Reseñas DC: Exit Stage Left: The Snagglepuss Chronicles

Reseña USA del primer numero de esta nueva serie del universo Hanna-Barbera publicado por DC Comics, con Mark Rusell a los mandos.

Por
12
1805
 

Edición original: DC Comics.
Guión: Mark Russell.
Dibujo: Mike Feehan.
Entintado: Mark Morales.
Color: Paul Mounts.
Formato: Grapa, 32 páginas.
Precio: $3.99

 

Snagglepuss, o el León Melquíades como lo conocemos en español, es uno de esos míticos personajes de Hanna-Babera de los años 60, que se emitió dentro del Show del Oso Yogui en capítulos de 6 o 7 minutos. Snagglepuss era un león montés, o para resumir, un puma, que vestía con cuello y puños de camisa, y un lazo negro en el cuello casi a modo de pajarita, y que hablaba siempre en un tono muy refinado y culto, con su mítica frase: “corramos hacia la derecha”.

Pues bien, como no podía ser de otra manera, este carismático personaje ha sido recuperado por DC para su línea de cómics centrada en el universo Hanna-Barbera, preparando una serie centrada en él, como ya ha ocurrido con otros compañeros animados suyos, como Scooby Doo, Los Picapiedra o Los Supersónicos, entre otros muchos. Es más, en el número especial Banana Splits/Suicide Squad, allá por febrero del año pasado, ya pudimos ver un breve avance de esta nueva serie, aquella vez con dibujos de Howard Porter, y que ya apuntaba maneras. Y quien mejor para ocupar esa tarea, que el norteamericano Mark Russell, autor de la mítica Prez y de la incomparable The Flintstones, que es seguramente la mejor serie que ha salido hasta ahora de la iniciativa Hanna-Barbera, y en general una de las mejores colecciones que se han publicado en los últimos años en el mercado americano. Hoy os traemos la reseña del primer número de esta serie centrada en Snagglepuss, Melquíades, o como lo queráis llamar, y el resultado es sorprendente, como no podía ser de otra manera.

El avance que pudimos ver el año pasado

La historia comienza en 1953, con la acción situada en la ciudad de las luces, Nueva York, en donde seres humanos y animales antropomorfos conviven como iguales, y con la presentación en Broadway de una obra de teatro que está teniendo un gran éxito, y cuyo director y creador es Snagglepuss, cuya esposa es además la actriz protagonista. En una historia en la que el argumento es lo menos importante, Russell aprovecha la oportunidad de escribir sobre el mundo de Hanna-Barbera para deconstruir al personaje de Snagglepuss, mostrándolo en un entorno realista en plena caza de brujas de comunistas por parte del Senado de los EEUU. Aquí tendremos referencias históricas como el círculo Algonquin, de quien SP (apodo de Snagglepuss) se declara deudor intelectual, así como de figuras importantes de la época como el dictador cubano Fulgencio Batista, Peggy Guggenheim, Dorothy Parker o Lillian Hellman, estas últimas intelectuales perseguidas por la caza de brujas, que culmina en un hecho histórico y traumático como la ejecución de los Rosenberg. Quien haya visto la película Trumbo, debe saber que este cómic tiene el mismo tono y las mismas ideas, aunque sea una historia centrada en un personaje diferente.

Pero Russell va mucho más allá, rescatando los rumores de la época en la que Snagglepuss se emitía por televisión, en donde se le acusaba de afeminado y homosexual, para construir una historia que nos habla no solo de la lamentable caza de brujas, sino en general de los derechos civiles, uno de los pilares sociológicos de la sociedad americana, y de la influencia de la cultura en los ciudadanos, con SP como protagonista de la historia. Y por supuesto, aun a pesar del tono intelectual de la serie, Russell no se olvida del universo que está escribiendo, y nos introduce algún guiño para los fans de los personajes de Hanna-Barbera, como al introducción de Huckleberry Hound, que aquí es un novelista amigo de SP que se traslada a Nueva York. En definitiva, estamos ante una historia oscura y realista, que promete convertirse en uno de los mejores cómics del año que acaba de comenzar, y que merece mucho la pena.

En el apartado artístico tenemos a Mike Feehan en el dibujo, Mark Morales en el entintando y Paul Mounts al color. Feehan es un joven ilustrador canadiense sin experiencia en el mercado mainstream americano, y al que no se le conocen trabajos en el mundo del cómic, más allá del que hoy analizamos o unos artworks ambientado en el universo de la serie Stranger Things que se hicieron bastante virales. Así pues, el artista hace un buen debut en una serie muy prometedora, y consigue una caracterización de los personajes muy acorde al tono de la historia, mostrándonos animales antropomorfos de corte realista con diseños alargados que recuerdan bastante a Steve Dillon, del que parece obvio que es una gran inspiración. Si bien aún le faltan matices por pulir, y detalles que mejorar, en general es un buen trabajo para un gran colección que acaba de empezar, y que esperemos que nos dé alegrías por mucho tiempo

  Edición original: DC Comics. Guión: Mark Russell. Dibujo: Mike Feehan. Entintado: Mark Morales. Color: Paul Mounts. Formato: Grapa, 32 páginas. Precio: $3.99   Snagglepuss, o el León Melquíades como lo conocemos en español, es uno de esos míticos personajes de Hanna-Babera de los años 60, que se emitió dentro…
Guión - 9.2
Dibujo - 7.5
Interés - 8.7

8.5

Brillante

Rusell vuelve a sorprendernos utilizando a uno de los personajes clásicos de Hanna-Barbera para mostrar con perspectiva crítica un retrato social de la sociedad americana de los años 50.

Vosotros puntuáis: 9.62 ( 4 votos)

12
Déjanos un comentario

Please Login to comment
3 Comment threads
9 Thread replies
0 Followers
 
Most reacted comment
Hottest comment thread
7 Comment authors
Giovanni CasellaCristian Miguel SepulvedaMikiPedro Pascual Paredeshammanu Recent comment authors
  Subscribe  
Recientes Antiguos
Notifícame
zorel
Lector
zorel

Salvando las distancias, la premisa y el estilo de dibujo me recuerdan a Bojack Horseman (si no la han visto, recomiendo la serie. La dan por Netflix).

Garrac
Lector
Garrac

Me da mucha pena pensar que Rusell se va a marcar otra serie cojonuda, y ECC de nuevo pasará olímpicamente de editarla aquí en España. Que sigamos sin ver los Picapiedra en este país es sorprendente

hammanu
Lector
hammanu

Yo creo que por problemas de derechos tendrían que pagar una pasta que a ECC no le conviene, porque a lo mejor no ve viable comercialmente a estos personajes y a lo mejor les obligan a pagar por el paquete entero. A lo mejor si DC le pudiese vender solo los derechos de las series de Rusell se arriesgarían. Tened en cuenta que ECC no es Panini y con licencias en Manga, Europeo y demás no pueda estar en todos los fregados

Pedro Pascual Paredes
Autor

Uhm….Prez no es una licencia y no sé ha publicado.

Y respecto a Los Picapiedras…se ha acaba de publicar Batman/Elmer Fudd.

Aun así, entiendo lo que comentas hummanu…incluso comprendo en parte a ECC, pues me imagino que hay muchas series que pide el lector con ansia…¡Y luego no sé compran!
Pero también es cierto, que por las razones que sean, ECC no ha publicado una de las mejores series de DCYOU y la mejor de la línea Hanna Barbera

Pero el 2018 acaba de iniciarse y aún puede traernos sorpresas.

Un saludo

hammanu
Lector
hammanu

Los Picapiedra son de Hanna Barbera por eso creo yo lo que comento mas arriba. Y lo de Prez pues eso, si no pasa un caso por el estilo de Tom King;
el cual llamo la atención del publico yanqui y español con la Vision se lo pensaron para publicar los Omega Men. Y con el tiron que tiene ahora mismo mira como van a publicar a Mr Miracle ¡en grapa! con lo cual da una oportunidad perfecta a la gente que tenga dudas en probar con el primer numero sin desenbolsar unos 15 o 16 euros, con lo cual enganchara a mucha gente. Obviamente en un futuro la tendremos recopilada en tapa dura. Lo que pasa que Rusell no tiene una serie con el mismo impacto que la Vision o guioniza Batman donde puede llamar mas la atención. Creeme que por eso actúan asi y solo sacan el Batman/Elmer por ese motivo. En cambio Rusell no tiene tanto bagaje como para que ECC se arriesgue con el. Ten en cuanta que los Omega Men se publicaron prácticamente por iniciativa popular por la coña que se le daba a estos en las consultas, ni mas ni menos.

Miki
Lector
Miki

Creo que ahí has tenido más en cuenta que Elmer es dibujo animado, de ahí la conexión, que el que es propiedad de Warner (a pesar de que se ha licenciado a otras compañías, aunque desde los años 90 vienen siendo publicados por DC los pocos comics que han tenido), mientras que Snagglepuss es de Hanna-Barbera licenciado a DC.

Pedro Pascual Paredes
Autor

Mil perdones, hummanu y Miki, tenéis razón he cruzado Hanna Barbera con los Looney Tunes.

Pero bueno, más allá de dificultad de derechos, que yo al menos desconozco, la cuestión es más de mercado. ¿Prez sería un cómic que vendiese? ¿Sino lo hizo en Usa porque lo va hacer aqui? ¡Y además fue cancelada!

Que quede claro que no es mi opinión, sino mi especulación sobre lo que puede pensar los editores de ECC.

Algo que también nos lleva al tema de Young Animal.

Yo si pienso que cómics como los de Russell o Way y compañía tienen demanda, o al menos la misma que lo que publican otras editoriales respecto a independientes ¿Hay mercado para Sex Criminal y no para Shade?
No sé, todo es especular, pues al final los lectores no somos los que nos jugamos las perras editando cómics, pero si es posible que debería haber alguna manera que los cómics más “underground” de DC tuviesen cabida en el mercado español o suramericano.

Un saludo y de nuevo perdonadme por mi confusión.

Pd: Hummanu, estoy bastante de acuerdo con tu comentario, pero intento pensar las razones de estas no publicaciones, las cuales según pase el tiempo más difícil tiene ser vistas por aquí a causa de que a quien le interese habrá optado por el tpb americano. ¡Salvo que un Eisner aparezca por medio!

hammanu
Lector
hammanu

Ten en cuenta que ECC de momento no arriesga mucho y de ahí que ese tipo de material es muy difícil que lo publiquen. La
única manera que veo yo que saquen este material seria a mi juicio que el universo Dc fílmico triunfara: lo cual generaría abundantes ventas del material mas comercial y ello repercutiría en que se arriesgaran mas y publicasen ese tipo de material.
Si a mi hace años me contasen lo que Panini publica de material clásico y raruno no me lo hubiera creido. Pero asi ha sido gracias al interés que generan sus películas y con ello las ventas e interés en los comics, y amen a ello pues pueden sacar todo tipo de material. De hecho hasta la gente esta mas predispuesta a comprarlo, ya que otras veces se ha intentado publicar clásico sin éxito. Asi que cuando DC se haga mas “viral” generara mucho mas interés con lo cual ECC publicara mucha mas variedad de material. Gracias a la peli de Aquaman tenemos las Cronicas de Atlantis y la futura reedicion de Aquaman de Peter David…pero por desgracia esto tardara en llegar a menos que DC se ponga las pilas en su división cinematográfica que es de vergüenza ajena.

hammanu
Lector
hammanu

Obviamente la iniciativa popular cuenta. Pero King siendo un guionista que llamaba la atención desde Nightwing y encumbrándose con la Vision paso bastante tiempo (e insistencia de la gente) para publicar los Omega… seguro que Panini hubiera tardado menos.

Giovanni Casella
Autor

Si publican la colección de Scooby-Doo, que si bien es cierto está más bien orientada al público infantil, no deberían de tener más problemas con otras licencias de Hanna-Barbera. Pero claro, en la de Scooby-Doo sale Batman…

hammanu
Lector
hammanu

Yo creo que al salir Batman no cuenta como licencia de Hanna Barbera, o bien algo similar y lo pueden publicar sin pagar mas derechos. Es una teoría que encuentro plausible, y amen claro esta de que ECC las vea viables comercialmente.