Livingstone 1-2

Jinsei Kataoka y Tomohiro Saekawa se unen para realizar un trabajo excelente sobre dos condiciones inherentes al ser humano, la vida y la muerte, desde un punto de vista ligero y a la vez reflexivo. Livingstone nos hace preguntarnos si el alma existe y hace de nosotros quienes somos.

Por
1
1329
 
Livingstone_1_Kataoka

Edición original: リヴィングストン VOL 1 y VOL 2, Kodansha 2010 y 2014
Edición nacional/ España: Milky Way 2016.
Guión: Tomohiro Maekawa.
Dibujo: Jinsei Kataoka.
Formato:Tomo manga rústica con sobrecubierta 224 páginas.
Precio: 8€.

 

Allá por el año 2007, la ya extinta editorial Glénat (que posteriormente se llamaría EDT) publicaba un shônen que mezclaba mechas, una raza alienígena y un ambiente futurista llamado Eureka Seven. El manga no era ni mucho menos una obra maestra, pero destacaba por su ritmo narrativo y, sobre todo, por el diseño de sus personajes. Eureka tuvo un éxito muy moderado en España, en un momento en el que el cómic japonés no era lo que es hoy día en nuestro país. Hubo que esperar unos cuantos años, hasta el 2013, para que la dupla de guión y arte que forman Jinsei Kataoka y Kazuma Kondou se dieran a conocer ampliamente, gracias a la publicación por parte de Ivrea del seinen Deadman Wonderland. A partir de entonces la popularidad de la pareja de mangakas fue creciente y otras editoriales se animaron a traer más obras suyas, llegando incluso a visitar el Japan Weekend de Barcelona de 2016. La obra que reseñamos hoy es la última de las suyas que ha llegado a España, de la mano de Milky Way, y tiene por título Livingstone.

Comencemos hablando de los autores. El dibujo de Livingstone corre a cargo de Jinsei Kataoka. La mangaka arrancó su andadura con Eureka Seven en el año 2005 en la revista Shônen Ace de la editorial Kadokawa. Comenzaba de esta manera una andadura inseparable de Kataoka y su pareja Kondou, que hasta el día de hoy ha permanecido en casi todas las obras acreditadas por ambos ya que ambos firmaron como dibujantes en una obra con guión de Bones. Tras esta primera incursión llegó Deadman Wonderland (2006), donde Kataoka es principalmente la guionista, aunque colabora en el diseño de la parte artística, mientras que Kondou se hace cargo de la mayor parte del dibujo, aunque colaborando puntualmente en el desarrollo del guión, un reparto de trabajo que es una constante entre ambos artistas. Tras el éxito de su primera obra en “solitario”, la pareja no volvería a crear una nueva obra hasta 2011, con un par de one shots en compendios conjuntos con otros autores, como Kami-sama Permanent y Usolily Out!, este último dentro de un tomo recopilatorio de la editorial Shueisha para recoger fondos y destinarlos a las víctimas del terremoto que azotó Japón y otras partes del sudeste asiático en esas fechas. En ese mismo 2011 también publicaron Another Deadman Wonderland, un spin off. En el 2012 participaría en otro tomo recopilatorio de varias historias, 138ºE, y hasta 2015 no llegaría una nueva serie, junto a Kondou, Smokin’ Parade.

Livingstone_1_Capítulo1

Como hemos dicho, en todas estas obras Kataoka es principalmente guionista, pese a colaboraciones puntuales en el diseño artístico, siendo Kondou el que llevaba el peso de los pinceles. En Livingstone se rompe esta forma de trabajar y Kataoka es la artista principal con un guión que corre a cargo de Tomohiro Maekawa. Originario de Niigata, Maekawa es escritor y guionista y fundador de la compañía de teatro Ikiume. Entre sus obras destacan Sanpô suru shinryakusha (El paseante invasor), Kansu Domino (Dominó matemático), Toshokanteki Jinsei (La biblioteca de la vida), Purankuton no odoriba (El salón de baile del plancton) y Kikkai (Maravilloso). Livingstone supuso su primera incursión en el mundo del manga, con una obra que parte de su concepción de la vida y la muerte y el significado que tiene para las diferentes personas.

Livingstone parte de la premisa de que la vida humana está predestinada. Basándose en un episodio médico aparentemente ocurrido en Estados Unidos en 1907, un médico pesó a un recién fallecido nada más expirar y pasadas unas horas, habiendo perdido peso en ese periodo de tiempo. Los 30 gramos que perdió el cadáver le fueron atribuidos al peso de su alma. Considerando esto como cierto, en Livingstone el alma de las personas tiene 5000 años de vida y según la gente muere esta va pasando a siguientes niveles, una concepción muy sintoísta de la muerte. De esta manera las personas nacen con un alma y tienen predestinado el 90% de sus vidas en función de cuál le toque, teniendo algunas almas más importancia que otras para el mundo. Sin embargo, cuando alguien muere sin haber conseguido cumplir sus metas en la vida, genera una serie de puntos negros que pueden desviar el destino de la gente que tenga mucha interacción con esas zonas. Debido al riesgo de que esto provoque que almas con un gran futuro se pierdan por el camino, hay “empresas” que se dedican a limpiar estas zonas negativas e intentar salvar el alma afectada.

En este contexto, Shôzo Sakurai y su compañero Amano son dos trabajadores de Livingstone, una de estas “empresas” de limpieza espiritual. Su trabajo consiste principalmente en localizar a los desafortunados que estén a punto de morir antes de su hora y rescatar sus piedras de alma, fragmentos de almas que se endurecen al producirse una muerte prematura. De este modo la trama se va desarrollando en capítulos prácticamente autoconclusivos organizados en forma de casos en los que Sakurai y Amano tienen que resolver los sucesos de muerte prematura y lidiar con las personas que se ven afectadas negativamente por las zonas contaminadas.

Con este interesante punto de partida podemos asegurar sin duda que una de las mayores bazas de Livingstone es su narrativa, fluida y con un gran ritmo que hace que la lectura de los capítulos sea rápida y continuada, haciendo que el tomo se disfrute y dure poco en manos del lector. Pese a no tener una historia de fondo más allá de la premisa inicial del trabajo de los protagonistas, es un relato en todo momento coherente, cimentado en las ideas de la vida y la muerte y la concepción que las personas pueden tener de estos eventos dependiendo del punto de vista y los sentimientos del que es testigo del hecho. Maekawa usa la historia como excusa para reflexionar el porqué en las personas y en los lugares queda algo de aquellos que se han ido, pese a que física y biológicamente es evidente que no puede quedar nada. Temas profundos tocados por el guionista, no solo por el peso de los recuerdos y su conversión en hechos para las personas que fueron afectadas directamente por ellos, sino también el destino, el peso de las buenas y malas acciones, la responsabilidad antes los actos que llevamos a cabo, la manera de afrontar la muerte y la existencia y el eterno retorno del alma… Un conjunto de apreciaciones que sin embargo son tocados de manera valiente y ligera, dejando caer frases que invitan a la reflexión pero usando un nexo humorístico muy japonés, que permite aliviar la tensión del manga para que la obra no se convierta en excesivamente depresivo y ayude a dar ese ritmo fresco que destila desde el primer capítulo.

Livingstone_2_Capítulo7

A ello ayudan también los personajes, con esa especie de ying y yang que ejemplifican Sakurai y Amano, siendo la representación física de esa lucha entre cuerpo y alma que es la primera piedra de la obra, que por forma de ser y diseño conectan perfectamente con el lector desde el primer momento y ayudan a interiorizar la dicotomía que representan. Al mismo tiempo están arropados por una serie de buenos secundarios, breves pero bien definidos que permiten estructurar de manera perfecta las tramas, sin que sobre una sola página. El manga aun así también tiene sus contras, sobre todo la excesiva complejidad con la que Maekawa narra el proceso de identificación de los “planes de vida” y la salvación del alma de los personajes, haciendo que en ciertos momentos el lector se pierda y no sepa muy bien que significan ciertos datos, ya que se nos explica de un modo, y luego cambia a beneficio del autor. Pese a ello, no son más que detalles que no empañan un guión sólido y muy interesante, con momentos de drama y humor muy bien repartidos y muy bien tratados, sin llegar a resultar cansino y pedante, ni tampoco irrelevante o muy superficial.

En cuanto al dibujo, es sin duda la parte más potente de la obra. Kataoka hace un trabajo soberbio a la hora de plasmar las personalidades y los dramas de los distintos personajes a través de su trazo, preciosista y preciso, y con la evidente mano de Kondou en los diseños. Los diseños son muy similares al resto de obras de la dupla de artistas, pero eso no supone un punto negativo, al contrario, son un buen ejemplo de ver como Kataoka es capaz de diferenciarlos con matices y ponerlos a trabajar a favor de la trama. Esto lo consigue con un fenomenal dibujo de expresiones que permite que con un solo vistazo no haga falta un enorme bocadillo que nos explique qué ocurre, dando un gran protagonismo al lenguaje no verbal. Es un dibujo atrayente, de línea sencilla y poco recargado, al que quizá solo podríamos ponerle la pega de la simpleza en los fondos, aunque estos no son demasiado importantes teniendo en cuenta la configuración de la obra. Si además sois seguidores de la artista podréis apreciar la mejora respecto a sus anteriores trabajos (Eureka Seven y Deadman Wonderland), aunque hay algunos problemas de perspectiva y proporción en algunas situaciones. Pero en resumen, es un trabajo solvente, muy bien ejecutado, que dota de una personalidad propia a la obra y que es capaz de atraer al lector desde un primer vistazo. A ello también ayuda el fantástico trabajo de Kawase en las portadas, muy llamativas y con un color genial, de las mejores que hemos visto en los últimos años. Color que además está presente en alguna de las páginas de la magnífica edición de Milky Way y que sienta de maravilla al arte de Kataoka.

Personajes

Livingstone_SakuraiShôzo Sakurai. Uno de los protagonistas de la obra. Es uno de los limpiadores de Livingstone y aporta el lado humano a la pareja protagonista. Tiene la capacidad especial de poder ver los recuerdos latentes en las piedras del alma que se encuentran a lo largo de la obra y es el encargado de discernir en qué punto se está cumpliendo o no el plan de cada persona gracias a una cámara fotográfica capaz de leer datos de la vida y espíritu de los personajes con los que lidian. Supone el contrapunto serio a Amano, que muchas veces le saca de quicio, pero que en el fondo le necesita porque se completan mutuamente. Tiene muy mala suerte y es uno de los catalizadores de las partes de humor del manga. Pese a ser la parte más profesional, como humano que es tiende a dejarse llevar por los sentimientos.
Livingstone_AmanoAmano. El segundo protagonista. Es la parte distendida de ese ying-yang que forma junto a Sakurai. Es una “herramienta”, un humano que no tiene alma porque ha sido reemplazada por otra cosa (no se especifica el qué) que actúa de imán hacia zonas con puntos negros o personas que están a punto de arruinar su plan de vida. Al no tener alma, carece totalmente de sentimientos y empatía, lo que le hace estar en un estado cercano al Síndrome de Asperger. Esto provoca que, pese a ser menos serio que su compañero y comportarse como un niño, es el más racional de ambos y el que provoca más momentos de reflexión al lector. No obstante, según pasan los capítulos, evoluciona y llega a ser capaz de comprender algo a los demás, pese al riesgo que eso supone para un ser de su condición. Utiliza unos sprays de grafitero para limpiar las zonas negativas.
Livingstone_TokiedaTokieda. Es el jefe de Sakurai y Amano, dueño de la empresa Livingstone, que se dedica a la limpieza de zonas negativas para el destino de las personas y la recolección de piedras del alma. Es un personaje capital a la hora de entender cómo funciona el mundo en el que se mueven los protagonistas y ayuda a poner la carga dramática al desvelarse que montó la empresa para poder encontrar los restos del alma de su mujer.
Livingstone_KaeKae. Es la hija de Tokieda, una alumna de bachillerato que además es amiga de los protagonistas. Aporta la visión desde fuera de los protagonistas y es la válvula de escape de Sakurai cuando la forma de ser de Amano le supera por completo. Lleva, sin saberlo, un amuleto en forma de piedra que en realidad es uno de los pocos restos del alma de su madre que Tokieda pudo localizar.
Livingstone_Kenji_ShindôKenji Shindô. El protagonista del primer caso del manga, es un hombre de 36 años que está a punto de suicidarse tras perder su empleo y abandonarle su esposa. Amano y Sakurai son capaces de llegar a tiempo y salvar su alma, aunque el caparazón vacío en el que se convierte su cuerpo muere, dando el primer paso hacia la reflexión de qué es lo que hace humana a una persona, el cuerpo o su alma.
Livingstone_MegumiMegumi Kanzaki. Una joven que está a punto de suicidarse debido a que ha cometido un desfalco en su empresa y ha asesinado al compañero de trabajo que lo ha descubierto. Es la persona que provoca que Amano utilice sus poderes por primera vez para transplantar su alma en el cuerpo de su compañero de trabajo, debido a que es un alma con un destino importante para la humanidad. Tras esto vuelve a aparecer en ocasiones para ayudar al dúo protagonista convertida en un travesti.
Livingstone_ArimaArima. Un detective de la policía que pasa soplos a Sakurai sobre crímenes sin resolver para que ayuden a su resolución. No cree mucho en los poderes de los protagonistas hasta que no los ve en primera persona, pero se aprovecha de ellos para solucionar casos peliagudos. Tiene una enorme reputación en el cuerpo policial debido a su enorme porcentaje de éxitos, que él atribuye a su instinto, pero que en realidad es fruto de las pesquisas de Amano y Sakurai.
Livingstone_Azusa_Nagisa_EbinaAzusa y Nagisa Ebina. Dos hermanas que se dedican a la recolección de piedras del alma y a la limpieza. Colaboran con Sakurai y Amano en la resolución de un caso de negligencia médica en un hospital que provoca la desviación de muchísimas personas. Nagisa no tiene alma, como Amano, y utiliza su poder para generar unos viales que le ayudan en la limpieza, lo que le deja siempre al límite de sus fuerzas. Azusa le trata como una mera herramienta, un trato que parece despótico al principio, pero que más tarde revela el cariño que tiene a su hermana, ya que sabe que si desarrolla empatía comenzará a deteriorarse.

Livingstone es un manga muy recomendable, con una historia bien narrada que parte de una premisa interesante, y que hará reflexionar a los más sesudos y disfrutar plenamente a los que solo busquen entretenerse. La obra cuenta con un excelente dibujo de Jinsei Kataoka que prácticamente hace que merezca la pena hacerse con ella. Los dos primeros tomos plantean de manera precisa lo que nos quiere contar, sin pretensiones, y tienen un excelente ritmo para cualquier tipo de lector. Una historia de dicotomías entre vida y muerte, drama y humor, que hará las delicias de los fans de Kataoka y Kondou.

  Edición original: リヴィングストン VOL 1 y VOL 2, Kodansha 2010 y 2014 Edición nacional/ España: Milky Way 2016. Guión: Tomohiro Maekawa. Dibujo: Jinsei Kataoka. Formato:Tomo manga rústica con sobrecubierta 224 páginas. Precio: 8€.   Allá por el año 2007, la ya extinta editorial Glénat (que posteriormente se llamaría EDT)…

Valoración Final

Guión - 7.5
Dibujo - 8.5
Interés - 8

8

Dos primeros tomos de Livingstone, un manga que trata la dicotomía de la vida y la muerte y la existencia del alma. Destaca la premisa y el potente dibujo y diseño de Kataoka.

Vosotros puntuáis: 7.96 ( 4 votos)
1 Comment
Antiguos
Recientes
Inline Feedbacks
View all comments
sparkyal
sparkyal
Lector
22 mayo, 2017 11:29

He leído también los dos tomos y me gustaron mucho.
El mes que viene pillo los dos últimos, a ver si mantienen eo nivel.