La guerra de Alan. Integral

Con la serie La guerra de Alan, el autor francés Emmanuel Guibert nos descubre una realidad cotidiana que nunca se acaba reflejando en las crónicas convencionales de los enfrentamientos bélicos. El protagonista Alan Cope nos explica sus vivencias, anodinas y poco heroicas, pero que le marcaron de por vida. La nouvelle BD tiene en esta serie una de sus grandes cumbres.

Por
0
912
 

Edición original: La guerre d’Alan (L’Association, 2009)
Edición nacional/ España: La guerra de Alan. Salamandra Graphic. Abril, 2019
Guion: Emmanuel Guibert
Dibujo: Emmanuel Guibert
Formato: Rústica con solapas. 328 páginas
Precio: 25€

 

Es muy curioso, porque no tuve miedo durante la guerra.
Había decidido que daba igual, que pasara lo que tuviera que pasar
.
(Alan Ingram Cope)

La guerra de Alan narra la transición que experimentó el norteamericano Alan Ingram Cope de la adolescencia a la edad madura en plena Segunda Guerra Mundial y como esta experiencia le cambió la vida. Emmanuel Guibert plasma de manera gráfica las aventuras y reflexiones de su protagonista partiendo del relato oral en primera persona que le contó el propio Alan Cope.
El encuentro entre el anciano jubilado estadounidense y el joven artista francés se produjo en la isla de Re, en Francia. Allí congeniaron, quedaron para seguir viéndose, trabaron amistad y empezaron un proyecto tan ambicioso como es el de narrar la práctica totalidad de una vida en formato de novela gráfica. Finalmente el primer capítulo salió a la luz en Francia en el año 2000, Alan no llegó a verlo puesto que murió unos meses antes; en 1999.

Alan Cope es llamado a filas cuando tenía dieciocho años. Estamos en 1943 y la Segunda Guerra Mundial está en su máximo apogeo. Empieza así un largo período de formación en diversos campamentos norteamericanos para completar su instrucción militar que le hará ser apto para poder entrar en combate.

Cope describe tanto el período de aprendizaje castrense como su experiencia en el frente de Europa de una manera cotidiana, con gran profusión de detalles y recalcando el componente azaroso de la vivencia. Ni el joven Cope ni sus compañeros tienen el más mínimo conocimiento de su destino. Son empujados, vapuleados, transportados y utilizados sin ninguna explicación, en nombre de unas órdenes que nadie conoce y que a menudo se revelan discutibles. Frente a esta absoluta falta de rumbo vital, el protagonista contrapone una inquebrantable capacidad de adaptación y un espíritu conformista que bordea el fatalismo.

Es un comic reflexivo, emotivo, melancólico y profundo que atrapa al lector gracias a la sutil cadencia narrativa que le imprime Guibert. Así imperceptiblemente nos sumergimos en una narración casi kafkiana de una guerra en donde Alan casi no pega ni un tiro, pero que sin embargo le afecta profundamente y que le marcará para el resto de su existencia.

La obra estuvo dividida en tres álbumes publicados en Francia por la editorial L’Association entre el año 2000 y el 2008. El primer volumen narra el período formativo en bases estadounidenses hasta su desembarco en territorio francés – en Le Havre – el día de su vigésimo aniversario. El segundo tomo se compone de sus vivencias en el frente europeo, desde Francia a Checoslovaquia, casi siempre a bordo de tanques, carros blindados u otros vehículos militares. El último álbum explica su desmovilización, su regreso a los Estados Unidos y la decisión final de residir en Europa. Toda una vida que ahora podemos encontrar en un solo volumen con la publicación de este integral.

Estructuralmente la serie está dividida por cuarenta capítulos breves de una extensión variable, desde cuatro a catorce páginas, donde se describen diversos momentos relevantes de la odisea personal de Alan Cope, narrados de una manera cronológica pero sin un hilo argumental férreo e inflexible. Los mejores momentos de este gran cómic son cuando el protagonista es transportado, junto a sus compañeros de odisea, por paisajes que desconoce a destinos que desconoce por razones también desconocidas. Estos trayectos por carreteras secundarias de la Europa Central le resultan absolutamente inauditos, son casi una epifanía para un joven soldado norteamericano que nunca había salido de su California natal.

En el apartado gráfico, Emmanuel Guibert experimenta con la mancha y los contraluces llegando a menudo a resultados similares a los del mejor Alberto Breccia, que hacen de esta obra una experiencia visual muy gratificante. El artista estructura sus páginas con una cuadrícula de tres tiras de dos viñetas que rompe con asiduidad. Guibert centra su atención en la figura humana y mueve sus personajes por entornos muy austeros donde predominan el blanco y el negro absolutos. Como los protagonistas, los lectores a menudo desconocemos donde transcurre la acción y no tenemos más referencia que el edificio más cercano, la carretera por la que circular o el paisaje que admirar. El estilo del arte se depura al máximo y se pone siempre al servicio de la historia, adoptando soluciones gráficas originales e innovadoras. Un ejemplo de ello es como resuelve de la misma manera dos momentos de la historia: cuando los soldados suben a la terraza del Empire State Building para admirar la ciudad de Nueva York y cuando Cope y el matrimonio Muench se plantan delante de la secuoya más grande del mundo llamada General Sherman. El artista dibuja los personajes y el entorno cercano pero deja en blanco tanto el paisaje neoyorquino como el gigantesco árbol, para que nuestra imaginación rellene con más espectacularidad el descubrimiento. Como si retratase la estupefacción del momento más que la causa de ello.
Guibert es un maestro en la descripción de la anatomía humana; con muy poco consigue transmitir la sensación exacta, la pose adecuada, la expresión precisa del cuerpo de una manera que recuerda a los más grandes maestros del pasado como Noel Sickles o el gran Alex Toth. El perfecto equilibrio en cada página entre las masas de blanco y las de negro es otra de las características de la obra, una armonía que le lleva a menudo a escribir los textos de apoyo en blanco sobre oscuras zonas de negro.

Emmanuel Guibert nació en Paris el año 1964. Estudia en el ENSAD (Escuela Superior de Arts Decorativas de París) y en 1992 publica su primera obra, Brune en la editorial Albin Michel.
A partir de entonces empieza a publicar en la revista Lapin de la editorial renovadora L’Association y pasa a formar parte del colectivo L’attelier des Vosges junto a autores como Joann Sfar, Emil Bravo, Christophe Blain y otros. En 1997 publica La fille du professeur con guion de Joann Sfar, empieza la serie Sardine de l’espace de la que se encarga del guion y que dibujarán Sfar, Mathieu Sapin y él mismo; serán 22 álbumes en un período comprendido entre el año 2000 y el 2014. Y en el 2000 también inaugura su serie La guerra de Alan de la que publicará tres álbumes. Es el relato ilustrado de la vida de Alan Ingram Cope explicado por él mismo. Una novela gráfica recopilada posteriormente en un tomo integral.
En 2003 empieza a publicar otro de sus grandes trabajos; El fotógrafo, en colaboración con el fotoperiodista Didier Lefevre, donde combina reportaje y cómic para relatar las experiencias de un grupo de Médicos Sin Fronteras en la Guerra de Afganistán. Destaca por su atrevido uso de la fotografía dentro del cómic.
Otras series del autor parisino son: Las olivas negras (2001-2003) con guion de Joann Sfar, Ariol (2002-2006) con dibujos de Marc Boutavant o La infancia de Alan (2012) y Martha y Alan (2016) que retoman diversos aspectos de la vida de Alan Ingram Cope.
El año 2017 recibió el Premio René-Goscinny por el conjunto de su obra, galardón otorgado en el Festival de Angoulême.

Las principales diferencias entre esta edición integral de Salamandra Graphic y la realizada en 2004 por Ponent Mon son tres. En primer lugar, la actual está compuesta por un solo tomo frente los tres de Ponent Mon. El tamaño de la edición del 2019 es menor, algo que, sin embargo, no molesta para la correcta lectura de la obra pero que resulta significativo y por último, y puede que sea el aspecto más trascendente, nos encontramos con una diferencia en el color en la impresión del dibujo. El sepia de la primera edición ha sido substituido por el negro, como podemos ver en los ejemplos de abajo.

Es un cambio sustancial que interviene decisivamente en la atmósfera de la narración. En la edición en sepia se potencia el aspecto nostálgico debido a la similitud del arte con las fotografías antiguas de principios del siglo XX, en cambio en la edición actual se aprecia mejor el arte expresionista y esencial de Guibert dándole más énfasis a los contrastes entre el blanco y el negro. Me quedo sin duda con la propuesta actual.
Físicamente la edición de este integral es buena. Las tapas son en rústica con solapas, el papel es grueso y bueno, la impresión excelente y la rotulación muy mejorada, más cercana a la original. Sin embargo, el libro da una sensación de fragilidad que solo podremos confirmar con el tiempo, si las páginas acaban despegandose. El precio no es excesivo si tenemos en cuenta la cantidad y la calidad de las páginas ofrecidas.

La guerra de Alan es uno de los mejores ejemplos de lo que se llamó La nouvelle BD; una corriente renovadora del tebeo franco belga que se agrupó en torno a algunas editoriales emergentes como L’Association y que catapultó a diversos autores como Joann Sfar, David B., Christophe Blain y el mismo Guibert. Con esta serie el autor parisino demostró que se podía hacer una obra diferente partiendo de premisas innovadoras y con una realización original y personal.

La guerra de Alan supone un auténtico paso adelante en el arte de narrar con imágenes y texto. Su precisa combinación entre relato oral, novela autobiográfica y crónica histórica nos sumerge en un período del pasado de manera intensa y casi sin filtros. La discreta epopeya de Alan Ingram Cope resulta apasionante por la profunda autenticidad de los recuerdos del excombatiente y por la asombrosa capacidad del artista Emmanuel Guibert para evocarlos en el papel. La guerra de Alan es sin duda una de las grandes obras europeas de este siglo.

Salut!

  Edición original: La guerre d’Alan (L’Association, 2009) Edición nacional/ España: La guerra de Alan. Salamandra Graphic. Abril, 2019 Guion: Emmanuel Guibert Dibujo: Emmanuel Guibert Formato: Rústica con solapas. 328 páginas Precio: 25€   Es muy curioso, porque no tuve miedo durante la guerra. Había decidido que daba igual, que…
Guion - 9
Dibujo - 9.5
Interés - 9.5

9.3

Singular

Una obra apasionante, diferente y profunda que ensancha los límites del cómic

Vosotros puntuáis: 9.5 ( 2 votos)

Déjanos un comentario

Please Login to comment
  Subscribe  
Notifícame