Marvel Saga. Capitana Marvel 1. La Heroína Más Poderosa de la Tierra

Panini Cómics comienza con su publicación en formato Marvel Saga de la icónica etapa de Kelly Sue DeConnick a cargo de Carol Danvers, desde entonces con título de Capitana.

Por
68
3914

Edición original:Captain Marvel 1-6 y Avenging Spider-Man 9 y 10 USA.
Edición nacional/ España:Panini Cómics.
Guión:Kelly Sue DeConnick.
Dibujo:Dexter Soy, Emma Ríos y Terry Dodson.
Entintado:Álvaro López, Emma Ríos y Rachel Dodson.
Color:Will Quintana, Jordie Bellaire y Edgar Delgado.
Formato:Tomo en tapa dura, 192 páginas.
Precio:19€.

Hace tan solo seis años, Marvel Comics había batido un vergonzoso record editorial. Era la compañía de cómics que menos personajes femeninos protagonistas de sus propias series contaba en su haber. Y es que, aunque el año 2012 nos parezca muy cercano, la realidad es que el feminismo y de la diversidad en el cómic mainstream americano no hace tanto que ha empezado a tenerse en cuenta dentro de este mercado, sin que todavía lo tenga fácil y cada día, se someta a críticas del más diverso tipo.

De este modo, hoy el mundo del cómic, que con estos temas resulta ser un fiel reflejo de la sociedad, se encuentra polarizado a tres frentes entre quienes defienden un cómic por incluir entre sus páginas protagonistas femeninos o de orientaciones sexuales, género o razas diferentes, sin entrar en exceso en la calidad de la obra, los que los odiaran solo porque sus protagonistas sean de esa clase, y los que agradecemos y consideramos que es necesaria la publicación de este tipo de obras, que reflejen en la viñeta el mismo mundo diverso que existe fuera de ellas, pero que juzgamos las mismas (o al menos lo intentamos) en función de nada más y nada menos que su calidad como tales, independientemente de quien las protagonice.

Evidentemente, vaya por delante que este redactor respecta todas las opiniones habidas y por haber en este sentido, siempre y cuando aquellas se viertan desde el respeto y desde luego, nunca desde el odio, las cuales desde esta reseña y en la redacción de Zona Negativa, rechazamos tajantemente y de plano.

Pues bien, volviendo a la obra objeto de esta reseña, como decíamos en el año 2012, Marvel batía el deshonroso record de carecer prácticamente de series protagonizadas por mujeres (y ello a pesar de haber roto moldes en éste y otros ámbitos en distintos momentos de su historia como con la Hulka de John Byrne, el Alias de Brian Michael Bendis, o con la propia Miss Marvel de Chris Claremont), circunstancia que la editorial (por aquel entonces en manos de Axel Alonso), se disponía a corregir con la publicación de distintos títulos, entre los que se encontraba el volumen seis de Captain Marvel que comienza en este tomo, y en el que el Capitán Marvel volvía, pero no exactamente como se podía esperar.

Y es que, el Capitán Marvel original, Mar-Vell hacía años que había muerto a manos de Jim Starlin, siendo sus intentos de resurrección tan infructuosos como vergonzantes, habiendo estado su título en manos de otros personajes como Mónica Rambeau (la Capitana Marvel original, al ser la primera mujer en la historia de Marvel en portar el título), Genis-Vell (el involuntario hijo del Capitán Marvel original), Phyla-Vell (hermana del anterior y portadora del ominoso manto del Capitán Marvel por muy poco tiempo), Khn’nr (un Skrull que durante la Invasión Secreta de Brian Michael Bendis creía ser el Capitán Marvel original, en un engaño al que se jugó con los propios lectores), y los infames Noh-Var y Carla Sofen durante el Reinado Oscuro de Norman Osborn y sus igualmente oscuros Vengadores. Sobre la historia de todos los Capitanes Marvel, incluída por supuesto, Carol Danvers, podéis consultar esta entrada en la que varios redactores le dimos un breve repaso a los mismos).

Por tanto, con un 2012 que dejaba a Marvel Comics casi sin personajes femeninos protagonistas de sus historias, con un Capitán Marvel que seguía muerto y bien muerto (y sin una resurrección probable en el futuro inmediato) y una Carol Danvers que a pesar de haber vivido una muy recomendable etapa como Miss Marvel a cargo de Brian Reed y Roberto de la Torre, siendo un destacado miembro de Los Poderosos Vengadores de Bendis, se encontraba sin un rumbo muy determinado, la resolución de la ecuación estaba clara: Habría un nuevo Capitán Marvel, éste sería mujer, y no sería otro que alguien que merecía el título desde hacía mucho, mucho tiempo, Carol Danvers.

De esta forma, en Septiembre de 2012 la Capitana Marvel sería presentada en sociedad, con Carol Danvers encarnando tan honorable legado, en el número uno del volumen seis de Captain Marvel, y al mismo tiempo en el número nueve de Avenging Spider-Man (ambos números incluidos en este tomo).
En este nuevo volumen, cuyos primeros seis números se encuentran en este tomo, así como los números nueve y diez de Avenging Spider-Man, Carol es animada por el Capitán América (tras un enfrentamiento de ambos contra un Hombre Absorbente que en esta historia encarna la misoginia en estado puro) a dejar el Miss Marvel a un lado y a ser llamada Capitana Marvel, lo que trae reminescencias de su pasado y experiencia militar y, por supuesto, de Mar-Vell su gran amigo y fuente de su origen como superheroína. Carol decidirá portar el nombre y todo lo que éste conlleva no con pocas dudas acerca de ello, pero decidida finalmente a hacerlo tras comprender que así no solo no traiciona el legado de Mar-Vell si no que lo homenajea de la mejor manera posible.

Estos primeros seis números por tanto constituyen un viaje literal y figurado en el que Carol descubre lo que supone ser la Capitana Marvel, mientras rememora sus comienzos como piloto de vuelo y entierra su fallecida mentora de aviación, efectuando una odisea a través del tiempo que le lleva a encontrarse literalmente a sí misma y a entender el significado de su labor como superheroína y como Capitana Marvel.

Kelly Sue DeConnick demuestra aquí a pesar de ser la primera vez que se acercaba a Carol Danvers, que conoce muy bien al personaje, y que sabe marcar a la perfección el nuevo rumbo de la protagonista, dando la sensación de que lleva escribiendo sobre ella durante décadas y no solo unos pocos números USA como en realidad ocurría.
Como hemos comentado antes, el tomo no se queda ahí, y en él se incluyen los números noveno y décimo de Avenging Spiderman, también escritos por DeConnick y en los que Carol hace un divertido team up con el trepamuros en el que intervienen una mujer robot que no comprende su propio poder devastador, y una malvada corporación que busca controlarla a través de un ejército que encarna lo peor del ser humano en lo que actitud hacia el género femenino se refiere.

En cuanto al dibujo, éste es ejecutado por Dexter Soy (Captain Marvel Vol 6 #1-4) y por Emma Ríos (Captain Marvel Vol 6 #5-6) ejecutando especialmente Soy un arte muy original y de tono muy realista que capta a la perfección las escenas de acción y de vértigo que imprime el guión de DeConnick, quedando el dibujo de Emma Ríos para los dos últimos números de corto más intimista, donde la acción deja paso a una trama más calmada y espiritual en el que la expresividad que es capaz de transmitir la dibujante aporta una mayor calidad si cabe a este cómic.

Finalmente, es el veterano Terry Dodson el que con su estilo desenfadado y más cercano a la comedia ejecuta el dibujo de los dos números de Avenging Spiderman contenidos en este tomo, los cuales hacen de broche de oro a una compra muy recomendable.

Por último, no podía terminar esta reseña sin dejar de agradecer a Panini Cómics que, aprovechando el tirón cinematográfico del personaje, por fin haya decidido recopilar en tapa dura esta gran etapa (antes publicada en formato 100% Marvel), la primera de Carol Danvers como Capitana Marvel, y que además se haga en formato Marvel Saga, dado que estamos ante uno de los mejores sellos en tapa dura de la editorial en relación calidad-precio, que de momento, se publicará mensualmente compartiendo su publicación con la alternancia entre Spiderman Superior de Dan Slott y los Cuatro Fantásticos de Jonathan Hickman, lo que en conjunto hace que como lectores tengamos cada mes una obligada cita con nuestro librero de cabecera.

Edición original:Captain Marvel 1-6 y Avenging Spider-Man 9 y 10 USA. Edición nacional/ España:Panini Cómics. Guión:Kelly Sue DeConnick. Dibujo:Dexter Soy, Emma Ríos y Terry Dodson. Entintado:Álvaro López, Emma Ríos y Rachel Dodson. Color:Will Quintana, Jordie Bellaire y Edgar Delgado. Formato:Tomo en tapa dura, 192 páginas. Precio:19€. Hace tan solo seis…
Guión - 7.5
Dibujo - 7
Interés - 8

7.5

Marvelous

Panini Cómics comienza con su publicación en formato Marvel Saga de la icónica etapa de Kelly Sue DeConnick a cargo de Carol Danvers, desde entonces con título de Capitana.

Vosotros puntuáis: 5.74 ( 15 votos)

68
Déjanos un comentario

Please Login to comment
17 Comment threads
51 Thread replies
1 Followers
 
Most reacted comment
Hottest comment thread
13 Comment authors
DumaVansalthultron_ilimitadoImparcial EnmascaradoSave Recent comment authors
  Subscribe  
Recientes Antiguos
Notifícame
Justiciero Desmesurado
Lector
Justiciero Desmesurado

Empiezo la polémica. Yo a está tipa la voy a llamar desde ya Capitana Imposición Corrección Política.

Lo que necesitan las féminas Marvel es más guionistas en buen estado de forma y cariño hacia los personajes que nos dejen etapas buenas y largas. Como las mencionadas Hulka (Byrne y también Slott me gusto) o Alias (Bendis) y no cosas como lo que hicieron con Pájaro Burlón (no me refiero a la polémica de la portada). Me acerque por cariño al personaje de la época de los Nuevos Vengadores (los nuevos antiguos, los West Coast) y la serie aburría cosa mala.

Aún espero a ese/esa guionista que haga algo memorable con mi queridísima Tormenta, LA MUJER así en mayúsculas de Marvel y de la que todo lo que he leído de ella en solitario me ha aburrido sobremanera.

sparkyal
Lector
sparkyal

A mi la colección de Pájaro Burlón junto a Ojo de Halcón de Jim McCann me encantó, lástima que no continuaran por esa línea con los personajes.
Me gustó bastante lo que hizo después Matt Fraction con Ojo de Halcón pero era un personaje completamente diferente al que llevo toda la vida leyendo.

Justiciero Desmesurado
Lector
Justiciero Desmesurado

La primera no la he leído, así que la buscaré. Gracias.

Y totalmente de acuerdo con lo del Ojo de Halcón de Fraction. También me gusto, pero no veía allí al Clint “clásico”. Y ya que fe Ojo de halcón y chicas se habla diré que Kate Bishop sí me parece un personaje con mucho carisma y una evolución hasta ahora y por lo que he leído (Young Avengers y las últimas series de Ojo de Halcon) orgánica.

Pedro Luis
Lector
Pedro Luis

Comenzaste la polémica con un insulto prejuicioso. No debe llamarla “Capitana imposición….” por, simplemente, contar con sus propias historietas. Nada ha hecho un personaje ficticio como ella para “imponer cosas”. Y tampoco podría hacerlo al ser un personaje ficticio.

Peor aún, en sus historietas nunca se ha visto misandria: Nunca se ha visto que se muestre al hombre como un ser malvado ó despreciable; tampoco se ha visto que en sus historietas haya lesbianismo (para tan siquiera hablar de promover la segregación por sexos), ni nada por el estilo. Así que no la llame así porque en sus historietas no intenta imponer ideas ni tan siquiera dar mensajes implícitos de tal índole. Y ella tampoco lo intenta en historietas de otras colecciones.

En cambio, el personaje de Thundra sí que es un personaje hembrista de verdad, igualmente Aresia de DC. Pero tampoco se les podría acusar de imponer ideas hembristas porque un personaje ficticio no está en capacidad de hacer algo así. Son las personas reales y los grupos de personas los que sí son capaces de imponer opiniones frente a los demás, ya sea con habilidad ó con ayuda de los medios masivos de comunicación.

Pedro Luis
Lector
Pedro Luis

Deberían de hacer los artículos sin mencionar temas políticos debido a que no es el objetivo de las historietas en sí, sino de simplemente “entretener”; en algunos casos el autor sí quiere hacer algo que genere una opinión política o toque temas políticos, ambientales, culturales, tecnológicos, religiosos, o incluso medicinales…¡Pero ninguno de ellos es éste caso! ¡Capitán Marvel no tiene ninguna intención política ni cultural detrás! ¡Son historietas hechas para los fanáticos de Carol Danvers! ¡Mas que nada para entretener!.

No es como otro tipo de historietas como “Persépolis” o algo así, bueno, es que incluso Persépolis se limita a narrar la vida de una chica anti-islamista en dos mundos distintos, pero que no busca dar un mensaje político ni de juzgar. Quizá no cité el mejor ejemplo.

Cuando hagan un artículo de un personaje FICTICIO, no metan temas fuera de la historieta en tal artículo a menos de que la historieta así lo requiera, ¡Y éste no es el caso!. Los primeros 4 párrafos sobraban totalmente.

Y le dieron una calificación muy inferior al que realmente merece, pero esa es mi apreciación personal.

Pedro Luis
Lector
Pedro Luis

Me corrijo a mi mismo: Le dieron una calificación muy inferior al que merece realmente EL DIBUJO, pero esa es mi apreciación personal.

Staple
Lector
Staple

Un personaje recreado (Porque Carol Danvers ha sido recreado totalmente) por imposición de la rama que da dinero, la cinematográfica para poder hacer una película de ella y explotar la vertiente feminista, algo que está en el candelero hoy día y por lo tanto suscita interés y rechazo (Es decir publicidad). No me puede interesar menos la Capitana en el cine, su película es malísima, su aparición en Endgame entre el deuxmaquismo y la anécdota y la actriz lo hace fatal (¿En serio es la misma intérprete que en The Room??) con cara de estar cabreada 24horas y sin un ápice del carisma de Robert D.Jr., Escarlet J. o Chris Evans.
En los comics me pasa lo mismo, artificialmente la están intentando convertir en un icono Marvel. El problema es que un personaje Marvel no se vuelve icónico de la noche a la mañana. Los iconos lo son porque estuvieron ahí desde el nacimiento de la Marvel Age de Kirby y Lee, o porque pegaron taaan fuerte que jamás se fueron tras su 1ª aparición (Lobezno, Wade…). Sin embargo Ms Marvel/Capitana Marvel ni estuvo entre los primeros héroes de Marvel ni ha estado entre las primeras espadas de forma ininterrumpida desde que debutó ni si quiera ha tenido una gran historia, una etapa de esas inolvidables como el Daredevil de Miller o los New Mutants de Claremont/Sienkiewick. De hecho hasta se pasó siglos como personaje de 4ª, apartadísima de los grandes grupos y los grandes acontecimientos. Esta manera tan ficticia de querer auparla al Olimpo Marvel, tan forzada, tan obligada por la mercadotencia y la imposición de Marvel Studios es lo que me causa rechazo o indiferencia.

Justiciero Desmesurado
Lector
Justiciero Desmesurado

Pedro Luis (y Staple por mención),

“Imposición” no lo meto por que el personaje pueda tener o representar tal o cual ideología, opinión, grupo social o lo que sea. Puesto que es una cosa que a mi no me parece ni mal ni bien per se. De hecho que haya personajes que en su AND lleven cierta carga reivindicativa, política, social o ideológica desde mi punto de vista enriquece el universo super heroico. Por ejemplo, personalmente me gusta que exista un Capitán America, me gusta que exista su reverso en un USAgente y me gusta que en un momento dado Sam Wilson tome el manto (o mejor el escudo) de el Capitán America. A más diversidad mejor.

Por lo tanto que existan personajes femeninos que revindiquen una visión del mundo feminista me parece tan lógico como necesario.

La “imposición” no viene del personaje y lo que este representa sino de la directiva Marvel que trata de convertirlo en un primera línea porque sí, sí o sí. “Imposición” lo meto por, tal como ha dicho en su comentario Staple “artificialmente la están intentando convertir en un icono Marvel”

Si esto fuera música la Capitana seria como una Boy-Band o Girl-Band, un producto que a base de meterlo hasta en la sopa, pretenden que cale en el público a base de marketing, sobreexponiéndolo al mismo, y no en base a su calidad (o carisma del personaje) intrínseca.

Un saludo.

Pedro Luis
Lector
Pedro Luis

De hecho, Carol Danvers a lo largo de su historia ha estado en varios grupos y ha tenido varios cargos en su trayectoria. Así como muchos otros personajes icónicos.

Así que tampoco veo que la estén imponiendo porque ella ya se presentaba en todos los eventos importantes de Marvel y tenía relación alguna con casi cualquier personaje de Marvel. Lo que yo veo con respecto al personajes es algo completamente natural de su evolución. No se queje de que “la metan hasta en la sopa” si nunca se quejaron de que Wolverine llegara a aparecer en hasta 14 historietas, siendo un personaje que nunca lo mereció ni por carisma ni por personalidad y hasta era muy molesto; tampoco tienen derecho a quejarse de que la pongan hasta en la sopa si no se quejaron de de que haya siempre 3 o 4 colecciones simultáneas de Batman ó Spiderman, quitándole espacio a personajes secundarios que perfectamente podrían tener alguna colección en lugar de darle otra colección mas a ese par de personajes.

Donde lo vean, no hay tal imposición ahí. Capitán Marvel tiene lo justo, una colección propia. Ningún personaje debería tener mas de una colección propia. Y estamos hablando de un personaje que podría tener mas colecciones por importancia para Marvel, trayectoria e historia. Deben ser justos a la hora de hablar de ella en lugar de usar los prejuicios y escribir lo primero que se les viene a la cabeza. Incluso hay supergrupos que tienen más de una colección al mismo tiempo. Capitán Marvel regularmente sólo aparece en su historieta y en Los Vengadores, esporádicamente en una que otra mas. Así que sigo sin ver la inexistente imposición de la que hablan.

pelayo
Lector
pelayo

Una de las cosas que más me fascina en el análisis de los diferentes medios de la cultura popular es precisamente en esa retroalimentación que se produce entre A) creadores B) producto -personaje- C) público D) clima social, en una suerte de espiral en evolución que a veces produce resultados que de alguna manera son “aceptados” o “aceptables” y que otras veces conducen a un cul de sac del que se sale volviendo al camino habitual.

Por ejemplo, durante los años de la I Guerra Mundial, la popular tira de prensa “The Katzenjammer Kids” cambió de nombre por “The Shennanigan Kids” para evitar las resonancias germánicas que los podían hacer impopulares, pero aquello no cuajó entre el público. El look de Wonder Woman en los 70 con traje de chaqueta blanco tampoco cuajó, pero el actual diseño de “armadura” tipo Xena sí parece que va a mantenerse a pesar de lo icónico que fue el bañador de estrellas de ingle ceñida. El matrimonio de Superman y su paternidad, que en los años 80 podrían considerarse como movimientos “rompedores” o “aberrantes”en personaje tan icónicamente establecido, hoy son aceptados y se les considera una parte interesante y hasta necesaria, y lo que contó con el rechazo del público fue la versión “kilómetro cero” del Superman N52. Lobezno era un personaje que pasó de ser un miembro grupal a ser sobre-explotado como multigrupal y multicameístico hasta que el público y los propios autores sintieron vergüenza ajena -Aaron en el #73-74 de vol 3 de Wolverine-.

Corolario: “Puedes llevar al caballo al abrevadero, pero no puedes obligarle a beber”.

La editorial puede intentar “leer” en el público que le compra para poder explotar su producto de forma más eficiente. Otras veces puede arriesgar a corto plazo y traer ideas/autores nuevos al medio para no caer en la endogamia creativa y conseguir beneficios a medio-largo plazo.Y a veces se acierta, y otra veces no, y se rectifica. Por ejemplo, la sorpresa de la temporada ha sido sin duda el Inmortal Hulk de Al Ewing y Joe Bennet: han propuesto algo nuevo (retomando ideas menores ya expuestas en el pasado) y la gente ha entrado al trapo en una colección “clásica” que estaba en horas bajas, de momento no veo que los aficionados estén gritando “¡Queremos que vuelva el Hulk de siempre!”, yo al menos no, yo quiero que se siga investigando este nuevo Hulk/Hyde y a ver a dónde nos conduce. No hay un inmovilismo per se entre los gustos del público. Es una táctica de prueba-acierto/error.

Lo que provoca más errores, creo, es intentar crear o modificar el gusto del público (“imponer” no porque leer o comprar tebeos no es obligatorio) con la intención de, a posteriori, ofrecerle una plétora de productos fabricados ex-profeso para explotar ese gusto. Marvel se apuntó en los 70 a la moda del kung-fu y el público respondió con su dinero hasta que se agotó la moda; Marvel no volvió a intentarlo lanzando volumen tras volumen de Deadly Hands of Kung Fu aunque vendiera poco. Se monta uno en la ola hasta que la ola ya no da dinero. Ahora da la impresión de que se quiere crear la ola para vender tablas de surf, aunque no haya suficientes surfistas entre la gente que va a la playa, aunque las olas sean de mala calidad. Venga fabricar olas, venga lanzar series de Inhumanos o de Capitana Marvel (que entre 2012 y 2019 ha tenido 5 relanzamientos consecutivos, ninguno de los cuales ha pasado del nº 17) que nadie ha pedido y que naturalmente caen en las listas de ventas. La serie de Thor estuvo cancelada durante varios años porque ya no sabían cómo vendérselo al público, no insistieron una y otra vez por muy clásico que fuera el personaje.

Esa actitud empresarial puede llegar a crear mosqueo entre el público que SÍ quiere gastarse su dinero en tebeos, pero que ve que la editorial está escuchando más a voces que no son las de su público, a tenor de las cifras de ventas. Voces como la de la sección cinematográfica de Marvel/Disney, que decidió que había que potenciar a los Inhumanos y no a los X-Men ni a los 4F por mientras no tuviera sus derechos cinematográficos; la misma sección que decidió que Capitana Marvel iba a tener película, por lo que había que hacer una campaña de branding para preparar el terreno; no importaba si no vendía, pero cada mes había de haber en el mercado una cabecera de Capitana Marvel. Branding con anabolizantes.

Veremos cuántos números dura el actual volumen de Capitana Marvel, el primero después del estreno de la peli, y sabremos si es cierto aquello que decía Pacheco de que la gente no lee más novelas de James Bond cada vez que se estrena una peli de James Bond. En definitiva, ¿a qué público quieren vender tebeos: al real o al hipotético que no acaba de llegar?

Staple
Lector
Staple

Me alegra leer opiniones como las de Pelayo. Veo que hay mucha gente por ahí con sentido común, juicio propio y que es capaz de verle el cartón a las cosas.
La comparativa entre la Capitana Marvel y los Inhumanos no me puede parecer más acertada.
De hecho incluso su nombre “Capitana Marvel” es imposición mercadotécnia. En Marvel Comics planeaban que “Capitán Marvel” fuese otra vez Marvel Boy-NohVarr hasta que recibieron la orden de Marvel Studios de hacer un remake total de Ms Marvel (traje, actitud y nombre) para hacer la correspondiente película.

pelayo
Lector
pelayo

En realidad, los ejemplos pueden ser muchos acerca de cómo es mejor ofrecer un producto para que al consumidor no se le atragante y no sospeche que le quieren “imponer” algo (aunque ya digo que comprar tebeos no es obligatorio). Por ejemplo: la serie de Los Nuevos Mutantes se lanzó en 1982 como spin-off de Patrulla X cuando ésta era ya un éxito consolidado, y después vinieron Factor X, Excalibur, Lobezno, etc… era una forma de “ordeñar la gallina mutante de los huevos de oro”, pero es porque se había demostrado que SÍ era de oro. Imaginaos que en en vez de 1982, Nuevos Mutantes se hubiera publicado en 1976 ó 1977, apenas 24 meses después del Giant Size X-Men, cuando era todavía de salida bimestral, cuando sus ventas eran correctas pero tampoco una locura, y que en 1978 se decidiera hacer un spin-off de Lobezno, cuando todavía el público no había tenido la oportunidad de ver a Lobezno en solitario contra el Club Fuego Infernal en el #133, contra el Wendigo en el #140 o su versión futura en DoFP del #141, etc… , ). Supongo que a muchos lectores les hubiera parecido un “toda está línea de comics os tiene que gustar porque sí” y quizás le hubieran vuelto la espalda por pensar que querían “imponer” una línea editorial sobre el gusto del público.

Y lo mismo con el Castigador, las TMNT, Batman, Motorista Fantasma, Sandman, etc… vosotros podéis hacer la lista de “explotación a mansalva a petición del público” que tuvo su momento y su lugar.

Pregunto: ¿no habría sido una forma más orgánica de vender y explotar un personaje como Capitana Marvel el ponerla durante una temporada como líder de UN (1) grupo (Vengadores, Ultimates, Sword, Alpha Flight, cualquiera), darle cancha para que el público le coja afecto través de historias de calidad y entonces, si los números lo indican, darle su propia cabecera? En vez de eso, comenzaron la casa por el tejado (o casi) y en 2016 (después de 2 relanzamientos) Carol estaba, simultáneamente, en la estación orbital de Alpha Flight, con el grupo de A-Force, con los Ultimates de Pantera Negra y en su colección individual, más su protagonismo en Civil War II. No 2 tazas, ¡5 tazas!

Corolario: “Si llevas al caballo al abrevadero, y no quiere beber pero le empujas la cabeza bajo el agua, puede que acabe detestando el agua y a quien se la da”.

Pedro Luis
Lector
Pedro Luis

Eso no es cierto, si Carol Danvers ha tenido 4 volúmenes en ésta década (así es, no son 5) es por la política de Marvel de reiniciar a los personajes cada pocos años. Todos los personajes han sido reiniciados 4 ó 5 veces en ésta década. Por eso mismo el que hayan tenido menos de 17 capítulos no es indicativo de fracaso ni de éxito porque el actual volúmen de Chica Ardilla lleva desde el capítulo 9 vendiendo menos de 20 000 unidades y desde el capítulo 21 vendiendo menos de 11 000 unidades por mes, pero ahí la vez, a duras penas está vendiendo por encima de los 5000 actualmente y sin embargo está establecido que durará hasta el capítulo 50, terminando todos sus arcos argumentales. Por alguna extraña razón a Chica Ardilla no la reiniciaron tanto como al resto de personajes de Marvel a pesar de que desde 2017 lleva siendo su personaje que peores ventas le está dando a Marvel. Capitán Marvel lo menos que vendió fue una que otra vez que algún capítulo suyo vendió alrededor de 18 000 unidades pero es un personaje que generalmente vende entre 27 000 y 32 000 unidades. Su volúmen actual está repuntando.

Otra cosa, un volúmen de una historieta de Marvel que duraría 6 números pero que finalmente duró 4 números está considerado, pese a sus desastrosas ventas y de ser cancelados sus capítulos 5 y 6 cuando todavía ni se estrenaba, está considerado como una historieta de culto. Es de los últimos años, pero no recuerdo su nombre (creo que se llamaba Nightsalk o Nightlock o qué se yo, no recuerdo, ¡No era Deathlock!).

En cuanto a los X-Men, están bastante sobre-explotados en el cine pero en las historietas ya los están potenciando y se nota el efecto. Aunque hay que reconocer que los supergrupos lo tienen bastante mas fácil que los personajes en solitario.

Sobre los Inhumanos diré que es necesario que todos los supergrupos deben ser potenciados, no solo los mas populares. Y a partes iguales. De lo contrario, ocurre algo similar a Wolverine. Aunque realmente el público (mayoritariamente fanboy) nunca se quejó de ese aborrecible personaje, sólo los autores y le han bajado bastante al goberin ese; yo siempre veo por las redes que el personaje mas pedido para entrar al UCM es justamente el sobrevalorado y extremadamente sobre-explotado Glotoncito sin que se vea que vaya a aportar algo importante. Pero también veo muchas quejas acerca de la “sobre-explotación” de personajes como precisamente el Glotoncito, y que por eso no le dan espacio o le dan muy poco espacio a personajes secundarios. En fin, el público no sabe lo que quiere.

Nótese que en ésta década Marvel finalmente empezó a darle importancia a personajes importantes (Magneto por fin tuvo una historieta propia, lo mismo Cíclope, también otros…) o secundarios (Bruja Escarlata por fin tuvo una historieta propia, lo mismo Chica Ardilla que ni a secundaria llega…) ó rescató personajes secundarios volvieron a tener historietas propias como Tormenta, Gambito, Rogue, alguno que otro villano como Loki y Mujer Araña (ésta última ya me parece mas que una simple secundaria). Y justamente es la época del dominio Marvel que llega en ocasiones a dominar el 40% de ventas del mercado de manera ininterrumpida excepto durante los inicios de “Renacimiento” de DC, donde DC dominó el mercado durante los primero 3 capítulos de Renacimiento, pero a partir del 4to volvieron las cosas a la “normalidad”.

“Nadie pidió nuevas series de Inhumanos o Capitán Marvel”
Nadie pidió que Conan entrara al universo de historietas de Marvel y ahí está. Tampoco pidieron el nuevo enfoque de Hulk (como usted mismo dijo de manera implícita); Es mas, de esos movimientos que mencionas, de las “jugadas arriesgadas”, todas surgieron precisamente sin que el público las pidiera.

pelayo
Lector
pelayo

No es por porfiar, pero mi dato del número de volúmenes lo he tomado de
https://marvel.fandom.com/wiki/Captain_Marvel_Comic_Books
donde mencionan 5 vols:
Captain Marvel Vol 7 (2012-2014) 17 issues
Captain Marvel Vol 8 (2014-2015) 15 issues
Captain Marvel Vol 9 (2016-2017) 10 issues
Mighty Captain Marvel (2017) 10 issues
Captain Marvel Vol 10 (2019 – ) 11… issues
más la miniserie durante Secrert Wars + la miniserie Life of Captain Marvel

Tienes tu parte de razón en lo de que a veces un nuevo volumen sólo se saca para conseguir un nuevo nº 1 en portada y un repunte de ventas. Pero a veces ese punto y aparte se justifica además con A) un cambio de autor, B)cambio de personaje/s o C) ambos. Por ejemplo, en el mismo periodo de 5 años (2012 -2017) Uncanny X-Men ha tenido la mitad de renumeraciones y el mismo número de episodios publicados (aprox): el volumen 3 de UXM (2013-2015) duró 36 números hasta y abarca toda la estancia de Bendis, con el vol. 4 de UXM (2016-2017) duró 19 y se recogió toda la etapa de Cullen Bunn, cuyos miembros eran diferentes a los del vol 3. Quiero decir que ahí estaba más que justificado el cambio de volumen y de numeración. Y con el vol. 5 de UXM igual: cambio de autor (Rosemberg) y de personajes. Pero repitiendo DeConnick y repitiendo Danvers de un volumen a otro, renumerar es sinónimo de “esto necesita un empujón para arriba”.

Lo de Conan en Marvel es lo que yo digo: la editorial propone, y si el público entra al trapo pues tendremos Conan hasta en la sopa, pero si cuando pase el hype de “¡Conan ha vuelto!” los números no son los esperados y Marvel sigue erre que erre con Conan pues ya la gente se mosqueará. En principio, a mi toda esta línea de títulos conanianos sobre Belit, Valeria ¿hay alguna sobre Zula o Toth Amon?) los veo un poco superfluos, que dudo que vayan a ser ni mínimamente rentables ni con continuidad más allá de una miniserie, pero oye, igual les suena la flauta… En definitiva: Acierto/Error, pero ser contumaz en lo erróneo en el mundo de los negocios como que no lo veo.

Pedro Luis
Lector
Pedro Luis

“No es por fiar”
De hecho, esos datos que usted muestra son correctos. Pero si la historia de un volúmen continúa el del volúmen anterior, dudo mucho que sea una cancelación. Precisamente Thor es una marca (no digo personaje porque ha habido muchos Thor, Jane no es la primera mujer en eso) que en la última década ha tenido 4 relanzamientos independientemente de su duración. Por cierto ¿cómo explica que Chica Ardilla no haya sido cancelada a pesar de que lleva vendiendo menos de 11 000 unidades mensuales desde su número 21? y está ya claro que durará hasta el 50 con ventas paupérrimas por debajo de 6 000 y cerrará todos sus arcos, toda su etapa. Laura Kinney como Wolverine vendía algo menos que Capitán Marvel pero aún así su volúmen duró 35 números.

En cambio, a Capitán Marvel la han “cancelado” (que lo dudo) incluso en un volúmen que jamás vendió por debajo de 20 000 unidades mensuales incluso en su número 17? siempre por encima de 22 000 e incluso a veces volvía a subir a 27 000 o algo así. ¿O acaso a Carol Danvers la editorial le está exigiendo más que a otros personajes?

pelayo
Lector
pelayo

4 respuestas cortas, Pedro, y gracias por tu atención.:
a) “porfiar” es según la RAE 1. intr. Discutir obstinadamente y con tenacidad. Además, mi madre lo decía mucho.
b) cancelar y relanzar son cosas diferentes y no necesariamente unidas. Ya dijiste que los nº 1 atraen más que los nº 19, o 23, sobre todo si se espera que eso números “altos” deberían figurar en los puestos altos de la tabla.
c) lo de Chica Ardilla es un misterio: o a alguien le gusta quemar dinero o Chica Ardilla es una forma de blanquear dinero de las triadas de Chinatown.
d) “¿O acaso a Carol Danvers la editorial le está exigiendo más que a otros personajes?” Eeeh… SÍ!, esa es la idea: que Carol Danvers es un empeño particular de la empresa contra viento y marea.

Oye, a lo tonto hemos hecho una sección de Comentarios más poblada de lo habitual últimamente en ZN. Si queréis repetir estas cifras, propongo tema: “¿Hubo sexo anal en el nº 1 de Jessica Jones?”. Es un hit cada vel que sale el tema en una tienda de comics.

Pedro Luis
Lector
Pedro Luis

Carol no vendía lo mismo en los “1” de Capitán Marvel que en los números “17” o “15” o “10”, pero aún así en esas numeraciones vendía mas que esas numeraciones en muchas otras colecciones de Marvel, sobrepasando los 22 000.

Lo de Jessica Jones me recuerda mucho a cierta historia que involucra al Comodín y a la Chica Murciélago, el tipo de historias en donde las pervertidas neuras de los fanáticos les ha hecho dar por sentado que ocurrieron algunas cosas perversas de las que no hubo imagen ni vestigio alguno ni prueba, pero la “imaginación” de los fanáticos (o mas bien, “pensar con el deseo”) les ha hecho “ver”.

Damián González
Lector
Damián González

Monica sigue siendo mi Capitana Marvel, no esto.

Pedro Luis
Lector
Pedro Luis

Claro, la legítima heredera del manto de Capitán Marvel, con mayor trayectoria, mejor personalidad y mejores hazañas no lo merece, pero sí una aparecida de la nada que en su momento vino a llamarse “Capitán Marvel” y listo.

pelayo
Lector
pelayo

Ojo: era “Capitán Marvel II” (no te olvides de los 2 palitos; cómo me rayaba eso de chaval en los 80 cuando lo leía en Secret Wars; venga, prueba a decirlo en voz alta: “Socorro!¡Capitanmarveldós, sálvame!”

sparkyal
Lector
sparkyal

Idem
Sobre todo porque los Vengadores de Stern es mi etapa favorita y de Carol no he leído todavía nada que me haya maravillado, lo más me gustó fueron sus apariciones en la Patrulla de Claremont y cuando estaba en la mente de Pícara.

Staple
Lector
Staple

El autor del artículo lamentándose por Tweeter como de costumbre que los comentarios no son de su cuerda. 😀

Daniel Gavilán
Autor

Nunca he terminado de entender la “guerra abierta” que hay contra este personaje, hasta el punto de apelar a cuestiones como la posición en la tabla de ventas, sus relanzamientos, el apoyo de la compañía o la calidad de su versión cinematográfica como si fueran verdades inmutables. Como si colecciones de culto siempre al filo de la cancelación como La Patrulla-X de Neal Adams, los trabajos de Steve Gerber, casi cualquiera de Peter David durante la década pasada, los primeros trabajos de Tom King, el Estela Plateada de Slott y los Allred o Runaways no tuvieran derecho a existir. Como si los Guardianes de la Galaxia de Abnett y Lanning hubieran sido peores que los de Bendis por tener que saltar de evento en evento mientras se movían por cifras de cancelación. Como si personajes como el Castigador o El Caballero Luna no hubieran tenido igualmente mil relanzamientos durante los últimos veinte años. Como si Iron Man no pasara de la noche a la mañana a ser un título tangencial de continuidad comprometida en Marvel, a que lo encontrásemos metido en todo los fregados desde el momento en el que comenzaron a labrarse los pasos para hacer su peli. Como si su colección o la de Hulk no hubieran vivido también momentos de cancelación. Como si no hubiera pasado lo mismo con el Doctor Extraño o El Hombre Hormiga sin que nadie parezca verle problemas a que la editorial decidiera apostar por ellos en el momento del estreno de sus películas. Como si Hulk no siguiera ahí a pesar de que con Louis Leterrier tuvo la que de largo es la peor película en toda la historia de Marvel Studios.

Pero lo que más me choca en realidad es que la guerra esté enfocada a esta etapa en concreto, como si la apuesta de Marvel por Carol Danvers hubiera salido de la nada, y no llevara casi una década en marcha antes de que Kelly Sue DeConnick se acercase siquiera al personaje. Porque a principios del siglo XX Carol Danvers estaba prácticamente desaparecida como personaje vestigial en el entorno de los Vengadores, y la apuesta a fondo de Marvel por ella no empezó en 2012, sino siete años antes con Brian Michael Bendis, Frank Cho, Brian Reed y un reclamo tan en la cara como vincularla a todos los eventos y las portadas de Greg Horn (y cuya serie realmente debimos seguir cuatro gatos, ya que mientras todo el mundo conoce la etapa de DeConnick, casi nadie parece acordarse de que vino de una etapa anterior, hasta el punto de que Kelly Sue continuaba temas de esta como la vinculación entre Carol y Spider-Man).

A pesar de que la editorial llevaba ya siete años apostando por el personaje a base de ponerla al frente de los Vengadores y en primera línea de eventos como Vengadores Vs Patrulla-X, Asedio, Reinado Oscuro, Invasión Secreta, Civil War o Dinastía de M -donde se la llegaba a citar como “la mayor superheroína de la Tierra-, no es hasta que le dan la oportunidad a Kelly Sue DeConnick (que venía de gustar mucho con su trabajo en la mini-serie de Osborn) y un Jamie McKelvie que por entonces estaba en todos lados de aprovechar que tampoco estaba terminando de cuajar para relanzarla cuando aun no entiendo porqué se enloquece. Y se hace, recriminando cuestiones ajenas a la etapa de DeConnick que tampoco es que tenga mucho sentido recriminar, no solo porque ya estaban presentes durante los siete años anteriores con Brian Michael Bendis, Frank Cho, Brian Reed y Greg Horn, sino también con otros personajes como Iron Man, El Capitán América, Thor, Pantera Negra, el Doctor Extraño, Hulk o los propios Vengadores, con propuestas que muchas veces casi eran un story board para una posible película más que otra cosa (que no hay más que leer Extremis, ¿Quién es Pantera Negra? o la mini-serie del Doctor Extraño de Straczynski para verlo, vamos).

Y si hablamos de cuestiones extra comiqueras, creo que se tiende a olvidar muy fácilmente que Carol Danvers nunca -pero nunca- tuvo un fandom propio hasta la etapa de Kelly Sue DeConnick. ¿Que no daba para elevar su serie a cifras superventas? Sí, pero lo había. Es lo que tiene la condición “de culto”, al igual que obras como Mad Max o Blade Runner son “de culto” por haber generado calado, a pesar de tener una taquilla discreta o incluso traer consigo pérdidas millonarias. Y con el caso de la Capitana Marvel entramos además en una contradicción doble, ya que por un lado invalidamos la etapa de Kelly Sue DeConnick porque -a pesar de estar aclamada por la crítica y su fandom- consideramos que “no vende suficiente”, a la vez que invalidamos la peli -que a mi también me parece flojilla- porque aunque esta si que tuvo unas ventas multimillonarias, no nos ha molado a tal o cual (como si según conveniese importasen más las ventas que la calidad, o la opinión indivual de cada uno que las ventas).

Pero lo que de verdad creo que se está pasando demasiado por alto es la importancia de esta etapa y lo que trajo para el medio. Que aquí vuelvo a citar La Patrulla-X de Neal Adams, quien sobre el papel de las ventas podemos considerar como “el autor con el que uno de los buques insignia de Marvel fue cancelado”, pero que no creo nadie dude ni por asomo que sin su contribución el regreso del grupo con Wein, Claremont y Cockrun seguramente lo habría tenido mucho más difícil para haberse dado. Y en el momento que DeConnick se puso al frente de la Capitana Marvel, la realidad de la editorial era que el interés por sus personajes femeninos había decaído tanto, que no tenía una sola colección titular protagonizada por una superheroína. Algo que con todo el fondo de personajes que disponía la editorial y con todo lo que fueron en los setenta y ochenta personajes como Jean Grey, Tormenta, Elektra, la Mujer Invisible o Hulka solo se podía considerar una situación anómala que debía ser solucionada.

Y si algo trajo consigo la Capitana Marvel de Kelly Sue DeConnick fue un cambio de tendencia que contribuyo de forma incalculable a que creciera el interés de un público hasta entonces mucho más minoritario dentro del cómic de superhéroes, siendo la primera piedra en el mayor boom de colecciones protagonizadas por superheroínas que ha tenido nunca tanto la editorial como dicho mercado en general. Y aunque la consolidación de este boom llegaría a través de personajes más jóvenes como Ms Marvel, Spider Gwen, Batgirl, Harley Quinn, Ojo de Halcón, Lobezna, la Chica Ardilla, Ironheart, Aphra o similares -porque no olvidemos que, casos como el de Jane como Thor aparte el cómic es un medio eminentemente joven- difícilmente se puede entender el revulsivo de las superheroínas a lo largo de esta década sin plataformas como la de las Carol Corps que vinieron con la Capitana Marvel de DeConnick, o que personajes salidos de la nada como Gwenpool pudieran tener el recorrido que han acabado teniendo en aquella Marvel pre verano de 2012.

Justiciero Desmesurado
Lector
Justiciero Desmesurado

Entonces queda claro. Dado que hay un listado kilométrico de lanzamientos y relanzamientos fallidos de otros personajes y una película de las más flojas de Marvel, la Capitana Imposición Directiva Marvel tiene que gustar porque hay que comparar por fracasos y no por éxitos, he ahí la clave

“Como si colecciones de culto siempre al filo de la cancelación como La Patrulla-X de Neal Adams, los trabajos de Steve Gerber, casi cualquiera de Peter David”

Fumando espero esa etapa “de culto” de Carol que podamos comparar con el factor-X de David.

“Como si personajes como el Castigador o El Caballero Luna no hubieran tenido igualmente mil relanzamientos durante los últimos veinte años”

A petición del público que SÍ lee cómics y tenían interés por esos personajes. Como ese interés aquí no está ni se le espera, lo mejor seria que los de Marvel graparan las pestañas al público y le metieran imágenes de la Capitana como hacían en la Naranja mecánica con el protagonista. Hasta que todos seamos ciudadanos de bien.

Pero si aún no se entiende la “guerra abierta (si por guerra entendemos no comer un plato que no gusta)” buscamos un ejemplo en dibujos animados. Mírense el episodio de Los Simpson en el que presentan al personaje de Poochie en el show de Pica y Rasca. A ver si así queda claro.

pelayo
Lector
pelayo

Lo de Poochie está bien traído (incluso los de campamento Krypton tienen acuñado “esto es muy Poochie”). Y no se trata de “tenerle manía” a Carol por ser personaje femenino: !!Gambito es otro Poochie!! y ahora que me acuerdo, lo mismo pensé de Speedball cuando se creó en el 88 ó el 89… Hay personajes y enfoques de personajes que despiertan un sentido arác… un sentido anti-poochie que te advierte de que te están vendiendo una moto con más triquiñuelas de lo normal. Hay quien ve ese puchismo en Laura Kinney / X-23, pero yo que la sigo desde sus miniseries de presentación, su incorporación a la escuela X, su participación en los X-Force de Kyle y Yost (esa serie es cojonuda y Laura es un personajazo en absoluto nada mary-sue en manos de sus guionistas creadores), la etapa de Taylor como Lobezna, etc… no me ha saltado ese sentido anti-poochie, y eso que tendría todas las papeletas por ser precisamente un clon de un personaje ya establecido (¿hay una explotación más descaradamente comercial?). Ves la evolución de ese personaje desde que era una esclava asesina, cuando Logan la llevó a la escuela y era una persona con problemas de autoestima que incluso se autolesionaba, y poco a poco va cobrando independencia hasta el punto de que al “adoptar” a Gaby y tomar responsabilidad sobre otra persona la veo como una heroína muy centrada que ha conseguido no eliminar pero sí dominar a sus fantasmas. Y para ello no ha hecho falta ponerla en 4 grupos simultáneos.

Daniel Gavilán
Autor

Pero entonces estaríamos aceptando que eso de “Poochie” no es otra cosa que lo que toda la vida de dios se ha conocido como “prejuicios”, ¿no? Porque sí, Speedball despertó ese sentimiento entre muchos aficionados. Y ahí tienes todos los nostálgicos de los Nuevos Guerreros de Fabian Nicieza como obra de culto. Y sí, Gambito también despertó ese rechazo. Y ahí tienes todos los que reivindican el Gambito de Fabian Nicieza. Y sí, X-23 también fue considerada durante una larga temporada una “poochie”. Y resulta que su paso por las series de Kyle y Yost, y las serie de Marjorie Liu, Tom Taylor y Mariko Tamaki son francamente buenas. Si algo nos enseña todo esto de los “poochies”, es que hay que hacer más caso a lo que se expone desde el conocimiento de causa que lo que parte de primeras impresiones que pueden estar más o menos condicionadas.

Más allá de eso, Imparcial, tanto Kelly Sue DeConnick como Peter David tomaron una serie de personajes que no tenían un fandom asentado como Carol Danvers y Jamie Madrox, y ambas situaciones consiguieron crear un fandom a su alrededor a través de un trabajo fundamentado en el desarrollo de personaje y buscar aquello que les definía. No se realmente donde está la diferencia, a menos que querramos entrar en el juego de negar la validez a un fandom y quitársela a otro, solo porque uno comparta nuestras valoraciones personales y otro no.

Más allá de eso, aun sigo sin tener claro dónde alegáis que están las “Imposiciones Directivas” en la Capitana Marvel más allá de la que pueda tener cualquier otra apuesta editorial en paralelo con un proyecto cinematográfico (que se tiende a olvidar cosas como que la serie MAX del Punisher de Garth Ennis nació para acompañar al estreno de la peli de Thomas Jane). Porque si de nuevo volvemos al tema del rediseño del traje, me temo que estamos confundiendo una decisión personal como fue el enfoque con el que Fraction abordó a Ojo de Halcón -en este caso motivada por Kelly Sue DeConnick que era hija de militares de las fuerzas aéreas, y decidió usar su experiencia viviendo en diferentes bases para potenciar esa condición de Carol como superheroína piloto- con una “imposición editorial”.

Es más, si buceáis un poco, podéis ver que en 2013 -un año después del comienzo de la etapa de DeConnick- en lo que estaba trabajando Marvel Studios aun era en una película de “Ms Marvel”, no de “La Capitana Marvel”, por lo que tampoco metería mucho la mano en el fuego respecto a si fue antes el huevo o la gallina, y si la idea de convertir a Carol en Capitana Marvel fue más un experimento del cómic -como el de Bucky / Capitán América- que acabó trasladándose al cine tras verse la acogida que tuvo

pelayo
Lector
pelayo

Pues lo mío con Gambito más que un pre-juicio debe ser un pos-juicio porque en 1991, cuando compré el ¿107 ó 109? de la Patrulla X ya pensé que aquel tío iba de chuleta over the top para molar a los chavales (guaperas, estiloso, de pasado misterioso, y soltando palabras en francés para más exotismo, me recordaba a los macimuslos de las portadas aquellas de novelas de Johanna Lindsay)
http://2.bp.blogspot.com/-YVPVl2lSxQw/T0wQondrIpI/AAAAAAAADqI/6XopkrDOuz8/s1600/portadas+novela+rom%C3%A1ntica+TORSOS.jpg

, y lo sigo viendo ahora, 28 años después en Sr y Sra X yyyyyy… qué quieres que te diga: me sigue pareciendo un poochie prefabricado. Hace poco leía un libro de entrevistas a Tim Sale, que dibujó una miniserie de Lobezno & Gámbito e incluso a él le caía fatal el personaje.
En cuanto a Laura, llevo comprando sus tebeos desde 2006 y no recuerdo que haya mantenido activo tanto tanto ese poochie-sense: si acaso lo que mosqueaba mucho al principio era todo lo que tenga que ver con la palabra “clon”, que de partida es una idea ya muy trillada y de guionista vago (anda que no era una idea mierder lo de los clones de Dientes de Sable creados por Mr Siniestro), y en parte supongo porque no ha tenido tanta sobrexposición. Sobre sus etapas, ya es cuestión de gustos: para mí lo mejor está en todo lo de Kyle & Yost, lo de Taylor y Tamaki a ratos (de hecho lo que está por publicar de Tamaki lo he leído en inglés y buf, paso).

Daniel Gavilán
Autor

Bueno, pero ahí ya entramos en materia de las manías personales de cada uno. A mi lo mismo que relatas respecto al perfil de los Han Solo / Gambito / Indiana Jones de la vida me pasaba con el Castigador, su explosión de finales de los ochenta y el tufo a las pelis malas de Bronson y Seagal. Pero mira, ni con esas evitó que se convirtiera en protagonista de varias de mis series favoritas de este siglo, por lo que nunca se sabe cuando los “poochies” pueden acabar como santos griales

pelayo
Lector
pelayo

!Eh, eh! Al Dr. Jones no lo mezcles en esto ni lo vayas a comparar con Gambito, que él por lo menos tiene estudios y un trabajo honrado. Cuidao…

Daniel Gavilán
Autor

No se yo que decir, que la mayoría de veces destroza más tesoros arqueológicos que los que recupera 😆

Pedro Luis
Lector
Pedro Luis

¡Yo prefiero mil veces a Gambito que a Logan!. Y eso que soy anti-francés.

Vansalth
Lector
Vansalth

Gambito no es francés, si no estadounidense. Asi que no se que tiene que ver ser anti francés con tener tirria a Gambito… ¿Que dice frases en francés, supongo?

Pedro Luis
Lector
Pedro Luis

“Gambito no es francés…”
Eso ya lo sabía yo, pero por costumbres, genes y personalidad yo lo veo mucho mas como un francés que como un americano.

Pedro Luis
Lector
Pedro Luis

Entonces podemos comparar con éxitos como la película de Capitán Marvel (una de las más exitosas de la historia y la de superheroína mas exitosa, dejando atrás a Mujer Maravilla) o con el volúmen de 2006-2010, que duró 50 números mas 2 especiales y siempre se mantuvo entre los 10 personajes mas vendidos, uno de los volúmenes mas largos que un personaje de Marvel haya tenido en éste siglo. Los siguientes volúmenes de Carol Danvers también llegaron a petición de un público que sí lee historietas. Así como pedían al menos uno de Bruja Escarlata pero no lo había tenido antes porque siempre fue un personaje secundarios, pero por allá en 2016 ó 2017 la bruja por fin tuvo un volúmen.

Y por guerra abierta no comprendemos “no comprar un plato que no nos gusta”, comprendemos “atacar a un personaje porque nos da la gana, somos irracionales, un personaje ficticio nos hizo mucho daño y la atacaremos”.

Pero al final todo va a terminar bien para Carol, no para sus odiadores.

Carlitos
Lector
Carlitos

Aproximadamente, ¿cuántos tomos van a ser?
Lo digo porque no se si pillarme el tomo de Capitana Marvel de Margaret Stohl que sacaron hace un par de meses si luego también lo van a incluir en este Marvel Saga.

Carlitos
Lector
Carlitos

Gracias por la reseña, a mi Carol Danvers es un personaje que siempre me ha gustado pero solo lo había leído en grupos como Vengadores o Patrulla X. Este año gracias a la película han publicado en tapa dura la etapa de Brian Reed y el primer tomo me gusto mucho.

Esta etapa de Kelly Sue DeConnick siempre me llamó la atención pero entre unas cosas y otras siempre se quedaba en la librería. Ahora que la han publicado en Marvel Saga ya me he hecho con los 2 primeros tomos (opino igual que Raúl: el formato Saga es cojonudo, deseando pillar Los 4 Fantásticos el mes que viene).

Sobre lo de que Carol sea la Capitana Marvel viene por imposición, pues yo no estoy de acuerdo, en este sentido me recuerda a Wally West cuando toma el legado de Flash, yo lo veo natural. Siempre he preferido a Carol antes que a Monica, cuestión de gustos supongo. Es un personaje que lleva muchos años en Marvel, ha estado en grupos importantes, ha tenido diferentes nombres y le ha pasado de todo. Siempre ha sido un personaje más secundario y por fin está en primera linea, cosa que en mi opinión se merece y me encanta verla al mismo nivel que personajes como Iron Man, Thor, Capitán América o Spiderman.

No se si seré el único, pero me gusta mucho más cuando la dibujan con el pelo corto, puede que parezca una tontería pero creo que le da un carácter más fuerte y gana más así.

Justiciero Desmesurado
Lector
Justiciero Desmesurado

“Sobre lo de que Carol sea la Capitana Marvel viene por imposición, pues yo no estoy de acuerdo, en este sentido me recuerda a Wally West cuando toma el legado de Flash”

Nada que ver en la mia. Un buen ejemplo de esa relación Barry/Wally seria Kate Bishop con Clint Barton. Pero no la Capitana con el mentor muerto desde el principios de los ochenta.

Daniel Gavilán
Autor

Hombre Justiciero, Carol era el amor de Mar-Vell, obtuvo su poderes por su relación con Mar-Vell, vestía el traje de Mar-Vell, llevaba el nombre de Mar-Vell y seguía perennemente ligada al pueblo de Mar-Vell. No se como se puede afirmar que no hay vinculación cuando todo lo suyo gira alrededor de Mar-Vell. ¿No sería un poco como decir que Jane Foster no bebe del legado de Thor porque ahora ya no usa el nombre de Thor?

Añadido: Y no tan de los ochenta. Recordemos que la determinación de Carol de recuperar el legado del Capitán Marvel viene del reencuentro entre ambos durante los Vengadores Secretos de Rick Remender

Justiciero Desmesurado
Lector
Justiciero Desmesurado

Daniel, no digo que no haya vinculación, ya se que sí.

Digo que no hay ese tipo de relación “Barry/Wally”, mentor y alumno que acaban siendo iguales. Y que sí me recuerda bastante eso la relación entre los Ojo de Halcón Kate y Clint.

Daniel Gavilán
Autor

Hmmm, pero lo de Kate y Clint tampoco es eso. Ellos son más bien como la Dama y el Vagabundo. Nunca han tenido una relación de mentor / discípulo tan estrecha como la de Barry y Wally. Él ya sabía tirar flechas de casa, ella también. Con lo de Carol y Mar-Vell pasa algo similar, ya que estamos hablando de dos personas adultas. Pero aun con sus diferencias los tres casos no dejan de ser similares en su condición de legado, y que toda -o casi toda- la condición de heroína o héroe de un lado viene heredada del otro. Más de hecho en el caso de Wally y Carol que en el de Kate, que lo de convertirse en Ojo de Halcón fue más porque el arco estaba por ahí que por verdadero uso como fuente e inspiración

Justiciero Desmesurado
Lector
Justiciero Desmesurado

Pues en esto sí, sí te doy la razón y está bien traído el último parrafo (lo del “el arco estaba por ahí”) y Kate se hace Ojo de Halcón un poco porque no encontró las sandalias de Hercules antes.

Save
Lector
Save

Los que decís que Carol Danvers es la heredera legítima de Mar-Vell o que tenia con este una relación de mentor-pupilo mitaos la etapa original de Ms Marvel, que toda la identidad superheroica del personaje se vertebra en intentar alejarse de esa idea.

comment image?ssl=1

Otra cosa es que Marvel como compañía esté obligada legalmente a sacar una serie bajo el nombre de Captain Marvel cada x años para no perder los derechos del nombre y se dediquen a contradecir su historia porque ni editores ni escritores hacen los deberes.

Daniel Gavilán
Autor

Hombre, como le decía al compañero arriba: Carol era el amor de Mar-Vell, obtuvo su poderes por su relación con Mar-Vell, vestía el traje de Mar-Vell, llevaba el nombre de Mar-Vell y seguía perennemente ligada al pueblo de Mar-Vell. El Capitán Marvel está omnipresente en todo lo que es ella no creo que se pueda negar por mucho que en determinado momento de su vida -en el que precisamente estaba lidiando con problemas de identidad- decidiera buscar su propia voz. Lo cual no creo se pueda decir ni mucho menos es incongruente con que más adelante -cuando el Capitán Marvel ya estaba muerto, porque recordemos, entonces aun estaba vivo y ni por esas Carol se quitó el “Marvel” de su nombre de guerra hasta que fue Binaria- decida si hacerlo, de la misma forma que no creo que nadie pueda decir que fue incongruente que Steve Rogers volviera a ser Capitán América tras renegar de ello y convertirse en Nómada

Save
Lector
Save

Ya, solo que Steve Rogers como Nómada y su retorno al nombre de Capitán América es una sola saga hecha por el mismo guionista en un plazo pequeño, mientras que entre que Mar-Vell la espicha y Danvers asume el alias del kree pasaron 30 años de comics en la vida real, en los cuales jamás hace referencia perpetuar el legado del Capitán, quizás porque la historia de Danvers desde que tuvo serie propia (“un determinado momento de su vida” bonita forma de minusvalorar la etapa fundacional del personaje) nunca fue de eso y en 30 años que el tipo estuvo muerto nunca se acordó de él (que prece que hbláis de Peter Parker con Gwen Stacy) quizás porque habia otros personjes para eso (incluyendo al hijo biólogico del finado). No lo sé, pero no se hizo. Es más, sacame una sola viñeta anterior a DeConnick en la que Danvers hable de asumir el legado de Mar-Vell

Asi que sí, es completamente incoherente con la historia de Danvers. Pero teniendo en cuenta que en Marvel no hacen más que retconearla porque para editores y escritores es mas fácil hacer eso que conocerse el pasado de los personajes.

Otra cosa ya es que a ti te dé por enésima vez por argumentar que Estambul jamás fue Constantinopla.

Daniel Gavilán
Autor

Hombre, no veo donde la minusvaloración en lo de “una etapa concreta de su vida”, Save. Respecto a lo que comentas, teniendo en cuenta que las apariciones de Carol entre el final de su serie, el anual de los Vengadores y los albores del siglo XXI son más bien limitadas y prácticamente se resumen en su paso por la Patrulla-X y su transformación en Binaria, su etapa como tal y Operación Tormenta Galactica, tenemos…

1) El Marvel Fanfare en el que se aborda su reacción a la muerte de Mar-Vell y la progresiva perdida de su humanidad.

2) Que tras casi 20 años de crisis personal como Binaria vuelva a reivindicar su lazo con el legado de Mar-Vell recuperando su identidad de Ms “Marvel” en los Vengadores de Busiek. Primer gran empujón de vuelta al legado de Mar-Vell (aunque sea indeciso al elegir al poco la identidad de Warbird, de la que más adelante se deshará para ser Ms Marvel de nuevo del todo).

3) Toda su segunda serie tiene como detonante el verse a si misma en una realidad en la que alcanza todo su potencial como superheroina -Dinastía de M-, convirtiéndose en la mayor heroína de todos los tiempos como Capitana Marvel, obsesionándose con ello. Segundo gran empujón de vuelta al legado de Mar-Vell.

4) El impacto de su encuentro con Khn’nr, con las consiguientes dudas respecto al destino de este. Tercer gran empujón hacia el legado de Mar-Vell.

5) Su accidentada vinculación a Noh-Varr con retorno de ambos a su legado Kree. Cuarto empujón hacia el legado de Mar-Vell

6) La breve resurrección y posterior sacrificio del Mar-Vell durante la crisis del Fénix, dando su vida para salvarla y también al resto del universo, así como determinándola a continuar su legado. Empujón definitivo a retomar la identidad de la Capitana Marvel ante el vivo recuerdo de su fallecido compañero.

Pocas no son, llevándola progresivamente de la mano desde su desconexión de la humanidad como Binaria a recuperar poco a poco el legado Marvel, desde empezar volviendo a su identidad de Ms Marvel, a verse inspirada por su vida como Capitana Marvel y los diferentes reencuentros con la memoria del fallecido. Pero más que un buen puñado de encuentros a lo largo de los últimos 21 años, lo que son sobre todo son incidentes con mucho peso personal sobre ella, por lo que aproximación a ese legado no le veo precisamente poca

Pedro Luis
Lector
Pedro Luis

Mas claro es imposible. Si siguen contra-argumentado todo eso ya es porque están cegados.

Imparcial Enmascarado
Lector
Imparcial Enmascarado

¿Y nadie va a introducir el “factor Disney” en la discusión?

Es cierto que la promoción editorial del personaje de Carol Danvers empieza un tiempo antes que el proyecto de película, pero también lo es que el cambio viene después de que Disney comprará Marvel en 2009 y empezara a involucrarse en la gestión e imponer su filosofía (igual que pasará pronto con la Fox). Vamos, que las fechas no podían hablar más claro.

Luego, al que le apetezca, que eleve la apuesta para analizar cómo ha cambiado en estos diez años Disney la Marvel, el escrutinio censor al que se somete a sus autores, no precisamente desalentado por la compañía, y la forma en que esta tiene de relacionarse con sus ‘propiedades’ o ‘referencias’ (antes llamados personajes).

Daniel Gavilán
Autor

¿Y dónde estaría en este caso el componente “censor” de Disney sobre la Capitana Marvel, Imparcial? Porque si es simplemente volver a lo del traje… ¿No estamos magnificando algo que no es otra cosa que un rediseño? Porque vamos, ni es que Carol Danvers haya sido nunca Empowered o Emma Frost y lo de que se le vieran las nalgas haya tenido más trascendencia para el personaje que como parte de uno de los seis uniformes que ha llevado a lo largo de su carrera, ni es que haya diferencia respecto a cuando Catwoman pasó del diseño de Jim Valent al más acorde de ladrona de principios de siglo, ni es que se haya prohibido cualquier lucimiento del uniforme de Cockrun comment image

Daniel Gavilán
Autor

Entrando en cuestión del material en sí, considero la etapa DeConnick -y sobre todo lo que va desde este primer tomo hasta El Enemigo Interior- lo mejor que se ha hecho con el personaje hasta la fecha. También porque Carol es un personaje al que a pesar de sus años de existencia le hizo falta un recorrido muy largo hasta empezar a tener una base suficientemente definida. Hasta la altura de los Vengadores de Busiek en plenas puertas del siglo XXI si nos ponemos, siendo hasta entonces un personaje del que era más fácil hablar de sagas en las que había participado -su encuentro con la Hermandad de Mutantes, el Nido, Operación Tormenta Galáctica…- que de alguien que de verdad tuviera una base propia que la definiera. Y si bien sus años como miembro regular de los Vengadores ayudaron, no creo que fuera hasta que Kelly Sue DeConnick se zambullera de lleno a ello cuando dieran con la clave. Ese algo que vincula a Peter Parker y Spider-Man, Steve Rogers y el Capitán América, Clark Kent y Superman, Tony Stark e Iron Man, Bruce Wayne y Batman, a la Patrulla-X con las historias personales detrás de sus poderes, y que DeConnick supo encontrar en esa llamada del vuelo que une a Carol y la Capitana. Ese vuelo como necesidad personal de elevarse en busca de traspasar el horizonte, y que la escritora supo transmitir de una forma con la que practicamente canalizaba lo mejor del Superman de Richard Donner.

Que todo lo que hay a su alrededor -desde el rediseño de McKelvie hasta la invocación de sus días de piloto otorgándole el título pasando por los temas de casi todos y cada uno de los arcos de su etapa- estén enfocados en apelar a esa llamada del vuelo transmite una nitidez, energía y universalidad que el personaje no había tenido hasta entonces, y que resulta vibrantemente inspiradora independientemente del género al que uno pertenezca.

Es una pena que la mayoría de los debates en torno a esta etapa giren en detalles tan alejados de la médula de lo que ofrece como que si rediseño (como si fuera la primera vez que un personaje se rediseña…), que si película (como si no estuviera ya más que visto y demostrado que pueden salir etapas fantásticas a rebujo de lo que se está haciendo en el cine desde el citado Superman o los New X-Men de Morrison…) o que si feminismo (como si no estuviera ya presente desde la primera carta de presentación de Conway en la que la presentaba justo como eso, una figura de empoderamiento dentro de las corrientes de feminismo de los años setenta).

Pero lo que más me choca es que pueda haber quien considere que el personaje pueda estar desvinculándose de su pasado solo por cambiar de aspecto -aspecto que además es una reimaginación de su traje y legado original- cuando todo, absolutamente con lo que juega en esta etapa proviene del pasado más remoto de la dinastía Marvel, desde el incidente del Psico Magnetron a los secundarios de su serie clásica, pasando por su galería de antagonistas, temas tan presentes dentro del legado tanto de Carol como de Mar-Vell como el ansia de volar, la reivindicación feminista o el cáncer, por no hablar de que toda este primer macro arco argumental gira en torno a uno cabo suelto que andaba pendiente desde los días de Claremont.

Y si lo que tenemos es una etapa que consigue encontrar la voz propia de un personaje clásico que durante tanto tiempo la había estado buscando, desarrollar su persona con una profundidad que nunca se había hecho, y lo hace ahondando tanto en las raíces del personaje como tan recónditos de nuestra propia historia como todo lo ligado al programa Mercury 13… La verdad es que pocas quejas se me ocurren que ponerle a la Capitana Marvel de DeConnick lleve el traje que lleve o se estuvieran planeando las películas que se planeasen. Junto al Punisher de Ennis, el Daredevil de Waid, el Ojo de Halcón de Fraction, El Hombre Hormiga de Spencer o El Caballero Luna de Ellis, una de esas etapas quintaesenciales al 100%

Staple
Lector
Staple

Creo que todo el debate se resumen perfectamente con los argumentos que ha lanzado Justiciero Desmesurado. Casi parafraseando a Kitty Pryde “La Capitana Marvel es una POOCHIE”. Y como dice Pelayo nadie puede activar todas las alarmas de rechazo como un poochie.

Al igual que en aquel episodio de los Simpsons donde los ejecutivos dictaban al artista ) como debía ser su nueva super estrella el Perro Poochie, los entrajados de Disney o de Marvel Studios debieron dictar a l editor de turno y a los asalariados de DeConnick yMcKelvie (un seminovato que se debió acojonar cuando le dieron tamaño encargo los megabosses) como debía ser su nueva y rutilante estrella: Nada de enseñar ni un cm dd carne, corte de pelo de jugadora de la selección USA de soccer, malhumorada, “mujer fuerte” (malentendiendo completamente ese concepto) y “una inspiración para las niñas” para que venda muchas barbies C.Marvel y disfraces (cosas que nopasaron,las niñas siguen prefiriendo las muñecas de Elsa o Rapunzel). Ms Marvel no había sido tan torturada ni cuando los follones con el Nido o Inmortus.
De hecho era gracioso ver como algunos intentaban ser más papistas que el Papa y terminaban escribiendo cosas como la Capitana Autoritaria (Civil War II) o la Capitana Deux Ex Machina (Endgame).
Tal vez en unos años si hay suerte se revele que esta Capitana era una skrull que ha mantenido secuestrada a la auténtica Carol Danvers.

Daniel Gavilán
Autor

Lo de “poochie” como argumento esta muy cogido por los pelos, ya que tal y como comentábamos arriba es algo que no significa nada más allá de como para referirse despectivamente a cualquier nueva adición. Vamos, que si alguien se pusiera podría considerar “poochies” hasta a la Patrulla-X de la Segunda Génesis salida de la nada (como también se ha llamado “poochies” a multitud de personajes después generadores de fandom como los Nuevos Guerreros, Gambito, X-23, Damian Wayne…).

Sobre lo demás que dices, varios incisos: 1. Kelly Sue DeConnick es hija de miembros de las fuerzas aéreas y ha pasado la mayor parte de su vida en bases militares, siendo la decisión de potenciar la faceta de piloto de Carol una decisión personal ligada a su bagaje personal, no algo dictaminado por la compañía. 2. Jamie McKelvie llevaba trabajando desde 2003, no era precisamente un novato. 3. Si echas un ojo a sus rediseños, varios de ellos hechos no por encargo sino por simple gusto, se puede ver que se mueven en el mismo estilo que el de Carol (ver por ejemplo sus diseños para Mariposa Mental, Emma Frost, X-23, Loki o la Patrulla-X). 4. El siguiente enlace incluye una entrevista al dibujante respecto al rediseño que hizo de Carol en su día, y se puede leer como alega que más allá de la adición del casco -que fue un añadido posterior de Joe Quesada- su rediseño como uniforme de piloto fue fruto del enfoque como piloto que DeConnick buscaba potenciar https://www.newsarama.com/9263-jamie-mckelvie-details-his-captain-marvel-redesign.html

Staple
Lector
Staple

Las típicas entrevistas de Newsarama, autobombo puro, donde nunca jamás se mojan ni dicen nada que no sea estrictamente publicidad encubierta disfrazada de entrevista al autor de turno.
¿Que el dibujante lo maquilla con la película esa de la inspiración militar por la infancia de la autora y bla bla bla? Allá el ingenuo que se crea que la “Capitana Marvel” no fue diseñada y autorizada por el departamento de Márketing de los estudios de cine (Sean Disney o Marvel monta tanto tanto monta).

Pedro Luis
Lector
Pedro Luis

De nada sirve descalificar una entrevista oficial a base de conspiranoia. Carol Danvers nunca fue considerada como Capitán Marvel por una cuestión editorial.

Daniel Gavilán
Autor

No me parece muy probable la situación que propones por varias razones Staple:

1) En Marvel nunca han ocultado cuando un personaje, historia o idea viene de alguien de los de arriba, y no de un guionista o dibujante. Nunca se ha ocultado por ejemplo que Kamala Khan fue concebida por la editora Sana Amanat en base a sus propias experiencias de su infancia, como Planet Hulk se le ocurrió a Joe Quesada o la idea de apostar por los Guardianes de la Galaxia en la gran pantalla a Brian Michael Bendis.

2) Que Kelly Sue DeConnick proviene del entorno de las fuerzas aéreas es fácilmente comprobable. Basta con mirar su biografía.

3) Que su etapa potencia la condición de piloto del personaje es fácilmente comprobable. Basta con leerla y encontrarse con que todo el primer, segundo, tercer, cuarto y último tomo giran en torno a esto.

4) Que el diseño entra dentro del estilo de los incontables rediseños que Jamie McKelvie suele hacer al cabo del día es fácilmente comprobable.

5) Hacer que McKelvie se adjudique la autoría sin haberlo hecho solo repercute en que tendrían que pagarle unos porcentajes que no tendrían que pagarle si se apegasen a la presunta vedad.

6) El ejecutivo que lo hubiera creado estaría regalándole unos posibles dividendos a McKelvie en base a…?

7) ¿Cambiaría en algo el “autobombo puro, donde nunca jamás se mojan ni dicen nada que no sea estrictamente publicidad encubierta” como para que Marvel se beneficie de alguna forma ocultando la verdad? No se me ocurre en absoluto en que.

8) En el momento en el que se publicó la etapa Marvel Studios aun no estaba haciendo planes para ninguna película de “la Capitana Marvel”, sino de “Ms Marvel”

9) ¿Ganaría algo Marvel con todo este presunto paripé de ocultar quien es el verdadero diseño del personaje, cuando nunca han tenido problema en exponer cuando tal personaje o idea es obra de uno de sus mandamases? Porque sino hay razón alguna para montar esta supuesta movida, no se me ocurre motivo alguno para pensar que este pueda ser el caso

Staple
Lector
Staple

Pelayo ha explicado perfectamente porqué Capitana Marvel es un poochie y, por ejemplo, la Patrulla-X de Giant Size no. Si no has logrado comprenderlo ahí los demás ya no podemos hacer nada.

Justiciero Desmesurado
Lector
Justiciero Desmesurado

“Vamos, que si alguien se pusiera podría considerar “poochies” hasta a la Patrulla-X de la Segunda Génesis salida de la nada”

Pero resulta que eso nunca ha pasado y nadie se ha puesto a ello jamas.

Daniel. Hasta donde yo se nadie en este mundo tildo de Pochies a los Nuevos Guerreros de Fabian Nicieza. Sí a Gambito (con razón), y de X-23 no opino porque poco sé y he leído del personaje.
.
Simplemente un buen guionista hizo un buen trabajo con una serie de personajes que en ese momento no interesaban a nadie. En UNA sola serie.

UNA sola serie, las mayúsculas las pongo porque ahí está la clave.

No metieron Spedball en los Vengadores, ni lo hicieron aparecer en todos los Marvel Team ups, ni lo hicieron aparecer en todos los eventos de la compañía, ni lo retconearón media docena de veces.

Vamos que no tiene nada que ver.

Y lo mismo aplica a los Factor-X de Peter David. Sus personajes interesan por su buen hacer en su serie. La cual por cierto muy poco apoyo tuvo por parte de Marvel.

Daniel Gavilán
Autor

Mucho sería aventurar respecto a lo de la Segunda Génesis sin echar un ojo antes a los correos de los lectores, Justiciero, que ya sabemos por gente como Gerry Conway que cosas como el que le amenazaran de muerte por historias hoy clásicas como la muerte de Gwen Stacy estaban a la orden del día.

Por lo demás, con todo lo de “si no me cae en gracia Poochie, si me cae en gracia no Poochie” no puedo evitar tener la sensación que no estamos sino sobredimensionar afinidades personales para presentarlas como si fueran axiomas inmutables. Si no, no se me ocurre más razón , como si al que cada uno le entre por el ojo algo o no ya fuera suficiente para salvar o condenar. Que al final es lo que siento que hay en el “si eres de los míos tienes validez” (X-Factor), y “Si no te la quito toda a base de despectivos peyorativos como Poochie” (Capitana Marvel) en dos situaciones que por lo demás son tan similares como la forma en la que Peter David y Kelly Sue DeConnick consiguieron que que Jamie Madrox y Carol Danvers tuvieran fandom propio por primera vez.

Que también es una cosa que nunca he entendido. Que ninguno estamos obligados a que nos guste todo ni hay necesidad de buscar validez en cruzadas personales o demonizaciones que invaliden a otros más allá del “no va conmigo” / “a mi no me gusta”. A mi sin ir más lejos ni me mola la peli de la Capitana Marvel ni me mola la saga de la Liga de la Justicia de Zack Snyder -que en ambos casos les veo buenas ideas pero una resolución muy regulera- pero me parece genial que haya gente a la que les encantan y crezcan en su afición en sus personajes.

Con esto pues me pasa igual. Si no gusta pues no gusta como ya han comentado otros compañeros. Pero lo que se me escapa es negarle cualquier logro, ya sea el aporte personal de DeConnick y McKelvie (que si por algo no se han caracterizado en sus carreras es precisamente por limitarse a hacer de meros curritos), que por primera vez se crease una base de fans en torno al personaje, su relevancia a la hora de atraer público nuevo al cómic de superhéroes o su esmero a la hora de abordar y desarrollar al personaje en base a… No se, ¿realmente hay una causa más allá de que haya quien prefiriera el diseño de Cockrun y que -por una razón que se me escapa- le mosquee que apueste en viñetas y cine por este personaje concreto, como han apostado y seguirán apostando por otros muchos?

Si hablamos de saturación de personajes ya es otra cuestión que puedo entender bastante más. Pero vamos, tampoco muy diferente a lo que ocurrió en su día con Lobezno, el Castigador, la Patrulla-X, Iron Man, Masacre y un largo etc. A mi en su momento de mayor prolificidad con su serie propia, Ultimates de Ewing, Civil War II, Imperio Secreto y Fuerza V estaba disfrutando al menos de las cuatro primeras tal y como disfruté de la forma tan potente con la que Aaron la reintrodujo en el marco de los Vengadores -como one-woman Corp defendiendo la Tierra de colosales dioses alienígenas con el apoyo logístico de alta sci fi de una estación espacial tipo Star Trek / NERV- por lo que no tuve problema. Luego ya hay otros casos como la etapa Stohl, que aun tengo pendiente de retomar ya que aunque me interesa lo suficiente como para ver lo que hacen con ella no terminaba de conectar con cómo la abordaba. Pero al final vuelven a ser apreciaciones personales, y el que a mi no me enganche ni la convierte en una conspiración medíatica de Marvel, ni le quita validez a lo que esté haciendo y el fandom que lo esté disfrutando -que por lo que veo su Vida de la Capitana Marvel tiene una valoración muy alta- ni veo función en antagonizarla negándole cualquier logro a grito de “su Capitana es una Poochie” solo porque no me gustase cuando hay ahí fuera un océano de lectores, en el que si algo no podemos hacer ninguno es alzarnos en potestad de la verdad absoluta

Vansalth
Lector
Vansalth

En realidad Poochie no es un personaje creado de la nada, estás errando el término (o su utilización popular). Todos los personajes son salidos de la nada, o casi todos. ¿O de donde salió Superman, batman o Spiderman? No.
Poochie se utiliza para personajes salidos de la nada, que han sido creados ex profeso para “molar”, que se meten en cualquier situación posible para que al público, lo quiera o no, acabe gustandole (aquella famosa frase de los Simpson qeu decía “y cuando Poochie no esté en pantalla todo el mundo debe preguntar, ¿donde está Poochie?”).

Lobezno fue ganando popularidad desde una posición marginal en el propio equipo, donde comenzó con una posición secundaria respecto a personajes como Coloso, Tormenta o Rondador, y ni digamos respecto a Cíclope, debido a que gustó entre el público y poco a poco. La Capitana Marvel no ha ganado esa posición debido a su enorme popularidad entre el fandom ni mucho menos, pero pese a ello ha estado al frente de grandes eventos como Civil war II sin comerlo ni beberlo. Algo que también sucedió previamente con el insoportable de Iron Man, por cierto, otra decisión tomada desde las altas esferas sin reflejo en la popularidad del personaje o en la aclamación de los fans. De ahí las críticas a la Capitana.

Si su colección fuera top 1 en ventas creo que a nadie le extrañaría que la metieran en todos los líos y eventos, como pasó con Lobezno en los 90. Pero no es así. Carol tiene la posición que tiene en la Marvel actual por decisiones empresariales. Y por eso escama. Aunque sigo diciendo que lo mismo debería pasar con Iron Man y la gente no se queja ni la mitad…

Justiciero Desmesurado
Lector
Justiciero Desmesurado

Bien contestado el porque Castigador o Lobezno no son poochies. O como un ejemplo perfecto sí lo es Gambito, nacido chulo-piscinas desde el minuto uno.

De hecho no quisiera dejar este hilo poochista sin hacer mención del personalmente, más molesto de ellos. Cable. El más duro, el de la pistola más grande, el más misterioso, el que se las sabe todas. Comparado con este yo a la Capitana hasta la quiero.

Daniel,

“Por lo demás, con todo lo de “si no me cae en gracia Poochie, si me cae en gracia no Poochie” no puedo evitar tener la sensación que no estamos sino sobredimensionar afinidades personales para presentarlas como si fueran axiomas inmutables.”

A ver, Poochie o no Poochie no tiene relación directa de si me cae bien o mal. Por otra parte mi opinión no es más que eso, una de tantas y no es ni pretende ser axioma, faltaría más. Tampoco estoy proponiendo ir a las librerías y quemar los tomos de la Capitana. No la odio tanto (es que no la odio en verdad), solo me resulta cargante y no veo una demanda real para tanto bombo. Que la tipa se ha ganado su famdom, bien, eso lo compro. Es tán grande como para tanta exposición de Carol. Yo creo que no, pero aquí estás tú o Pedro Luis para contradecirnos.

Daniel Gavilán
Autor

Hmm, pero es que lo que comentas de Cable es justo lo que yo sentía del Castigador por aquella época. Un tío que básicamente porque la vida de la peña se la traía al pairo y tenía una pistola ya parecía que no le podía toser ni Dios, a pesar de haber como 40.000 personajes más preparados que él (lo cual me lo hacía tan irreal que solo podía encontrarle sentido si aceptábamos que estaba acompañado por el mayor plot armor de todos los tiempos).

Ni lo de Gambito tampoco es que se aleje demasiado de cómo fue presentado Lobezno, ya puestos, que ya desde lo de Kierrok le teníamos por ahí siendo el personaje que daba la nota forzándose como el más malote y a vuelta de todo de todos, llamando “bub” o “Chuck” a la peña como si estuviera por encima de todas las cosas. La única diferencia notable que de verdad veo al respecto es que uno se nos presentaba como el chuleta galán de gabardina y el otro como el chuleta cínico y violento con puro en boca que hacía que -aunque no le faltaran sus momentos de molar- uno agradeciera momentos como en los que Jahf lo ponía en órbita de un cate de lo cargante que podía llegarse a poner.

Justiciero Desmesurado
Lector
Justiciero Desmesurado

“pero es que lo que comentas de Cable es justo lo que yo sentía del Castigador por aquella época”

Que sí, pero el Castigador no nació así. Era un secundario de Spiderman que gano paulatinamente popularidad según le iban dando poco a poco (pero poco a poco en años, hasta quizá más de una década de secundario) cancha en la propia serie de Spiderman y otras hasta su eclosión total a fines de los 80 que se ponen de moda los antihéroes chungos.

En sus primeras apariciones distaba muchísimo de ser un “molo-y-soy-más-duro-que-nadie” y era retratado como un justiciero pirado y un simplón, y se paso años siendo así hasta que el guionista Steven Grant le dedica la mini “Círculo de Sangre”.

“Ni lo de Gambito tampoco es que se aleje demasiado de cómo fue presentado Lobezno, ya puestos”

Tampoco. Al principio pintaba poquito en la patrulla-X, de hecho para los lectores resultaba un tanto cargante y Claremont hasta se planteo darle pasaporte (siguiendo a John Proudstar) o al menos librase de el en su Patrulla. Y es verdad que leídos esos primeros números el personaje resulta una mosca cojonera, de personalidad bastante quejica y algo estúpido.

Y así hubiera pasado sino estuviera en ese momento Byrne en la colección (que es algo así como canadiense adoptivo, creo) que no quería librase del personaje y mete (o sugiere) nuevas tramas para que Logan cobre importancia.

Que vamos, nacido para molar, no nació, se hizo.

Y es eso lo que NO los convierte en Pochies Daniel Que una cualidad expresa para ser definido como tal es entrar a saco desde el minuto 1 de su creación dejando claro que son (o se creen) el centro del universo.

¿Oye pero has visto el episodio de los Simpson o no?

Pedro Luis
Lector
Pedro Luis

Me rehúso a seguir con la “polémica” que armaron aquí con respecto a Capitán Marvel, ya me da pereza seguirla. Es imposible verla como una “Poochie”, y es lo último que diré al respecto.

Sólo te respondo para maldecir el día en que John Byrne puso sus manos en las historietas de X-Men (así es, Wolverine no me agrada).

ultron_ilimitado
Lector
ultron_ilimitado

No creí que a nadie pudiera gustarle esta etapa. Incluso antes de la cansina campaña de querer convertir a Carol en el mejor personaje de Marvel por decreto-ley, la historia ya era aburrida y dibujada con los pies.

Staple
Lector
Staple

Leí algunos números de esa etapa y sí, eran aburridos de narices. Pero no sé, en teoría son el nuevo Watchmen y arrasan en las librerías de todo el mundo. Debemos estar locoso nosotros por nuestro mal gusto.

ultron_ilimitado
Lector
ultron_ilimitado

Yo creo que debe de ser una cuestión de haber fidelizado a una base de fans que lo consideran etapa de culto (por incomprensible que parezca) porque a pesar de todo sigo pensando que las ventas demuestran que el personaje no interesa para nada a la mayoría de los fans. Y sobre todo más que los guiones (que son flojitos) lo infame es el dibujo.

Staple
Lector
Staple

Mi opinión es que es todo puro márketing. Entras en cualquier web generalista de comics americanos que se nutren de lo que les suministran las editoriales, lees los comunicados de Panini Comics, cuentas de Tweeter/instagram/Red social de turno de gente que no lee comics, etc y parece que la serie de Capitana Marvel es un fenómeno social. Luego analizas la realidad y ves una sucesión de relanzamientos interminables que no lelgan a los 20 números en el mejor de los casos y como bien dices, parece que la realidad es todo lo contrario a lo que Marvel se empeña.
Pero bueno, lo mismo les pasó con los Inhumanos cuando nos insistían de todas partes que eran la repanocha, el nuevo Juego de Tronos lo llegaron a llamar, con la diferencia que a aquellos se la pegaron hasta en la TV/Cine (Con Capitana Marvel aprendieron la lección y pusieron toda la carne en el asador del Márketing para que no les pasase en el cine, a pesar que su peli era “tan buena” como la serie televisiva de los de Atilan).

Pedro Luis
Lector
Pedro Luis

¡Qué pereza me da ésta polémica ya! 52 comentarios (y con éste serán 53) que perfectamente hubieran sido sólo 1, si el artículo se hubiera ahorrado los primeros 4 párrafos que simplemente sobran.

Duma
Lector
Duma

Tb hay una parte chorra de debate sobre el nombre de Capitana como si no supiéramos que Marvel va a tener recurrentemente en librerías un personaje con ese nombre por motivos varios que nada tienen que ver con el cine. En la división de cine Capitana Marvel, Ms Marvel o Herr Marvel les daba igual, no es un nombre que tenga hoy en día ningún reclamo.

Lo molesto es que tocara ponerla dirigiendo Vengadores, cara a cara a un peso pesado como Iron Man sin haber empatado con nadie o apareciendo en varias colecciones, elevando sus poderes o su carisma de soy pluscuamperfecta cuando eso atenta al espíritu falible del super clásico Marvel. Y que todo eso se haga en un momento de desprestigio o desaparición de algunos de los personajes más carismáticos de la editorial pues molesta.

Y no me llaméis misógino. O súmale racista, porque la preponderancia de Pantera Negra y su microcosmos tb me resulta cargante.

Y todo eso no es óbice para que dispongan de series propias de nivel, personales, de autor, al más puro estilo de la Marvel reciente. No hay queja de eso, ni de enfoques distintos en esas series (véase el imperio de Wakanda, Rayo Negro, Visión y su familia… o con cierta distancia el acercamiento a la vida privada de Barton con Fraction) así que olé por DeConnick y su reinvención de Carol Danvers.

Así que si nos centramos en esta serie estoy de acuerdo en los parabienes de la reseña y el hecho de que haya arrastrado a gente de cierto activismo sólo es síntoma de que era oportuna y correcta. No tiene que gustar a todo el mundo y nadie dice que sea una obra de arte.

Pero si hablamos de que Marvel necesitaba un personaje central mujer, poderosa y fuerte de carácter diré que Tormenta o Sue Storm os saludan y que esta chica no ha tenido la evolución natural y paulatina o el respaldo de los aficionados que justifiquen su preponderancia reciente. ¿Eso es ser poochie? Pues yo diría que sí, sobre todo porque se basa es un halo de perfección un tanto artificioso para una señora con muchos grises en su pasado, alcoholismo incluido.