Reseñas DC: Injustice 2 #1

¿Que le espera al universo Injustice tras la derrota de Superman?

Por
1
2097
 
Injustice 2 cover

Edición original: Injustice 2 #1
Guión: Tom Taylor
Dibujo: Bruno Redondo
Entintado: Juan Albarran
Color: Rex Lokus
Formato: Grapa, 32 páginas
Precio: $2.99

 

En 15 días sale el Injustice 2 para las consolas de PS4 & Xbox One. Al igual que en la primera entrega, Injustice: Gods Among Us, en DC Comics han sacado las semanas previas un cómic Digital First para relatar los eventos que llevan al inicio del videojuego. Y la grapa recopila los 3 números digitales, los tres primeros en este caso. Pero antes de zambullirnos en el Injustice 2 #1, hagamos un pequeño repaso. La primera entrega salía 4 años atrás, y en nuestras vidas llegaba un autor desconocido para muchos hasta aquel entonces: Tom Taylor. El australiano tomaba la complicada tarea de relatar que ocurrió 5 años atrás, marcando el presente el inicio del Modo Historia en el videojuego – creado por los mismos autores de la saga Mortal Kombat -, para ver cómo un buen día el universo DC empezaba a dejar de ser el que conocíamos de toda la vida. Esto pasaba porque el Joker envenenaba a Superman con kryptonita, y Kal-El en vez de derrotar por enésima vez a Doomsday… era el responsable de la muerte de Lois Lane. Y su bebé no-nato. Además de ser Metropolis arrasada por una bomba nuclear. Horror. Desesperación. Ira. Demasiado odio recorriendo las venas del kryptoniano. Un cóctel mortal, provocando que Superman cruzase una línea impensable, arrancándole al Joker un corazón tan muerto como su vida. Y una vez cruzas la línea, sin una ancla moral a la que aferrarse, terminas cruzando-la de nuevo. Por el bien de la humanidad. Esos mismos humanos que te lo han arrebatado todo. Que pudiéndolo impedir mil veces, fallaron cuando era más importante.

De cómo siendo Superman el ancla moral de los superhéroes, muchos acaban cayendo en el lado oscuro con él. Y Batman, quien nació de haberlo perdido todo, quien no tomó la misma decisión que ahora Superman para poder evitar muchos años atrás esta desgracia, sigue sin caer. Y lucha por la humanidad. Por sus compañeros. Por lo que una vez Superman representó. A cada año, nuevas amenazas. El Cuerpo de Green Lanterns; el lado místico y sobrenatural; los dioses del Olimpo… Al final, apenas quedan héroes, sólo villanos por doquier. Los que siempre lo han sido, y los que cayeron alzando el Régimen. Todo ello, con el abandono de Tom Taylor durante el desarrollo del Año 3 – aunque algún Anual volvió a correr a su cargo -. Las riendas las tomó Brian Buccellato, demostrando lo que había aprendido junto a Francis Manapul, y en solitario cómo en Forever Evil: Rogues Rebellion. Finalmente, en el videojuego, aparecen superhéroes de una Tierra cómo la de toda la vida. Con su ayuda, el Batman del universo Injustice finalmente derroca al Superman de ese universo. La historia la podéis ver pasándoos el videojuego, y además, la podéis complementar vía Harley Quinn. Injustice: Ground Zero nos cuenta desde su perspectiva, lo que ocurre durante el videojuego, pero fuera de cámara.

Injustice 2 Batman Superman

Esto sirve de despedida de Brian Buccellato en esta franquicia, y un puente hasta que llegase nuevamente la precuela del nuevo videojuego. Secuela del primero. Y el regreso de Tom Taylor detrás de un universo tan suyo cómo de Ed Boon & Cía. Además, si ha habido una constante por encima de ambos guionistas, es el dibujante Bruno Redondo. Por la cadencia de la serie – 10 páginas completas en formato grapa cada semana, equivalen a hacer 2 números al mes – no ha sido siempre el encargado, pero si uno piensa en 2 autores para el universo Injustice, estos con Taylor & Redondo. Ellos son los encargados del primer cara a cara entre Batman y Superman, una vez este es derrotado y encerrado para poner fin al Régimen. De volver a mostrarnos a una Harley Quinn, libre de las cadenas del Joker, quien pasó de ser la aliada de Green Arrow & Black Canary hasta la aliada más cercana de Batman. Y los encargados de mostrarnos que, una vez “libre”, le espera cualquier cosa menos libertad a la Dra.Harleen Quinzel. Para que hay cosas a las que uno está destinado. ¿Acaso podemos escapar de nuestro deber? ¿De quienes somos en realidad? ¿O de lo que el universo espera que seamos?

Probablemente esté poniéndome demasiado filosófico, aunque quien entienda de juegos de palabras, entenderá por donde continúan los tiros. Salvo, claro está, cuando estos ocurren de verdad. ¿Creíais que ya sabíais por donde iba a ir la historia? Brainiac el nuevo jefe final, una posible historia de redención de Superman, Supergirl como la nueva protagonista. No amigos, el único misterio no es si Darkseid es algo más que un simple personaje jugable, con menos historia que Goro en Mortal Kombat X – sin contar los cómics -. Y aunque nos alegramos de ello, por lo que se venía intuyendo hasta ahora, muestra una cobardía descarada. Creíamos que por fin iba a romperse la tendencia de los últimos años, pero parece que hay una maldita linea que jamás cruzarán en DC Comics. Que Rao tenga el alma kryptoniana de Clark Kent en su gloria, porque no merece menos. O quizás, ha sido el autor que ha dicho que por muy universo paralelo que sea, dos errores no tiene porque ser un acierto. Veremos quien será el responsable de tal decisión, y su valoración una vez haya concluido toda la historia.

Injustice 2 Batman Harley Quinn

De momento, en estos tres primeros números digitales recopilados, vemos a un Tom Taylor en plena forma. Una desconexión que parece haberle sentido de fábula, trabajando en sus proyectos independientes propios, así como la oportunidad de escribir unos números de Batman/Superman. La posible redención de Superman seguro que motiva al autor australiano, pues ama cómo pocos al personaje. Y con él, otros superhéroes caídos que apoyaron al Régimen, como The Flash o Green Lantern. Igual de motivado parece estar Bruno Redondo, quien sigue contando con las tintas del barcelonés Juan Albarran, desde que en el Año 3 empezó a encargarse de ello – también entintó al también barcelonés Daniel Sampere en otra serie digital, el spin-off Arrow: The Dark Archer -, ya fuese con los lápices del manchego Bruno o del madrileño Xermanico. Pero si durante el Año 3 hubo cambios, más importante fue el Año 2, pues llegaría el mejicano Rex Lokus. Uno de los elementos clave de esta larga saga, cuyo trabajo hace que las escenas más sangrientas no estén difuminadas. Pero sobretodo, que sea una serie donde los colores brillen en todo momento donde el guión del videojuego, no obliga a que todo sea más antinatural, deprimente, sucio. Si, aunque los nombres de guionista suelen llevarse la mayoría de la atención, aquí contamos con el verdadero dream-team al completo para este Injustice 2 #1. Bienvenidos de nuevo, Tom Taylor; Bruno Redondo; Juan Albarran; Rex Lokus. Y que vuestros nombres, vuestros trabajos, perduren tanto o más que con el primer videojuego.

  Edición original: Injustice 2 #1 Guión: Tom Taylor Dibujo: Bruno Redondo Entintado: Juan Albarran Color: Rex Lokus Formato: Grapa, 32 páginas Precio: $2.99   En 15 días sale el Injustice 2 para las consolas de PS4 & Xbox One. Al igual que en la primera entrega, Injustice: Gods Among…
Guión - 8
Dibujo - 7.5
Interés - 8.5

8

Todo lo que cabe esperar con semejante cóctel. Porque a veces, segundas partes pueden ser igual de buenas. Aunque sea esta la sexta-séptima temporada.

Vosotros puntuáis: 8.76 ( 6 votos)
1 Comment
Antiguos
Recientes
Inline Feedbacks
View all comments
CapitanPescanova
CapitanPescanova
Lector
4 mayo, 2017 10:25

Es triste que los cinco volúmenes de Injustice fuesen más DC que muchas de las cosas que publicaba DC en el momento: ver a Ollie y Dinah juntos, el recorrido enciclopédico que hicieron al mundo mágico deceíta, Plasticman (¿soy el único que lo echa de menos? Su anual me pareció canela fina) y el tratamiento que hacían de algunos personajes, jolín, si durante un tiempo era el único sitio donde podíamos disfrutar del Lobo de siempre.

Aparte me gustó como no convirtieron a Superman en villano despótico de la noche a las mañana, sino que poco a poco iba cruzando cada vez más y más líneas hasta que ya no podía volver atrás.