Marshal Law: Tribunal secreto

6
1006
 

Edición original: Marshal Law: Super Babylon USA, Marshal Law: Secret Tribunal #1-2 USA (DC Comics).
Edición nacional/ España: Julio 2014 (ECC Ediciones).
Guión: Pat Mills.
Dibujo: Kevin O’Neill.
Entintado: Kevin O’Neill.
Color: Kevin O’Neill, Mark Chiarello, Guy Major, Dave Stewart.
Formato: Rústica. 128 págs.
Precio: 12,50€.

 

El tercer volumen de las aventuras de Marshal Law, el policía cazador de héroes creado por los británicos Pat Mills y Kevin O’Neill, recopila la miniserie Tribunal Secreto y el especial Super Babylon con lo que se completa la publicación de las aventuras en solitario del personaje (faltan los cruces con otras franquicias). Mills y O’Neil vuelven a la carga con su sátira política disfrazada de parodia superheroica en la que no dejan títere (ni superhéroe) con cabeza.

Cuando se habla de Marshal Law y de Pat Mills es habitual decir que el guionista británico odia a los superhéroes, pero tras leer este tomo (y los anteriores) quizás habría que matizar dicha sentencia teniendo en cuenta el profundo conocimiento que parece tener el autor de la materia. Leyendo estas historias resulta evidente que Mills conoce muy bien a los superhéroes clásicos de DC por lo que su odio no está enfocado al género en si mismo sino, según sus propias palabras, que usa a dichos superhéroes como una metáfora de todos aquellos que en el mundo real han corrompido con sus actos el término héroe, pervirtiendo su verdadero significado. Así, el objetivo de Mills no es criticar un género de cómic y sus personajes, sino usar las claves y formas del mismo para hacer una crítica ácida y directa de posiciones y actitudes con las que no está de acuerdo. En Miedo y Asco el objetivo era la política militar norteamericana y su intervencionismo despiadado en otros países en aras de la supuesta defensa del mundo libre. En Takes Manhattan se atacaba a los métodos inhumanos de tortura practicados por las agencias gubernamentales amparadas por sus propios gobiernos y en El Reino de los Ciegos se hacía mella en la supuesta impunidad de los ricos y poderosos. Todas estas críticas, Mills las articula en forma de sátira despiadada del mundo de los superhéroes construida a base de capas y más capas de crítica, ironía y parodia tanto del mundo real como del propio género que utiliza como vehículo para expresar sus ideas políticas.

La habilidad de Mills para trabajar a diferentes niveles queda reflejada en escenas y momentos en los que un mismo chiste sirve tanto para criticar aquello que representa el personaje, como parodiar el referente en el que se basa así como para poner de manifiesto las ideas políticas del autor. Y todo ello utilizando un personaje tan paradójico como Marshal Law, de apariencia y actitudes fascistas y defensor del establishment a la vez que portavoz de la ideología progresista y contestataria de su autor. En las dos historias recogidas en este tomo, el autor repite la fórmula, esta vez cargando contra la hipocresía de las empresas que venden armas a los supuestos enemigos de su propia nación (Super Babylon) y contra el uso mercantilista que se hace de los adolescentes en el mundo moderno (Tribunal Secreto).

Beinvenidos a la Edad de Plomo de los superheroes, por Kevin O'Neill
Beinvenidos a la Edad de Plomo de los superheroes, por Kevin O'Neill

La primera de ellas es Super Babylon, que continúa allí donde se quedó la historia de Odiosos Muertos, con Marshal Law pegándose un tiro para poder estar con su Lynn, su difunta amante resucitada gracias a un vertido tóxico sobre el cementerio. Gracias a esta treta, Marshal consigue escapar de la horda de zombis que se lanzan a resucitar al resto de superhéroes muertos con el fin de conquistar el mundo. Entre los héroes resucitados están los antiguos héroes de los años 40 y 50 que se enfrentarán a Marshal Law al que ven como la representación de todo aquello contra lo que lucharon en sus tiempos.

La otra historia contenida en este tomo es Tribunal Secreto, una miniserie de dos números, en la que Marshal Law deberá capitanear a un equipo de superhéroes en una misión que les llevará hasta un laboratorio espacial en el que se está creando a la próxima generación de héroes. Allí, Law, su equipo y los futuros héroes deberán hacer frente a un alienígena con un insaciable apetito por la carne de los jóvenes superhéroes.

Conscientes de que a base de repetir una misma fórmula, ésta se agota, Mills y O’Neil aumentan la dósis de mala leche en estas historias haciendo más sangrante si cabe la parodia de los superhéroes referenciados. En el caso de Super Babylon las víctimas escogidas son la JSA y otros héroes de la edad de oro del cómic de superhéroes de los cuales se mofa a gusto, tanto por la ridiculez de sus conceptos como por la tibieza ideológica de sus historias, dando lugar a un buen puñado de chistes a costa del Capitán América y Bucky, Aquaman, Flash, Green Latern o Hawkman (el flagelador volador obsesionado con las armas medievales, sigh). En Tribunal Secreto, la parodia sube un nivel y en la misma historia se permite ridiculizar un concepto clásico de DC como es la Legión de Superhéroes como otro más actual (la historia fue publicada en 1993) como son los mutantes cool de Marvel (entiéndase, la X-Force de Liedfeld) en el marco de una historia de ciencia ficción al estilo de la saga de Alien. En ambas historias, Mills y O’Neill demuestran que su mordiente sigue en plena forma, siendo Super Babylon la más incisiva y salvaje de las dos. Tribunal Secreto, por su parte, tiene la ventaja de que funciona bien como historia independiente y cuenta con un argumento (básico) menos supeditado al mensaje que quiere trasmitir el autor.

En ambos casos la labor de dibujo de O’Neill es imprescindible para completar la mordacidad de la propuesta. Su estilo feísta pega con la sordidez y tono del planteamiento y los detalles con los que inunda sus viñetas (los numerosos grafitis y mensajes que adornan los fondos son aportación suya) invitan a detenerse y recrearse en muchos de los momentos de la historia ofreciendo un nuevo nivel de lectura en muchas ocasiones.

A pesar de haber pasado más de 20 años desde que aparecieron estas historias siguen siendo uno de los ejemplos más subversivos y atrevidos de utilización del género superheroico para intentar tratar temas más serios, además de ser aun una de las parodias del género más salvajes que se han hecho nunca.

  Edición original: Marshal Law: Super Babylon USA, Marshal Law: Secret Tribunal #1-2 USA (DC Comics). Edición nacional/ España: Julio 2014 (ECC Ediciones). Guión: Pat Mills. Dibujo: Kevin O'Neill. Entintado: Kevin O'Neill. Color: Kevin O'Neill, Mark Chiarello, Guy Major, Dave Stewart. Formato: Rústica. 128 págs. Precio: 12,50€.   El tercer…

Review Overview

Guión - 7
Dibujo - 6
Interés - 6.5

6.5

Valoración

Vosotros puntuáis: 9.6 ( 1 votos)
Subscribe
Notifícame
6 Comments
Antiguos
Recientes
Inline Feedbacks
View all comments
mespinpe
mespinpe
Lector
19 julio, 2014 16:30

6,5 es una nota excesivamente baja.
Tribunal secreto sí que es posiblemente la historia más floja de las publicadas en estos 3 tomos, con ese recurso facilón a Alien, aun así es buen cómic.
Y Superbabylon contrariamente a lo que me esperaba tras leer en Odiosos muertos es muy buena!
Si el primer tomo rozaba la matrícula de Honor, el segundo le daba un 8,8 y éste para mi es un 8 o un 7,8.

Mimico
Lector
19 julio, 2014 17:58

Totalmente de acuerdo con mespinpe. Por otro lado, imagino que los cruces quedarán inéditos, por temas de derechos ¿no? Una lástima.

Retranqueiro
Retranqueiro
Lector
19 julio, 2014 19:22

Lo vi el otro día pero no me decidí a pillarlo todavía. La última historia del tomo anterior me pareció bastante floja y me dejó un poco desanimado. Pero ya que ponéis tan bien este tomo… habrá que ir a por él.

Paula González
20 julio, 2014 15:28

La verdad, y a riesgo que me tiréis una piedra, no me suena para nada este cómic. Lo añado a la lista. ¿Alguna indicación de por dónde empezar?

Paula González
20 julio, 2014 18:16

Lo que no haya visto ya en internet… No te preocupes, no me asustaré.