Las Aventuras de CalamburMan

Por
0
161

Aprovechando estas fechas en que en los blogs estamos un tanto “de saldo”, hoy reseñamos un cómic que en su día pasó inadvertido ante el gran público. Las Aventuras de CalamburMan nació en agosto de 1997 de la mano de Rob Greis, Mary Mathews y el asturiano Luis Almeneiro asesorando, como una parodia del género superheroico. Su carácter de publicación independiente no ayudó a las ventas, pero como los autores trabajaban en calidad de aficionados, no dejaron que eso les frenase.

La serie comienza torpemente, con personajes tópicos y otros demasiado vagos, y aunque la trama está bien llevada no deja de ser poco interesante: maquiavélico archivillano, héroe con pocas habilidades sociales… ni siquiera los poderes del protagonista están bien definidos. El lector se siente confuso. Pero… La primeras páginas de la serie nos muestran a Paul, nuestro protagonista, en una escena silenciosa en que sube a un autobús y se queda dormido, plantando la semilla de lo que será el clímax de la serie. El propio Greis ha declarado poseer una imaginación hiperactiva (y nosotros que nos beneficiamos de ello) y al tercer número descubrimos que su uso de los tópicos es sobretodo para sorprendernos, para no darnos lo que esperamos. CalamburMan, Nothing Woman, Retruécano Kid, Something Girl… van apareciendo poco a poco para enfrentarse a los villanos, MatojoMan, Enanyo, el enano más grande del mundo y su legión ecologista, el conquistador galáctico Akunin, Bafle

Así, poco a poco se va desplegando ante nuestros ojos un absurdo mundo en el que prácticamente cada personaje nuevo que aparece o tiene poderes, o es alienígena, o rinde culto a alguna oscura deidad, o es un demonio ancestral o no tan ancestral… Y a pesar de ello se nos ofrecen episodios de corte intimista como el del 9. En el número 12 se completa el primer ciclo de la serie, con un número doble en el que se revelan grandes secretos, se presentan nuevos personajes que estaban ocultos a simple vista. Los personajes secundarios como los doctores Jeremy Hoit y Baltrus Hander comienzan a dejar ver la importancia que tendrán en el futuro de la serie… Con motivo del primer año de vida del personaje, Greis como autor completo realizó una miniserie de tres números titulado simplemente CalamburMan, explicando el origen del personaje, como un claro homenaje (y en muchas ocasiones plagio descarado, pero a estas alturas el lector se siente permisivo) a numerosos cómics clásicos de superhéroes. Como complemento, además, se incluyó el origen de su archienemigo, MatojoMan, Victor Von Matojo.

Bocetos de Enanyo y los hombres calamar por Rob Greis

A partir de entonces llegaron los números que dieron su fama a la serie, con la invasión de los Hombres Calamar, la llegada de la casi omnipotente Aversy, Ajomás, Bagger… y, sobretodo, la larga saga concerniente a Industrias Kincho y el nuevo villano de la serie, La Hostia. Dicha saga finalizó en el número 50 de la serie, provocando grandes cambios en los personajes, con grandes traiciones y algún personaje menos, dando pie a lo que sería el último arco argumental de Las Aventuras de CalamburMan, historia que se conoció como Cosas.

Diseño preliminar de Nothing Woman por Mary Matthews y Rob Greis

Cosas unificó todo lo que se había contado hasta el momento, en una labor arquitectónica por parte de Greis, y un dibujo detallado de Matthews que hizo que la serie hubiese de salir cada dos meses. La llegada del Hombre Racional deshizo poco a poco toda la realidad, y desveló un plan presente desde el primer número de la colección, con un personaje que… bueno… contaba con la ventaja de haber leído el cómic antes que nadie. Una terrible decisión, un sacrificio y un final incómodamente abierto nos hace esperar que alguna editorial más potente se interese por el trabajo de Greis, Matthews y Almeneiro, y algún día podamos saber más de estos maravillosos personajes.

Lo que empezó como un divertimento se convirtió en una historia épica de cinco años. Como las mejores cosas, silenciosamente se hace querer… Si es que al final uno le coge cariño…

0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments