La BD que NO nos viene (aún): Miss Endicott y Les petits ruisseaux

Por
3
218
Descripción Editorial tomo 1
 

Miss Endicott 1.
Autores: Jean-Christophe Derrien, Xavier Fourquemin
09/2007 – 77 páginas – 14,25 € BDNet.com

Miss Endicott 2
Autores: Jean-Christophe Derrien, Xavier Fourquemin
10/2007 – 76 páginas – 14,25 € BDNet.com

 


Cuando vuelve a Londres después de un largo viaje, Prudence Endicott decide continuar el trabajo que hacia su madre antes de morir: ser la conciliadora de la ciudad. Mientras que de día se dedica a labores de tricotar, de noche se transforma en una justiciera que soluciona los problemas de los pobres. Después de solucionar un simple problema entre vecinos descubre el mundo de los Olvidados, el pequeño pueblo que vive debajo de la ciudad. Los Olvidados están cerca de la revuelta y la nueva conciliadora tendrá mucho trabajo para evitar la guerra que se prepara.

Descripción Editorial tomo 2


Guiados por el Maestro, un jefe tiránico y sediento de sangre, los Olvidados preparan una guerra contra los habitantes de la superficie. Fiel a su misión de conciliadora, Miss Endicott lo intentará todo para oponerse a estos negros designios. Pero esta labor parece imposible para una chica joven sola… Además de golpe se encuentra brutalmente enfrentada con su propio pasado.

Reseña

Dentro de la colección “Signé” de la editorial Le Lombard se publican obras de autores consagrados como Cossey (En busca de Peter Pan) o Hermann (que acaba de publicar “Afrika”) con autores menos conocidos como Derrien y Fourquemin para aprovechar la popularidad de la colección para darlos a conocer.

Yo soy de los que piensa que para muchas de las historias complejas que se están haciendo actualmente los guionistas actuales el número tradicional de planchas de la BD es insuficiente y con ellas solo se pueden plantear la historia y poco más. Esto hace que el primer número de muchas series solo sirva de presentación. Esa es otra de las ventajas con la que ha contado “Miss Endicott” el hecho de que los tomos tengan 76 páginas les ha permitido, ya desde el primer tomo, ir mucho más allá de la simple presentación. Cosa que el lector agradece.

Hacia tiempo que no encontraba una BD de aventuras que me entretuviera tanto. Los personajes secundarios y sus subtramas se integran perfectamente en la historia y consiguen, sobretodo en el primer tomo, que tengamos la sensación de haber leído una historia con un ritmo vibrante en la que no dejaban de pasar cosas. Mezclando algunos tópicos de las historias de superhéroes (la protagonista tiene una personalidad secreta, el mayordomo que conoce el secreto, …), personajes típicos de la BD de aventuras (el niño que se mete en problemas y hay que salvarlo, los secundarios incompetentes que dan el contrapunto humorístico, ..) y la Inglaterra victoriana consiguen una historia muy entretenida, con un punto de acción, un punto de suspense y algo de fantasía que se lee en un suspiro.


No hay que fiarse de la pinta de “Mary Poppins” que tiene Prudence Endicott porque en cuanto el diálogo fracasa y el contrario recurre a la violencia también dispone de recursos menos “pacíficos”. He visto en pocos cómics utilizar las agujas de coser de la forma en que lo hace ella 😉

Fourquemin dibuja personajes muy expresivos, muchos de ellos tienen las caras con algún tipo de deformación, supongo que con el objetivo de que nuestro subconsciente lo asocie al imaginario que nos han dejado las películas de esa época como Oliver Twist, y mima mucho la gestualidad, especialmente en los momentos de acción.


No le da miedo realizar cambios de planos y de perspectiva cuando los cree necesarios para conseguir mostrar mejor la acción y gracias a esto consigue mostrarnos una recreación de una ciudad de la época victoriana muy próxima a la que tenemos también por influencia del cine: calles estrechas y irregulares, cielo gris, bares llenos de gente borracha y humo de tabaco, etc..


Resumiendo, se trata de una BD para todos los públicos muy recomendable.

 

Les petits ruisseaux
Autores: Pascal Rabaté
Futuropolis (15,11 € BDNet.com)
92 páginas

 
Descripción Editorial Les petits ruisseaux


Émile y Edmon ya están en la tercera edad y matan el tiempo pescando, yendo al bar o al mercado. Émile es viudo y cree que conoce perfectamente a su amigo pero poco a poco Edmon le enseñará sus secretos: su pasión por la pintura de mujeres desnudas y por las citas con mujeres que encuentra a través de una agencia.
Cuando su amigo se muere, Émile decide volver a ver la casa donde pasó su infancia y se encuentra con que este viaje le hace reencontrarse con su apetito sexual y que aún puede tener esperanzas.

Reseña


De vez en cuando me coge el impulso de comprar BD que han recibido premios y que no compré cuando salieron. En mi último impulso compré: “Henry Desiré Landrú” de Chabouté (Gran premio RTL de la BD 2006), y “Les petits ruisseaux” de Pascal Rabaté (Gran premio de la Crítica ACBD 2007, Gran premio Yvan Delporte).



Es raro que me cojan estos impulsos porque normalmente soy bastante crítico con los premios ya que considero que muchas veces se dan más por la “fama” del autor que por lo que representa que se está premiando. Es verdad que muchas veces el hecho de premiar a un autor famoso permite conseguir más publicidad y al final esto es lo más importante en nuestro mundo actual. Pero dejo de divagar porque afortunadamente con estas dos BD esto no ha ocurrido: las dos son muy buenas.

Si no estoy equivocado, de Pascal Rabaté solo se han publicado en castellano los cuatro tomos de “Ibicus” (Glénat) y no sirven demasiado como referencia para el dibujo porque, como podéis ver, el estilo que ha utilizado en esta BD es bastante diferente del que utilizó en “Ibicus”.

Mientras que en “Ibicus” predominan las viñetas oscuras, el gris y las sombras, en esta obra en cambio aquí tenemos algo totalmente diferente, un dibujo más simple con viñetas claras, luminosas y en color que se adaptan mucho mejor a las sensaciones que pretende transmitir el guión.

Siempre que se presenta una BD con protagonistas de la tercera edad, cosa nada habitual por cierto, automáticamente uno se predispone a creer que se van a tocar los tópicos que existen sobre ellos: la soledad, las enfermedades, la cercanía de la muerte, la monotonía en la vida, etc.. pero Rabaté va un paso más allá y además de transmitir el previsible mensaje optimista “nunca es tarde para vivir situaciones interesantes en la vida” también se atreve a entrar en temas tabú como el sexo en la tercera edad. Nos hace un retrato de gente mayor que presenta como normal aunque no cumplan con los tópicos más habituales: no hayan abandonado la idea del sexo, no se escandalizan ante la pornografía, e incluso, si les viene bien, pueden llegar a fumar “porros”.

El resultado es una historia creíble, sensible pero sin llegar a la sensiblería y con las pinceladas de humor justas para evitar caer en el dramatismo facilón. La fuerza de los personajes te atrapa desde las primeras páginas y te deja con una sensación final de “buen rollo” muy agradable.

Es sorprendente que con la cantidad de BD que se publica actualmente en España, una que ha estado premiada por la crítica como la mejor obra del 2006 aún no se haya publicado por aquí.

Xavier Sala

Coses de l’utrescu

Reseñas Anteriores


Petites Eclipses

Chéri-Bibi

3 Comments
Antiguos
Recientes
Inline Feedbacks
View all comments
José Torralba
5 diciembre, 2007 12:53

Pues Miss Endicott parece una delicia… me gustaría echarle el guante. Ahora eso sí, Londres es una ciudad que le quita encanto a esta clase de obras… París mil veces mejor.

Toni Boix
5 diciembre, 2007 13:21

Será por la temática, pero me llama más la atenció la obra de Rabaté. Aunque sí, el aspecto gráfico de MIss Endicott es muy atractivo.

xavier
5 diciembre, 2007 18:55

José, estoy de acuerdo contigo con lo de Londres y Paris, pero el Londres de esa época es fácilmente reconocible y seguramente eso le ha permitido a Fourquemin poder recrearse más en la ambientación (que le ha salido fantástica)

Si Toni, la obra de Rabaté es más “nouvelle BD”, la historia tiene mucha más “substancia” aunque a veces las buenas obras de aventuras también te pueden hacer pasar un gran rato.