Liga de la Justicia #5-7 (Renacimiento)

Hitch continua su periplo con la Liga de la Justicia, mejorando mucho en ideas, pero sin llegar a ser capaz de profundizar en ellas.

Por
0
1488
 

Edición original:Justice League núm. 6-11 USA .
Edición nacional/ España: ECC Ediciones.
Guión: Brian Hitch.
Dibujo:Jesús Merino, Matthew Clark, Tom Derenick, Neil Edwards.
Entintado: Daniel Henriques.
Color: Adriano Lucas, Tony Aviña, Andy Owens.
Formato:Grapa, 48 págs. A color.
Precio: 3,25 euros.

 

La Liga de la Justica de Brian Hitch no convenció a nadie en su puesta de largo en Renacimiento. El planteamiento de Hitch fue sobredimensionado, con una amenaza hipertrofiada donde el tempo, estructura y narrativa quedaban supeditados a los excesos visuales del dibujante evolucionado a guionista. La Liga de Hitch continúa con dos pequeños arcos argumentales que han sido publicados por ECC en los números 5 y 7 de la colección dedicada a los héroes más poderosos de DC, en los que el dibujante parece reducir sus ansias y plantea dos historias más auto contenidas con las que seguir explorando las posibilidades de esta Liga de la Justicia.

Hablemos de cada arco por separado.

El primero, compuesto por dos números USA, nos plantea una situación distinta cuando la amenaza no viene de fuera, sino de dentro de cada uno de los componentes de la Liga. Visto así resulta interesante el cambio, no hay un ente celestial con ansias de devorar la Tierra, sino algo más cercano no solo a los protagonistas, sino a todos los lectores, el miedo.

Sobre esta idea pivota la historia y lo que podría haber dado mucho más de sí en mejores manos, en las de Hitch se convierte en algo superficial. El arco arranca de forma contundente y nos lleva a lo que hay detrás, entre bambalinas, cuando estos héroes ya no están salvando el mundo, sin más dilación entramos en la historia de lleno y vamos dando tumbos de situación en situación con explicaciones que sobran y que están apoyadas en los pilares más básicos de cada personaje, como si estos fueran simples folios planos sin nada más que poder aportar que una superficie donde garabatear. Una idea con un gran potencial, donde podrían haberse ido desgranando situaciones sin prisa, pero optó por finiquitarlo en dos números USA, (algo que no se entiende cuando la saga inaugural, con muchas menos posibilidades, fue artificialmente alargada).

En el segundo arco, Hitch, lo hace de nuevo y nos plantea un escenario que resulta muy interesante, arrancando la historia de forma espectacular cuando la Liga al completo es hackeada a través de Cyborg. La cadena de desastres es enorme y pone en jaque a toda la Liga. La amenaza parece profundamente real, cercana y peligrosa, por lo que como lector deseas quedarte a saber más de lo que está ocurriendo.

Y luego Hitch te da una nueva bofetada en la cara haciendo que la ilusión se acabe y sus inconsistencias argumentales vuelvan a hacer naufragar un barco que prometía un crucero memorable, dejando claro que no se trata de que Hitch tenga buenas o malas ideas, sino de no saber desarrollarlas adecuadamente. Estos dos arcos argumentales así lo demuestran y ponen de manifiesto las carencias que tiene a la hora de escribir. Todo acaba por estar supeditado a la puesta en escena, sin importar si debe o no traicionar lo que la Liga haría en dicha situación. Toda una lástima.

El trabajo de Hitch, aun con lo expuesto sube enteros respecto a su saga inicial, mejorando en todos sus aspectos. Lo que nos quiere contar requiere mucha más mano que lo que se ha podido leer hasta ahora, lo que nos lleva a pensar que Hitch ha sufrido cierto grado de evolución cognitiva para con la Liga al entender que no necesita algo muy grande para generar buenas historias. Estas tramas son más viscerales, más internas a cada personaje y eso se agradece al permitirle al lector acercarse a una Liga que hasta ahora le resultaba muy inaccesible.

Por tanto, debemos ver estos dos arcos como una fractura con lo anteriormente narrado, un primer paso donde Hitch empieza a perder el miedo a profundizar en sus propias ideas. Estos dos arcos resultan entretenidos, pero estamos frente a la Liga y debemos exigir más a esta colección y por ende a Hitch como arquitecto de la misma. No podemos conformarnos con esto.

El arte de Merino impresiona.

Podríamos detenernos un instante para hablar del apartado visual que fluctúa mucho entre estos dos arcos en los que podemos encontrarnos hasta cuatro dibujantes diferentes: Jesús Merino (que debería ser el encargado de dibujar esta serie por derecho propio), Matthew Clark, Tom Derenick y Neil Edwards. Un baile de dibujantes que parece calmarse cuando Neil Edwards toma las riendas del segundo arco y uniformiza el aspecto visual de la serie. Su trabajo no es especialmente llamativo por contener en su ADN unas más que evidente influencia del estilo de Hitch. Sin embargo, tener varios números con el mismo dibujante resulta refrescante sea cual sea su estilo.

La serie de La Liga de la Justicia es el ojo del huracán de las series de DC y debe serlo por quien la protagoniza, dejando claro que cualquier lector que se acerque hasta ella se va a encontrar lo mejor de lo mejor en su interior. Hitch empezó mal y está mejorando, pero no acaba de moverse con soltura con los personajes y los hace vivir situaciones acartonadas. Tal vez su próximo arco sea el que necesita para darnos lo que de verdad debe ser una serie de La Liga de la Justicia.

  Edición original:Justice League núm. 6-11 USA . Edición nacional/ España: ECC Ediciones. Guión: Brian Hitch. Dibujo:Jesús Merino, Matthew Clark, Tom Derenick, Neil Edwards. Entintado: Daniel Henriques. Color: Adriano Lucas, Tony Aviña, Andy Owens. Formato:Grapa, 48 págs. A color. Precio: 3,25 euros.   La Liga de la Justica de Brian…
Guion - 6.5
Dibujo - 8
Interés - 7.5

7.3

Mejorando, pero poco.

Hitch intenta cambiar la manera de escribir la Liga, pero se queda a medio camino de lograr de verdad convencer. Aún así su trabajo mejora respecto al que desarrolló en el primer arco argumental.

Vosotros puntuáis: 6.92 ( 8 votos)

Déjanos un comentario

Please Login to comment