Roncesvalles. El rigor épico

Roncesvalles se centra en un episodio histórico que dio origen a multitud de poemas épicos y leyendas. La reedición de Ponent Mon, nos descubre a un Antonio Hernández Palacios en su mejor momento.

Por
15
2627

 

Edición nacional/ España:Roncesvalles. Ponent Mon. Noviembre, 2017
Guion:Antonio Hernández Palacios
Dibujo:Antonio Hernández Palacios
Formato:Tapa dura, 80 páginas
Precio:20€

 

Roncesvalles de Antonio Hernández Palacios es una auténtica obra maestra. Son cuarenta y siete páginas de una belleza insuperable que explican con rigor histórico y con pasión artística un episodio medieval que ha originado innumerables poemas épicos a lo largo de la historia.

El enfoque que Antonio Hernández Palacios hizo de esta gesta bélica, protagonizada en un bando por el emperador Carlomagno y sus tropas de élite y en el otro por los diferentes pueblos de la frontera navarra de los Pirineos, fue innovador por centrarse en gran medida en la parte vasca del conflicto. Antiguamente se conocía este episodio por las crónicas y los poemas escritos por historiadores carolingios y sajones que pusieron el énfasis en el valor de los paladines francos muertos y denigraron a los atacantes. El texto más conocido sobre este hecho es La Canción de Roldán, un manuscrito del siglo XII que convertiría al general carolingio en leyenda y a la derrota en una épica resistencia.

Los hechos históricos son más prosaicos. La batalla, que ocurrió seguramente el 15 de agosto del 778, fue una emboscada protagonizada por centenares de montañeses navarros que atacaron la retaguardia del ejército franco formado por 20.000 soldados en total. Las huestes vascas, sedientas de venganza y ávidas por llevarse el botín de guerra carolingio, fueron ayudadas por tropas de caballería sarracena provenientes de Zaragoza.
El ejército de Carlomagno, lento y dividido, no pudo replicar al asalto ya que los atacantes se dispersaron por los bosques y montañas colindantes. En la emboscada murieron centenares de soldados francos y también varios de los paladines del rey Carlos.

Palacios concibió Roncesvalles como un poema épico estructurado en dos grandes cantares. El primer cantar narra la travesía de las tropas de Carlomagno hacia Zaragoza y su sangrienta retirada en la que arrasará Pamplona. La segunda parte se centra en la feroz batalla en un desfiladero del Pirineo Navarro entre la retaguardia del ejército franco comandada por el conde Roldán, prefecto de la Marca de Bretaña, contra una coalición de montañeses vascos con la caballería de los Beni Casi, una familia muladí de Zaragoza que buscaba venganza.

En Roncesvalles brilla como nunca el tratamiento que Palacios le da a los hechos históricos descritos como una corriente de protagonismo colectivo que engloba a todas las capas de la sociedad y a todas las culturas existentes.

El afán por respetar el rigor histórico empuja a Palacios a describirnos con todo detalle tanto el recorrido del ejército carolingio y su composición étnica como su armamento, carruajes y armas de asalto. Además nos explica exhaustivamente la procedencia de los montañeses vascos, sus pueblos de origen y sus costumbres ancestrales.
Sin embargo todos estos datos no ahogan la trama y el autor tiene la capacidad de centrar la atención del lector en varios personajes que le dan un enfoque humano a la historia. En primer lugar nos encontramos con el propio Carlos, rey de los francos, un personaje que combina su faceta de gran general y brillante estratega con la de rey impetuoso e irascible capaz de cometer grandes errores de cálculo que cuestan la vida a miles de sus soldados. Por otra parte Palacios nos presenta al joven cazador Ochoa y a la pastora Askoa que dan cuerpo a la población vasco-navarra diseminada por el territorio, fuertemente apegada a la tierra, supersticiosa y valiente que vengarán con ferocidad la cruel e inútil matanza perpetrada por las tropas francas en la ciudad de Pamplona. Finalmente también nos da a conocer al ex gobernador árabe de Zaragoza Suleiman y al general musulmán Thalaba, al principio rivales luego aliados en la defensa de la capital aragonesa que, tras ser capturados por Carlomagno y luego liberados por un escuadrón árabe, se dedicarán a hostigar al ejército franco hasta la batalla final en los alrededores del desfiladero de Roncesvalles.

Todos estos personajes nos dan la verdadera dimensión de la batalla y contribuyen a hacer aún más espectacular y feroz la descripción de los enfrentamientos dibujada por el artista madrileño.

En una entrevista concedida en noviembre de 1975 al periódico vasco Deia, el dibujante de Mac Coy nos explicaba las intenciones con las que abordó un proyecto como Roncesvalles:
Me planteé la obra como un comienzo, un primer libro que diera lugar a la historia de los primeros reyes de Navarra, y de ahí venir hacia el presente”.

Y también hablaba sobre sus dificultades:
Personalmente, antes de emprender la serie he tenido que ir expurgando los datos para tomar los más seguros. He leído todo lo que he podido encontrar sobre el tema. He consultado opiniones de expertos etcétera”.

Antonio Hernández Palacios nació en Madrid en 1921. Estudió en la Escuela de Bellas Artes de San Fernando. Tras la Guerra Civil se dedicó a ilustrar carteles cinematográficos y a la publicidad gráfica. Pero su inquietud artística le llevó a querer dedicarse al mundo del tebeo tras muchos años de trabajo rutinario. Empezó en 1961 en la Editorial Rollán con la serie Doc Savage – nada que ver con el personaje de pulp norteamericano – y luego, en 1971, presentó a la revista Trinca dos series que le consagrarían como uno de los artistas más importantes del momento; El Cid y Manos Kelly, esta segunda serie era un western que ocupó la portada del primer número de la revista.

Portada de la revista Trinca #01.

Un año más tarde, en 1972, se publica en también en Trinca la serie de cinco episodios auto conclusivos llamada La paga del soldado.
La enorme calidad gráfica de estas obras consigue que las potentes editoriales francesas del momento se fijen en él y Dargaud le ofrezca participar como dibujante en la serie Mac Coy con guiones de Jean-Pierre Gourmelen. El primer álbum titulado La leyenda de Alexis Mac Coy salió en 1974 llegando a publicarse veintiún tomos de 1974 a 1999. En 1977 publica para la revista Pif Gadget un relato medieval de dieciséis páginas titulado Garín.

Un tal Mac Coy, página 20.

Es a finales de la década de los setenta cuando Palacios empieza otra de sus series más importantes, La Guerra Civil Española para la editorial Ikusager, de la que llegará a terminar solo cuatro capítulos a pesar de que el autor tenía previsto realizar unos veinte tomos.
La siguiente década la inaugura con la obra que nos ocupa en esta reseña, Roncesvalles, un relato épico que adapta libremente las canciones medievales sobre la batalla de Roncesvalles, la retirada de Carlomagno y las gestas del caballero Roldán.

La Guerra Civil española. Rio Manzanares, página 45.

Posteriormente publica Los Cantos de Maldoror para la edición española de la revista Metal Hurlant, Drako de Gades, Los Gazules de Sevilla, El libertador. Simón Bolívar y ya en 1992 tres episodios para la colección Relatos del Nuevo Mundo dedicados a Cristóbal Colón y Hernán Cortés.
El final de la década de los noventa supone su abandono definitivo del mundo de la historieta y muere en Madrid en enero del 2000.
En 1974 se le concedió el Premio Yellow Kid en el Festival Internacional de Comics de Lucca.

El dibujo de Antonio Hernández Palacios no tiene comparación con cualquier otro artista de la historia de los cómics. Influido por la ilustración y la pintura, formado en el cartelismo cinematográfico y la ilustración publicitaria, Palacios compone sus páginas como un conjunto unitario donde las viñetas son parte de un todo. A menudo utiliza estructuras arquitectónicas o muralísticas para componer cada plancha. Suele dividirla en pocas viñetas. Sus figuras humanas son densas, escultóricas e imponentes y su entintado exuberante y barroco. Otro aspecto destacado de su producción es el uso del color. Compone su paleta de tonos básicos – verde, rojo, azul y naranja – que utiliza para diferenciar las escenas y también para separar los planos dentro de cada viñeta. Fue un gran dibujante de la naturaleza y su representación de la arquitectura es insuperable también dedicó un cuidado y un rigor extremo a la documentación.
Sin embargo esta tendencia a la monumentalidad no le resta ni un ápice de ritmo a la hora de narrar tanto las escenas de acción como las más pausadas. Incluso en obras como Mac Coy puede intercalar escenas humorísticas donde usa un registro cercano al slapstick.

En una entrevista concedida a la revista italiana Il Fumetto y republicada en la revista de cómics Blue Jeans número 3 de 1977, el artista explica perfectamente su obsesión:

Lo que me preocupa mayormente es el aspecto narrativo de cada una de mis creaciones: contar por medio de las imágenes cosas que tengan un contenido, que se comprendan. El dibujo no es más que uno de los medios para conseguirlo”.

Todas estas inquietudes se plasman perfectamente en Roncesvalles que supone uno de sus mejores trabajos.

La edición de Ponent Mon es modélica. La impresión y el tratamiento del color son excelentes. El papel es adecuado y el tamaño suficiente para disfrutar de la espectacularidad de cada página. Cuenta además con dos textos de Carmen Ochoa y José María Jimeno que encuadran la obra en su contexto artístico e histórico.
Y como sorpresa, como guinda del pastel, el álbum incluye la historia de dieciséis páginas titulada Garín que el autor hizo en 1973 como prólogo de una serie que jamás se llegó a materializar. El encargo corrió a cargo de la editorial francesa Vaillant que desestimó el proyecto por razones desconocidas y finalmente publicó este único episodio en el número 428 de la revista Pif Gadget del año 1977. Garín es un caballero medieval que cabalga en solitario por un mundo enloquecido y fantástico. Toda una sorpresa que enriquece la ya de por sí magnífica edición de la editorial tarraconense.

Garín, pag04 de una edición francesa.

Por el tratamiento operístico de la trama, por su delicada atención al sufrimiento humano y por su arquitectónica espectacularidad gráfica Roncesvalles destaca entre la extraordinaria producción de Antonio Hernández Palacios. Es una obra redonda, innovadora y apasionante que la reedición de Ponent Mon hace justicia.

  Edición nacional/ España:Roncesvalles. Ponent Mon. Noviembre, 2017 Guion:Antonio Hernández Palacios Dibujo:Antonio Hernández Palacios Formato:Tapa dura, 80 páginas Precio:20€   Roncesvalles de Antonio Hernández Palacios es una auténtica obra maestra. Son cuarenta y siete páginas de una belleza insuperable que explican con rigor histórico y con pasión artística un episodio…
Guión - 9
Dibujo - 10
Interés - 10

9.7

Insuperable

Una edición hermosa para una obra extraordinaria.

Vosotros puntuáis: 8.24 ( 5 votos)

15
Déjanos un comentario

Please Login to comment
7 Comment threads
8 Thread replies
1 Followers
 
Most reacted comment
Hottest comment thread
7 Comment authors
MontaigneKrokopDiomedesmagostoKrokop Recent comment authors
  Subscribe  
Recientes Antiguos
Notifícame
defer
Lector

Como dices, una obra maestra. La he leído innumerables veces desde que mi padre compró la edición original de ikusager hace unos 35 años. Precisamente hace un mes compré la segunda edición en Amazon (bastante peor que la original y seguro que peor que esta) y me volví a quedar obnubilado. Si llego a saber que la reeditaban, hubiera esperado un poco

hammanu
Lector
hammanu

¿Son 47 u 80 paginas? Porque aunque sean las 80 ¡¡20 euros!! en este país no saben sacar tomos a 10 euros ¿o que?

Krokop
Lector
Krokop

Yo también tengo la edición de Ikusager, y las diciséis páginas de propina no llegan a compensarme. Así que, como con ésta no me toca rascarme el bolsillo, sí diré que veinte pavos no me parece caro.
Europeo, americano o japo, no se puede medir el precio exlusivamente por el número de páginas.
Siendo los dos muy buenos, cada cual en lo suyo, Beto Hérnández y Geoff Darrow no trabajan de la misma manera. El uno hace un dibujo más rápido, y necesita de más páginas para desarrollar sus historias, mientras que Darrow, en cada plancha mete montones de detalles y no podría publicarse su trabajo en otro formato que no fuera uno grande y cuidado. Si se mide sólo por páginas, Hernández te da más que Darrow por el mismo precio, pero el trabajo volcado, el tiempo o los materiales no se corresponderían con esta relación.

Considero caro un cómic cuya edición esté hinchada artificialmeente, agrandando páginas, poniendo muy pocas con unas tapazas duras o similar, pero no es el caso de Hernández Palacios, que trabajaba en ese formato y lo hacía lucir.

Son métodos diferentes. Tezuka llenaba montones de páginas a toda prisa y Giraud-Moebius aprovechaba hasta el último hueco de las planchas para dar el máximo de información en cada una de ellas. No creo mque uno sea mejor que el otro, al menos sólo por ese hecho, o que se pueda considrar el precio menos ajustado porque Tezuka se edite en tomazos o Giraud en álbumes.

magosto
Lector
magosto

Tienes razón , el europeo tiene una forma de trabajar los tebeos más lenta que los demás y lucen más en formatos grandes y lujosos , pero tambien hay algo en eso de que nos han acostrumbrado asi , pues hay comic americanos que bien podian publicarse en formatos grandes pues el dibujo por ejemplo de Jack Davis de los comics de terror de los años 50 luce mas q en formato comic book .
Hay otros autores Eurpeos como Hugo Pratt o Leo de los mundos de aldebaran que en mi opinion aguantan muy bien la reduccion de tamaño.
La reduccion de tamaño no es para la obra de Palacios claro esta, pero otros muchos si se le podria aplicar y asi abaratar el producto

Montaigne
Lector
Montaigne

Hola, Magosto:

daría para mucho este debate, eterno por lo que se ve, y subjetivo como pocos. Yo llevo años, años, esperando una edición de Corto Maltés en B/N, sin reducción de tamaño, sin abominables remontajes y sin estériles extras que, salvo encarecer el producto, nada más aportan. Considero a la historieta una delicada simbiosis entre forma y fondo, y su adulteración conlleva su desnaturalización. Deberíamos insistir en un estricto respeto a ambas, que no derivan sino de la libertad soberana de sus autores: el color, o su ausencia, la tipografía (aspecto fundamental, y tantísimas veces bastardeado), el tamaño, la integridad de la página, la orientación de las viñetas, etc…

Yo, como comprador ocasional de tebeos, exijo respeto por el trabajo de los autores si las editoriales quieren mi dinero. Últimamente he adquirido Perramus, Mort Cinder, El último recreo. y alguna otra, por mi interés en ellas y por la calidad de la edición. Alack Sinner, de reciente aparición, y una de las obras mayores de la historieta, la dejé en la estantería por considerarla (su edición) lamentable en todos los aspectos. Y bien que lo sentí, pero éste parece ser el único mensaje que algunos saben entender.

Un saludo.

Hugo Pratt para Caldas, ¡ya!

magosto
Lector
magosto

Hola Montaigne:
El último recreo la verdad es que es una edición magnífica , yo tengo a corto maltés en tomitos reducidos y me gustan, pero claro q entiendo tu postura , para mí lo menos grave es la reducción de tamaño de la obra , la edición de Alack Sinner de ahora no está mal , me gusta más la edición de planeta q saco hace tiempo(tamaño grande)pero bueno supongo q el tocho es mucho más viable en cuanto a la venta.
Lo dicho , puedo pasar la reducción de tamaño sin problemas , lo q no pasó es el cambio de color , de diálogos y demás cosas que no respetan la obra original .
Lo del cambio de color de Flex Mentallo de Morrison me parece aberrante ,con esos colores oscuros y modernos no puedo , de echo yo también la dejé sin comprar en la estantería .

magosto
Lector
magosto

Hola :
Todos tenéis parte de razón , pero aún así 20 euros por 80 páginas creo q es caro respecto a la media de cómics que se editan en este país , está editado con calidad? Si pero aún así es caro y la gente no suele picar con cosas tan caras y sobre todo con la crisis q hay en nuestro país.
Probablemente el precio este un poco inflado , creo q será porque la editorial tiene miedo de perder dinero …pero esto son especulaciones mías.
El problema de todo este tinglado de precios y cancelaciones y ediciones ,es lo de siempre , que las editoriales no dan datos de ventas , ni ningún tipo de explicación de cómo hacen las cosas y por mucho que elucubremos sobre teorías no podremos saber la Verdad.
Personalmente pienso q cuando no se dan datos al público es para poder engañarnos o hacer lo q ellos quieran ,sino que sentido tiene ocultar datos?que alguien venga y me lo explique porfavor ….

hammanu
Lector
hammanu

Por supuesto que es asi. Yo a veces no entiendo a las editoriales inflan unos precios a ciertos materiales que a los años ves de saldo en vez de que cuando salen ponerlos a un buen precio para venderlos enseguida. Y eso si no hay editoriales como Norma que te sacan mucho material de carne de saldo y lo que hacen igual que las hidroeléctricas es subirte lo “comercial” para recuperar perdidas. Ya desde que era muy joven siempre vi el precio de los albums exagerados y mi aficcion al comic yanqui o británico fue gracias al formato y precios. Yo aun no entiendo con comics tipo Asterix, Blueberry y ect… los precios no son mas populares con el estatus que tienen. Y otra cosa si las editoriales divulgaran con anteriodidad cierto material mas raro venderían mucho mas, y no darte la sorpresita cuando vas a comprar las novedades y te toca escoger ese mes a raíz de la economía de cada uno. Vivimos en un país dado a las chapuzas y asi nos va.

magosto
Lector
magosto

España yo siempre lo digo: tiene todo para triunfar y hacer las cosas bien en la mayoría de los campos , pero se hacen chapuzas como la copa de un pino .
Una de la reina de las chapuzas es Norma editorial q nunca dió opción a que la gente joven con menos presupuesto se acercara al Europeo , hace dos meses saco un álbum europeo que se llama Watertown a 64 páginas a 22euros !!! Y después se quejará de que no vende…
Comparando precios hasta este Roncesvalles no esté tan caro cómo yo pienso teniendo en cuenta que es una muy buena edición.
Cuando estaban publicando The boys de Ennis tuvieron la desfachatez de sacar los tomos recopilatorios en tapa dura y económicos cuando aún no habían acabado la serie en tapa blanda y la gente se quedó pasmada … vamos un desastre.
The wicked and The divine no entiendo xq no lo publican en tapa dura directamente cuando saben q va a ser un éxito de ventas, lo publicarán dentro de un año para q la gente tenga q comprarlo dos veces.
Yo tampoco entiendo porque no apuestan con otros formatos más económicos para el europeo como está haciendo ECC e hizo planeta en su momento.
Roncesvalles no va dirigido a un público juvenil o adolescente , va dirigido a un público adulto que tenga poder adquisitivo.
Es normal que los jóvenes piquen más con los superhéroes pues los editan en grapa y son más económicos yo también lo hacía de pequeño.
El mercado de cómics está creciendo a pasos agigantados pues cada vez hay más editoriales publicando, si todo va bien, en 10 años veremos publicado una cantidad de material europeo ingente y supongo q bajarán los precios.
Ponent Mon está haciendo una labor fantástica recuperando estás obras y hay q agradecérselo aunque el presupuesto no nos encaje.
Las editoriales no hacen una buena publicidad de sus obras pues xq no saben o no quieren.
Lo mejor es no rayarse , yo llevo mucho tiempo metido en esto de los cómics y veo q las editoriales hacen lonq quieren directamente.

hammanu
Lector
hammanu

También llevo yo lo mio comprando y estoy un cien por cien contigo.
Hay de todo y por supuesto no voy en contra de Ponent Mon ya que ha sacado un material bastante raro y es normal que lo compre cierta clase de lectores y que no será un publico mayoritariamente.
Lo que me quejo es que a veces ese material mas especializado no va a llegar a mas fandom. Pero hay que reconocer que en estos últimos tiempos se esta editando mucha variedad de material para todos los gustos pero que por desgracia económica, no se puede “picotaear” de otros gustos debidos a los precios. Es una realidad palpable pero es lo que hay. Ya que yo y como muchos no damos a basto de comprar material que realmente nos gusta como para ir probando otra cosa. Me acuerdo que con las grapas ibas catando y tal pero ahora con los tomos… pues como no pruebes a informarte o descargarte por la red, y entonces si te gusta mucho comprarlo. Al ser los tomos tan caros es normal que te lo pienses mucho

Krokop
Lector
Krokop

Yo llevo también algunos años leyendo tebeos, pero todavía me siguen sorprendiendo constantemente y hay mil cosas del medio de las que me gustaría saber mucho más.

Respecto a los precios más baratos, que evidentemente a todos nos vendrían muy bien, yo creo que llegarán cuando se reconquisten los quioscos. Hace algunos años lo de las grandes superficies y librerías generalistas parecía imposible y ahora están ahí. Quizá sobreexplotándose con un exceso de títulos en tomazos en lugar de buscar nuevas vías comerciales.
Para este tipo de cómic en el que cada página es más grande, elaborada y, por tanto, cara, lo ideal serían las antologías periódicas, pero para eso resulte rentable es necesario llegar a los quioscos.
Ahí sí que se podrían ver ocho o diez títulos cada mes por un precio razonable. Si no, este tipo de cómic se quedará ya para casos muy excepcionales.
Recuerdo como anécdota que yo la primera vez que leí el nombre de ese tal Frank Miller que ahora hasta sale en la tele fue en CIMOC, cuando publicaron Sin City que, a su vez, se serió en Dark Horse Present originalmente.

Diomedes
Lector
Diomedes

Un pequeño apunte, no me he leído la obra pero por lo que leo de las viñetas que ponéis habría ya un cierto error histórico. Los vascos actuales no son los vascones. Es decir, los vascones son los “vascos” de la antiguedad desde que se les detecta en época romana como aliados de Pompeyo hasta el hundimiento del Gran Ducado de Vasconia en la actual Francia. Justo en la epoca carolingia comienza el hundimiento del Ducado al ir perdiendo soberanía y entrar e conflicto con el poder centralista carolingio. Los supervivientes entran en la península, donde ya vivían algunos de ellos, y se encaminarán a las regiones de Navarra y el actual Pais Vasco, donde vivían las tribus de los autrigones, vardulos y caristios. La mezcla de los vascones con estas 3 tribus es lo que llamaríamos posteriormente vasco (que no ya vascón). El texto del comic habla continuamente de “los vascos” cuando tendría que hablar de los vascones más bien. Los ataques a las fuerzas carolingias, además, no se sabe hasta que punto fue simplemente busqueda de rapiña o de vengarse por el asalto a Pamplona (que llevaba tiempo tomada por los musulmanes y no era una ciudad “vascona” propiamente dicha) o están englobadas en las luchas generales del Ducado de Vasconia contra los reyes carolingios como una operación más para debilitar a su enemigo. Pipino el Breve habia llevado una guerra terrorífica con una expecidición militar masiva contra el Duque Gaiferos de Vasconia (los duques parecen por nombre todos francos, asi que el Ducado de Vasconia/Aquitania debia ser de una composiciòn étnica mixta, entre vascones y romano/galos y hasta francos) hasta el 770 , y Carlomagno y Carloman siguieron la guerra contra Hunaldo de Aquitania y Lope II de Vasconia, y este Lope II de Vasconia fue eventualmente depuesto al ser nombrado un nuevo conde franco en Burdeos como autoridad feudal oficial. El comic según contáis se centra en las operaciones de la península ibérica, cuando gran parte de la animadversión y enfrentamiento bélico entre aquitanos, vascones y francos era por los enfrentamientos en la zona “francesa” norpirenáica, que para la época del episodio de Roncesvalles ya iban para casi 20 años de guerra.