Thunderbolts: La Justicia, Como El Rayo

Por
38
1348

 

Guión: Kurt Busiek & Roger Stern
Dibujo: Mark Bagley & Steve Epting
Edición España: Panini Cómics
Contiene: Tales of The Marvel Universe 1 USA, Thunderbolts Vol. 1 núm. 1-12 USA, Thunderbolts: Distant Rumblings 1 USA y Thunderbolts ’97 USA
Colección: Extra Superhéroes
Formato: Tomo rústica de 392 páginas
Precio: 18,00 €

 

“La justicia, como el rayo, al aparecer a pocos hombres afecta, pero todos la deben temer”

En 1959 Robert Kanigher y Ross Andru crearían para DC Comics la primera versión del llamado Escuadrón Suicida en The Brave and the Bold #25, una cuadrilla de soldados militantes de la Segunda Guerra Mundial que, pese a no tener superpoderes ni habilidades especiales, se enfrentaban y combatían a enemigos con poderes sobrehumanos. Casi treinta años después, en 1986, el guionista John Ostrander, tal vez con por la película Los Doce del Patíbulo de Robert Aldrich en mente, presentaría una nueva encarnación de este grupo que tenía la particularidad y novedad de estar formado por reputados supervillanos contratados como mercenarios por el gobierno de Estados Unidos para llevar a cabo misiones encubiertas que superhéroes como Batman, Green Lantern o Superman nunca se prestarían a llevar a cabo. Llegados a este punto no sorprenderá a nadie si decimos que las dos grandes editoriales estadounidenses, DC Comics y Marvel Comics, a lo largo de su historia han recogido influencias y tomado ideas y conceptos una de la otra, indistintamente, por lo que un planteamiento como el del Escuadrón Suicida no iba a ser menos. Tenemos que llegar a los años noventa para corroborar esto último, cuando dicha década estaba haciendo auténticos estragos en La Casa de las Ideas, por entonces la polémica saga mutante de Onslaugth había tenido consecuencias drásticas y algunas de las cabeceras más importantes de la editorial, las que reunían principalmente a los miembros de los Los Vengadores y Los Cuatro Fantásticos, habían sido reiniciadas y relegadas a “un universo de bolsillo”, como lo califica acertadamente Raimon Fonseca, bajo el sello de la propuesta Heroes Reborn, un renacimiento concebido por personalidades de la talla de Rob Liefeld y Jim Lee. Serían los héroes urbanos como Spider-man o Daredevil y otros como el Doctor Extraño, Hulk y los X-men quienes se librarían de ese mismo trato manteniéndose en la continuidad tradicional de la que habían sido expulsados sus compañeros. Ante el hueco dejado por los héroes desaparecidos un nuevo grupo estaba llamado a ocupar su espacio, los Thunderbolts de Kurt Busiek y Mark Bagley, una nueva serie que cogió desprevenidos a los seguidores marvelitas presentando una serie de desconocidos personajes como eran Ciudadano V, Meteorito, Atlas, Mach-1, Pájaro Cantor y Tecno, cuyas primeras apariciones se producirían en The Incredible Hulk #449, a cargo de Peter David y Mike Deodato, y en Tales of the Marvel Universe para posteriormente pasar a narrar sus aventuras en su propia serie regular. Sería ya en el primer número de esta donde se descubriría el pastel, la gran sorpresa que hacía diferente a esta serie de las demás, los Thunderbolts eran en sí mismos una farsa y guardaban un oscuro secreto, detrás de sus identidades se encontraba realmente la última personificación del clan de supervillanos conocidos como los Amos del Mal liderados por el Barón Zemo y con Piedra Lunar, Goliath, Escarabajo, Mimí Aulladora y El Arreglador entre sus filas.

De esta manera, la versión marvelita del Escuadrón Suicida de John Ostrander tenía por objetivo aprovechar la muerte de los superhéroes a manos de Onslaught para ganarse la confianza de los ciudadanos y la opinión pública estadounidense y así conseguir acceder a los secretos de defensa y seguridad nacional del país como antes lo habían hecho Los Vengadores y Los Cuatro Fantásticos. El juego de dobles identidades, mentiras y traciones había empezado a echar sus primeras raíces. Los Thunderbolts, innegablemente, son personajes herederos de su tiempo, unos años noventa convulsos que muchos recuerdan con escepticismo, decepción e incluso horror. En los primeros números de los Thunderbolts de Kurt Busiek y Mark Bagley podemos encontrar los mismos defectos que en cualquier serie de la época, la prevalencia de la forma por encima del contenido, personajes tecnificados hasta el absurdo y un cierto maniqueísmo simplista en sus historias, pero los autores de esta serie son en este caso concreto una garantía de calidad y eso se deja notar en la evolución de la serie y en el resultado final. Aunque en un principio Kurt Busiek, un guionista que por entonces ya se había ganado cierto prestigio en la industria con obras como la nostálgica Marvels, las entrañables Las Historias Jamás Contadas de Spider-man (que van pidiendo un recopilatorio a gritos) o la primera miniserie de la excelente Astrocity, intenta adecuar su narrativa a la moda noventera imperante subliminando en parte algunas de sus virtudes, como son su talento para la caracterización y el desarrollo de historias alejadas de los tópicos recurrentes del género superheroico, todo eso iría cambiando número a número. Kurt Busiek, con la inestimable ayuda de los lápices de Mark Bagley, cuyo último trabajo destacable en Marvel Comics ha sido junto a Brian Michael Bendis en Ultimate Spider-man, consigue hacerse con las riendas de la serie y retener nuestra atención sobre un grupo de personajes residuales y a priori poco llamativos, a excepción del Barón Zemo, dotándoles de un plástico carisma y un atractivo que muchos de ellos no tenían originalmente. A ello se une un solvente manejo del suspense en el que se mueven todo un popurrí de personalidades encontradas, mejorando la trama cada vez que la acción es más anecdótica en ella, y logrando convertir a los Thunderbolts en una obra de culto de los años noventa, junto al Masacre de Joe Kelly y Ed McGuiness, que ha perdurado en el imaginario de los aficionados marvelitas hasta la fecha.

Respecto a esto hay que destacar capítulos como Thunderbolts: Distant Rumblings, una especie de número cero presente en todas las colecciones de Marvel Comics en aquellas fechas donde se narraba mediante flashbacks sucesos fundacionales del Universo Marvel, o el annual Thunderbolts ´97, episodios en los cuales Kurt Busiek se adentra en el pasado de los personajes retratando sus ambiciones, emociones y aspiraciones de forma certera y precisa, recuperando ese toque personal que le ha hecho despuntar en el medio. El tema de la redención que marcará el devenir de la serie en el futuro de forma casi asfixiante empieza a hacerse presente y los Thunderbolts encuentran su propio camino y entidad después de una génesis casi modélica. Sobre esta base trabajaría posteriormente sus argumentos Fabian Nicieza , sucesor de Kurt Busiek en la serie, que se haría cargo de la colección profundizando en la premisa marcada por este, con un aire clásico que se acabaría por romper en tiempos presentes después de las secuelas dejadas por Civil War. Thunderbolts ha sido una serie que ha vivido muchos cambios y adaptaciones, pero la más importante posiblemente sea la que llevó a cabo Warren Ellis, junto al dibujante Mike Deodato, en su estancia en la cabecera cuando acercó un poco más el concepto de estos personajes al del Escuadrón Suicida de DC Comics y la oscuridad y el perfil psicológico de sus protagonistas, con caracteres tan extremos como los de Norman Osborn, el nuevo líder de estos delincuentes metidos a superhéroes durante esta etapa, Bullseye o Venom, se hizo mucho más punzante y opresiva. Por eso, este puede ser un buen momento para echar la vista atrás y recordar, o conocer por primera vez, como fueron los inicios de este atípico grupo de héroes/villanos y esa oportunidad nos la ha brindado recientemente la editorial Panini Cómics, que empeñada en traernos lo mejor de los noventa a través de su Colección Extra Superhéroes, nos ofrece ahora un tomo recopilatorio con los primeros doce números de la serie regular de Kurt Busiek y Mark Bagley así como el mencionado especial Thunderbolts: Distant Rumblings, con los lápices de un soprendente Steve Epting, el annual de los Thunderbolts de 1997 y la segunda aparición del grupo en Tales of The Marvel Universe. En definitiva, Thunderbolts es la serie que hay que leer para entender los tiempos presentes en los que el cómic superheroico parece haber perdido el norte y cada vez le cuesta más diferenciar a sus héroes de sus villanos, tiempos extraños y violentos, ecos de un pasado donde incluso algunos villanos parecían tener alma y aspiraban a su propia redención.

38 Comments
Antiguos
Recientes
Inline Feedbacks
View all comments
SedueRey
Lector
28 julio, 2011 8:08

Lástima que tenga las grapas, si no sería un fijo, pero fijo fijo fijo.

nenoskoda
nenoskoda
Lector
28 julio, 2011 8:52

Lástima que en España no pudieramos disfrutar de la sorpresa final del primer número. Cuando lo publicaron aquí ya era conocida por todos.
 
Era una buena serie bien escrita y bien dibujada que pero creo que no habría destacado si hubiera sido publicada 10 años antes y que parte del buen sabor que nos dejó a muchos viene del hecho de que era una colección narrada al estilo clásico entre un montón de publicaciones Marvel lamentables.

Erik Lensherr
Erik Lensherr
28 julio, 2011 9:27

es una serie que recoge lo mejor de las series clasicas de Marvel , como los Vengadores de George Pérez o los Defensores de Sal Buscema…clasicos y divertidos

SedueRey
Lector
28 julio, 2011 9:36

, yo ya me cuidé de no comerme el spoiler, sólo leía en la Dolmen (por aquella época) que era imprescindible, que era la hostia, que era algo que tenía que leer sí o sí… lo compré y nada, creo que fueron 60 números de colección los que seguí (hasta que dejaron de ser los ThunderBolts de Nicieza/Busiek y pasaron a ser el experimento raro)
El final del primer número fue un WTF de los que hace muuuuuucho tiempo que no disfruto.

Enrique
Enrique
28 julio, 2011 9:48

Yo sí disfruté de la sorpresa final, porque no la conocía. Y creo que casi nadie en España. Vale que se importaban tebeos americanos, vale que había fanzines y alguna revista de información, pero llegaban a pocos aficionados, y, sobre todo, NO HABÍA INTERNET. Vale, había, pero llegaba a cuatro gatos. Y en ese sentido añoro aquellos tiempos en los que la sorpresa era posible, entre otras cosas porque las editoriales guardaban los secretos hasta el momento de la publicación, que esa es otra.
Otra cosita: el término “universo de bolsillo” no es de Raimón Fonseca, sino un concepto afín a Heroes Reborn. Si leéis el artículo de la Wikipedia, te cuentan que   This (las nuevas versiones de los personajes) was explained, in-story, as their having been transported into a pocket universe by Franklin Richards.

nenoskoda
nenoskoda
Lector
28 julio, 2011 10:01

Yo sí disfruté de la sorpresa final, porque no la conocía. Y creo que casi nadie en España.
 
Ya se publicaba el Dolmen. Ya había bastantes librerías especializadas y no se si incluso se llegó a decir en algún correo de Fórum (creo que en uno de Hulk donde hicieron su aparición antes de la serie regular).
 
Vamos, que lo sabía casi todo el mundo que seguía los cómics Marvel.

nenoskoda
nenoskoda
Lector
28 julio, 2011 10:47

El final del primer número fue un WTF de los que hace muuuuuucho tiempo que no disfruto
 
Es que hoy, con tanta promoción y tantos medios para difundir las noticias, sería casi imposible no enterarse incluso antes de que se publicara en EE.UU.
 
Peter David comentaba que en USA estuvieron a punto de desvelar la sorpresa cuando unos meses antes al anunciar la colección  pusieron el texto “un nuevo grupo de héroes que resultan ser los amos del mal disfrazados”. Se dieron cuenta a última hora y tuvieron que cambiarlo deprisa y corriendo.

Qwerty
Qwerty
28 julio, 2011 10:51

. Debió ser algo así, porque yo por aquel entonces no visitaba las librerías especializadas. Y tampoco leía la dolmen y, de alguna manera que no recuerdo, me enteré de la revelación final antes de leerlo.

Saludos

El Oso Borracho de "The Ultimates"
El Oso Borracho de "The Ultimates"
28 julio, 2011 11:16

Qué buenos son los 12 primeros números de la grapa, joer!

jorgenexo
jorgenexo
28 julio, 2011 11:23

Y yo que no me he leído ni un número de los Thunderbolts… siempre los he dejado de lado, algo tenía que dejar de comprar y les tocó a ellos.

Ocioso
Ocioso
Lector
28 julio, 2011 12:05

Yo tampoco lo he leído. Esto salió después de que dejara de comprar superheroes a principios de los 90. Recuerdo que tiempo después leí en algún sitio acerca de la increible sorpresa final del primer número. Estuve una temporada intentando hacerme con ese tebeo y cuando leí por fín esa última página me quedé igual que estaba. ¿Eso era todo?
Puede que ese golpe de efecto me hubiera llamado la atención en los 80, pero después de varios años de personajes de moral distraida en los primeros 90, tampoco es que fuera un concepto tan rompedor.
Por cierto, me hubiera comprado el tomo de Panini gustosísimamente pero sigo a rajatabla el lema “Pequeñines no, gracias”
(Vale, me lo salto con Echo, pero es que es una serie taaaan buena)

REPLICANTE
REPLICANTE
28 julio, 2011 12:05

De las pocas colecciones que brillaban en esa epoca!!

J.
J.
Lector
28 julio, 2011 12:27

El tiempo pone a cada uno en su lugar. En paralelo a esta serie que olía a clásico se publicaron las presuntamente espectaculares revisiones de Capitán América y Vengadores por el infame Rob Liefeld. Preferimos olvidar aquellas revisiones, mientras que los Thunderbolts de Busiek son recordados con cariño.
¿Está infravalorado Busiek por su gusto por el clasicismo? Creo que sí.

Armin Tamzarian
Autor
28 julio, 2011 13:00

Yo estoy haciendo la colección Extra Superhéroes, el formato es cómodo, manejable y para nada pequeño como dice aquí el amigo Ocioso.
 
Los Thunderbolts los tengo reservados en mi tienda habitual que yo tampoco he leído nada de ellos y le tengo ganas al asunto.

Ocioso
Ocioso
Lector
28 julio, 2011 13:26

Armin Tamzarian ha comentado: el formato es cómodo, manejable y para nada pequeño como dice aquí el amigo Ocioso.
 
Armin, entiendo que en tu día a día, sobre todo los fines de semana, estés acostumbrado a decir “No, no es pequeña, es normal”. Habrá a quien no le importe el tamaño, pero si es pequeño, es pequeño.

Armin Tamzarian
Autor
28 julio, 2011 13:29

Pues tu mujer no puso queja ninguna, eh.

Elvis
Elvis
Lector
28 julio, 2011 13:34

Yo no habia leido nada de los Thunderbolts y la verdad es que el tomo me ha guastado, no es una obra maestra del comic pero está bien , si me apuras es una obra un tanto inocente ya que por la mitad de la trama no hay que ser Sherlock Holems para ver como terminara Zemo, este tomo contiene los primeros 12 numeros mas 1 anual y si sacan un tomo con los 12 siguientes lo más seguro es que me lo pille tambien. Ahora estoy leyendo la guerra de Magneto y es bastante entretenido, de momento me he pillado todos los tomos de Extrasuperheroes, pues la relación calidad precio es inbatible y si hubieran salido en otro formato más caro seguramente solo hubiese optado por el Capi, ademas al no estar con el lomo numerado, puedes elegir lo que tecompras sin remordimientos de dejar huecos en el colección. Como diria Jack Nicholson, Mejor Imposible !!!! Por cierto la Viuda Negra hace una aparición espectacular !!!!

Ocioso
Ocioso
Lector
28 julio, 2011 13:36

Hala, a faltar. Ya estamos insultando metiendo a terceros.
Esto es algo que tiene que quedar entre tú y yo. Entre tu pirula y la mía.

Armin Tamzarian
Autor
28 julio, 2011 13:40

Esto es algo que tiene que quedar entre tú y yo. Entre tu pirula y la mía.
 
No tengo nada en contra de tu señora, que conste en acta, es una santa, sobre todo teniendo que aguantarte, pero bueno, que en un combate a muerte de penes yo soy un experto, por algo me llaman el edición Absolute.

Pedro Monje
28 julio, 2011 14:01

Me sumo a las recomendaciones. De lo mejor (lo mejor, de hecho) de la segunda mitad de los noventa. Este tomo es una delicia y un chollo. Quizas el siguiente sea el más flojo, aunque acaba fuerte en los numeros 23-25. Luego ya con la llegada de Fabian Nicieza, hasta el numero 50 era la mejor serie del mercado y luego hasta el 75 se mantiene muy bien. Esperemos que Panini publique todo esto al menos. Falta saber la periodicidad.
Excelente reseña, Jordi.

Armin Tamzarian
Autor
28 julio, 2011 14:06

Esperemos que Panini publique todo esto al menos. Falta saber la periodicidad.
 
Hombre la periodicidad es mensual porque es una colección, tú supongo que preguntarás cuando se editará el segundo tomo de Thunderbolts, digo yo. Supongo que tardarán un poco todavía.

Ocioso
Ocioso
Lector
28 julio, 2011 14:23

Armin Tamzarian ha comentado: por algo me llaman el edición Absolute.
¿Porque te has aumentado el tamaño de manera artificiosa y solo has conseguido que no le guste a nadie?
Ahora esta de moda lo Omnibus: el tamaño adecuado con un grosor que raya el absurdo.

Elvis
Elvis
Lector
28 julio, 2011 14:25

Hombre ya que estamos revindicar tambien la publicaccion de los New Warrios de Bagley por lo menos hasta el numero 25 en el mismo formato, esa serie si que fue buena y se la acabaron cargando de mala manera….

Armin Tamzarian
Autor
28 julio, 2011 14:28

¿Porque te has aumentado el tamaño de manera artificiosa y solo has conseguido que no le guste a nadie?
 
No, porque si te la pongo en el hombro pareces Jesucristo con la cruz.
 

jorgenexo
jorgenexo
28 julio, 2011 14:32

A mí, como a Oci, también me echa para atrás este formato por el tamaño, aunque también es cierto que cuando el tema reedición era o Biblioteca Marvel o nada, tampoco le hacíamos tantos ascos a pillar los tomicos en soso blanco y negro…
Y su majestad tiene toda la puta razón: los New Warriors de Bagley y Nicieza requieren una reedición pero ya, y encajarían en este formato.

Erik Lensherr
Erik Lensherr
28 julio, 2011 14:34

Ah, los New Warriors….que buena era esta serie hasta que primero Bagley y más tarde Nicieza, se largaron y entonces la serie se fué a la mierda…

Gambitero
Gambitero
Lector
28 julio, 2011 14:55

Los que nunca la hayan leído y piensen hacerlo,que tengan en cuenta que a aquellos que la recomendamos (me incluyo) nos pesa un poco el factor nostalgia:en una época en la que leer comics de superheroes era a veces más un suplicio que un placer,apareció Thunderbolts,puro entretenimiento,bien escrito y con un respeto y un cariño por la continuidad y la historia del Universo Marvel bestial.Leerlo hoy puede que a muchos les sepa a poco,e incluso les decepcione,pero puesto en su contexto ésta fue,sin duda,una de las mejores series de los 90.

Nightcrawler
Nightcrawler
Lector
28 julio, 2011 15:26

a mi me ha gustado mucho espero que le den continuidad.

Armin Tamzarian
Autor
28 julio, 2011 15:38

Pues yo sigo manteniendo que el tamaño de la colección Extra Superhéroes es bueno, es más grande que los tomos de mangas y que los de Bibiloteca Grades del Cómic y como ya comenté en otro hilo, el tamaño es el mismo que el que tenían los tomos por arcos argumentales de Sin City que Norma editó antes de los integrales que salieron hace poco.
 
Para mí, merece la pena.

Zerfoinder
Zerfoinder
Lector
28 julio, 2011 19:44

Lo mejor de ese final es que no lo echó a perder nadie. en la publicidad nunca salieron con sus teaser (como ahora) en plan “¿que secreto oculta citizen  V?” o “la verdad detrás de los Thunderbolts” que hacen que uno vaya directo a ver el misterio (cuando no te destripan todo desde el teaser).
Se anunció como un nuevo equipo de heroes y ya, era todo.
Para mi ese final fue una de las más grandes y agradables sorpresas que me dió y me dará este medio, todavía recuerdo como me sentí al llegar a esa página que me dejó frio. ¡Ah que gustazo haberlo leído en su momento!
Alguien que lo lea ahora y diga “¿eso era todo?” es un gafapasta hecho y derecho.
¡mi serie favorita de los 90!
 

Blade Runner
Blade Runner
Lector
28 julio, 2011 22:41

Conste que a mí tampoco me hacen ninguna gracia los dichosos formatos “reducidos”, pero en el caso concreto de los Extra Superhéroes de Panini, como dice Armin, no se echa demasiado en falta el tamaño más grande y es verdad que los tomos son muy manejables, el papel es bueno y la reproducción bastante correcta. Ideal para ponerse al día con material que igual dejaste pasar en su momento, y encima a unos precios muy ajustados.

Kauso
Kauso
28 julio, 2011 23:28

Armin Tamzarian ha comentado: Pues yo sigo manteniendo que el tamaño de la colección Extra Superhéroes es bueno, es más grande que los tomos de mangas y que los de Bibiloteca Grades del Cómic y como ya comenté en otro hilo, el tamaño es el mismo que el que tenían los tomos por arcos argumentales de Sin City que Norma editó antes de los integrales que salieron hace poco.
Por no decir que son clavaditos a los tomos de UNIVERSO DC y SHOWCASE de Planeta…………….
Por otro lado me he fijado que en la pág. 205 han puesto varios bocadillos superpuestos uno encima del otro ¿Es un error que solo me sale a mí?
 
 

SPIDERHUNK
SPIDERHUNK
Lector
29 julio, 2011 1:22

Maravillosa serie,un prodigio en su época! Tengo las grapas pero me tira mucho este tomo,el formato me encanta y es tremendamente económico.

johncuster
johncuster
Lector
29 julio, 2011 9:58

Pues yo aunque leía el Dolmen, no conocía la sorpresa. Me impactó bastante.

Peribáñez
Lector
29 julio, 2011 21:26

Yo no seguía Thunderbolts, pero sí el Capitán América de Rob Liefeld… y cuando me fui de verano, en un kiosko me compré dos Los Vengadores con Walt Simonson y un dibujante noventero que no recuerdo. Eso y un Superlopez 😀
Me enteré de la sorpresa de Thunderbolts cuando se mencionó en Los Vengadores de Busiek y Pérez. Tiempo después, compré el número 1 de Thunderbolts, pero ya no me podía sorprender.

Tiamath
Tiamath
Lector
31 julio, 2011 5:20

El Capi con tetas de Liefeld… pasara a la historia junto con el resto del Heroes Reborn como una de mas mayores infamias acontecidas en el Siglo XX.
A mi particularmente los Thunderbolts me gustaron pese al nefasto Mark Bagley (es un misterio que no consigo descifrar el que alguien considere a este dibujante como uno de los ‘buenos’. Rapido:si, profesional: si, pero talento lo que se dice talento 0. Vamos, un Ron Lim de la vida con mejor prensa)
Aunque para ser sinceros es dificil cuantifcar la verdadera calidad de la serie , entonces porque en epoca de hambre unas aceitunas pueden llegar a parecer jamon de Jabugo y haciendo un simil , los 90 eran Somalia y ahora , porque 15 años despues, es una seria fuera de contexto.

J.
J.
1 agosto, 2011 19:02

“El Capi con tetas de Liefeld… pasara a la historia junto con el resto del Heroes Reborn como una de mas mayores infamias acontecidas en el Siglo XX”.
¡Je, je, muy cierto! De Heroes Reborn yo salvaría los primeros números de Iron Man, que sentaron las bases de un Iron Man más cool (¡e innovaron con la perilla de Tony Stark!).

johnny99
johnny99
Lector
1 agosto, 2011 19:06

yo he sentido algo parecido a lo que senti con el primer numero de thunderbolts con el primer tomo de academia vengadores