Reseñas del Ayer: WILDSTORM SPOTLIGHT: MAJESTIC

Por
11
590

Es el final. De la vida, de la existencia, del Universo mismo. Han pasado eones y las leyes físicas que han regido el Universo se desmoronan; las moléculas dejan de vibrar; los cálculos desaparecen y todo converge al cero absoluto en todos los rangos.

Majestros es un anciano guerrero que contempla cómo el último de los robots–arbustos, un eco de lo que en su día fue vida orgánica, fallece y así el número de seres vivos en el Universo se reduce a nueve. Reunidos en el Lugar, los escasos supervivientes devuelven la mirada al cosmos reconociendo la victoria final e ineludible de la Entropía, cuyo avance no conoce freno y que ha consumido en su ansia millones de galaxias.

Alan Moore y Carlos D´Anda nos muestran en las escasas 24 páginas que componen el número una historia atípica, extraña, cargada de tristeza y añoranza donde la pérdida es la protagonista. Todo muere, incluso parece ser la misma Muerte. De los pocos supervivientes, sólo cuatro abandonarán el Lugar para adentrarse en la negrura insondable, donde no hay destino posible, donde la negativa a dejarse arrastrar por la Entropía parece casi absurda, aunque allí donde no queda nada salvo lo oscuro y lo frío algo encontrarán, una contradicción que esconde un nombre que Majestic conoce de otra época.

Es un breve comic, extraño, fuera de sitio. No hay batallas porque los villanos ni siquiera residen en los recuerdos. Nos encontramos en un Universo que da los últimos espasmos mientras contempla con ojos ciegos el final de todo lo que ha existido y cuyo silencio final se convertirá en el inicio de algo venidero e impronunciable.

11 Comments
Antiguos
Recientes
Inline Feedbacks
View all comments
Animal Man
Animal Man
Lector
14 noviembre, 2006 21:41

De las mejores historias cortas de Moore. Lo cual ya es decir. Si recordara dónde coño lo guardé me lo volvería a leer esta misma noche.

Sputnilk
Sputnilk
Lector
14 noviembre, 2006 22:02

¿Quién es exactamente de Majestic? Ni siquiera tengo claro si pertenece a Image o a DC(sección Wildstorm). Sólo conozco un par de “intrusiones” en el mundo de Supes y ni siquiera las leí. ¿De donde sale este chamo con buena pinta?

Warakaman
Warakaman
15 noviembre, 2006 0:29

A todos los que les guste esta historia, les recomiendo el relato corto “La última pregunta” de Asimov, al que Moore homenajea claramente en este comic.

Tomás
Tomás
15 noviembre, 2006 4:03

y en lugar de “homenajea” en realidad estaria bien decir “plagia.”

La historia es SOLO el plagio a la de Asimov, no un detalle dentro de algo mayor. Tradujo el cuento al universo de Wildstorm sin mucha pompa ni metiendo ningun toque personal. Es lisa y llanamente, el cuento de Asimov firmado por Moore en el universo Wildstorm

Toni Boix
15 noviembre, 2006 9:38

Pues debe de ser un buen cuento, porque el cómic me pareció de lo más redondito cuando lo leí.

Antoño Retoño
Antoño Retoño
15 noviembre, 2006 10:36

Asimov lo consideraba su mejor cuento (y escribió unos pocos, el muchacho).

No he leído el cómic este de Majestic, pero La Ultima Pregunta es una pequeña maravilla.

Fando Fández
Fando Fández
15 noviembre, 2006 10:37

Moore plagia a Asimov y el dibujante plagia descaradamente a Moebius con la Splash en la que se ve a “Dios”.

Está bien eso de que si vas a plagiar por lo menos plagies de los grandes 😉

Antoño Retoño
Antoño Retoño
15 noviembre, 2006 11:09

De todas formas, aunque sólo sea por la cantidad de veces que se ha plagiado a Moore en los cómics, bien se le puede perdonar al hombre que en esa ocasión se inspirara en el relato de otro autor 🙂

Warakaman
Warakaman
15 noviembre, 2006 19:25

Bueno, la verdad es que lo de homenaje lo digo porque se trata de Moore… para cualquier otro probablemente hubiese dicho plagio.

Ademas, en la historia de Moore hay un personaje que se dedica a contar los nombres de Dios, cuando acabe de contarlos se terminara el mundo… en la antologia de relatos (sorry, no recuerdo el nombre) en que ley la historia de Asimov habia una historia de Clarke que trataba precisamente de eso.

Toni Boix
16 noviembre, 2006 7:23

Bueno, debo confesar que hace mucho leí una novela de serie b en la que el malo maloso tenía muchas coincidencias con el Ozymandias de Watchmen. No en cuanto a la inteligencia y tal, sino en cuanto a la manera en cómo vivía y los sirvientes que tenía. Será casualidad. De todas maneras, aunque soy incapaz de recordar su título, sí debo reconocer que Watchmen le da mil vueltas como obra a la novela aquella.