Snapdragon, de Kat Leyh

Hablamos de Snapdragon, la laureada obra de Kat Leyh.

Por
0
646

Edición original: Snapdragon (First Second, 2020)
Edición nacional/España: Snapdragon (Editorial Astronave, 2021)
Guion: Kat Leyh
Dibujo: Kat Leyh
Color: Kat Leyh
Traducción: Diego de los Santos
Formato: Cartoné. 240 páginas. 18,95 €

Tarde de Netflix y huesos

La historia de Snapdragon comienza como cualquier relato de terror infantil que podamos tener en mente: la protagonista (cuyo nombre es, precisamente, Snapdragon) ha perdido a su perro y su búsqueda la acaba llevando ante una siniestra casa situada en medio del bosque. Por la ciudad corren rumores de que allí habita una bruja que le dio de comer su ojo al diablo, se alimenta de animales atropellados, lanza hechizos con los huesos… y también come mascotas. Claro que Snapdragon sabe que las brujas no existen, que quien allí viva no será más que una vieja loca, así que no tiene nada que temer, y por ello se dispone a adentrarse en la casa, sin saber que al hacerlo su vida cambiará para siempre.

Snapdragon se publicó originalmente en 2020 por la editorial norteamericana First Second. Es una creación de Kat Leyh, quien en esta ocasión trabaja como artista completa. Entre los trabajos más destacados de su temprana carrera destacan su participación como guionista en la serie de Leñadoras como sustituta de Noelle Stevenson, su webcómic queer Supercakes y otras series varias para la editorial BOOM! Studios. Tras recibir una nominación en los premios Eisner de 2021 por la categoría de mejor publicación infantil para niños de entre 9 y 12 años (premio que finalmente se llevó Superman contra el Klan), en marzo de este año aterrizó en librerías españolas de la mano de Astronave, el sello de Norma Editorial dedicado al público infantil.

Antes de seguir, querría comentar que voy a intentar dar los mínimos detalles que pueda sobre la trama de este cómic, limitándome si es posible a la breve sinopsis del primer párrafo. En la propia sinopsis oficial de la obra, la editorial revela muchos de los puntos básicos sobre los que gira la trama y, si bien no veo nada malo en ello e invito a los interesados a que la lean, en el caso de esta reseña prefiero no hablar sobre ellos. Esto se debe a que, personalmente, me acerqué a esta obra sin tener ni la más remota idea de lo que me iba a encontrar, sin leer ni siquiera una sinopsis, y considero que las sorpresas que me han dado ciertos giros de guion conforme pasaba las páginas son uno de los puntos fuertes de la obra que no podría haber disfrutado si hubiera estado más informado de antemano. Por ello, aunque sea mucho pedir, mi recomendación es la de que os acerquéis a Snapdragon sabiendo lo menos que podáis sobre ella si os llama la atención.

Otra cosa que me ha sorprendido mucho es la madurez narrativa que demuestra poseer Kat Leyh pese a su corta experiencia, tanto en guion como en dibujo. Como las mejores historias dirigidas a un público infantil son capaces de lograr, Snapdragon consigue tratar temas complejos y relevantes como la búsqueda de una identidad propia, el acoso o la muerte de una forma interesante a la vez que accesible. Además, muchos de estos temas se tratan desde punto de vista distintos a los que suele ser más habitual encontrarse, atreviéndose a ello sin temor y con total naturalidad. Por ejemplo, circunstancias de la trama llevan a que la niña protagonista lidie con animales muertos y sus esqueletos. Aunque al principio un gran rechazo hacia ello con el que seguramente muchos lectores se sentirán identificados, el personaje se va acostumbrando poco a poco hasta normalizarlo e incluso convertirlo en su nueva afición. A través del trato continuo de animales moribundos y sus huesos, una vez dejado atrás el sobresalto inicial que tales actividades producen, la protagonista aprende a comprender la naturalidad del ciclo vital y, en consecuencia, a apreciar más tanto la belleza que hay en la vida como la que puede haber en la muerte.

El dibujo, por otro lado, parte de una característica mezcla que recurre al estilo cartoon sin renunciar a otros detalles de índole más realista. De este modo, se logra un acertado equilibro que permite asentar la narración en un ámbito más terrenal para que el lector se sienta familiarizado con lo que se está mostrando a la vez que concede la posibilidad de exagerar aspectos como las expresiones de los personajes, sus movimientos o cualquier elemento que se desee sin que parezca fuera de lugar.

La composición de las páginas es uno de los puntos fuertes del apartado gráfico y se nota que ha sido planificada por una autora completa. La compenetración existente entre guion y dibujo es absoluta y se nota más explícitamente a la hora de proponer transiciones bastante originales entre páginas. Por otro lado, si bien la forma de las viñetas no es muy novedosa porque se basa principalmente en las habituales formas rectangulares, se aprecia una cierta finura a la hora de jugar con el espacio que hay entre ellas para variar ligeramente las composiciones y el efecto que producen.

La traducción de Diego de los Santos destaca, en primer lugar, por ofrecer un texto prácticamente impecable y, en segundo lugar, por proponer algunas soluciones que no es del todo habitual observar en traducciones de cómics, aunque sí en escritos de otra índole. Por ejemplo, cuando un globo de diálogo deja una frase a medias con puntos suspensivos y el siguiente globo comienza con otros puntos suspensivos para indicar que se trata de una continuación directa de la frase anterior, lo más común es que en un cómic se opte por mantener la ortotipografía inglesa, es decir, que no haya ningún espacio entre los puntos suspensivos iniciales y la primera palabra (globo 1: “Fulanito…” / globo 2: “…Dijo tal”). Sin embargo, en esta obra se opta por dejar un espacio de separación, como sugiere la RAE (globo 1: “Fulanito…” / globo 2: “… Dijo tal”). Otro ejemplo de soluciones por las que se opta en Snapdragon que no se ven a menudo en los cómics españoles es el empleo de las comillas angulares en lugar de las inglesas, algo por lo que no se suele apostar mucho hoy en día por varios motivos; entre ellos, la falta de una tecla específica para las comillas angulares en la mayoría de teclados y el consiguiente uso ascendente de las comillas inglesas en toda clase de textos.

Lo mejor

• El tratamiento de los personajes.
• El equilibrio estilístico que logra el dibujo.
• Los vuelcos que da la trama.

Lo peor

• Si bien hay varios buenos giros de trama, a veces parece que falta un poco de esa lucha entre saber si la protagonista va a lograr o no el objetivo de turno para obtener una lectura con más picos emocionales, tanto altos como bajos y, por lo tanto, menos monótona.
• Su sinopsis adelanta varios de los giros que podrían sorprender si se afrontase la lectura desde el total desconocimiento.
• Quizá le habría venido bien proponer una mayor variedad de localizaciones para darle más ritmo a la lectura.

Edición original: Snapdragon (First Second, 2020) Edición nacional/España: Snapdragon (Editorial Astronave, 2021) Guion: Kat Leyh Dibujo: Kat Leyh Color: Kat Leyh Traducción: Diego de los Santos Formato: Cartoné. 240 páginas. 18,95 € Tarde de Netflix y huesos La historia de Snapdragon comienza como cualquier relato de terror infantil que podamos…
Guion - 8.5
Dibujo - 8.5
Interés - 8.5

8.5

Boca de dragón

Snapdragon es una obra capaz de hacer disfrutar a lectores de todas las edades y un ejemplo a seguir por la naturalidad con la que enfoca los temas que en ella se tratan. Un cómic cuya solidez lo convierte en una recomendación casi infalible.

Vosotros puntuáis: 8.82 ( 1 votos)
0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments