada una breve biografía de la autora y el precio es muy razonable.

Tiempos precarios se centra mucho más en explicarnos las aventuras sentimentales y amorosas de sus protagonistas que en describirnos el ambiente socio-económico italiano de la actualidad, y eso que ganamos. En esta obra, Flavia Biondi teje una sutil tela de araña con las esperanzas, las emociones y los temores de sus personajes que nos atrapa entre sus redes y nos obliga a implicarnos con ellos, a seguir sus desvelos, a llorar con sus desgracias y también con sus alegrías.
Con Tiempos precarios, la italiana Flavia Biondi demuestra que es una de las grandes autoras del panorama actual del cómic adulto europeo; una artista a seguir y de la que nos gustaría que se editase el resto de su producción. Son los peligros de brindarnos estos regalos, porque inevitablemente queremos más.

Salut!

Edición original: La Giusta Mezura (Bao Publishing. Noviembre, 2017) Edición nacional/ España: Tiempos precarios. La Cúpula. Octubre, 2020) Guion: Flavia Biondi Dibujo: Flavia Biondi Formato: Rústica con solapas, 164 páginas Precio: 16’90€ “La piel de Bolonia muta con capas de pegamento. Manifiestos. Grafitis. Pegatinas. Flyers. Frases terribles acerca de la…
Guion - 8.5
Dibujo - 9
Interés - 9

8.8

Verdadera

Flavia Biondi nos regala una obra hermosa, amable y actual, dibujada de una forma soberbia y fascinante

Vosotros puntuáis: 7.04 ( 5 votos)
0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments