Llegan los Nuevos Guardianes de la Galaxia

Por
18
893
Guardianes de la Galaxia: Precedentes

Tras los hechos narrados en Aniquilación y Aniquilación: Conquista, la parte cósmica del Universo Marvel ha variado irremisiblemente.

Entre los muchos cambios que se han producido tenemos la pérdida del cuerpo Nova, algo así como una especie de policía interestelar, y el status quo de muchos otros héroes ha cambiado para siempre. Richard Ryder es ahora el único centurión Nova que queda, conteniendo dentro de sí la gelstat de Xandar y el poder de todos sus extintos compañeros. Warlock, el ser tecno-orgánico que fuera miembro de los Nuevos Mutantes, ha regresado a la actualidad, así como su tocayo, Adam Warlock, imbuido ahora de extraños poderes metafísicos de los que conocemos tan poco como él mismo. El Imperio Kree ha sido diezmado casi por completo. Wendell Vaughn, más conocido como Quasar, ha caído durante el combate, y ha sido sustituido por Phyla-Vell, la hija del también difunto –ahora estoy muerto, ahora no– Capitán Marvel, que es la portadora actual de la bandas cuánticas y del orgulloso título de protectora del universo. Compañera sentimental además, de Dragón Lunar, cuyo destino no contaré, pero digamos que resulta también un tanto funesto. Estela Plateada vuelve a ser heraldo de Galactus, el Devorador de Mundos. Y estos son sólo algunos ejemplos.

Por otra parte, los seguidores de los mutantes saben que el Imperio Shi’ar está ahora bajo la tutela del Emperador Vulcano, el tercer hermano Summers, y su esposa –toma del frasco, Carrasco– Ave de Muerte.

Los Skulls están muy ocupados en una cruzada sagrada con la conquista de la Tierra como objetivo.

Y a los Inhumanos se les ha hinchado las narices y han decidido reclamar su herencia… ¡con sangre!

En fin, que tenemos el cosmos más revuelto que la propia Tierra 616, que ya es decir.

Pero en mitad del caos, en los tiempos más oscuros y difíciles, es cuando se forjan las leyendas y nacen los nuevos héroes. Este es el caso de un grupo de parias a cuya cabeza se encuentra Peter Quil, aka Starlord, mitad humano, mitad spartoi, un hombre que no consigue dejar atrás su leyenda y el legado que esta representa. Él será el líder de un equipo desesperado con una misión suicida en territorio enemigo. A su cargo, Mantis, la madonna celestial de Marvel, Bicho Amoroso, una especie de casanova de la raza insectóide, Groot, el gigantesco soberano de una misteriosa raza arbórea, Gabriel Vargas, soldado humano y actual portador de la fuerza del Capitán Universo, Grito de Muerte, soldado shi’ar modificada genéticamente o Mapache Cohete, un mamífero parlante con dotes de estratega y que siente especial agrado por las armas de gran calibre. Juntos, lograrán su objetivo ayudando a la desesperada fuerza aliada a expulsar a la Falange –comandada por el mismísimo Ultrón– de los territorios kree ocupados.

A partir de ahí, los supervivientes de esta lista de excluidos, aunarán esfuerzos para crear un nuevo cuerpo de super-policías que supla de algún modo la falta de los Nova. Así, renacen –¿o sería nacen a secas, dado que tiene lugar en el presente?– con fuerzas renovadas los Guardianes de la Galaxia, un viejo concepto al que la mordaz pluma de Keith Giffen y la tinta fresca de Timothy Green II han conseguido devolver a la actualidad.

Hace casi un año ya que estrenaron cabecera –cuyos primeros números han sido recogidos por Panini en un tomo de reciente aparición– y creo que convendría hacer un pequeño repaso general a sus diez números, nada carentes de interés.

Los Autores

Los encargados de narrarnos las aventuras de esta nueva formación de los Guardianes de la Galaxia son:

Dan Abnett, Andy Lanning –responsables de la serie Aniquilación: Conquista, entre otros muchos trabajos– a los guiones.

De los lápices se encarga Paul Pelletier –que ha trabajado asiduamente para DC y lleva unos años colaborando con Marvel–.


Los Personajes

Tras los sucesos de Aniquilación: Conquista, el grupo arranca con una formación muy interesante:

Starlord, el héroe que ya no quiere ser héroe. Líder del equipo e inspiración constante para sus compañeros. Abnett y Lanning continúan por el camino iniciado por Giffen para ofrecernos una de las mejores versiones del personaje en años.

Adam Warlock, que ha regresado a la vida, una vez más, con extraños poderes que manifiestan energías metafísicas –a medio camino entre la ciencia y la magia– y que, debido a un parto prematuro no controla del todo. Por si fuera poco, llegó a nosotros con una funesta predicción: La Ola de Aniquilación y la Falange, sólo fueron un adelanto sin importancia de lo que está por llegar. Miedo me da sólo de pensarlo.

Quasar, o lo que es lo mismo, Phyla-Vell, una mujer en busca de un legado. Tras su fracaso como Capitán Marvel, Phyla recoge las bandas cuánticas de Wendell Vaughn y se convierte así en la nueva Quasar. No conoce la extensión de su poder, tiene serias dudas sobre si será capaz de honrar dos legados superheroicos en lugar de uno y ha perdido al amor de su vida. Un personaje ciertamente interesante que, espero, sepan tratar.

Gamora, la mujer más mortal de la galaxia. Ha formado parte de la Guardia del Infinito, por lo que es vieja conocida de Adam y de Drax. Ha estado del lado de la luz y de la oscuridad. Es una letal asesina, una guerrera a temer y una amante incansable. Y ahora, tiene un propósito en su vida.

Drax, el padre de Dragón Lunar. Apodado el destructor. Cuando murió siendo humano, su mente fue transferida desde nuestra amada Tierra a Titán, lugar en el que se le dotó de un nuevo cuerpo y se le programó como el arma definitiva contra Thanos, el titán loco. Finalmente, debido a los acontecimientos de Aniquilación, ha conseguido su objetivo. Desde entonces, y como su compañera Gamora, había carecido de un objetivo, actuando con violencia aquí y allá, según era arrastrado por las circunstancias. Hasta ahora.

Mapache Cohete, un mamífero bocazas, parlanchín, que odia los árboles –aunque no tarde en trabar amistad con uno–, especialista en tácticas y demolición. Donde se encuentre un cañón de fase monumental, allí estará el bicho. Es una mezcla entre inteligencia, humor y mala leche bastante lograda y, a pesar de lo ridículo de su aspecto, creo que se va a convertir en uno de esos personajes que tanto nos gustan a los seguidores. Y si no me creéis, tiempo al tiempo.

Mantis, telépata, pirokinética, y madonna celestial. ¿Alguien da más? Es capaz de prever en su mente los sucesos y posibilidades de varias realidades a la vez, adelantándose así al futuro. En la serie, tomará un papel más pasivo y no actuará en el campo de batalla, salvo excepciones. Una pena, ya que posee potencial para eso y para más.

Groot, plantado en una maceta por obra y gracia de un mapache –cualquiera que lea esto…–, el extraño soberano arbóreo del Planeta X ha vuelto a echar brotes, por así decir. Aunque suene ridículo, fue una pieza fundamental en la derrota de la Falange. De momento es apenas un estacón de lo que fue, pero crecerá, y cuando lo haga, los enemigos de los Guardianes de la Galaxia pueden temblar.

Por el camino hemos perdido –sin explicación aparente– al bueno de Bicho Amoroso. Una pena dado que, aunque su parecido con Bug, de los Micronautas, era más que evidente, se trataba de un personaje con grandes posibilidades. Quizá le recuperen en el futuro.

La Base de Operaciones

De momento, el equipo ha centrado su base en Sapiencial, nombre que recibe la cabeza de un Celestial decapitado que navega a la deriva al borde de los límites del Universo, también llamado el Desgarro. Sí, todo muy natural. Gracias a la colaboración de Cosmo, un perro astronauta de la extinta URSS que desapareció en los años sesenta y que, por el camino, ha conseguido poderes telepáticos y telekinéticos considerables, además de un puesto como jefe de seguridad de Sapiencial –que está habitada, por si alguien tenía dudas al respecto–, el nuevo equipo cósmico de Marvel puede alojarse allí y utilizar su red teleportadora –me atrevería a decir que la mejor del Universo– para acudir a sus misiones.

¿Y cuáles serán estas? Sencillo. Las últimas guerras han debilitado el tejido de nuestra Realidad. Adam Warlock lo sabe, y pretende arreglar esas fallas antes de que algo terrible se cuele a través de ellas. ¿Puede tener relación con el tercer episodio que cerrará la trilogía de la Aniquilación? Por favor, ¿de verdad hay alguien que lo dude?

Pero ese no es el tema de este post, así que vamos a centrarnos en lo que nos importa de verdad. Los reúmenes. Los tenéis aquí debajo en spoiler. Adevertidos quedáis, pero no puedo dejar de recomendaros que os hagáis con el tomo de Panini, porque la serie merece la pena. Palabra de boy scout.

Guardianes de la Galaxia #1

Aviso de Spoiler

En su primer número, nuestros héroes se enfrentan a la Iglesia Universal de la Verdad, una congregación religiosa que emplea la fe de sus seguidores como potente fuente de energía –y a mí que esto me suena… ¿tendrán un Alto Señor Papal?–.

En una de sus inmensas naves se produce la primera fisura que nuestros héroes logran sellar a tiempo. Por ella, justo antes del climax final se cuela, por cierto, una criatura que parece provenir del universo de Cthulhu.



Y cuando llegamos al final del número, descubrimos que esta religión no tiene papa, sino papisa. En este caso, una que ostenta el título de Matriarca. Muy mona ella, pero con cara de pocos amigos.

Por su parte, Mantis quiere ser la protagonista de su propia predicción funesta y asegura que en un futuro cercano, todo el equipo será traicionado y asesinado por uno de los suyos. Ahí queda eso.

Y para terminar, gracias a la segunda fisura, un gigantesco pedazo de hielo hace su aparición. En él, podemos ver el escudo congelado del… ¡¿Capitán América?! ¡Oh, cielos, oh Dios, oh guaw! –no-premio para quien me diga qué personaje de ficción usaba esta expresión–.

Guardianes de la Galaxia #2

Aviso de Spoiler

Los Guardianes acuden a investigar el gigantesco iceberg que se ha materializado a través de la segunda fisura para descubrir que dentro, hay un pedazo de la mansión de los Vengadores.



Desgraciadamente, también tiene premio. Algo vivo que ha quedado en estado de hibernación debido a los hielos del Limbo. Otra criatura estilo Cthulhu.

Aparece la figura que empuñaba el escudo. Ni más ni menos que el Mayor Victoria, de los Guardianes de la Galaxia del futuro.



Gracias a Adam Warlock y a Quasar, logran terminar con la amenaza y cerrar la fisura.

Ya de regreso Mantis habla con Vance Astrovik. No parece recordar nada, salvo que debía estar en el 2008 por nuestro Universo –como el que va a por pipas al kiosco, oiga–.

Mientras, el equipo corre a interceptar otra fisura en la Esfera Dyson, un satélite artificial que encierra un sol en su interior, sólo para encontrarse con los Cardenales de la Iglesia Universal de la Verdad, una especie de cruzados con armaduras y espadas de energía.

Guardianes de la Galaxia #3

Aviso de Spoiler

Afortunadamente para vosotros, chicos y chicas, aquí está el resumen del número tres.



Mientras los Guardianes se las ven con los Cardenales de la Iglesia Universal de la Verdad –una especie de Green Lanterns blindados que, gracias al poder de la fe y la oración de sus fieles, pueden hacer cualquier cosa que deseen–, Mantis y Vance son atacados por Halcón Estelar, cuya presencia ha permanecido invisible incluso para los sentidos de la madonna celestial.

Los Guardianes se topan con la tercera anomalía: Blandiblup-engulle-seres, que se dispersa rápidamente por el satélite. Al parecer, se ha tragado a sus ciento cincuenta y dos habitantes, y ahora hace lo propio con dos de los Cardenales.


Nuestros héroes ponen pies en polvorosa para no terminar convertidos en plasta verde. Desafortunadamente, los tres Cardenales restantes hieren de muerte a Adam y a Starlord y los dejan abandonados a su suerte junto a la masa verde de la anomalía. La Matriarca les había enviado a conseguir algo y, una vez hecho esto, se marchan sin más.

Para poder escapar, los Guardianes se ven obligados a exponer la Esfera Dyson al calor del sol que encierra con la esperanza de que ase a fuego rápido el Blandiblup.

Pero todo no podía salir a pedir de boca y resulta que el teleportador del cortex ha sido severamente dañado durante el combate entre el Mayor Victoria y Halcón Estelar –que posteriormente desaparece sin dejar rastro–, por lo que los Guardianes están a punto de salir muy churruscaditos.

Gamora, dotada de un factor curativo, se sacrifica cerrando de nuevo la cúpula protectora de la Esfera Dyson, aunque queda bastante maltrecha, salvando así milagrosamente a sus compañeros.

Finalmente, logran terminar con la tercera anomalía y pueden regresar victoriosos a casa. Mientras, la Matriarca recibe la verificación. La sangre de la espada del Cardenal es la prueba de que el hombre al que hirió era Adam Warlock. “Entonces, ¿a quién tenemos aquí?” se pregunta mostrando un capullo similar al que habitualmente regenera al héroe cósmico.

Fin de episodio tres.

Guardianes de la Galaxia #4

Aviso de Spoiler

Comenzamos el número con Peter Quill intentando averiguar algo sobre Halcón Estelar. Muy a su pesar, el Mayor Victoria dice no recordar nada, salvo el nombre en código de su antiguo aliado, el suyo propio y el nombre del grupo en el que militaban que, casualmente es el mismo que ostentan ahora los chicos de Starlord.

Resignado, Peter se marcha junto a Cosmo. En ese momento aparece Mantis y les previene de dar un paso más. Una bomba estalla causando múltiples daños y bajas. Quill y Cosmo se han salvado de pura chiripa gracias al aviso de la madonna celestial.

Estamos ante el cruce de la serie con Invasión Secreta. Entre los cuerpos calcinados por la bomba hallan tres skrulls. ¿Casualidad? Ni de broma.



Por otro lado, el Consejo de Sapiencial no ha autorizado la presencia de los Guardianes de la Galaxia en la base y, dados los problemas recientes, parecen bastante empeñados en echarles del lugar.

Mientras Halcón Estelar permanece observando en las sombras, Adam Warlock no desea doblegarse ante el consejo y se pelea con Peter, lo que provoca que éste último pida a Mantis que use su telepatía para forzar los recuerdos del equipo, igual que hizo al comienzo para que desearan unirse a los Guardianes.

Drax escucha la conversación y, cuando es llamado para testificar ante el Consejo por haber entrado repetidas veces en la cámara de teleportación del cortex sin permiso, le vemos en uno de los niveles inferiores armándose fuertemente.

Para rematar, hay una fuga de radiación en Sapiencial que podría exterminar la vida abordo.

Guardianes de la Galaxia #5

Aviso de Spoiler

Los Luminals, que vienen a ser como Los Vengadores en versión alien, ignoran las advertencias de Peter Quill y mandan a algunos de sus miembros más poderosos a buscar a Drax.

Mala decisión, Billy. No es fácil pillar a un tipo apodado el Destructor. Drax se las ingenia para dejarlos fuera de combate rápida y eficazmente.



Starlord pone a los Guardianes a buen recaudo en sus instalaciones. No quiere más encontronazos con los Luminals. Pero Quasar, alentada por una Gamora que nos hace sospechar, se salta a la torera la orden y va en busca de Drax. No olvidemos que era el padre de Dragón Lunar, ex-pareja de Phyla.

Mientras, Adam Warlock usa su energía metafísica para entrar en comunión con lo que queda de la mente del Celestial. Sabe que es la única manera de cerciorarse de quién es en realidad un skrull –no creo que haga falta recordaros que, gracias a la intervención de los Illuminati, los skrull son capaces ahora de pasar inadvertidos ante la magia, los sentidos aumentados o la telepatía. Vamos, que se han vuelto prácticamente ilocalizables. Mas parece que no para un Celestial. Aunque sea uno decapitado–.

En tanto, en el área de reclusión de los Guardianes aparece un nuevo Halcón Estelar. Esta vez con cuerpo femenino. Proclama que para preservar el futuro, tiene que matar a todos los miembros del equipo.



Al mismo tiempo, Adam ha localizado a los skrull infiltrados, que están encabezados, ni más, ni menos, que por Cosmo, el jefe de seguridad canino, parlante y telépata. Comienzan a pelearse.

Phyla consigue localizar a Drax. Ha minado Sapiencial con artefactos badoon que matarán a todos los que están abordo. Es la única manera, según él, de saber quién es en realidad un skrull. Aprieta el botón que activa las minas sinápticas justo al final del número.

Guardianes de la Galaxia #6

Aviso de Spoiler

Todo el mundo está… ¿muerto? No. Por segunda vez en los últimos números, Drax ha sido piadoso. Sólo les ha provocado una muerte cerebral durante noventa segundos, tiempo suficiente para lograr su objetivo. Ahora sabe quiénes eran skrull. Ante la pregunta de Peter de por qué visitaba el centro de teletransportación del cortex, Drax contesta que estaba buscando a Cammi, su compañera humana durante la Aniquilación, que desapareció en mitad del jaleo. Ha perdido a una hija. No quiere perder a dos –Y eso lo confirma, fieles creyentes, incluso Drax tiene sentimientos–.

Peter se despierta para encontrarse a sus compañeros combatiendo contra la Halcón Estelar femenina. Le asesta un reverendo puñetazo que la envía directa a besar la lona y la ponen a buen recaudo.



Cuando Drax y Quasar llegan hasta la posición de Cosmo, éste ha hurgado telepáticamente en la mente de Adam. Pensando que le ha lavado el cerebro, los dos guardianes atacan. El perro se introduce en sus mentes y aclara la situación también para ellos.

Resulta que los skrull que hay en Sapiencial son refugiados pacifistas, seguidores de la mártir Anelle. El super-skrull que hizo reventar el cortex quería aniquilarlos, pero murió a causa de la explosión gracias al sacrificio de dos de ellos. Les explican también que los skrull han comenzado la invasión de la Tierra.

En ese momento irrumpen los Luminals, que no saben nada del asunto y se arma la gorda. Poco después se suma el resto de los Guardianes, que no saben qué está pasando ni por quién tomar partido, así que ponen las armas en modo aturdidor y se lanzan contra ambos bandos.

Cuando uno de los skrull pacíficos intercepta un disparo que la líder de los Luminals ha efectuado contra Cosmo, el perro, bastante cabreado, lanza un solo pero contundente ataque telekinético que termina con el conflicto de una vez por todas.

Peter arregla los asuntos pendientes y consigue los permisos para que los Guardianes continúen usando los recursos de Sapiencial y la misma estación como cuartel general. Pero cuando regresa con los suyos, todo son caras largas.

Drax ha tenido a bien compartir con sus compañeros la conversación que le escuchó mantener con Mantis. Ahora todos saben que Peter obligó a Mantis a forzarles mentalmente para que aceptaran unirse al equipo.

Bastante mosqueados, la mayoría se marchan, dejando atrás a Starlord, Mapache Cohete, Groot y a una preocupada Mantis, que nos desvela que las cosas no deberían desarrollarse de este modo, que nada de esto tenía lugar en el futuro que ella visualizó.

En el calabozo, el Halcón Estelar femenino, sonríe maliciosamente.

Fin del capítulo.

Guardianes de la Galaxia #7

Aviso de Spoiler

Empezamos el séptimo número en Sapiencial. Cosmo está interrogando a una inmovilizada Halcón Estelar. Ella le explica que viene del futuro intentando reparar un error del pasado que tendrá consecuencias allí. No es la primera vez que lo hace. Desgraciadamente, cada vez que regresa, otro error ha ocupado el lugar del que fue reparado y las cosas van siempre a peor.

También le cuenta quiénes son los Guardianes de la Galaxia –los originales– y que la raza humana ha sido casi exterminada por los reptilianos Badoon, siendo los Guardianes la última defensa que permanece en pie. Pero morirán. Morirán si ella no arregla algo del pasado. Pregunta por los Guardianes del presente.

Saltamos a la colonia Spartoi de Benthus, en el sector Calisto. Allí, lo que queda de los Guardianes de la Galaxia, hace frente a unos misteriosos guerreros zombies. El equipo está formado por Mantis, que ha regresado al servicio activo, Mapache Cohete, un reverdecido Groot, el Mayor Victoria y el reincorporado Bicho Amoroso. Starlord no está con ellos porque se encuentra haciendo algo para arreglar la situación –¿buscar a otro telépata más poderoso, quizá?– con sus antiguos compañeros.



El Mayor Victoria recuerda de repente que los enemigos a los que se enfrentan también estaban en el lugar del que proviene y eran conocidos como Zoms, sirvientes muertos-vivientes de los Badoon. Mapache y él están hablando sobre este tema cuando se topan con una fortaleza gigante que está arrasando Benthus.

Mientras tanto, al otro lado de la galaxia, Adam Warlock y Gamora han formado equipo y se enfrentan a algunos miembros de la Iglesia Universal de la Verdad. Adam quiere saber qué ocultan y pretende… ¿liderarlos?

Saltamos de nuevo en la acción para reunirnos con Drax y Quasar en otro inhóspito rincón de la Galaxia. Se encuentran inmersos en la búsqueda de Cammi, la amiga terrestre de Drax –imagino que, cuando te quedas sin equipo, cualquier cosa vale–. Y, ¿qué mejor que comenzar por preguntarle a un adivino de cierta reputación? –Lo sé, no comment–. El adivino les advierte que resultará complicado y doloroso recuperar a la chica perdida. Pero no da el nombre de Cammi, sino el de Heather –más conocida por vosotros, colegas marvelitas, por el nombre de Dragón Lunar–.



De regreso a Benthus nos encontramos con un engendro Badoon apodado cariñosamente El Monstruo que, para que os hagáis una idea, viene a ser una mezcla entre un troll del Señor de los Anillos y un zombie del Amanecer de los Muertos. Todo muy cool.

Y, por última vez en el episodio, volvemos a cambiar de lugar para ver a Peter Quill encadenado y vapuleado. El rey Blastaar le da personalmente la bienvenida a la Zona Negativa –mira tú por dónde– como sólo el sabe.

Guardianes de la Galaxia #8

Aviso de Spoiler

Comenzamos el octavo capítulo de esta ópera espacial en Hala, capital del Imperio Kree, exactamente veinticuatro horas antes de los sucesos del episodio anterior. Starlord ha viajado hasta allí para advertir a los kree de que los skrull, sus más encarnizados enemigos, podrían estar planeando una incursión en el maltrecho imperio. Está claro que Peter se siente responsable de haber sido el causante de dejar entrar a la Falange en el sistema de guerra computerizado kree. Desgraciadamente, va a descubrir que Ronan el Acusador, actual mandatario del imperio, está usando la antena Babel –creación de la Falange– alimentándola con los cadáveres de los skrull atacantes para aislar todo el sistema kree del espacio galáctico.

Derrotado, Peter es condenado al destierro por un Ronan que no ha olvidado –ni perdonado, al parecer– su implicación en la invasión tecno-orgánica. Así es como fue lanzado a la Zona Negativa –fíjate tú– atado para dar a caer con sus huesos ante la presencia de Blastaar, autonombrado rey de la misma, ahora que Annihilus ha muerto.

Regresamos a la colonia Benthus para ver a los Guardianes ganar la batalla contra los Badoon. Después de su victoria, conminan amablemente a los reptilianos a abandonar para siempre ese mundo, dado que ahora está bajo su protección.



Volvemos con Peter justo a tiempo de enterarnos de que Blastaar ha sido promovido a su actual puesto de rey por el mismísimo Ronan. De este modo, los kree se aseguran de que la Zona Negativa no dará problemas durante un tiempo –sí, claro, seguid soñando. Pues menudos somos los habitantes de la zona, jur, jur, jur…– Y ahora, el rey Blastaar parece querer usar los conocimientos de Quill sobre la red defensiva kree para, en un futuro, traicionar a Ronan y expandir su imperio –¿qué os decía? –.

Mientras tanto, Adam Warlock y Gamora siguen su particular cruzada contra la Iglesia Universal de bla, bla, bla. Finalmente, se topan con un Cardenal, encuentro que Adam aprovecha para mandarle un mensaje a la Matriarca. Es hora de que se conozcan… personalmente.

De regreso a la Zona Negativa, descubrimos que no, Blastaar no está interesado en la red de defensa de los kree, sino que lo que quiere es que Peter le ayude a entrar en un colosal edificio conocido entre los habitantes de la Zona simplemente como 42 –¿os suena de algo? –. Y, ¿por qué querría su fétida majestad entrar en esa prisión? Pues muy fácil, para invadir la Tierra –no, chicos, en serio, ¿de verdad queda alguien en el Universo Marvel que no quiera invadirnos? Envidiosos, que son todos unos envidiosos…–

Fin del capítulo.

Guardianes de la Galaxia #9

Aviso de Spoiler

La Zona Negativa. Las hordas de Blastaar intentan asaltan la prisión 42, creada durante la Guerra Civil por Tony Stark, Reed Richards y Henry Pym para albergar a todos aquellos superhumanos que se negaran al registro. Desafortunadamente, también sirve de conexión entre la Zona Negativa y la Tierra, lugar que el rey Blastaar se ha propuesto conquistar.

Los guardias de la prisión –ahora somos humanos, ahora somos robots. Alguien en Marvel tiene muy mala memoria– han huido del conflicto. Pero antes, han tenido la decencia de abrir las celdas para que los presos no mueran como perros encerrados.

Por suerte para nosotros, Jack Flag, un superhéroe de segunda al que los Thunderbolts dejaron en silla de ruedas, se ha puesto al frente de los reclusos y ha plantado cara a las tropas de su majestad.

Peter entra para, supuestamente, negociar con ellos en nombre de Blastaar la que será su rendición. Pero tiene otra cosa en mente. Quiere advertir a los reclusos de que deben destruir los portales que dan acceso a la Tierra. Los villanos, como era de esperar, se niegan, pero Jack Flag los deja inconscientes y se dispone a ayudar a Starlord.



Mientras Peter y Jack se apresuran a buscar un telépata para poder ponerse en contacto con los Guardianes de la Galaxia y pedir ayuda, un villano que ha logrado escapar indemne, abre las puertas de la 42 y se rinde ante los soldados de Blastaar.

Saltamos en el espacio para reunirnos ahora con Quasar y Drax en Titán, una de las lunas de Júpiter, hogar de los Titanes, una escisión de los Eternos. Su líder, Mentor, informa de que el destino de Dragón Lunar puede resultar aún peor que la muerte, y que hay en juego mucho más que su alma inmortal, dado que cuando Heather murió, se encontraba encarnada en el avatar del Dragón de la Luna, básicamente un demonio mental. Consternado y ante la atónita mirada de Isaac, el superordenador de Titán, Mentor mata a Drax y a Quasar.

Regresamos a Sapiencial. Mantis capta el mensaje de Starlord. Cosmo explica a los Guardianes que es complicado teleportarles a la Zona Negativa, porque esta no se encuentra en el Universo real, pero que el pasaporte de Peter –unas pulseras que usan para la teleportación– posee un señalizador y su señal es fuerte. Podrá enviarles a cuatro metros de donde se encuentra Starlord.

Los Guardianes son teleportados. Desgraciadamente, hay algo que todos desconocen. Antes de entrar en la prisión, los sirvientes de Blastaar desnudaron a Peter, así que nuestros héroes se materializan en mitad de las hordas invasoras.

Guardianes de la Galaxia #10

Aviso de Spoiler

Los Guardianes logran abrirse paso a través de las hordas de Blastaar –en realidad son teleportados por Cormos desde Sapiencial, pero así quedaba más épico– llegando justo a tiempo de rescatar a Peter y a Jack. Cuando el monarca de la Zona Negativa –y no me refiero a Raúl– les ataca, Cosmo los trae de vuelta a nuestro Universo.

Mientras, Adam Warlock visita a la Matriarca de la Iglesia Universal de la Verdad escoltado por Gamora. Informa a la líder religiosa que está convencido de que es el mesías que llevan esperando desde hace mucho. Para demostrar que dice la verdad, asegura que evitará una guerra entre reyes que ha sido protagonista de sus pesadillas en los últimos días. Una guerra que podría destruir a todo y a todos. Y se marchan.

La Matriarca, con la mosca detrás de la oreja, se acerca a la vaina en la que, pensaba, se encontraba reposando Adam Warlock. Al tocarla, siente una descarga de energía. Por los ojos que se muestran y la imperativa orden, yo creo que sé quién hay dentro. Y cualquier fan de Adam, también debería. Bastante enfadada al tiempo que chamuscada, la Matriarca ordena a sus Cardenales que abran la vaina inmediatamente.

Al mismo tiempo, en la Zona Negativa, Blastaar advierte a los prisioneros superhumanos que sólo tienen dos opciones. Unirse a su ejército o morir. Obviamente, teniendo en cuenta que la mayor parte son supervillanos, imaginad lo que escogen. Después, pone a trabajar a uno de los villanos –de nombre Skeleton Ki– en el portal que conduce a la Tierra.



Justo a un Universo de distancia, en el lado terrestre del portal, situado en el Campamento Hammond, los Guardianes de la Galaxia están advirtiendo a Reed Richards y a algunos de los insignes responsables del campo de entrenamiento sobre lo que les aguarda al otro lado. Jamás, bajo ningún concepto, deben abrir o permitir que se abra el pórtico a la Zona. Finalmente, tras haber puesto sobre aviso a los héroes y presentarse como los Guardianes de la Galaxia, regresan a Sapiencial para descansar.

Allí, Peter se encuentra de nuevo con Jack Flag, que ha sido curado de su fractura de médula espinal por la avanzada ciencia médica de la estación Celestial. Creo que tenemos nuevo miembro.

En una celda de detención, el Mayor Victoria visita al Halcón Estelar femenino. Las palabras de esta subrayan el final del cómic: “¿No puedes sentirlo? ¿No lo escuchas? El rey sin palabras ha gritado desafiante y su lamento ha dividido el Universo en dos. Está empezando… la guerra que lo terminará todo”.

Y hasta aquí el resumen de los diez primeros episodios de la nueva colección de los –nuevos-viejos– Guardianes de la Galaxia.

Opinión

Mi valoración personal es que estamos ante una colección interesante, entretenida y con una buena proyección. Lamento profundamente no contar con las frescas extravagancias de Keith Giffen en los guiones. Y es que, se nota que el veterano escritor, fue quién dio a luz el proyecto. El rey arbóreo Groot o el carácter de Mapache Cohete son, sin lugar a dudas, dos de las cosas que llevan su sello. Aunque hay que reconocer que Abnett y Lanning no lo están haciendo nada mal. Aún lejos de la genialidad –cercana al desvarío, todo hay que decirlo– de Giffen, consiguen mantener el nivel y crear situaciones interesantes y, en algunos momentos, incluso logran sorprender –algo casi imposible en estos días–. Sé que las colecciones de héroes cósmicos suelen ser el pasto de una pequeña –aunque constante– minoría, así que todo depende de la moda y del tiempo que sean capaces los autores de mantener la calidad. A pesar de todo, yo no sé vosotros, pero un servidor piensa seguir de cerca las andanzas de estos nuevos héroes cósmicos.

Aviso de Spoiler

Por cierto… ¿alguien más piensa que Jack Flag terminará formando parte del equipo, llevando el escudo del Capitán América/Mayor Victoria y puede que hasta su nombre aquí en el presente? Se admiten apuestas.

Desde el cortex de Sapiencial, junto al Desgarro, informará Iván para Zona Negativa –si consigo que Cosmo entienda que mi ratón no es un hueso de goma–.

18 Comments
Antiguos
Recientes
Inline Feedbacks
View all comments
Dr. M
Dr. M
12 marzo, 2009 8:31

Mi apuesta:

Aviso de Spoiler

Jack Flagg nuevo Capitan Universo

Chichonman
Chichonman
Lector
12 marzo, 2009 9:31

Apunta buenas maneras esta serie, la verdad 🙂

I´m with a Skrull!
I´m with a Skrull!
Lector
12 marzo, 2009 9:57

Los poderes del

Aviso de Spoiler

capitan universo son temporales

, asi que no es una apuesta muy segura que se diga, sino, solo hay que ver la mini que tuvo.
Y lo siento Ivan, pero el capitan marvel sigue siendo “ahora estoy muerto, ahora sigo muerto”, no puedo estar de acuerdo con lo que has dicho, pero tremendo curro de desglose de los numeros.

Baynes
Baynes
12 marzo, 2009 10:43

Yo no sabía nada del mundo cósmico de Marvel hasta que llegó Anihilation (la primera) y desde entonces me he hecho superfan de todos y cada uno de los personajes (con preferencia por Nova, claro :D) y no pierdo detalle de las series cósmicas, tanto que las sigo más que las de toda la vida :S

El traje de Starlord es ESPECTACULAR, quiero uno igual!!

Me falta por leerme el 9 y el 10 así que no opino sobre el spoiler 😛

Gran serie y gran analisis Iván 🙂 

Felipe
Felipe
12 marzo, 2009 11:20

¿Quién es la Lady Death de la imagen?

John Constantine
12 marzo, 2009 12:17

Gran serie, muy divertida. El tema cósmico de la Marvel es para mi lo mejor en la actualidad, con Nova y los Guardianes.

Ali Boulala
Ali Boulala
12 marzo, 2009 12:38

Si en el primer spoiler sale Kratos en la imagen,jeje.
Tiene buena pinta la serie.Una pena no haber leído todo lo anterior (aniquilación y lo demás) para llevar el hilo de la historia.Creo que es tarde para engancharme

seba_1701
seba_1701
12 marzo, 2009 13:08

Felipe , si preguntas pore la mujer de negro y pelo blanco es  Phyla-Vell ex-capitan marvel , actual Quasar futura quien sabe , excelente articuko , muy buenos los resumenes. Solo espero una pelea Cosmos vs Mapache cohete jeje. A alguien mas le parece que Groot es la version en planta de Hulk? (sobre todo cuando habla)
Sigan asi , ansioso de leer los resumenes de War of Kings

Mistic
Mistic
12 marzo, 2009 13:54

Me considero orgulloso miembro de esa “pequeña pero constante minoría” amante de las aventuras cósmicas de los dos universos superheroicos, como dicen en el artículo. Gracias a la primera Aniquilación y a Green Lantern: Renacimiento, todo hay que decirlo. Así que con Guardianes de la Galaxia de cabeza.

Y el mapache mola. Mola mucho.

billyboy
billyboy
Lector
12 marzo, 2009 15:33

Valla,no sabia

Aviso de Spoiler

lo de la muerte de Phyla-Vell que personaje mas mal aprobechado por diox

yota
Lector
12 marzo, 2009 15:50

Gracias a la primera Aniquilación, me he reenganchado a lo cósmico en Marvel

Darth Sidious
Darth Sidious
12 marzo, 2009 17:24

Yo ya me he ledio los primeros 8 numeros y la serie esta de puta madre.  En la misma linea que el estupendo Nova.

astonishingiceman
astonishingiceman
12 marzo, 2009 17:26

sabeis cuando sale en españa los guardianes de la galaxia y en que formato¿? gracias

la ultima saga cosmica antes de aniquilacion (si no voy mal ) creo que fue Thanos:the end. pero con aniquilacion y aniquilacion conquista el mundo cosmico marvel esta teniendo una nueva juventud. all Hail DnA!!!

Oldboy
Oldboy
12 marzo, 2009 20:43

Solo dos palabras para describir este pedazo de artículo, IM-PRESIONANTE. No leo esta serie, pero este tipo de artículos me hacen creer en las cosas bien hechas, sobre todo por vosotros. Lo podíais hacer con muchas mas series , pasadas y antiguas, ya que si son antiguas podeis enganchar nuevos lectores y nuevas para actualizar las series.

Franz
Franz
Lector
12 marzo, 2009 20:48

De lo mejorcito hoy por hoy, queda la impresión que no están aprovechando la historia cósmica Marveliana al 100%, pero es una excelente serie. Lo mejor: haberse cargado a Thanos y librarnos de sus ridículas introspecciones filosóficas / nihilistas. GG es la mejor prueba que se pueden hacer excelentes historias sin tocar al Tribunal Viviente, Eternidad y otros persoanjes que deben ser dejados en paz. Aunque eso de ver decapitado a un celestial… parece un poco jalado de los pelos. A lo mejor es un celestial de “neanderthal”, o antiguo, o algo asi.

Anatema
13 marzo, 2009 1:33

“Oh Dios ,oh cielos …” ese es Kylun de excalibur antes de cruzar el portal de cacharro en los formidables numeros de Alan Davis y Paul Neary.
Quiero un pin 😛

Felipe
Felipe
13 marzo, 2009 9:33

Pues no tiene nada que ver con el aspecto de Phyla desde Aniquilación.