Milestone – Otra forma de hacer comics.

Nos adentramos en la historia de Milestone.

Por , y
16
3073
MILESTONE – UN POCO DE HISTORIA

De niño, a Derek Dingle le encantaban los cómics. Solo les encontraba una pega: en ellos apenas aparecían personajes afroamericanos. Por eso estaba tan emocionado cuando le enseño a su amigo Denys Fantastic Four #52; es decir, la primera aparición de Pantera Negra.

Derek y Denys eran muy amigos. Les unía una sensibilidad muy particular orientada hacia el arte, algo que no hacía nada fácil la integración en la comunidad negra de Queens (Nueva York), dura y áspera como el asfalto; pero también contradictoria. Al fin y al cabo, Queens es el epicentro histórico del jazz y el bebop.

Con el tiempo, Denys acabaría marchándose del barrio y convirtiéndose en Denys Cowan, uno de los artistas de cómic superheroico más querido por los fans por su memorable trabajo en la serie The Question. Pero su carrera comenzó mucho antes, cuando con 14 años se ofreció a ser el ayudante de Rich Buckler. “Ayudante”, en este contexto, venía a significar barrer el estudio, buscar referencias y borrar los lápices de las páginas entintadas. Buckler le pagaba con vinilos, risas y consejos.

Poco tiempo después, llegarían hasta Cowan los primeros encargos. Unos números de Spiderman por aquí, unos de Puño de Hierro por allá, una etapa con su adorado Pantera Negra, fill-ins, colaboraciones varias…hasta que llegó el año 87.

El añorado Dennis O´Neil volvía a recalar en DC después de su legendaria etapa como editor y escritor de Daredevil en plena era Frank Miller. O´Neil se encargaría de conducir la franquicia Batman y de escribir The Question (randyana creación de Steve Ditko). Curiosamente, un par de años atrás la propuesta de Miller para revitalizar Mr.A (otra randyana creación de Steve Ditko) había naufragado. Algo flotaba en el aíre.

La influencia de Ditko y Miller en las primeras historias de The Question es más que evidente: la problemática constante entre la ley y la justica, entre el hombre y la sociedad, entre la violencia y la compasión; el universo narrativo sórdido y agobiante; el vigilante como única salvación de una sociedad al borde del colapso. Denys Cowan fue elegido como el dibujante regular de la serie, en una de las más afortunadas decisiones de la historia de los cómics.

Su estilo difuminado y su narrativa extraordinariamente centrada en los detalles ambientales resultaron muy apropiados para ilustrar los guiones de un Dennis O´Neil que se situaban en algún punto extraño entre el análisis político de Watchmen y la venganza justiciera de Death Wish.

The Question sigue siendo el trabajo más recordado de Denys Cowan, la obra que le ha convertido en un dibujante mítico. Recientemente ha regresado al mundo del personaje de la mano de Jeff Lemire, en un cómic con buenas intenciones pero excesivamente pretencioso y poco trabajado en su apartado literario. Durante los últimos treinta años nuestro dibujante ha encarrilado un encargo tras otro en un amplio abanico que abarca la intrascendencia, el delirio y el interés.

Denys Cowan

En 1990, Cowan ilustró las aventuras de Prince en un especial escrito por Dwayne McDuffie. Este no se había convertido en una estrella como Cowan: era un simple editor en Marvel. Pero poseía ciertas inquietudes que necesita expresar. Tal y como el mismo explicó (1):

“Si en la industria del cómic creas un personaje negro o un personaje femenino o un personaje asiático, entonces no son solo ese personaje. Representan esa raza o ese sexo, y no pueden ser interesantes porque todo lo que hacen tiene que representar a todo un bloque de personas. Superman no representa a toda la gente blanca y tampoco Lex Luthor.”

Dwayne McDuffie

El especial protagonizado por Prince (bien visible en el expositor de un aeropuerto) llamó la atención de un Derek Dingle que enseguida aporreó la puerta de Denys Cowan con una vieja queja: ¿por qué no existían más superhéroes de color?

Michael Davis

McDuffie no tardó mucho en reunir a Denys Cowan, Michael Davis y Derek Dingle. Les contó sus ideas: construir una línea de cómics con personajes de diferentes razas. Según McDuffie:

“Sabíamos que teníamos que presentar una variedad de personajes dentro de cada grupo étnico, lo que significa que no podíamos hacer un solo libro. Tuvimos que hacer una serie de libros para que presentar una visión del mundo más amplia.”

Derek Dingle

Derek Dingle asumiría el papel de presidente, mientras que McDuffie asumiría el rol de editor en jefe y Cowan el de editor creativo tras la renuncia a última hora de Christopher Priest (el escritor alegó motivos personales para bajarse del barco y poco después empezó a trabajar para Image). Michael Davis gozaba de cierto renombre por sus columnas en Comic Buyer´s Guide y por el guion de la serie Etc. para Piranha Press. También coordinaba una asesoría para jóvenes creadores; en suma, un perfil idóneo para una editorial que se caracterizó por incorporar a sus filas a un gran número de jóvenes futuras estrellas como John Paul Leon (abajo a la derecha), Humberto Ramos (abajo a la izquierda) o J.H.Williams III.

John Paul Leon es casi con toda probabilidad uno de los dibujantes menos reconocidos y a la vez más amados del mercado americano. Su estilo noir tiene reminiscencias de Toth y Eisner (su maestro en la Escuela de Artes Visuales de Nueva York). Como sus predecesores, Leon es capaz de encontrar belleza, sentido y significado en los lugares más oscuros de las urbes americanas.

Dice el artista (1): “Supongo que me atraen las historias que tienen un sentido de autenticidad, algo que es inesperado y que te hace decir: “Sí, lo reconozco. Eso es real”. El tema ya no me importa. Tanto Brian Wood como Tom King te dan momentos como esos en sus guiones.”

Sus trabajos más significativos (Tierra-X, Mother Panic, Creature of the night, este último de hace poco meses) y por tanto su consagración llegarían mucho después de Milestone. Cuando entró en la editorial apenas había dibujado un par de historias de Robocop para Dark Horke.

Los responsables de la editorial, sin duda con buen ojo le colocaron al frente del título insignia de la misma: Static, el Peter Parker afroamericano de los 90.

M.D. Bright (también conocido como Doc Bright (2)) es especialmente conocido entre los aficionados por haber dibujado dos sagas capitales en la historia de dos superhéroes míticos: La guerra de las armaduras (con Iron Man) y Amanecer esmeralda (con Green Lantern). Dos historias icónicas, si se me permite el tonto juego de palabras: la serie comandada por Doc Bright en Milestone se titularía Icon, y estaría protagonizada por un alienígena capaz de adoptar la forma de un hombre afroamericano.

McDuffie y Cowan se encargarían de narrar las aventuras de Hardware, un inventor que luchaba contra el crimen sin sospechar (suprema ironía) que el tipo que le proporcionaba sus cachivaches tecnológicos era también el mayor jefe criminal de la ciudad.

La dupla también se haría cargo de Blood Syndicate, un grupo de super-afroamericanos reunidos en una banda…en el sentido más criminal del término (los Bloods son una de las bandas más peligrosas de Los Ángeles).

McDuffie y John Paul-Leon tomarían los mandos de Shadow Cabinet. Cowan dibujaría Xombi, la historia de un coreano-americano inmortal escrita por John Rozum. Este último también escribiría Kobalt. Matt Wayne y Chris Cross se encargarían de la iteración de la JLA en este peculiar universo: Heroes. Como vemos, a nuestros chicos no iba a faltarles trabajo.

Dingle presentó la propuesta de Milestone a DC. Quizás con el objetivo de hacer más comercial la idea, Dingle concibió las cuatro series principales como parte de un mismo escenario: el “Dakotaverso”. Paul Levitz se mostró encantado con la idea y compró Milestone.

Los chicos de la editorial mantendrían la propiedad sobre sus creaciones, pero DC Comics tendría derecho a veto, algo que causaría fricciones entre los miembros del equipo, especialmente entre McDuffie y Cowan, prácticamente antagonistas en su forma de pensar.

En un principio, la cosa fue sorprendentemente bien. Los cómics de Milestone contaban con el respaldo en la distribución de una gran multinacional como DC/Warner y su llamativo tratamiento del color (más próximo a la MTV que a los tebeos tradicionales) hacia que las portadas destacaran en las estanterías. Por desgracia, fue prácticamente imposible conseguir que los lectores no adjudicaran a los cómics la etiqueta de “producto para negros”.

“El primer objetivo de los cómics es ser entretenidos” dijo McDuffie al comienzo de la aventura editorial, “pero queremos tratar con problemas reales, como drogas, bandas y embarazos adolescentes. Los cómics son un gran medio educativo” (4). Dingle parecía compartir su entusiasmo: “DC Comics tiene un largo historial de progresismo” (5). Apenas un par de años después Dingle acusaría a DC de tener problemas con la sexualidad negra.

El comentario venía a cuenta de la portada de Static #25. En ella se veía al protagonista enrollándose con su novia en un sofá con un par de condones sin abrir a sus pies. DC quiso vetar la publicación del número y cambiar la portada. Dingle se negó. Cowan abandonó el proyecto. McDuffie se quedó solo al frente de cuatro títulos con ventas menguantes. Cuatro títulos que alcanzaron su ocaso en 1996 sin que nadie armara un gran revuelo por ello.

Static se convirtió en una serie de animación de la mano de de McDuffie y Warner. La serie llegó incluso a ganar un Emmy y un Humanitas Prize. McDuffie alcanzó su verdadera voz como showrunner de series de animación (Ben 10, Justice League y Teen Titans, entre otras). En 2001 quiso resucitar el proyecto Milestone en Rebirth of the cool. En 2010 volvió a intentarlo con Milestone forever. Falleció de un ataque al corazón en 2011.

Poco después, Cowan retomó el contacto con Dingle, su viejo amigo de la escuela. Dan Didio había conseguido integrar el universo Milestone en el multiverso DC y Reginald Hudlin (escritor afroamericano muy conocido por su labor en Pantera Negra y en la novela gráfica sobre El nacimiento de una nación, así como por su nominación al Oscar por su participación en Django desencadenado).

Quizás era un buen momento para retomar un viejo sueño que se había convertido en una curiosidad que se resiste a morir: un mosquito atrapado en ámbar que se exhibe de convención en convención.

(1) “The Landmark of Milestone” Archived February 28, 2011, at the Wayback Machine, DwayneMcDuffie.com. WebCitation archive
(2) https://sktchd.com/art-feature/the-art-of-the-cover-john-paul-leon-on-his-craft-and-career/
(3) M.D son las siglas de Doctor en Medicina en inglés.
(4) https://www.nytimes.com/1992/09/13/business/making-a-difference-the-men-behind-the-superheroes.html
(5) Ibid.

MILESTONE – LAS SERIES

El Universo Milestone llegó a las tiendas USA en dos oleadas. La primera fue la que barrió las tiendas especializadas en 1993, con cuatro series que llegaron de forma escalonada: Hardware (febrero), Blood Syndicate (abril), Icon (mayo) y Static (junio), respectivamente y son conocidas como el Dakotaverse.

La segunda oleada se hizo esperar hasta el año 1994, con la llegada de dos nuevas series, Xombi y Shadow Cabinet (enero) y Kobalt (junio), y una última serie en 1996, titulada Heroes (mayo).

A todas estas series regulares, con mayor o menor duración en el mercado USA, de las que hablaremos en breve, se les unieron cuatro miniseries, tres de ellas spinoff de Hardware, Blood Syndicate e Icon, mientras que la cuarta estaba dedicada a Static al completo.

Para cerrar las series de este universo de bolsillo, se les unieron tres cruces, Shadow War, Mundos en Colisión (el único material de Milestone publicado en España. Fue en 1995 por la editorial Zinco en tres tomos que recopilaban todo el evento) y Long Hot Summer.

Veamos un poco en detalle cada una de las principales cabeceras que aparecieron dentro del sello.

HARDWARE

Si hay que señalar con un dedo a una serie como el buque insignia de toda la línea, esa es Hardware. Fue la serie con la andadura editorial más larga, 50 números, y fue creada por Dwayne McDuffie (1962-2011) y Denys Cowan (1960).

Hardware es el alter ego de Curt Metcalt y no deja de ser un trasunto de Steel, que a su vez puede ser visto como un trasunto de Iron Man. Pensar de esta forma es reducir mucho a estos personajes, cuando en realidad tan solo comparten una base común, las armaduras, pero esconden muchos detalles que hacen de cada uno de ellos algo único. No son los únicos portadores de algún tipo de armadura o traje tecnológico del Universo DC y Marvel, pero son muy representativos de tales características.

En la primera entrega de esta serie, que venía embolsada, con un poster de la portada y un cromo del personaje, el protagonista hace una impresionante presentación de cara al lector. Una presentación que además es toda una declaración de intenciones de sus creadores. Cuenta una historia de su niñez, cuando en su cuarto tenía un periquito al que dejaba salir alguna vez de su jaula. Cuando el ave se veía fuera de los barrotes se lanzaba de forma repetida y sistemática contras la ventana y seguía haciéndolo hasta caer exhausto. Acababa derrotado. Curt continuaba su narración explicando que el periquito había cometido un error muy común. Confundió estar fuera de su jaula con ser libre. El pájaro acabó muriendo sin haber disfrutado nunca de la libertad exterior. El relato continúa cuando es el propio Curt el que se convierte en el ave y relata como se pasó años chocando con un techo de cristal, invisible e incomprensible. La lección de todo esto es que no es posible escapar hasta que uno percibe todas las barreras que le rodean. Y remataba con la lapidaría frase: Mi nombre es Curtis Metcalt, pero puedes llamarme, Hardware.

En abril de 1997 la serie llegaba a su fin sin estar sus dos creadores ya involucrados en ella, siendo los encargados de cerrar D.G. Chichester y Prentis Rollins. Cowan dejó la serie a los ocho meses, siendo sustituido por Arvell Jones y más tarde la dibujaría Humberto Ramos. McDuffie la abandonó en el número 19, para ser sustituido por Maddie Blaustein. Tanto Cowan como McDuffie volverían en el especial número 25 de la serie.

Los guiones de McDuffie, contundentes y muy reivindicativos, y el potente trazo y estilo de Cowan hacen de los primeros números de la serie todo un espectáculo visual de primer orden. Fueron recopilados por DC Comics en un solo tomo.

STATIC

Contra todo pronóstico la serie con mayor número de entregas tras Hardware es la dedicada a Static, que tras 45 entregas abandonaría las tiendas en marzo de 1997.

El bueno de Virgil Ovid Hawkins es el personaje de Milestone que más padres tiene, pues su creación se le atribuye al propio McDuffie, Cowan, Michael Davis y Derek Dingle, que lo crearon como uno de los pocos seres humanos con capacidad metahumana, es decir, que en sus genes se esconden habilidades que esperan poder activarse mediante algún fenómeno externo. Dicho fenómeno se narró en la serie de Blood Syndicate y que responde al nombre Big Bang.

Static nace con un objetivo muy claro en mente de sus creadores: ser el Spiderman de la era moderna. Su concepto se inspira abiertamente en el arácnido, con las clásicas preocupaciones de alguien de su edad. El propio McDuffie lo explicaba diciendo que las preocupaciones de Virgil giraban sobre tres puntos: las drogas, el dinero en el bolsillo y las palizas. Su carácter es jovial y es propenso a las bromas, aficionado a los comics y a los videojuegos, sin duda lo marcan con un perfil diseñado para estar muy cerca de sus lectores.

La vida editorial de Static dentro de Milestone acabó en 1997, pero se resistió a caer en el olvido y continuó su vida saltando a la televisión con su propia serie de animación titulada, WB Static Shock, que tuvo cuatro temporadas. En 2001 se publicó una miniserie bajo el título de Static: Rebirth of the cool, mientras Geoff Johns luchaba en DC por tenerlo en sus Titanes. No lo logró por todos los temas burocráticos de derechos del personaje, pero en 2008 le llegó su momento y en Terror Titans #04 se unió al grupo.

En 2010 se anunció que recibiría su propia serie en 2011, pero no llegó a ponerse en marcha por la prematura muerte de McDuffie. La serie iba a estar escrita por Felicia Henderson y dibujada por Scott McDaniel. Sin embargo, Static continuó luchando por no desaparecer y tras un especial escrito por Henderson y dibujado por Cowan, le llegó su momento de gloria en septiembre de 2011, cuando DC lazó su serie regular dentro de los Nuevos 52. Escrita por John Rozum y dibujada por McDaniel la serie duró tan solo 8 números (hasta abril de 2012) y en ella pudieron verse fugazmente otros personajes del Universo Milestone, como Hardware.

ICON

La segunda serie con mayor número de entregas le corresponde a Icon. Creado por McDuffie y M.D. Wright, idearon su propio Superman para su universo de bolsillo. La historia comienza cuando una nave estelar lanza una capsula ala Tierra portando en su interior a un ser denominado, Arnus. La capsula cae sobre un campo de algodón del sur de los Estados Unidos en 1839 y está programada para dotar a su huésped del aspecto de la primera forma de vida que aparezca. Esa forma de vida es una mujer esclava que adopta al pequeño bebe, Arnus, como su hijo. El paralelismo no está apenas disimulado, pero abre un sinfín de posibilidades a explorar.

El tiempo pasa, pero no para Arnus que no envejece y queda estancando en la madurez, asumiendo la identidad de su hijo de forma progresiva a fin de ocultar su aparente inmortalidad. Hasta entonces sus habilidades las ha mantenido ocultas, pero el destino le tiene reservado algo distinto cuando se cruza en su vida, Raquel Ervin, que lo ve actuar de forma sobrehumana. Raquel lo persuade de que asuma la identidad de Icon y ella la de Rocket, formando un dúo superheroico.

La serie tuvo un total de 42 entregas, siendo cancelada en 1997, todas ellas escritas por McDuffie y dibujadas por Wright.

BLOOD SYNDICATE

La tercera serie más longeva del este universo también tiene a McDuffie involucrado en su creación y primeros guiones, con la ayuda de Ivan Vélez Jr., al que acompaña el dibujante Trevor Von Eeden. Constó de 35 entregas, siendo cancelada en 1996.

El grupo, al que Vélez denominaba pandilla, está compuesto por los restos de las distintas bandas de la ciudad de Dakota. Todo ellos poseen habilidades conseguidas en el evento denominado Big Bang, en el que la policía gaseó a todos los miembros de las pandillas callejeras con un gas lacrimógeno al que se le había añadido un agente mutágeno. Muchos murieron aquel día, pero otros, en función de su predisposición genética y las circunstancias en las que se vieron envueltos, acabaron desarrollando poderes. Un ejemplo ello es lo que le sucedió a dos miembros de una banda cuando una de ellas cayó en el agua y acabo desarrollando habilidades acuáticas y otra quedó fusionada con una pared de ladrillo, que la dejó siendo una mujer de diez pies de altura de aspecto rocoso. Un perro alcanzó tal inteligencia que rivalizaba con la de los humanos, un policía desarrolló la habilidad de realizar explosiones doradas… y un tal Virgil Hawkins desarrolló poderes electromagnéticos y adoptó la identidad del superhéroe conocido como Static… y así hasta catorce miembros en total. Todo muy loco y salvaje.

SEGUNDA OLEADA
XOMBI

En enero de 1994 llegaron nuevas series dentro de Dakotaverse. La primera en aterrizar fue la titulada Xombi, escrita por John Rozum (creador del personaje junto con Cowan) y dibujos del propio Cowan (su número cero lucia una portada de Walter Simonson) y al que sustituyó a partir del segundo número Joe Brozowski que estaría al mando de la misma hasta su cancelación en el número 21 (febrero de 1996).

David Kim, un científico koreano-estadounidense, que investigaba con un virus nanotecnológico, vio como el Dr. Sugarman irrumpía en su laboratorio con la intención de robar su trabajo. En el duro enfrentamiento, Kim fue malherido por lo que su ayudante, Kelly, le inyectó el virus para salvarle la vida. El problema fue que para que los nanitos pudieran sanar a Kim debían usar material disponible a su alcance y devoran parcialmente el cuerpo de Kelly en el proceso, convirtiendo a Kim en un Xombi, un ser inmortal, tecnológicamente mejorado que generó malestar entre las razas perdidas de la noche.

Tuvo una segunda oportunidad en 2001, de nuevo con guiones del propio Rozum, pero su nueva aventura editorial acabó de forma abrupta tras seis números.

KOBALT

Nacido de la mente de John Rozum y Arvell Jones, le llega el turno a un personaje muy hijo de su tiempo, una mezcla de Lobo y el Castigador, de diseño más que cuestionable y cuya serie acabaría tras 16 entregas.

Kobalt, el vigilante de personalidad despiadada, de ciega voluntad justiciera, con una reputación tan mortífera que incluso los criminales le atribuyen rasgos falsos, como el canibalismo y con su aspecto musculado, de torso casi desnudo, con cadenas en los brazos… Su lucha obsesiva contra la organización St. Cloud lo lleva a realizar todo tipo de actos brutales con tal de eliminar a sus enemigos.

El personaje es de ascendencia cubana y se le pudo ver, además de en su inexplicable serie regular, en Shadow Cabinet #14 y en el especial de Static Rebirth of the cool.

SHADOW CABINET

El grupo, lo que podría ser visto como la Liga de la Justicia del Dakotaverse, fue creado por Matt Wayne (guionista de los últimos números de la serie), Dwayne McDuffie, Robert L. Washington III (encargado de escribirla en sus primeros números) y Jean Paul Leon (dibujo), en la que se unían algunos de los personajes de Milestone, como Hardware, Icon, Static, Iron Butterfly, Rocket, Bad Betty, Plus, Donner, entre otros.

La historia de este grupo acabaría tras 17 entregas (octubre de 1995), lo que venía a indicar el agotamiento de algunas de las fórmulas y el poco seguimiento de las nuevas propuestas lanzadas dentro del sello. Su repercusión fue mínima dentro de la microhistoria común del Dakotaverse.

Las series de Milestone comenzaron su andadura editorial con fuerza, pero con el paso de los meses y los años, fueron agotando su popularidad, hundiéndose en ventas de forma progresiva. Un ejemplo de ello es ver como Hardware que arrancó con unos 70.000 ejemplares (hoy en día con esas cifras rondaría el puesto 6-7, pero en 1994 quedaba relegaba al puesto 130), a final de su vida editorial ya tan solo era capaz de poder vender unos 4.300 ejemplares. Sin embargo su valor como sello sigue ahí, como bien ha demostrado el reciente anuncio de su recuperación por parte de DC Comics. Eran los tiempos de las ventas especulativas, millones de ejemplares de los productos de la nueva Image y la Muerte de Superman, por lo que competencia era feroz. Milestone no buscaba competir contra esas otras obras, ni podía, pero si fue determinante para genear un cambio en a industria, por pequeño que pueda parecer, capaz de generar siuficnetes ondas gravitacionales como para que hoy,, 25 años más tarde se siga hablando de este importante sello editorial.

MILESTONE – TIEMPO DE OPINIÓN

El anuncio de la recuperación del sello Milestone ha sido la gran noticia comiquera de la reciente DC Fandome. Supone la confirmación de un regreso que editorialmente llevaba años gestándose. En octubre de 2017 se anunció el regreso del sello con varios títulos, entre ellos Earth M, que contaría con Icon y su compañera Rocket, pero a pesar de haber sido anunciado el debut para octubre de 2018 no ha tenido lugar hasta ahora. No sabemos si la espera se ha debido a motivos comerciales, creativos o cualesquiera de los asuntos que acontecen en las oficinas de Burbank, pero el momento actual resulta idóneo.

Hablando exclusivamente de las historias de ficción, vivimos en una época de cambio, fomentando en todos los ámbitos culturales la tan necesaria y pendiente integración hasta llegar a un 100%. Hemos vivido situaciones como el comicsgate y la polémica de los white Oscars. En el mundo de DC, tanto en los cómics como en formatos audiovisuales, se han presenciado pequeños pasos que pretendían abrir la representación interracial, pues es de todos sabido que, la mayoría de los personajes de editorial son blancos caucásicos.

Para muestra, varios botones. En las series del arrowverso hemos tenido cambios de color de piel en adaptaciones de personajes (curiosamente, unos cuantos pelirrojos) como Jimmy Olsen, Wally e Iris West, Hawkgirl y Maggie Sawyer (aunque este no fue tanto de color sino más estético) y en Titanes a Starfire (aunque originalmente era de piel naranja). En series de cómics hemos presenciado en la última década cómo Greg Rucka reinventaba a Etta Candy en su reciente etapa en Wonder Woman; Brian Michael Bendis ha cambiado a Lighting Lad en la nueva encarnación de la Legión de Super-Héroes, James Robinson con Hawkgirl en Tierra-2 y Grant Morrison hizo lo propio con Steve Trevor en Wonder Woman Tierra 1. En el cine, Laurence Fishburne haciendo de Perry White en Man of Steel, Jeffrey Wright de James Gordon en la próxima The Batman, Anne Wolfe de Artemisa en Wonder Woman (también de pelirroja a negra) y Halle Berry como Catwoman también suponen cambios raciales de personajes.

Todos estos pequeños pasos hacia una situación que debería ser natural han sido eso hasta ahora, pequeños pasos. No busco decir nada más que se han estado introduciendo cambios de aspecto que no cambiaban en líneas generales el concepto de los personajes, pero que sí cambiaban algo, buscando a lo mejor normalizar la interracialidad, ¿pero era necesario cambiar de raza a personajes que ya existían? Ahora va a volver una línea de personajes originales negros, presentada como la gran novedad editorial de una manera que puede parecer algo forzada vistas las circunstancias. Pero los cambios a veces necesitan un empujón.

Sea como sea, la llegada del sello Milestone es, por sí misma, la recuperación de personajes muy potentes como Icon, Rocket, Static y Hardware, entre otros. Aunque algunos fueran trasuntos, como Icon de Superman, tenían una identidad e idiosincrasia propias. Este sello tuvo buenas historias, como su crossover Long Hot Summer y Mundos en Colisión, creó personajes interesantes y desarrolló el Dakotaverse, su propio microuniverso independiente de la línea general de DC. A la vez que Vertigo publicó sus grandes obras, Milestone fue otro sello que propuso historias diferentes, sin alejarse del género superheroico, pero que buscaban un soplo de aire fresco de las series tradicionales. Su recuperación, temas raciales a parte, era necesaria. Y cruzamos los dedos para que vuelva definitivamente, nos haga disfrutar y, por supuesto, que ECC se anime a recuperar aquellos títulos de los 90 y a traer las nuevas series que esperamos con los brazos abiertos.

Artículo anteriorHeroes Return. Los 4 Fantásticos 1
Artículo siguienteAngel Wings #6
Mi primer coqueteo serio con los comics puede datarse en el año 1988, en Zaragoza, concretamente en el recreo del colegio, mirando el primer número de la serie Millenium de DC. Aquello lo cambió todo. Quería tener el segundo número y el tercero... y como dice el dicho: el resto es historia. 5000 comics después y toda una vida entre viñetas seguimos a pie del cañón.
Novelista, guionista, estudiante de cine. Aprendiz. Empezó con esto de los tebeos gracias al Spiderman de Lee y Romita y al Conan de Thomas, Smith y Buscema. The Sandman y Watchmen le impactaron profundamente y todavía no se ha recuperado. Tras una temporada frecuentando el Londres de Dylan Dog, en la actualidad recorre los mares del sur en compañia de Corto Maltes, con el objetivo de encontrar fortuna y gloria...
Nací en Zaragoza en 1985 y descubrí el mundo de los cómics pocos años después, cuando mis padres me pusieron la película de Superman de Reeve y en los primeros segundos aparecía un número de Action Comics y la voz de un niño lo presentaba mientras pasaba sus páginas. Desde entonces he descubierto cientos y cientos de colecciones de cómics, de cientos de temáticas y de incontables editoriales. Y espero seguir conociendo más y más.
16 Comments
Antiguos
Recientes
Inline Feedbacks
View all comments
Carlitos
Carlitos
Lector
24 septiembre, 2020 20:27

Enhorabuena por el articulo Gustavo, siempre es un placer leer este tipo de entradas.

Yo no conocía este sello y esta claro que lo recuperan en el momento más oportuno con todo el tema del BLM, pero eso no significa que sea algo malo.

A mi que hagan nuevos personajes utilizando minorías me parece genial pero si estos personajes no van a ir acompañados de buenas historias, todo quedara en postureo, como lo de Jon Boyega y Star Wars.

Con la parte que dice que “no habia superheroes de color negro” me ha venido a la cabeza el capitulo de Halloween de Community, donde Shirley se disfraza de Harry Potter y todo el mundo la confunde con Steve Urkel o en Stranger Things cuando van de cazafantasmas y al negro le dicen que no puede ser Peter Venkman, que tiene que ser Winston. Puede parecer una tontería, pero da que pensar que a un niño o niña le digan: no, tú no puedes ir de Batman o Wonder Woman porque no es negro/a (y estoy seguro de que esta frase la habrán oido muchisimo)

Por último, recuerdo un cómic en el que Lois Lane entraba en una maquina para cambiar de raza durante 24 horas y meterse, literalmente, en la piel de una mujer negra y ver como todo su mundo cambia, hasta el punto de que le cuestiona a Superman si se casaría con ella si fuese negra.

Lo dicho, un gran articulo y esperaremos las novedades que nos traerá Milestone.

Last edited 1 mes atrás by Carlitos
Carlitos
Carlitos
Lector
En respuesta a  Gustavo Higuero
25 septiembre, 2020 21:11

Fallo mío, que solo te vi a ti como autor. ¡¡Enhorabuena a los tres por el trabajo!!

Ziggy
Ziggy
Lector
24 septiembre, 2020 22:43

Me ha gustado el artículo. En especial los planteamientos de McDuffy con respecto a los personajes (y que pocos actualmente han entendido). Yo a los personajes de Milestone los conoci mejor por el cruce de World Collide y quise saber mas de ellos. SI alguien viene a decir que Icon, Harware y Static son un Superman, Iron Man y Spider-negros es que no ha leido ni entendido a los personajes. Muchos tienen mucho potencial y son muy profundos, asi como la forma de explorar problemas e incluso reírse de ciertas actitudes. Puedes ver diferentes posturas frente a los problemas ( la forma más agresiva de Hardware frente a la más conservadora de Icon, por ejemplo) y eso era lo más interesante, todo un abanico de personalidades y posturas, no habia una verdad unica. Y eso se agradecia. Esperemos que este nuevo retorno de la marca aproveche el impulso porque su propuesta era buena.

(Y tambien coincido con que hay una especie de conspiracion contra los pelirrojos.).

Justiciero Desmesurado
Justiciero Desmesurado
Lector
En respuesta a  Ziggy
24 septiembre, 2020 22:57

¿Se recomienda la lectura en general?, ¿Algo en particular por donde meterse en este universo?

Ziggy
Ziggy
Lector
En respuesta a  Justiciero Desmesurado
25 septiembre, 2020 3:37

Para el universo en si, creo que es mejor empezar por Blood Sindicate, ahi ocurria un hecho que enlaza a todos los personajes y que seguira marcando pauta en sucesivas entregas.
Yo lei mas de Icon y Hardware, no tanto de Static a quien vi mas en Shadow Cabinet y Heroes. En esta ultima serie, mención particular merecen Blitzen y Donner, un par de chicas que precedieron a Apollo y Midnighter.
Y es que los temas de identidad sexual tambien se trataron en esta editorial, sin tanta parafernalia mediatica.

Last edited 1 mes atrás by Ziggy
Justiciero Desmesurado
Justiciero Desmesurado
Lector
En respuesta a  Ziggy
25 septiembre, 2020 15:28

Pues sentenciado. Me lo apunto, Tal como está la actualidad mejor bucear por estos comics.

Gracias Ziggy

Carlitos
Carlitos
Lector
En respuesta a  Ziggy
24 septiembre, 2020 23:21

Pues por lo que comentas eran colecciones interesantes. Ahora bien, que no cometan el error de traerlos de vuelta para que sean el Spiderman negro, el Superman negro, el Iron man negro… como dices sería una cagada.

Justiciero Desmesurado
Justiciero Desmesurado
Lector
24 septiembre, 2020 22:53

A mi en estos años me pillaron bajándome del carro de los comics, y no conocía Millestone como editorial con universo propio pero dado el enfoque me sorprende que se diga  “Por desgracia, fue prácticamente imposible conseguir que los lectores no adjudicaran a los cómics la etiqueta de “producto para negros”” porque francamente parece que eso es lo que pretendía, o sea, estar hecho “por y para” (sin que sea excluyente que público blanco se acerque ya sea por curiosidad o interes). Ahora que no se si el objeto es reflejar problemáticas raciales y dar modelos superheroicos negros o asegurarse un nicho de mercado, no del todo grande pero si seguro en caso de asentarse. Posiblemente las tres cosas y dependiendo de quien de los fundadores más una cosa u otra. Tendría que leer los comics para ver por donde tiran argumentalmente.
 
También por los años en los que se produce me causa cierto interés, porque (es mi impresión) los superherores negros estaban creciendo en número e importancia ya desde hace tiempo (desde esa aparición de Black Panther en 1961) en las dos grandes, y estos son los años donde Spanw, por ejemplo de lo que digo, corta la pana.
 
Postdata:
 
“Hardware que arrancó con unos 70.000 ejemplares (hoy en día con esas cifras rondaría el puesto 6-7, pero en 1994 quedaba relegaba al puesto 130)”
 
Esto es un dato que da vértigo.
 
Buen articulo, siempre es muy interesante leer como se gestan estos proyectos.

hammanu
hammanu
Lector
24 septiembre, 2020 23:56

Yo la segunda serie de Xombi me la compre en TP por Frazer Irving, y el comic no estaba mal ya que el guionista le dio un toque a lo Doom Patrol de Morrison… lastima que no se siguiera contando historias, no estaba mal. Poco he leido mas para juzgar globalmente el sello pero si en los 90 se fue al carajo fue porque la crisis noventera se llevo casi a todo el medio por delante. Ahora que hay mas variedad y demas, quizas consigan su hueco entre los lectores. Eso si que desarrollen su universo aparte para que no lo definan las estrellas invitadas

Staple
Staple
Lector
25 septiembre, 2020 0:29

Creo que el momento de mayor fama de, al menos, dos Milestones es la excelente serie de TV Young Justice donde metieron a Icon y su sidekick en la JLA. Lo mismo con Static y su serie y sus crossovers televisivos con el Timmverso. El futuro de éstos personajes sería más alagüeño si WB se atreviese a meterlos en sus series y pelis en lugar de cambiar razas. Icon y Static son los más comerciales, EMHO.
Y sobre precisamente lo de los cambios de raza (El 99% de las veces de blanco a negro) en el cine y la tele una memez, por más que ya estemos tan acostumbrados que ni nos sorprenda, y me resulta muy extraño que a los fans negros de, por ejemplo, Starfire o Wally West les guste que le cambien su personaje favorito para hacerles la pelota (De hecho muchas críticas furibundas vienen precisamente de fans negros). Como si Marvel nos cambiase a Pantera Negra o Luke Cage para congraciase con los fans blancos.
Para terminar, me suena que en la JLA de los años 2000, cuando ya se había ido Brad Meltzer y guionizaba McDuffie, ya hubo un intento de meter a los Milestone en el UDC convencional y éstos salían enfrentándose a la JLA de aquellos tiempos.

Ziggy
Ziggy
Lector
En respuesta a  Staple
25 septiembre, 2020 3:53

Si, ese fue un intento de integrarlos, pero por lo que recuerdo en esos momentos hubo demasiada injerencia editorial como que para que la cosa cuajara. En cualquier caso siempre me gusto ese universo alternativo que se creo McDuffie y que protagonizo Vixen y es una pena que la cosa no funcionara en ese momento. Al menos nos quedan las risas.(Ese black bomber).

Dr Kadok
Dr Kadok
Lector
En respuesta a  Staple
25 septiembre, 2020 12:30

Supongo que lo de Luke Cage será un chiste…algo de esto se publicó en Iberoamérica? Zinco, Vid, etc.

Ziggy
Ziggy
Lector
En respuesta a  Dr Kadok
25 septiembre, 2020 18:19

No. Lo mas cercano fue el Mundos en Collision de Vid, que enlazaban con las series de Superman. No se si se habran editado otras cosas.

Dr Kadok
Dr Kadok
Lector
En respuesta a  Gustavo Higuero
26 septiembre, 2020 0:29

Gracias a ambos.