Obras Maestras nº 11. Veneno: El origen

Por
11
1859
 


Edición original: Marvel Comics – marzo 1988 – julio 1989
Edición España: Comics Forum – febrero 1994
Guión: David Michelinie
Dibujo: Todd McFarlane
Entintado: Bob McLeod, Todd McFarlane
Color: Janet Jackson, Bob Sharen
Portada: Todd McFarlane
Precio: 1250 pesetas (tomo en tapa blanda con solapas de 120 páginas)

 

El undécimo tomo de la colección Obras Maestras contiene la recopilación de una serie de tebeos cuya presencia en este formato es quizá más circunstancial que intrínsecamente justificable. A principios de los noventa, el dibujante y el personaje protagonista gozaban de una inusitada popularidad. Todd McFarlane había abanderado junto a otros seis autores una marcha de la casa de las ideas que desembocó en la fundación de Image Comics. Por su parte, una de sus creaciones gráficas, Veneno, estaba en un proceso de transición de la villanía al anti-heroísmo que había de situarle en la nebulosa “zona gris” en la que habitaban ya Lobezno, el Castigador o el Motorista Fantasma. Cosas de la vida, parecía que el arácnido dentudo podía convertirse en una versión endurecida y noventera del clásico Spider-Man, como reacción a la competencia que representaban los nuevos comics de la editorial fundada por su co-creador. Mal que pesara a sus detractores, los tebeos de Image introdujeron una estética que fue automáticamente copiada por sus competidores, exagerando una tendencia que había arrancado durante la década anterior. Los personajes clásicos fueron sustituidos y / o contaron con versiones adaptadas a los buenos tiempos, pródigos en cananas, cazadoras y barbas. Batman tuvo a Azrael; el Capitán América al USAgente; Iron Man a Máquina de Guerra; Thor a Thunderstrike… ¿Spider-Man a Veneno?

En 1994, Forum publicaba la miniserie Veneno: protector letal, llamada a cambiar el estatus del personaje. Al mismo tiempo, Planeta confirmaba que se habían hecho con los derechos para editar los tebeos de Image en España, empezando por Spawn, de Todd McFarlane. El dibujante canadiense había causado hondo impacto en el seno de parroquia arácnida y la sección celtibérica de la misma no fue ajena a las polémicas entre defensores (muchísimos) y detractores (unos cuantos) del estilo de don Todd. Gustara o no, el caballero cambió el aspecto gráfico de Spidey (que había permanecido casi inalterado desde los tiempos de John Romita padre) manteniéndose la huella de su paso por la franquicia arácnida largo tiempo después de su marcha. Las ventas se dispararon y el fenómeno llegó a tal extremo que McFarlane consiguió una cuarta cabecera en la que dar rienda suelta a sus veleidades literarias. El resultado se tradujo en unas ventas millonarias y en la demostración de que el buen señor todavía estaba muy verde en lo que a guiones se refería, pero como siempre, ya me estoy yendo por la tangente. La conclusión es que recuperar las primeras apariciones de Veneno era un movimiento justo y necesario para aquel momento.

El tomo recopila dos arcos argumentales separados por unos pocos meses. El primero supone la primera aparición de Veneno, un personaje creado a partir de la reunión de dos enemigos de Spidey. Por un lado tenemos al simbionte alienígena que Petey consiguió en las Guerras Secretas y que ha desarrollado hacia él una relación de amor-odio, como consecuencia del rechazo sufrido por parte de su portador cuando éste descubrió su auténtica naturaleza. Por otro está Eddie Brock, un periodista obsesionado por la venganza desde que su carrera se fuera al garete, según él por culpa de Spider-Man y en realidad por haber roto el código deontológico de su profesión. El encuentro entre ambos se traduce en el surgimiento de Veneno: la simbiosis de dos seres que odian al trepamuros y que contiene las mismas habilidades que éste. Para rematar la faena, el simbionte revela a Brock el secreto de la identidad de su común enemigo. ¿Podrían las cosas ir peor? La primera batalla culmina en el número trescientos de la colección The Amazing Spider-Man, con el regreso del traje blaugrana tradicional. Veneno ha tenido el honor de ser el antagonista del protagonista en su tercer centenario, pero ha demostrado ser un personaje lo suficientemente atractivo como para eclipsar a los villanos clásicos de la franquicia durante bastante tiempo. Un año después, Eddie y su alter ego lleno de colmillos volverán a atormentar a Peter amenazando a sus seres queridos en una historia agobiante y opresiva que bien hubiera podido servir de base para uno de esos thrillers de sobremesa en los que la existencia de una familia feliz es puesta del revés por el psicópata de turno.

Contemplado con perspectiva, hay que reconocer que la presencia de McFarlane hizo ganar muchos enteros a unas historias que, con otro dibujante, quizá hubieran pasado desapercibidas. Resulta innegable que su diseño dio a Veneno el éxito del que ha vivido durante todos estos años y de hecho, a la hora de hablar del personaje todo el mundo parece haber olvidado la presencia del guionista David Michelinie. Parece ser cosa consensuada la afirmación de que don Todd fue el creador único de este trepamuros esteroideo y de hecho, el propio canadiense intentó sin éxito hacerse con los derechos del personaje. Esta polémica (muy similar a la que enfrentó a Rob Liefeld y Louise Simonson por la progenitura de Cable) bien podría enlazarse con la que dio que hablar a la parroquia (en aquellos tiempos pre-interneteros) sobre la importancia de guionistas, dibujantes y personajes en el negocio. En todo caso, no está de más reivindicar a David Michelinie como olvidado guionista de una larga etapa de la franquicia arácnida. Aunque su labor está por debajo del óptimo trabajo desarrollado junto a Bob Layton en la colección del Hombre de Hierro, no hay que dejar de lado su participación en una franquicia sería llamada a ser vuelta del revés cual calcetín durante la procelosa década de los noventa.

Veneno, por Todd McFarlane
Veneno vuelve a casa

  Edición original: Marvel Comics – marzo 1988 – julio 1989 Edición España: Comics Forum – febrero 1994 Guión: David Michelinie Dibujo: Todd McFarlane Entintado: Bob McLeod, Todd McFarlane Color: Janet Jackson, Bob Sharen Portada: Todd McFarlane Precio: 1250 pesetas (tomo en tapa blanda con solapas de 120 páginas)  …

Review Overview

Guión
Dibujo
Interés

Vosotros puntuáis: 9.6 ( 1 votos)
11 Comments
Antiguos
Recientes
Inline Feedbacks
View all comments
AlbierZot
AlbierZot
Lector
27 enero, 2015 8:54

Nunca está de más reivindicar el trepamuros de Michelinie, desde luego. Lo echo de menos en estos revival del Spider-Verse Team-up pero me parece que ha quedado definitivamente asociado a Iron Man. Aquí pronto empezaría a entrar en un proceso de estandarización, sobre todo con la entrada de Larsen, pero alcanzó momentos gloriosos como aquella etapa en “Web of…” junto a Silvestri. Como mínimo siempre mantuvo ajustadas caracterizaciones y vivo ese formato de culebrón + aventurilla típico de serie de TV de tarde de domingo.

Thorin_II
Thorin_II
Lector
27 enero, 2015 13:36

Ay! Como me gustaría que Panini reeditara todas estas historias de Venom, como esta que nos ocupa, protector letal, el macero, etc. Eran miniseries que, por mi parte, no inventaban la rueda pero me molaba mucho ver a veneno en acción. Y los dibujos eran muy molones.Pues eso, como dicen arriba nunca está de más reivindicar al Michelinie y no olvidarse de Todd McFarlane, odiado por muchos y adorado por unos pocos. Siempre diré que, si no es mi dibujante favorito del trepamuros, anda entre los dos primero 😉

frankbanner49
frankbanner49
Lector
27 enero, 2015 16:37

¿un poquito devaluado el termino “obras maestras para esto,no?.

AD
AD
Lector
27 enero, 2015 17:26

“¿un poquito devaluado el termino “obras maestras para esto,no?.”
Pues espera a que llegue al tomo de Matanza Máxima…

Un poco jetilla el amigo TODD! atribuyéndose la creación de Veneno, como si nadie le hubiera dicho “quiero que sea un culturista con el traje negro de Spiderman”. Sin embargo, en el caso de Cable, si que me cuadra que fuera un diseño que tenía por ahí y fuera dando la murga por Marvel hasta que lo metieron en un cómic.

Dultyx
Dultyx
Lector
27 enero, 2015 18:37

Que alguien avise a Robert Forster de que ya han encontrado sus cejas, las tenía Eddie Brock

AD
AD
Lector
28 enero, 2015 8:45

Yo es que recuerdo un Marvel Age de la época en que Rob entró a New Mutantsd, y salían toooodos los personajes que iban a salir entre ahí y X-Force, Cable, Masacre, Dyscordia, hasta el agente Zero ese o como se llamara y Gideón y toda esa banda, así que debí pensar que eran diseños suyos todos.

Lo que sí tengo clarísimo es que no tenían nombre definitivo aún, y la otra opción para el sr Summers era Cybrid.

Por cierto, sr Capote, en la semana del antihéroe, la siguiente reseña que tocaría sería Dientes de Sable ¿no? Otra Obra Maestra que se las trae…

Miki
Miki
Lector
28 enero, 2015 9:40

Siempre he tenido curiosidad por las miniseries de veneno que guionizó Larry Hama, ¿alguien me puede dar referencias? ¿Son buenas, sólo entretenidas o directas a la pira?
Del obras maestras de Dientes de Sable se puede decir que lo incluyeron en la colección por el dibujo de Texeira y que el guión al menos era entretenido, alguna virtud hay que sacarle a los hijos feos, digo yo. 🙂

AD
AD
Lector
28 enero, 2015 9:57

Si, si Texeira se sale en esa mini, y no es el peor tomo de Obras Maestras, como hemos comentado más arriba…
Digamos que a partir del número 10 los criterios de selección empiezan a ser un poco dudosos.
De hecho el sr Capote ya dice en el primer párrafo por qué se publlicó éste tomo de Veneno.

Sobre las minis de Hama con el personaje, yo las dejaría en entretenidas, mucha acción (como es de esperar del guionista y el personaje) y el dibujo varía bastante de unas a otras, los hay pasables y algiuno malo de cojones.

Miki
Miki
Lector
28 enero, 2015 21:15

Los criterios eran a veces raros, no sé por qué sacaron el Thor de Simonson fuera de la colección si tenía el mismo formato y habían empezado con él igual que no entiendo por qué metieron ahí el wildc.a.t.s./cyberforce , pero oye, les debía funcionar y ahí leímos como dios manda el Daredevil de Miller o la última cacería de Kraven por primera vez unos cuantos. Casi lo echo de menos.
Gracias por responder a lo de las miniseries de Veneno, me encanta Hama y, si un día me sobra pasta y las encuentro a precio razonable, puede que las dé una oportunidad.

AD
AD
Lector
29 enero, 2015 22:08

De nada hombre, y suerte con lo de los precios razonables, que me ha dado por mirar cómo está la cosa y no veas…
Yo me quité unas cuantas miniseries de estas en retapados en verano y pir lo que veo poco menos que las regalé.