Spider-Man: Hooky

Por
1
778
 


Edición original: Marvel – agosto 1986
Edición España: Comics Forum – diciembre 1990
Guión: Susan K. Putney
Dibujo: Bernie Wrightson
Entintado: Bernie Wrightson
Color: Bernie Wrightson, Michelle Wrightson
Portada: Bernie Wrightson
Precio: 750 pesetas (novela gráfica de sesenta y cuatro páginas)

 

La publicación de las novelas gráficas de Marvel por parte de Forum tiene dos etapas bien diferenciadas: la primera, entre 1983 y 1985, en la que se editaron clásicos como Dios ama, el hombre mata o La muerte del Capitán Marvel y la segunda, que arrancó en 1990 de la mano de Conexión: Escorpio. La segunda entrega de esa segunda intentona fue esta historia que recupero del arcón de los recuerdos y que conforma una novela singular por muchos aspectos.

El primer aspecto que hay que destacar de Hooky es la figura de su guionista, la escritora de ciencia-ficción Susan K. Putney. La autora haría con esta novela gráfica su primera (y creo que última) incursión en el mundo del cómic. El segundo detalle que debe mencionarse es la presencia de un maestro de la ilustración llamado Bernie Wrightson. El tercero elemento es la improbable elección de su protagonista: el asombroso Spider-Man. Una autora relacionada con la literatura ci-fi, un dibujante vinculado fuertemente al ámbito monstruoso y un superhéroe de corte urbano.

La historia comienza cuando Spider-Man realiza una de sus buenas obras habituales, en la forma de capturar a un par de cacos. Una niña que no aparenta más de doce años le llama por su nombre civil; las alarmas se disparan pues ¿cómo conoce esa chica el secreto de su identidad civil? Las cosas no son lo que parecen: ella es en realidad Marandi Sjorokker, una hechicera que tras una apariencia preadolescente oculta varios siglos de existencia en los cuales se ha visto impedida para poder continuar el proceso normal de crecimiento y madurez. Eternamente niña, Marandi debe enfrentarse además con una amenaza mágica, para lo cual precisa de la ayuda del trepamuros. Más ¿qué puede hacer un lanzarredes especializado en crímenes urbanitas en un mundo gobernado por los sortilegios? Esa pregunta se plantea no sólo en el ámbito ficticio de la novela gráfica, sino también desde la perspectiva de quien la lee.

Hooky es una historia entretenida, blanca y agradable que bien podría servir para introducir a cualquier persona novata en la lectura de los tebeos, ya que se presenta como un relato con prólogo, nudo y desenlace que no requiere conocimientos previos acerca de sus personajes (quitando a Spider-Man, el resto forma un conjunto debutante en el universo marveliano) y gustará a quienes tengan desarrollado el gusto por el género fantástico. Sin embargo, y pese a lo que indica la portada, no estamos ante una historia protagonizada por el alter ego blaugrana de Peter Parker. El lanzarredes no es más que un secundario de lujo para una historia que no requiere de su presencia y que quizá habría tenido más sentido de haber contado con un personaje vinculado con la escudería mágica de la casa de las ideas (como el Doctor Extraño). La ausencia del maestro de las artes místicas es despachada argumentalmente con una llamada telefónica y Spidey tiene que enrolarse en un viaje interdimensional en que, pese a su bizarría y sus bromas, se siente como pez fuera del agua. Hooky es, en consecuencia, una historia ligera que puede releerse cada cierto tiempo si uno está hastiado de tanto evento, cruzamiento o maniobra editorial pero, definitivamente, no es una aventura de Spider-Man.

Putney cuenta una historia divertida con un personaje –Marandi- que concita automáticamente simpatías y sirve para hacer una reflexión (no excesivamente sesuda) sobre lo que supone el proceso de madurez y el paso de la niñez a la adultez. Por su parte, Wrightson desarrolla un trabajo notable (sobre todo a la hora de plasmar horrores de diseño amorfamente lovecraftiano) pero, sin ser uno de sus mejores trabajos, hay que indicar igualmente que los firmaría peores durante la década siguiente. El resultado es un curioso experimento que nada aporta a la franquicia arácnida y que quedó para la historia de la misma como un curioso apéndice.

Spider-Man, por Bernie Wrightson
Ilustración de la cubierta de la novela gráfica

  Edición original: Marvel – agosto 1986 Edición España: Comics Forum – diciembre 1990 Guión: Susan K. Putney Dibujo: Bernie Wrightson Entintado: Bernie Wrightson Color: Bernie Wrightson, Michelle Wrightson Portada: Bernie Wrightson Precio: 750 pesetas (novela gráfica de sesenta y cuatro páginas)   La publicación de las novelas gráficas de…
Guión
Dibujo
Interés

Vosotros puntuáis: 5.38 ( 7 votos)

1
Déjanos un comentario

Please Login to comment
1 Comment threads
0 Thread replies
0 Followers
 
Most reacted comment
Hottest comment thread
1 Comment authors
billyboy Recent comment authors
  Subscribe  
Recientes Antiguos
Notifícame
billyboy
Lector
billyboy

Esta portada de pequeño me daba miedo,en mi mente no podia conceder que mi dicharachero spiderman pudiera salir bien parado contra ese ser sin recibir al menos un mordisco de “esa cosa”,años mas tarde por fin el ejemplar cayo en mis manos,mi decepcion fue grande al encontrarme un comic totalmente contrario a lo que me esperaba,ni el ser era gran cosa y la historia era bastante alegre y lejos de la mostruosidad que me generaba la portada.