Superman: El Autentico Héroe Británico

Por
5
940
 
superman_heroe_britanico

Edición original: Superman: True Brit USA
Edición nacional/ España: ECC Ediciones
Guión: John Cleese, Kim Johnson
Dibujo: John Byrne
Entintado: John Byrne
Color:Mark Farmer
Formato: Rústica, 96 págs. A color.
Precio: 8,95 euros

 

Superman da mucho juego. Poder retorcer a un personaje de tanto calado como es el Hombre de Acero puede tentar a cualquiera a atreverse a contar una historia desde otro punto de vista. Y esa es justo la razón de ser de los especiales Otros Mundos. Normalmente son comics en los que uno puede esperar cualquier cosa porque los autores, libres de continuidad y años de historias, se concentran en dotar al personaje de su particular interpretación.

En este enésimo Otros Mundos en los que se desplaza a Superman de su lugar de nacimiento, ya hemos visto que pasa si su cohete se hubiera estrellado a Rusia, o en el medievo, incluso hemos podido descubrir que hubiera pasado de ser la Tierra la condenada y Kripton el receptor del que iba a ser su futuro salvador. Ahora toca otro cambio de país y la acción se traslada a una Inglaterra, de una época algo indeterminada, en la que se intenta responder a la pregunta obvia: ¿Qué hubiera pasado si la nave de Kal.El se hubiera estrellado en Inglaterra en vez de en los Estados Unidos?

Desde un Kripton condenado Jor-El envía a su último hijo a las estrellas con el único fin de que sobreviva en un planeta llamado Tierra. La nave atraviesa el universo y termina por caer en los campos de dos granjeros ingleses que adoptan al pequeño para criarlo como si de su propio hijo se tratara. Llegados a este punto, Colin Clark crece escondiendo sus habilidades especiales, obligado por sus temerosos padres, hasta que llega el momento de buscar trabajo y ganarse la vida por sí mismo. Pero las cosas no son iguales a su pequeño pueblo y en Londres acaba trabajando en un sórdido periódico de chismorreos donde su vida personal es un desastre y su vida superhéroica dista mucho de ser perfecta. Forzado a ganarse una reputación los fracasos y sus miedos juegan en su contra, hasta que sea capaz de tomar la riendas de su propia vida.

Humor sin fondos.
Humor sin fondos.

Uno de los principales reclamos de este especial son los autores y el personaje en cuestión. Del segundo se puede decir que con Superman es posible contar cualquier historia. No importa lo que puedas tener en mente, siempre puedes darle forma y el personaje será capaz de amoldarse perfectamente. Y eso es lo que deben haber pensado los encargados de dar forma a este Otros mundos tan peculiar.

De los autores hay poco que decir que ya no se sepa de ellos. Kim Johnson es un escritor y guionista que ha trabajado para DC, Marvel y Event Comics (aquella que creó Quesada en los años noventa). Uno de sus mayores éxitos es el libro Los Primeros 280 años de los Monty Python. Con esto, no es de extrañar, que nos lo encontremos también de guionista de la historia a un ex Monty Python, John Cleese, famoso por su pertenencia al peculiar grupo de humoristas ingleses, escritor de libros de psicología, actor y conferenciante a tiempo completo. Y para completar el trío de “Juanes” tenemos al conocido dibujante John Byrne, toda una institución en sí mismo, con una carrera tan larga y exitosa que es difícil que su arte no haya estado involucrado con la mayoría de los personajes de Marvel o DC. Todo un trío de ases que no consigue realizar un buen trabajo de conjunto.

Ironizando sobre la población de la Tierra.
Ironizando sobre la población de la Tierra.

Por un lado tenemos una historia simplona, cargada de humor inglés, que es lo más reseñable de toda la obra, permitiendo ver destellos geniales de lo que podrían haber hecho si no hubieran querido ser tan fieles a sí mismos. Superman lo aguanta todo menos el humor inglés. Está claro que hacen lo que todos esperamos de ellos y se dedican a contarnos el devenir de Colin Clark en tierras anglosajonas con mucha ironía, que es bienvenida en todo momento, con chistes inteligentes, que pocas veces llevan a la carcajada y si a la sonrisa cómplice, para fracasar estrepitosamente en conseguir ritmo e interés en la trama. Tal vez es que hay que ser muy inglés para entenderlo, al igual que ocurre con el criquet. En definitiva trabajan los tópicos de los hijos de la Gran Bretaña como nadie, se ríen de sí mismos, de la propia historia de Superman e ironizan sobre todo y todos, lo que es magnífico, pero no es suficiente.

Juego de palabras que se pierde con la traducción.
Juego de palabras que se pierde con la traducción.

En cuanto al apartado gráfico en manos de Byrne, hay que decir que realiza un trabajo correcto, algo exagerado en la composición y en la anatomía, imagino que para adaptarse al tono del guion de Johnson y Cleese, con el remate de una de las peores interpretaciones del traje de Superman que puedan haberse visto jamás. Está claro que se trata de una broma, de algo premeditado, pero aun así no termina de funcionar al retratar a Superman casi como un bufón que se mueve al son de otros en vez de asumir el control de su propia vida. Lo de la falta de fondos de la que hace gala Byrne en algunas ocasiones es doloroso, pero es que el brillo de la estrella canadiense ya no es el que era.

Un especial que parte con muchas bazas para hacerlo atractivo, pero que se desinfla con rapidez al no aportar interés real a la historia en ningún momento. Un fallido intento de mostrar una visión fresca y desenfada del personaje, que se queda en un quiero y no puedo cómico. Si eres fan de los Monty Python podrás disfrutar de los guiños escondidos en la historia, pero no esperes un trabajo redondo porque se queda en algo amorfo y decepcionante.

  Edición original: Superman: True Brit USA Edición nacional/ España: ECC Ediciones Guión: John Cleese, Kim Johnson Dibujo: John Byrne Entintado: John Byrne Color:Mark Farmer Formato: Rústica, 96 págs. A color. Precio: 8,95 euros   Superman da mucho juego. Poder retorcer a un personaje de tanto calado como es el…
Guion - 6
Dibujo - 7
Interés - 6.5

6.5

Valoración

Fallido intento de mostrarnos una historia diferente de Superman. Humor inteligente que sin una historia interesante detrás se queda en nada. Para muy fans de los Monty Python.

Vosotros puntuáis: 8.9 ( 1 votos)
5 Comments
Antiguos
Recientes
Inline Feedbacks
View all comments
Tachuela
Lector
20 junio, 2015 10:06

Por si alguien tiene curiosidad en los chistes/referencias a Monty Python o el trabajo posterior de sus integrantes: http://entodoelcolodrillo.blogspot.com.es/2014/04/monty-python-en-superman-true-brit.html

dhaldon
dhaldon
Lector
20 junio, 2015 14:06

El tebeo es flojillo, por ser generosos, una serie de gags muchas veces inconexos que a mi personalmente me hicieron poca gracia, y el dibujo, un Byrne desganado. Muy prescindible.

Javier Agrafojo
20 junio, 2015 19:56

Por lo que decís, el mayor hallazgo del tebeo es el nombre inglés de Superman: Colin Clark. 🙂

TheBaldRocker
TheBaldRocker
Lector
21 junio, 2015 4:04

Muy bueno el aporte de Tachuela sobre las referencias a los Monty Python.
Yo pillé algunas (poquitas) mientras lo leía, pero se me escaparon más, desde luego.
Lo acabo de confirmar con ese enlace.
Respecto a la obra, pues ya lo ha dicho Gustavo en su estupenda reseña.
Estoy totalmente de acuerdo con ella, en lo negativo y en lo positivo.
Sobre esto último, la sucesión de gags y situaciones más o menos graciosas a lo largo del cómic. Las más acertadas, para mi, las del principio de la obra, desde la llegada del pequeño Colin en adelante, mientras vive en la granja con sus padres o va descubriendo y mostrandonos sus poderes. En ese sentido, atención al matrimonio Clark y a los gags en los que participan, no solo durante esa parte del cómic, si no durante toda su duración. Lo mejorcito del tbo, para mí.

Y Gustavo, por favor, ese uniforme del Supes British hay que enseñarlo, que no tiene desperdicio 😉

http://photos1.blogger.com/img/165/1495/640/SMTB1.jpg

Rockeros Saludos

Mr. Cesar
Lector
22 junio, 2015 10:22

Confieso que el cómic es una basura sin pies ni cabeza. Ya en los avances del mes de mayo, algún comentario avisaba de que el guión no era de Cleese, si no del biógrafo de los Monty (John Cleese debió de pasar por allí y pillar el cheque sin más). Es malo, muy malo, pero confieso que lo pillé más que nada porque lo dibujaba John Byrne y no por otra cosa.
Y es que, como bien dice Gustavo, el trabajo de Byrne es –como poco– desganado, pero es John Byrne. Alguno quizás no entenderá el atractivo de este gran dibujante, pero seguro que los aficionados que crecieron viendo sus creaciones tanto en Marvel como en DC, estarán de acuerdo conmigo en que es un GRANDE del cómic moderno.
Volver a ver a Byrne dibujar a Superman (aunque sea casi una caricatura) para mi fue como rejuvenecer ¿¿¿¡¡¡30 años!!!???
Solo por eso lo tengo en mi estantería. Aun sabiendo de seguro que jamás en mi vida lo volveré a sacar de ella. Tampoco lo venderé. Estas cosas pasan. Es algo asociado a esta loca afición que es amar y coleccionar cómics… y la gente que no está dentro jamás lo entenderá (empezando por mi mujer y mi hijo).