Mundo independiente: Éxodo de artistas (Análisis).

Por
40
261

¿Recuperados del notición de la semana pasada? Aún es pronto para analizar las consecuencias de esta inesperada noticia pero, como todo indica que estamos ante algo que puede cambiar las reglas del juego, estaremos muy atentos a lo que suceda. Sea como sea, tras tres semanas introductorias en las que he desvelado los conceptos claves del mundo independiente; he detallado qué tipo de productos edita cada editorial; y he dado un vistazo a las series del momento, ahora toca entrar en materia y hablar de un tema clave en las empresas independientes: el trasvase de guionistas y dibujantes de las dos grandes hacia el resto.

No hace tanto, Ed Brubaker lanzó junto a Sean Phillips una nueva serie regular de Image titulada Fatale que se ha convertido en todo un éxito de crítica y ventas. Este hecho en sí mismo no nos desvela gran cosa pero tiene muchísimas implicaciones si lo relacionamos con la noticia de hace poco más de un mes en la que se nos confirmaba que este guionista abandona Marvel Comics de manera indefinida. Si tenemos en cuenta la importancia que ha tenido Ed Brubaker en esta casa y, sobre todo, en la mitología del Capitán América, su despedida da que pensar… Si, además, a esto le sumamos la gran cantidad de guionistas que actualmente trabajan a la vez en Marvel y en otras editoriales independientes, veremos que el panorama independiente cada vez está cobrando mayor importancia en detrimento de la Casa de las Ideas. ¿La constante pérdida de guionistas por parte de Marvel significa que la calidad de las series superheroicas va a bajar hasta niveles insospechados? ¿Estamos ante un punto de inflexión en el que las grandes editoriales se van a ver desbancadas por las empresas menores tanto en calidad como en ventas? Esto son solo dos posibilidades que pueden suceder si el éxodo de artistas se incrementa…

En DC Comics no se quedan atrás. Hace unos años, la línea Vertigo estaba a la vanguardia del tebeo independiente (aún sin serlo), casi marcaba el camino a seguir para sus competidoras. Ahora, Image ha lanzado una colección guionizada por Brian K. Vaughan y dibujada por Fiona Staples titulada Saga que en otro tiempo habría encajado a la perfección en el sello de DC Comics. El resultado ha sido asombroso: la aprobación unánime de la crítica y unas ventas que superan a todas las de las colecciones Vertigo. De hecho, Saga vende más que muchísimas series DC y Marvel. ¿Por qué Vaughan ha recurrido a Image para lanzar esta cabecera si tuvo tanto éxito con Y: El Último Hombre, publicada bajo el sello Vertigo? ¿Cómo es posible que las ventas de Saga y las cabeceras Vertigo estén tan alejadas (Saga dobla las ventas de Fábulas y American Vampire y cuadriplica o quintuplica las de los títulos Vertigo con menos éxito) si son productos relativamente similares?

Esto son solo dos ejemplos de casos en los que guionistas que históricamente se han relacionado con una de las dos grandes han pasado a trabajar a las independientes con éxito. Lo curioso es que el panorama actual está lleno de casos similares. A continuación os voy a dar unas herramientas para que podáis reflexionar sobre el tema, aunque yo no voy a entrar demasiado en consideraciones personales (la semana que viene habrá un artículo de opinión sobre el éxodo de autores). Por ahora, me voy a limitar a analizar la situación actual de las grandes y os voy a nombrar casos de trasvases históricamente importantes para que veamos si son o no aplicables a los que vivimos en la actualidad. Empecemos…

El caso DC/Vertigo

El Universo DC vive una era dorada. En septiembre del año pasado se relanzaron todas las series de superhéroes de esta casa y las ventas se incrementaron hasta niveles de épocas de bonanza económica. Colecciones como Aquaman venden más que cualquier cabecera de Marvel Comics (a excepción de la última gran saga Marvel, por supuesto); y hemos presenciado muchos meses en los que DC Comics arrebataba el liderazgo en ventas a su gran competidora, algo que no veíamos desde hacía muchísimo tiempo. Es posible que la situación cambie con el nuevo relanzamiento de la Casa de las Ideas, pero eso no quita que DC haya disfrutado de un año excepcional.

A nivel autores, en DC no se pueden quejar. Hasta hace poco, el gran arquitecto del Universo DC era Geoff Johns, responsable de éxitos tan sonados como La noche más oscura o Crisis infinita, y de relanzamientos tan importantes como el de Green Lantern o el de los Jóvenes Titanes. Ahora, DC ha encontrado un filón en la figura de Scott Snyder, un joven escritor que ha conseguido colocar Batman en lo más alto de las listas de ventas y que cosecha buenas críticas allá por donde pasa. También intentan potenciar la figura de Jeff Lemire, un creador muy vinculado al mundo independiente que está haciendo un trabajo excepcional en sus títulos de DC Comics…

Teniendo todo esto en cuenta… ¿Tiene sentido hablar de un trasvase de autores de DC a las independientes? No, pero si analizamos los tebeos Vertigo, la cosa cambia… Y es que esta línea ha visto días mejores… Hace poco se estrenaron cuatro series, y casi ninguna de ellas levanta cabeza en las listas de ventas. Una era una miniserie, otra ya ha sido cancelada, la tercera tiene poco margen de supervivencia y la que queda es un éxito relativo (ha vendido bastante en sus primeros números pero es una cabecera derivada de Fábulas en la que se alternan equipos creativos. Históricamente no es un tipo de producto que mantenga el nivel de ventas). Es posible que esta situación cambie mucho el próximo año porque DC ya ha anunciado dos colecciones Vertigo guionizadas por Lemire y Snyder y, además, el retorno de Neil Gaiman a Sandman. Sin embargo, por ahora mismo la situación es la que sigue:

Si atendemos a ventas, podemos poner unos ejemplos muy esclarecedores de lo que está sucediendo. Tomemos el caso de Grant Morrison, un autor que también ha sido un arquitecto del Universo DC y que hace poco nos desveló que pretendía dejar el mundo superheroico para dedicarse a obras más personales. El señor Morrison publicó junto a Sean Murphy, en 2010, una serie titulada Joe el Bárbaro. En aquellos momentos, Morrison estaba en el candelero, sobre todo por su trabajo en Batman y Crisis final, de manera que aquella colección debía ser todo un éxito. En DC Comics confiaban tanto en ella que, a pesar de ser una miniserie, lanzaron el primer número al módico precio de 1 dólar. Además, el mercado no había sucumbido tanto a la crisis como haría más adelante… ¿Cuál fue la respuesta de los lectores? El debut de Joe el Bárbaro vendió 25.543 ejemplares. La serie se despidió con unas ventas de 13.300 unidades… Estos datos son correctos para la línea Vertigo, pero dejan un sabor de boca bastante amargo si tenemos en cuenta a los artistas implicados y al lanzamiento del núm. uno de Joe El Bárbaro a un dólar…

Ahora miremos qué está sucediendo con la última serie de Morrison. El mes pasado, Grant Morrison se unió a Darick Robertson para publicar Happy!, otra de las creaciones más personales de Morrison que habría encajado a la perfección dentro de la línea Vertigo. La comparación con Joe el Bárbaro es un poco precipitada porque de Happy! solo se ha publicado un número. Aun así, me sirve para ilustrar el tema. El debut de Happy! ha vendido 32.977 ejemplares, unos 8.500 tebeos más que una serie que se publicó en una época en la que no paraba de hablarse de Morrison. Además, existe una gran diferencia de precio, el dólar de Joe el Bárbaro frente a los 2,99 de Happy!. ¿A qué se debe que el Morrison de Image venda mucho más que el de Vertigo? ¿Significa esto que el sello de DC Comics ya no es el reclamo que antaño fue? ¿Es posible que una misma serie venda más si se publica en una independiente en vez de editarse en la línea Vertigo? ¿Cómo es posible que se haya llegado a estos extremos? ¿Acaso el ejemplo no sirve porque el verdadero reclamo de Happy! no es Morrison sino Robertson?

Si atendemos a publicaciones Vertigo más recientes, deberíamos mirar el caso de Spaceman, la última miniserie de Brian Azzarello y Eduardo Risso, el axitoso equipo creativo de 100 Balas y de la miniserie de Flashpoint dedicada a Batman. Unos autores tan laureados y aclamados por la crítica deberían vender casi tanto como Joe el Bárbaro. Pues bien… Spaceman debutó con unas ventas de 22.355 ejemplares y se despidió con 11.290 unidades vendidas. Efectivamente, el caso es similar al de Joe el Bárbaro, pero es casi imposible dejar de preguntarse… ¿cuáles habrían sido las ventas de Spaceman si hubiese sido publicada por Image o IDW? Quizás podríamos atribuir estas ventas relativamente bajas a la pérdida de interés del público hacia la obra de Azzarello o Risso, pero eso no es cierto porque han demostrado recientemente (tanto en la miniserie de Flashpoint que antes cité, por parte de los dos, como en la nueva andadura de Wonder Woman, por parte de Azzarello) que estos dos grandes del mundo del cómic siguen tan en forma como hace unos años.

Hagamos la pregunta a la inversa. A Saga ya la nombramos anteriormente y, dada su intrínseca relación (por guionista) con Y: El último hombre, no habría sido extraño que la publicase el sello Vertigo. El debut de Saga vendió 51.766 ejemplares (inicialmente eran 37.641, pero se habían quedado tan cortos que tuvieron que ampliar la tirada). Ahora, la cabecera se ha estabilizado en más de 40.000 ejemplares. Ya veremos cuánto acaba vendiendo porque es de aquellas series que en vez de vender menos, venden más. Para hacer una comparativa justa, debemos irnos a marzo de 2010 porque ese mes se publicó el primer número de American Vampire, firmado al alimón por aquel entonces por Stephen King y Scott Snyder. Además, American Vampire es un tebeo excepcional que se ha convertido en uno de los pilares de Vertigo, algo que también habría sucedido si Saga fuese de Vertigo. El debut de American Vampire se saldó con unas ventas de 33.762 ejemplares. A partir de ese momento, las ventas descendieron, de manera que el núm. 6 de esta serie ya solo era seguido por 23.349 lectores (frente a los 40.584 de Saga). La cuestión es obvia, ¿Saga habría tenido el mismo éxito si hubiese sido publicado por Vertigo? Y lo que digo sobre Vaughan es bastante aplicable a las últimas obras de Brian Wood (otro claro ejemplo de trasvase que no voy a analizar ahora para no repetirme).

En definitiva, aunque en el Universo DC no podemos hablar de un éxodo de autores tan definido como en Marvel, sí que presenciamos un decaimiento de la línea Vertigo, tanto en firmas implicadas como en ventas, que posiblemente signifique la marcha de muchos de los artistas que tradicionalmente trabajaban para el sello DC más comparable al mundo independiente.

El caso Marvel

En el Universo Marvel sí existe un éxodo de autores más pronunciado que en el Universo DC. El ejemplo más representativo es el de Ed Brubaker, pero no es el único. Ahora repasaré algunos nombres (me centraré en guionistas, aunque el caso de los dibujantes es igual de representativo) y huiré de las cifras de ventas para que esto no parezca una clase de matemáticas.

Nick Spencer ha firmado Iron Man 2.0, Secret Avengers y Ultimate X-Men para Marvel, pero a finales de este año escribirá dos series para Image y ninguna para la Casa de las Ideas. (Eso sí, no es un ejemplo claro de trasvase porque siempre trabajó en ambas editoriales). Sea como sea, dentro de poco guionizará Secret Avengers en Marvel y seguirá con sus trabajos en las independientes. ¿Se decidirá algún día por unas u otras?

Jonathan Hickman se puede considerar un peso pesado en el Universo Marvel, sobre todo tras su labor en los Cuatro Fantásticos y en FF, pero está llamando la atención de todo el mundo por una serie Image: The Manhattan Projects. ¿Esto es solo un tonteo o el inicio de algo más serio? En dos párrafos, una posible respuesta. (Aunque a la posible respuesta hay que añadirle el hecho de que Hickman ya ha declarado en más de una ocasión que se siente en deuda con Eric Stephenson y que todo lo que publique en las independientes lo hará en Image, claro que también puede no publicar en este tipo de empresas si no le apetece…)

No podemos decir lo mismo de Rick Remender. Proviene del mundo independiente pero hace poco escribía tres series Marvel a la vez: Venom, Secret Avengers y Uncanny X-Force. Recién ahora acaba de salir el núm. 1 de su Uncanny Avengers y en el futuro publicará el Capitán América junto a Romita. Ciertamente es el ejemplo de trasvase inverso, pero… ¿volverá a las editoriales independientes cuando le pique el gusanillo, como Brubaker? Pues parece que sí porque Dynamite ya ha anunciado una nueva serie titulada Devolution que estará escrita por Remender y dibujada por Paul Renaud.

Y el caso Remender es aplicable (salvando algunas diferencias) a Matt Fraction, Kieron Gillen, Andy Diggle, James Asmus, Jonathan Hickman y Jim McCann, todos ellos vinculados a Marvel y que próximamente trabajarán también para Image. Fraction se unirá a Chip Zdarsky y Howard Chaykin para publicar dos series: Sex Criminals y Satellite Sam. Gillen y Ryan Kelly visitarán la antigua Grecia. Diggle & Jock (de acuerdo, así juntos son más representativos de Vertigo) se encargarán de una serie de misterio. McCann y Janet K. Lee harán lo propio con una de ciencia ficción. Asmus se moverá por los mundos post apocalípticos y Hickman y Dragotta nos sorpenderán con algo que se podría titular Los Cuatros Jinetes del Apocalipsis contra el Presidente… Toda esta información es muy reciente, proviene de la NYCC, o sea que hasta que los tebeos no salgan a la luz no se podrá valorar debidamente.

Brian Michael Bendis es uno de los nombres Marvel más importantes de los últimos tiempos y no me sirve para ilustrar el éxodo pero sí para poner de relieve la política editorial que la Casa de las Ideas está llevando a cabo con la línea Icon. Y es que Icon Comics es un sello de Marvel en el que se publican cómics de autor. Esta línea fue lanzada en 2004 con Kabuki de David Mack y Powers de Bendis y Michael Avon Oeming. Ocho años después, los grandes nombres que han pasado por este sello son, además de los que acabo de nombrar: Matt Fraction, Alex Maleev, Ed Brubaker y Mark Millar, entre otros. En definitiva, es el sello donde los grandes autores de Marvel pueden llevar sus creaciones más personales. A Matt Fraction, Mark Millar y Brian Michael Bendis les viene bien, pero… a Ed Brubaker, no. ¿Por qué?

Resumiendo, Marvel está perdiendo algunos nombres más o menos importantes. Aun así, tiene un sello que le permite mantener a algunos autores que no quiere que marchen de ninguna de las maneras. La efectividad de este sello se ha puesto en evidencia tras la salida de Brubaker y el recién anunciado tonteo de Fraction… Como retomaré alguno de estos puntos más adelante, dejo el análisis Marvel por ahora…

El caso Image

Hasta aquí el repaso a la actualidad. Ahora nos toca hacer un poco de retrospectiva para analizar si realmente es importante o no el éxodo de artistas Marvel y DC/Vertigo al resto de editoriales. Para ello, os explicaré algunos casos, empezando, como no, por el más sonado.

A estas alturas, la historia debería ser conocida por todos. A inicios de los noventa, Marvel Comics contaba con personajes y colecciones muy populares que tenían la suerte de estar dibujadas y/o escritas por autores aún más populares. Siete de estos creadores no estaban de acuerdo con sus condiciones de trabajo, tanto económicas como de autoría, de manera que decidieron abandonar Marvel para fundar su propia editorial: Image. Y el resultado fue espectacular. Las series Image vendían cantidades astronómicas de tebeos, los creadores de Image ganaron incluso más popularidad… Y el efecto llamada desembocó en la proliferación de editoriales menores que intentaron emular (la mayoría sin éxito), lo logrado por Image… De tal manera que a mediados de los años noventa el mundo independiente era… fruto de análisis para otro día… Lo siento, pero este no es el tema que nos toca hoy. Ya hablaré largo y tendido sobre la historia de Image y los años noventa en otro momento.

Lo importante del caso Image es poder mirar hacia atrás con un poco de perspectiva. Veinte años después, Marvel sigue siendo la primera editorial estadounidense e Image es la tercera, de manera que la guerra entre Image y Marvel ha tenido como consecuencia la victoria de ambas casas. A inicios de los noventa, el péndulo de la victoria oscilaba hacia Image. Cuando Marvel entró en bancarrota, lo mismo. Ahora, el péndulo oscila hacia Marvel… ¿Y qué sucede cuando el péndulo oscila hacia un lado? Que la editorial que pierde seguidores reacciona y hace lo que sea para recuperarlos. En los noventa, tanto DC como Marvel sacaron todas las armas que estaban a su alcance para superar el efecto Image. Ahora, Image está haciéndose un lavado de imagen (nunca mejor dicho) para brillar más que nunca. Por eso, son tantas las colecciones de Image que están llamando la atención. No es algo casual. Image nació como una editorial dedicada casi exclusivamente a publicar cómics de superhéroes (es lo que se esperaba de gente como Todd McFarlane o Rob Liefeld). En estos momentos, Image se está redefiniendo como una editorial que no deja atrás la vertiente comercial pero publica cómic de autor sin condiciones. El resultado es que Image está consiguiendo éxitos sonados que la acercan tanto a la línea Vertigo (por Saga) como a la línea Icon (por Fatale), de manera que se está convirtiendo en el lugar donde debes estar si eres un artista famoso y quieres triunfar con un producto de calidad pero comercial. ¿Cuánto tiempo tardará Mark Millar en darse cuenta de que vendería más publicando en Image que permaneciendo en la línea Icon? ¿Acaso la política actual de Image consiste en robar guionistas a DC y Marvel?

El caso Wolfman

Ahora dejamos un poco de lado las batallas editoriales para analizar qué representa a los autores abandonar una casa. Primero miraré un lado algo negativo.

Todos conocemos a Marv Wolfman. Es un autor extremadamente aclamado. Ha trabajado para las principales editoriales y sobre todo se ha hecho un hueco en los corazones de los seguidores del Universo DC porque fue uno de los arquitectos de este mundo. Fue él quién relanzó, junto a George Pérez, a los Nuevos Titanes; y fue él quien escribió Crisis en tierras infinitas. Es imposible entender la historia de DC Comics (y casi del mercado norteamericano) sin esta obra. Sin embargo, a finales de los noventa, las cabeceras de los Titanes fueron canceladas tras unos episodios ciertamente oscuros. Wolfman probó suerte en otros títulos pero no levantó cabeza. Entonces, la colaboración de este autor con DC Comics llegó a su fin… Y empezó su era independiente. Con el nuevo milenio, Wolfman se dedicó a sus trabajos cinematográficos y de tanto en tanto escribió algún tebeo para las casas menores. Por ejemplo, en el 2001 guionizó 10th Muse para Image, en el 2002 probó Farscape y Robo Dojo y en el 2004 lo tocó el turno a Defex. Ya en el 2006, Wolfman volvió a las dos grandes.

El quid de la cuestión es que Wolfman es el perfecto ejemplo de gran autor que ha pasado por un bache creativo y que utiliza las editoriales independientes para seguir trabajando y/o tocar temas y personajes que no había tenido la oportunidad de probar con anterioridad. Wolfman no es el único ejemplo aunque sí es uno de los más claros. Lo malo de este tipo de éxodo de autores es que convierte a las editoriales pequeñas en el lugar al que van los creadores cuando tienen una mala época y, si generalizamos, se puede llegar a menospreciar la calidad de las independientes porque se puede llegar a pensar que la mayoría de autores que allí encontramos son personas que quieren trabajar en las grandes y no pueden. Y no es así. Existen muchos casos de autores que han pasado por baches en las grandes pero que han hecho grandes cosas (algunas veces menospreciadas sin motivo) en las editoriales independientes (estoy seguro de que más de uno tiene en mente el nombre de algún polémico escritor y/o dibujante…). La moraleja de esta historia es: si quieres tener una vida editorial sana, es mejor que te vincules siempre en varias editoriales a la vez en vez de decidir marchar en un momento oscuro…

El caso Miller

El contrario de Marv Wolfman es, sin lugar a dudas, Frank Miller. También es un aclamado autor que forma parte de la historia del noveno arte. Su trabajo en Daredevil será siempre recordado y sus incursiones en las cabeceras de Batman de los años ochenta son simplemente una obra maestra. Sin embargo, Miller abandonó a las grandes, aunque no de una manera definitiva, a inicios de los noventa. En 1992 inició una de sus obras más conocidas, Sin City, y en 1998 hizo lo mismo con 300. A diferencia de Wolfman, Miller nunca se ha casado con una editorial. Lo hemos podido ver trabajando en cualquier tipo de proyecto e incluso ha vuelto a DC y Marvel en más de una ocasión.

Frank Miller es para muchos un ejemplo a seguir porque ha sabido navegar entre las editoriales para proteger sus creaciones y sacar el beneficio económico que se merecía. Ha conseguido sacar rendimientos a sus franquicias con unas impresionantes adaptaciones cinematográficas y ha sabido capear la mala fama de sus obras más polémicas con bastante elegancia. Quizás sea el ejemplo más similar a Vaughan y Brubaker porque los tres han marchado de DC y Marvel con una aceptación muy alta y han triunfado en el mundo independiente sin ningún problema. Si extrapolamos el caso Miller al de Vaughan y Brubaker, podemos decir que estos autores tienen cuerda para rato…

El caso Fallen Angel/The Boys/Powers

Ya hemos visto motivos y consecuencias por los que los autores marchan de unas editoriales a otras. Veamos ahora qué sucede cuando son las obras las que desaparecen de una de las grandes…

Fallen Angel es una serie creada por Peter David y David López para DC Comics en el 2003. Esta cabecera cosechó muy buenas críticas y disfrutó de un certero movimiento promocional, pero las ventas no la acompañaron en absoluto. Al cabo de un año ya se había convertido en un producto casi insostenible para la editorial, de manera que Fallen Angel fue cancelada en el núm. 20 por culpa de sus malas ventas. Sin embargo, Peter David no se dio por vencido. Contactó con IDW Publishing y les convenció para continuar la serie en dicha empresa. ¿Cuál fue el resultado? Fallen Angel cosechó unas ventas espectaculares para lo que es el mundo independiente, y duró la friolera de 33 núm., los cuales fueron seguidos por dos miniseries. ¿Qué sucedió para que se cambiasen las tornas de esta manera? Quizás sea la promoción extra que se consiguió con la jugada, o puede que el nuevo número uno sí tuviese un efecto llamada. Sea cual sea el motivo, lo cierto es que Fallen Angel sí fue una serie que marcó un camino a seguir para otras y que demostró que algunas creaciones funcionan mejor en el universo independiente.

Otro gran ejemplo de esto lo encontramos en The Boys. Ya comenté esta historia la semana pasada, pero la repito. The Boys fue creada para el sello Wildstorm de DC Comics en 2006, pero la editorial no estaba a gusto con el tono de la serie y la cancelaron con solo seis números. Aun así, en DC no tuvieron ningún problema en que los autores se llevasen la cabecera a otra editorial y Garth Ennis y Darick Robertson fueron a parar a Dynamite, el nuevo hogar de The Boys. Las ventas se mantuvieron e incluso se incrementaron en los primeros números, de manera que The Boys se convirtió en uno de los pilares de Dynamite y justo ahora verá concluida su andadura con la publicación del núm. 72. Hay una gran diferencia entre esta historia y la anterior, porque si bien Fallen Angel marchó por malas ventas, The Boys lo hizo por desavenencias creativas. El efecto Fallen Angel fue positivo tanto para IDW como para DC, porque una editorial se erigió como la salvadora de la obra de David y López, y la otra mostró su faceta más humana al dejar marchar una creación que ellos no podían sostener. Fue un movimiento realmente generoso. El efecto The Boys sólo fue positivo para Dynamite porque de nuevo una editorial se erigió como salvadora, pero en esta ocasión DC mostró que ya no era tan permisiva con ciertos temas como sí lo había sido antaño. ¿Es posible que la gente haya colocado a DC el San Benito de ser poco respetuosa con sus autores después de la cancelación de The Boys? De ser así, ¿marca The Boys el nacimiento del declive de la línea Vertigo? (porque es obvio que nadie se tomará tan en serio las colecciones de autor de una editorial que no mima a sus creadores…)

Ahora veamos qué sucede con el caso contrario, es decir, cuando una de las grandes acoge una serie independiente. Como ya comenté anteriormente, Marvel Comics creó en 2004 el sello Icon, para dar cabida a las cabeceras más personales de sus grandes autores. El sello se estrenó con Kabuki y Powers… Si nos fijamos en esta última, vemos que la primera cabecera de Powers se estrenó en Image y duró la friolera de 37 núm., los cuales salieron con una cadencia casi mensual (de 9 a 10 ejemplares al año). Cuando el sello Icon recuperó esta serie, se procedió a iniciar un nuevo volumen, aunque la cadencia bajó levemente (pasó a ser de 6 a 8 ejemplares al año). En el 2010 se reinició la numeración y otra vez volvemos a tener menos núm. cada año (ahora de 4 a 5). El resultado es que Powers en Image era una serie puntera y premiada que llamaba mucho la atención de la gente, y Powers en Marvel es una cabecera que va decayendo paulatinamente, tanto a nivel de publicación como de interés. Vayamos a los datos de venta… El núm. 1 del vol. 1 de Powers, de abril del 2000, vendió 11.895 ejemplares. No es mucho, pero… el núm. 10 de Powers, de febrero de 2001, ya vendía 23.387 ejemplares, es decir, Powers era una de aquellas series que aumentaba sus ventas con el paso del tiempo. Cuando se despidió en febrero del 2004 lo hizo con unas ventas de 25.028… No está nada mal para una colección que empezó vendiendo poco más de diez mil ejemplares… Cuando se produjo el trasvase de Image a Marvel, Brian Michael Bendis ya era toda una figura en la Casa de las Ideas, o sea que las cifras que se esperaban del relanzamiento de Powers eran altas. Los 40.389 ejemplares vendidos del núm. 1 del vol. 2 de Powers no estaban mal. Sin embargo, la serie cogió el sentido inverso a Image, es decir, en vez de aumentar ventas, descendió hasta que se despidió en el núm. 30 con 17.895 unidades vendidos… Casi podríamos decir que la serie se había retraído a sus primeros días… En noviembre del 2009, la colección fue relanzada pero el nuevo lanzamiento fue un fracaso: se vendieron 20.146 unidades, lo cual significa que solo se recuperaron dos mil lectores. Ahora, uno de sus últimos números, más concretamente el diez, ha vendido 12.484 ejemplares… Si tenemos en cuenta la popularidad de Bendis, esas cifras hacen mucho daño a los ojos. En definitiva, con el paso del tiempo, Powers ha perdido su brillo, pero… ¿cuánto de eso se debe a que el sello Icon es inefectivo para llamar la atención del lector de cómics y cuánto de eso se debe al decaimiento natural de una cabecera que lleva casi diez años de publicación “continuada”?

Y con esta reflexión dejo la parte de análisis. Sed libres de comentar lo que os apatezca en los comentarios. Yo solo he tomado algunos ejemplos, o sea que podéis ilustrar el tema con más casos si queréis. Nosotros volveremos la semana que viene con la segunda parte del artículo, la de opinión.

40 Comments
Antiguos
Recientes
Inline Feedbacks
View all comments
Titan
Titan
Lector
23 octubre, 2012 12:38

Lo primero que comento es para decirte que justo tras terminar la Saga Completa de Star Wars compré el primer tomo de Las Guerras Clon y, efectivamente, tiene un artículo sobre cómo leer las distintas series ¡escrito por ti! 😀 Aunque ya sabía bastantes cosas, otras las desconocía y me han resultado muy útiles ¡muchas gracias! Un gran saludo para ti 🙂

Igverni
Lector
23 octubre, 2012 13:13

 hola !!!

interesante articulo, Enrique….

pero creo que NO has mencionado en un tema fundamental…. (seguro que hay mas…) que es el tema económico….

Vertigo YA NO PAGA ROYALTIES DE LOS TOMOS…

todos sabemos que aunque las grapas venden poco, pero los tomos Vertigo siempre se venden/vendian bien…

sin embargo, desde hace algun tiempo, para cobrar royalties, el tebeo tiene que consegui unas ventas minimas…. si no, no se cobre extra…

eso ha provocado que seguro muchos creadores VERTIGO vieron reducir su cheque… y ademas de aspectos creativos, seguro no les hizo gracias….

por otro lado, creo que Marvel y DC han reducido sueldos en general tanto a guionistas como a escritores…

ademas, DC / MARVEL invierten en publicidad en sus BIG GUNS…quedando las migajas para otras creaciones (tipo ICON / VERIGO:::)

IMAGE NO PAGA a los creadores, es una plataforma que te edita / imprime tus creaciones…

(siempre teniendo una obra con u mínimo de calidad)…

a partir de cubrirse los gastos fijos editoriales (mucho menores que las 2 grandes..) todo lo que se saca, son beneficios para el creador, ademas de mantener los derechos de la obra…

Creo que al reducirse los sueldos, la gente se ha planteado seriamente el arriesgarse a publicar en otras editoriales, ya que el choque económico es menor que hace años, unido a que el mercado ahora sí esta aceptando productos mas variados….

seguro que hay otros motivos, pero creo importante mencionar este, dado que no lo tocaste, ni siquiera de refilón…

saludos

Mr. X
Mr. X
Lector
23 octubre, 2012 13:27

 Creo que igverni ha dado en el clavo: el dinero. Hay debe de estar el motivo por el que profesionales de altísimo nivel como Morrison y Brubaker para sacar series que hace unos años eran de Vertigo si o si.

pelayo
pelayo
Lector
23 octubre, 2012 13:28

 En la escaleta de diferencias que ha expuesto igverni habría que seguir con las aspiraciones de los autores de que sus creaciones/propiedades en las independientes tengan opciones de adaptarse a otros medios como cine – TV- DVD y sus suculentos réditos, al estilo de Walking Dead, Hellboy, Wanted. Vale, Kick Ass es de Icon, que es de Marvel, por lo que supongo que Marvel sacará una pequeña porción, pero imagino que con las independientes la pizza entera es para los autors ¿no? Si no eres un primer espada, trabajar para la majors es pajaro en mano y pagar las facturas del mes, y trabajar para una independiente es optar al big pot.

flashpoint
flashpoint
Lector
23 octubre, 2012 13:38

 OTRO PUNTO IMPORTANTE

Tanto DC como Marvel, en estos días, no están interesados ni en Icon o Vétigo, lo que desean es publicar comics de superhéroes, mantenerlos al top de las ventas y todo para conseguir que lleguen a la gran pantalla o para vender merchandising.

Los autores siempre han sido secundarios. No importa que tan relevantes han sido para los personajes. 

Vértigo se creó por necesidad para que DC explotara esos personajes que no encajaban en el Nuevo Universo, y para contar historias al estilo Watchmen sin afectar el status Q o a los lectores más puristas del medio. Que apareciera un Sandman de Gaiman o el Hellblazer de Garth Ennis, fue fortuito. Tan fortuito que al final Animal Man y la Patrulla Condenada acabaron siendo publicadas por este sello.

Con la aparición de The Authority, Vértigo perdió todo sentido. El sello independiente se había comido con papasfritas lo que DC había mantenido bajo el tapete.

Icon nació por lo mismo. Para que autores como Bendis se quedaran en La Casa de las Ideas y no estuviera deambulando por otras editoriales. Cosa que no consiguieron ni con Warren Ellis o Gatrh Ennis, quienes estaban en Marvel para cobrar un cheque y trabajar de manera más libre y no tan controlada como en DC.

Fue por esto que The Boys no funcionó en Wildstorm (la que desde que llegó a TimeWarner tenía sus días contados, eso todos lo sabían), o hoy Vértigo no tiene mucho que ofrecer frente a Avatar, Dynamite, IDW, Image, etc… Ahí los autores hacen y deshacen lo que quieren. Son dueños de sus creaciones.

Ese es el punto. Por eso Brubaker y otros prueban suerte lejos de las dos grandes.

 

  

Jordi Barbelith
Jordi Barbelith
Lector
23 octubre, 2012 13:45

 

A mí el tema económico me parece fundamental para entender el éxodo de artistas de las grandes y corporativas editoriales a las pequeñas e independientes. Contemplamos una época en la que el cine se está revitalizando gracias a las adaptaciones de otros medios entre los que destacan el mundo del cómic pero no todos los autores han obtenido el reconocimiento ni el rédito que se merecían por su trabajo (pienso en Jim Starlin, por ejemplo), En cambios, aquellos que han visto adaptadas sus obras independientes digamos que se han convertido en grandes estrellas con los bolsillos llenos (Kirkman, Millar). De este modo, si los escritores estrella que han poblado las grandes editoriales quieren verse arrastrados por la sinergía de esta oleada de adaptaciones de cómics y sacar beneficios deben apostar por obras independientes. Todos deben querer publicar sus historias propias para poder venderlas al mejor postor de Hollywood antes de que pase la moda de las adaptaciones de cómics

flashpoint
flashpoint
Lector
23 octubre, 2012 14:08

 SE ME FUE OTRO PUNTO IMPORTANTE

La distribución de los comics en los ochentas y noventas era todo un problema. DC y Marvel llegaban a todas partes, inclusive a Europa, Nueva Zelanda, Australia, donde fuera.

No era el caso de las editoriales independientes.

Hoy con el internet y la compra de productos por este medio, ese problema ya no existe. Por lo tanto los independientes pueden competir sin problemas con los grandes. 

Es cosa de ver al dueño de las tiendas que le solicitas un comic específico y te lo consigue al hacer sólo un click.

Hoy los autores ganan más publicando por las editoriales independientes que por Marvel o DC. 

Jordi Molinari
Autor
23 octubre, 2012 14:10

Como curiosidad en la actual relación DC/Vertigo, en los próximos meses DC Comics editará en su propia editorial una nueva serie totalmente independiente del universo superheroico DC:

http://www.dccomics.com/comics/insurgent-2013/insurgent-1

Y creía que había otra serie que era publicada en este sello, pero veo que Lot 13 es de Vertigo.

José Torralba
23 octubre, 2012 14:10

¡Hola Enrique! Un artículo muy pero que muy trabajado e interesante. No obstante, el verdadero meollo de la cuestión se encuentra en el dinero. Todo es dinero. En el caso de Vertigo, hay muchos problemas. En primer lugar, que Vertigo controla –aunque no las posea– las creaciones de los autores siempre y cuando mantenga en impresión su material. En segundo, hace poco Alan Horn (un jefazo de Warner Entertainment) le comentó a Paula Lowitt (Senior VP del departamento legal de DC) que las condiciones de los contratos que se firmaban en Vertigo eran poco seguras para la compañía, en especial lo de darle a los autores el control sobre productos derivados, incluidos los cinematográficos. El caso es que los contratos se modificaron y se hicieron más favorables para la compañía. En tercero, Vertigo y DC son famosas por su censura –el año pasado Ennis comentaba que el control creativo de los autores en la línea Vertigo ronda el 60-70%– y sus malas pasadas a autores (caso de Alan Moore y Watchmen). Y, en cuarto, hace poco se emprendió una racionalización económica del sello.

Hasta diciembre de 2010, los autores que en Vertigo suscribían contratos creator-owned cobraban menos de forma fija que los que trabajan por encargo en el UDC pero, aún así, eran los mejor pagados dentro de los circuitos creator-owned (Image, Avatar o Marvel compensaban con otra clase de condiciones como los derechos de adaptaciones –que en Vertigo van por defecto a Warner–, royalties más altos, etc.). Estos pagos fijos en Vertigo eran considerados adelantos por los royalties, pero no de todos, sino de los derivados de la venta de grapa mensual de la colección en cuestión. Sin embargo, y aquí es donde estaba la gran ventaja, los royalties de los TPB iban aparte y se cobraban desde el primer día. De esta forma, un autor cobraba al comenzar la colección de grapa y, después, cobraba los royalties de los TPBs sin importar cómo le estuviera yendo a la grapa. Sin embargo, cuando Bob Harras le arrebató a Karen Berger ciertas responsabilidades editoriales, cambió este sistema: a partir de entonces, el adelanto correspondería tanto a la mensual como a los tomos. No sólo eso, sino que puso un tope de 50.000 ejemplares mensuales vendidos de la colección regular para poder cobrar los royalties de los tomos. Así las cosas, los autores veteranos, los que saben que su nombre vende, se van de Vertigo porque a) No cobran bien b) A veces hay censura c) No pueden llevarse sus creaciones a otra parte d) No controlan las adaptaciones cinematográficas. Sin embargo, para los autores noveles –como Snyder cuando se metió en American Vampire– la oportunidad que representa trabajar con una grande como DC aún resulta atractiva.

Respecto a Icon –por cierto, Millar va a sacar una miniserie ahí la mar de atractiva, Jupiter’s Children; y, de hecho, en su momento ya sacó Chosen– el problema es radicalmente distinto. Las condiciones en Icon son prácticamente de autopublicación. Tanto por palabras del propio Millar como de Brubaker & Co. sabemos que en Icon Marvel te imprime y te distribuye, pero poco más. El tiempo que los autores le dedican se lo tienen que buscar ellos, la promoción corre a su cargo e incluso los profesionales que cobran por adelantado –los que cobran por página entregada (entintadores, rotulistas, coloristas)– van a costa de los autores principales, no de la editorial. Así las cosas, una colección tiene que vender por encima de los 25.000 ejemplares mensuales para ser rentable, aunque esto pueda compensarse con los tomos. Y, consiguientemente, las políticas de producción son muy “yo me lo guiso, yo me lo como” (como ocurre en Criminal e Incógnito, en las que Brubaker, Phillips y Staples lo hacen todo). Así las cosas, los autores no suelen irse a Icon porque pueden perder dinero y requiere muchísimo esfuerzo publicar ahí. A menos, claro, que seas Millar y te las ingenies para vender los derechos cinematográficos de casi cualquier cosa que hagas.

Y, finalmente, tenemos a Image: propiedad total y control creativo y editorial, distribución y promoción a cargo de la empresa aunque consensuada con el autor y una tasa prefijada sobre las ganancias del título para contribuir a los costes administrativos de la editorial. Los derechos internacionales los lleva el agente de cada autor, aunque hay sellos dentro de Image –como Skybound– que ofrecen asesoramiento en este sentido. Además, a partir de 2008 Eric Stpehenson –ya editor jefe, tras muchos años de director ejecutivo– potenció la estructura de publicación en forma de series limitadas cortas, que tuvieran una explosión de ventas en su primer número y no tuvieran que sufrir la hemorragia que acaece con serializaciones de larga duración. Con autores noveles la fórmula dio un resultado modesto –aunque bueno, comparado con lo que había antes– pero con autores consagrados el éxito es tan aplastante que incluso Vertigo está empezando a adaptar el modelo (y ahí están los últimos anuncios para demostrarlo). En definitiva, los autores se van a Image porque, como decía Vaughan, ahora mismo es la única editorial que puede considerarse enteramente creator-owned.

José Torralba
23 octubre, 2012 14:16

¡Argh! quería decir que Millar va a sacar Jupiter’s Children (como ya hiciera con Chosen) en Image, y no en Icon. Y, de paso, me doy cuenta que lo de los royalties por grapa/tomo mismo ha quedado un poco confuso. Espero que se entienda.

jorgenexo
jorgenexo
23 octubre, 2012 14:42

Por cierto: me ha gustado MUCHO el tomillo de SAGA (me lo pensé entre ésta y Ladrón de ladrones, paso de engancharme a dos nuevas coles en un solo día, y no me arrepiento). Me temía algo pretencioso-pajero, no sé por qué, pero como planteamiento, muy chulo. Y el dibujo, genial (fue, de hecho, lo que me decidió a comparla). Y aunque en un formato un tanto más económico tampoco habría desmerecido, entiendo que al menos la Intro bien merecía no sólo tapa dura, sino flamante sobrecubierta. ¿Sabéis por qué número van en los USA? Porque creo que no tiene que haber excesiva diferencia respecto a lo aquí editado ¿no?
Con lo que sí que estoy de acuerdo es que intentar salir adelante con algo propio en una de las dos grandes, por mucho que sea en una división que posibilita la propiedad de las creaciones, es jugársela a que quede relegada a un segundo plano. Y me jode especialmente lo de Powers (que no creo, por cierto, que decayera creativamente al pasar a Icon), porque es una serie que me encanta. Pero, claro, hay que tener también en cuenta 1º el rendimiento que ha sacado Bendis de su relación con Marvel y 2º Veo difícil que es este mercado se pueda ser el AUTOR de Los Vengadores, el arquitecto principal de un producto superventas del que hen estado dependiendo, en mayor o menor medida, el 99% de las series superherócias de la editorial y ser también el AUTOR de Powers, la revolucionaria serie que mezcla temática policial y superhéroes totalmente al margen del objetivo comercial principal de la compañía. Es muy difícil para un autor ser la cabeza visible de dos (o más) proyectos diferentes exitosos a la vez, al mercado le cuesta aceptarlo; ocurre lo mismo con Kirkman: o Invincible o TWD, las dos a la vez difícil (y creo que creativamente puede verse cómo la segunda se ha ido papeando a la primera), con una tercera (como la del Hombre Lobo, este Ladrón de ladrones que parece estar tan bien, su aventura con Spiderman en Marvel Team up ya se vio cómo termino, y eran unos comics bastante potables), difícil, ¿Imposible? No: pero hay que ser muy Stan Lee para tener más de una cole a la vez funcionando a niveles de éxito no ya equivalentes, si no simplemente patentes.
A lo que voy: los autores, salvo honradas excepciones, al final deben de arriesgar si quieren la comodidad (y tampoco es que sea una certeza absoluta) de las dos grandes o el riesgo (con el potencial beneficio en términos económicos y de libertad creativa) de las independientes. Jugar en las dos ligas tiene que ser muy muy complicado.

Lemmytico
Lemmytico
Lector
23 octubre, 2012 14:50

 La explicación a por qué algunas series venden más en independiente que en Icon/Vertigo es relativamente sencilla: públicos diferentes necesitan canales diferentes. A ver si me explico.

A mí me gusta la música rock y heavy. Desde que era adolescente, sé que para saber qué grupos o discos merece la pena escuchar he de ir a revistas como Popular 1 o Ruta 66, no a la Super Pop o El Gran Musical, por mucho que estas sean más populares o vendan más. Ahora una multinacional coge y ficha a un grupo de rock, pero en vez de promocionarlo por los medios especializados, lo enseña en los 40 Principales y la MTV. El resultado es que al final el grupo se pega el castañazo y vende menos que lo que vendía de independiente, porque ni gusta al público de los 40 y la MTV, ni su público objetivo se ha enterado de que han sacado nuevo disco. Y casos así se han dado realmente.

La metáfora no es perfecta, pero ilustra un poco qué está pasando: el público de independientes a lo mejor es un poco ajeno a lo que venga de Marvel y DC, pero muy receptivo a Image, Dark Horse y compañía. Por eso aunque sea el mismo comic vende más en independiente, porque su público objetivo está más pegado a la distribución, la información y demás. Máxime si Marvel y DC tienen Vertigo e Icon de sellos-florero, y no les dedican ningún esfuerzo.

Javié
Javié
Lector
23 octubre, 2012 14:52

 Espectacular articulo Enrique, pocas veces se han expuestos los entresijos de la linea Vertigo de manera tan clara y detallada, articulo para guardar y releer una y otra vez, a priori da la sensación de que el sello Image está de moda y que todo lo que se publica mola mas si es en Image, conserva ese sabor a independiente, pero a la vez tiene a pesos pesados entre sus filas, buena combinación, a ver cuanto les dura.

Mr. X
Mr. X
Lector
23 octubre, 2012 14:58

 Por cierto, Kabuki de David Mack jamás llegó a España, ¿no?

José Torralba
23 octubre, 2012 15:01

 Muchas gracias, jorge. Empero, creo que alguna conjunción adversativa algo demodé te tenía descontento (las uso para no reiterar) 😉 Respecto a la distancia… el equipo creativo no quiere números de relleno, por lo que en octubre se tomaron un descanso. Han vuelto en noviembre, la semana pasada, con el número #7. Así que Planeta va a muy poca distancia… probablemente, cuando termine un arco al poco se publicará aquí, así que se mantendrán a un arco de distancia, supongo.

Fantomex
Fantomex
Lector
23 octubre, 2012 15:07

 que Brubaker se vaya de Marvel es muy mala señal,Marvel esta empeorando muchísimo la calidad de sus series…solo les importa vender,merchandising y hacer pelis mediocres para aficionados que luego duran 2 telediarios.Según lo veo yo es pan para hoy y hambre para mañana,cuando a la gente normal se aburra de efectos especiales y guiones pesimos(que se cansaran) los fieles compradores de comics les habrán dado la espalda también

Igverni
Lector
23 octubre, 2012 15:24

 el dinero atrae dinero…

un autor indi se tiene mover mucho, mucho, para conseguir ser conocido… sus obras le cuestan dinero, para sacarlas al mercado, muchas veces fruto de su ilusión por verse publicado…

y excepto por excepciones, Cerebus, The Crow, Bone, Scott Pilgrim, Hate,… por nombrar algunas que me vienen a la cabeza… es muy dificil ganarse la vida siendo 100% independiente, aunque cada vez hay mas…

todos saben que hay que pasar por las grandes editoriales si quieren ser medianamente conocido (para el gran publico consumidor..) por eso MARVEL/DC saben que siempre tendrán escritores/artistas de sobra…

y una vez tienes nombre, SI es posible dar el salto de nuevo con seguridad económica…

Ahora mismo, la realidad es que MARVEL/DC solo quieren que el tebeo salga a la venta, como sea, sin importar calidad del mismo (y en marvel con los 18 tebeos al año ya ni te digo…

y si los aficionados lo vemos, que decir del creador que sufre la “cocina ” editorial… y va viendo como cada vez se le aprieta mas, pero se le valora menos….

samanosuke
samanosuke
23 octubre, 2012 15:27

Ya que hablas de Fallen Angel, tengo muchas ganas de leerla, pero siempre he tenido una duda: ¿Es mejor hacerlo después de leer la etapa de PAD en Supergirl? Porque tengo entendido que juega mucho con temas y personajes de dicha colección, ya sea con dobles sentidos, ideas que no le dejaron desarrollar, homenajes y metáforas que dan más juego si se ha leído antes la cabecera de la prima del Supes.

Mr. X
Mr. X
Lector
23 octubre, 2012 15:40

 ¡Gracias por la información!

Javié
Javié
Lector
23 octubre, 2012 16:01

Es curioso el dato de Space Man, soanaba como una de las apuestas mas fuertes por parte de Vertigo de los ultimos años y al final se ha desinflado todo el hype que creo en su día, ¿La habeis leido?, ¿Merece la pena?, la premisa y el equipo creativo hacian sospechar que estabamos ante una de las grandes series de la decada.

samanosuke
samanosuke
23 octubre, 2012 16:05

 ¡Gracias Enrique! Pues me pondré a no mucho tardar ya que tengo los primeros 4 tomos que pillé a buen precio por eBay. xD

Igverni
Lector
23 octubre, 2012 16:08

 una decepcion, Javié

me falta por leer el ultimo nº, que no me llego a la libreria aun…

esperaba mucho, pero ha sido un bajon…

ningun personaje destacable, la ambientacion Ci-Fi me chirria…

ojala cierre bien la historia… ya que hablaban de hacer otras miniseries si esta iba bien… pero no se…

la estaba leyendo en grapa, quiza leida como tomo mejore…

Valdi
Valdi
Lector
23 octubre, 2012 16:11

Hola ENRIQUE! Me encantan tus secciones ya lo sabes 🙂 Yo estos casos los veo clarisimos, en las independientes los tienen que tratar como reyes,hacen lo que les da la gana,escriben lo que quieren con total libertad y enccima el factor economico que al final es el mas importante.
Y para mi que te falta un caso (y ya hablamos dr este autor anteriormente nose si lo recuerdas), te ha faltado EL CASO WAGNER, Matt Wagner es un autor que nunca se ha casado con ninguna editorial, ha escrito lo que ha querido ha querido cuando a querido y siemore volvia a sus creaciones propias (en Dark House,su Grendel y creo que Mage tambien es de alli),por cierto sabes donde esta ahora ese autor? Es evidente que me encanta el autor tanto por sus historias como por su dibujo. Y felicitaciones por la seccion 🙂 me parece muy interesante y no sabia lo de Wolfman la verdad.

Valdi
Valdi
Lector
23 octubre, 2012 17:04

Gracias por contestar Enrique! Tienes razon,es similar a Miller el caso de Wagner y sabia que hacia algo del zorro pero no sabia que aun lo continuaba, ojala vuelva algun dia con Batman y continua sus historias de los primeros años aunque lo veo muuuuuy dificil (si,soy batmaniaco lo confieso jaja) aunque para mi su mejor obra de Batman es Faces (Leyends of the Dark Knight 28-30) nose si lo conoces,esta muy infravalorada…es que tengo unas ganas de comentar alguna obra con alguien (donde yo vivo no entiende nadie y tengo que irme a Granada para hablar de lo que me gusta 🙁 )Bueno gracias por aguantarme Enrique y hasta la proxima seccion!

Javié
Javié
Lector
23 octubre, 2012 18:38

 Ya se ha anunciado el primer tomo recopilatorio de AIDP, para todos aquellos que estaban esperando una oportunidad de subirse a la serie, no encontraran otra como esta!!!

Mas info: https://twitter.com/NormaEditorial/status/260684908886884353/photo/1

birdman
birdman
Lector
23 octubre, 2012 20:44

 Simplemente quiero agradecer por las excelentes notas sobre editoriales independientes que nos vienen brindando semana a semana. Tambien a los que enriquecen estos articulos con tantos comentarios jugosos.

Lo que estoy aprendiendo del funcionamiento del mercado y la cantidad de series que estoy descubriendo no tiene precio.

Un par de dudas: ¿Donde se puede consultar las cifras de ventas (aparte del resumen que toos los meses publcan)? y ¿que cifras se consideran buenas para una editorial independiente?

birdman
birdman
Lector
23 octubre, 2012 22:55

 Gracias por tu respuesta Enrique, se me va aclarando el panorama: cada coleccion es rival de si misma.Voy a curiosear el link que pusiste.

Sigan con estos articulos y de ser posible hacer alguno nombrando colecciones independientes que aunque tengan sus años sigan siendo recomendables.

Mr. X
Mr. X
Lector
24 octubre, 2012 11:14

 Por cierto, tengo ahora mismo SAGA en la mochila. No veo el momento de volver a casa y empezar a leerlo en castellano común.

Almenglo
Almenglo
Lector
24 octubre, 2012 16:51

Creo que estais dejandolo todo bastante claro.

Pero creo que hay que tener otro factor mas en cuenta.
Robert Kirkman. Ha atraido una atencion increible hacia Image,la atencion que antes se llevaba Vertigo,ahora se la lleva Image y gran culpa es de el.
Si le sumamos que DC anda volcada con New 52,podemos entender que series Vertigo vendan”15.000″ ejemplares y algunas series Image con un poco de promocion se situen casi sin propblemas en los 30.000 ejemplares. Es la editorial de los Muertos Vivientes.

Pero creo que Saga y Fatale hubieran sido un exito se hubieran publicado donde se hubieran publicado.,Aunque quizas con 10.000 ejemplares menos,eso si…vamos,menos exito,pero un exito de todos modos.

Spirit
Spirit
Lector
24 octubre, 2012 18:57

Pues quería reafirmar que esta es mi sección favorita de ZN, o al menos una de ellas y con artículos como éste la que más. Y agradecer, aparte del interesante artículo, los interesantes aportes de comentaristas como Jose Torralba.

En todo caso, yo lo tengo claro; la línea VERTIGO continúa activa y con buena salud, simplemente que ahora la publican editoriales independientes como, quién lo iba a decir, IMAGE.

Lemmytico
Lemmytico
Lector
24 octubre, 2012 21:48

 Estooo, sé que es un off-topic de la hostia, pero no sé donde más ponerlo. A ver, por un sitio de estos de encuestas on-line tengo la oportunidad de agenciarme por la patilla una de estas 3 obrazas:

1) Volumen 1 de Astro City

2) Top 10 de Moore

3) El Incal

El asunto es que para el Incal aún tendría que acumular bastantes puntos, pero para las otras dos ya tengo suficientes. A Astro City le tengo ganas porque soy fan de Busiek, pero no sé si la historia continúa y me va a dejar ganas de más. Y de Top 10 no tengo referencias pero demonios, es Alan Moore. ¿Qué haríais vosotros? Gracias de antemano. 

Lemmytico
Lemmytico
Lector
25 octubre, 2012 21:17

 Muchas gracias Enrique, soy fan de Busiek pero no menos de Moore, qué diablos. Creo que pillaré Top 10, y continuaré relegando Astro City a la wishlist, precisamente por prevenir no comprarme otros tropecientos comics 😉