J. H. Williams III habla de su nueva serie de Batwoman

Por
14
155

Hace poco, coincidiendo con una de las muchas y recientes sacudidas que experimentan las colecciones de Batman, la colección decana del Hombre Murciélago, Detective Comics, cedía su cabecera a otro personaje. Con un equipo creativo de auténtico lujo, Greg Rucka a los guiones y J. H. Williams III en los dibujos (con una trilogía final a cargo de Jock), se presentaba la crónica de Kate Kane, de Batwoman. Personaje presentado en la serie 52 y que desde hace tiempo se rumoreaba con que protagonizaría sus aventuras en solitario.

Seguidamente, y recuperando el Hombre Murciélago su cabecera más representativa, DC anunciaba una serie regular del personaje que, creíamos, iba a estar narrada por el mismo equipo creativo. Sorprendentemente, quien se caía del tándem era el creador del personaje, Greg Rucka, manteniéndose el dibujante quien, además, pasaba a la tarea de escribir. Simplemente reseñar que J. H. Williams III no es nuevo en escribir, aunque de poca experiencia, ya que escribió una historia corta en Hellboy: Weird Tales. Además, estará apoyado en los guiones por W. Haden Blackman, conocido por sus cómics de Star Wars, y alternará con Amy Reeder (Madame Xanadu) en el dibujo de los arcos argumentales pares.

Según cuenta en una entrevista a la web Newsarama, Williams se encuentra en estos momentos finalizando el primer número de la nueva serie, y dando los últimos retoques a los posteriores guiones. Sorprende, comentábamos, la ausencia de Rucka a los guiones, sobretodo por ser el máximo responsable de la evolución del personaje, pero Williams ha anunciado que no desarrollará algunas de las semillas que el escritor plantó en su día, en caso de que éste decidiese desarrollar la historia en el futuro. “Es cuestión de empezar a lanzar ideas, fijándose en lo que la serie necesita: mucha invención, y planes para crear una galería de villanos que Batwoman pueda sentir como propia”.

De todos es conocido el detallismo del dibujante, no sólo en la narrativa, con la que continuamente experimenta, sino en el estilo, el color, la atmósfera… La forma de contar la historia, en definitiva. Preguntado si es posible que esas habilidades superlativas se vean mermadas en los arcos en los que “sólo” será el guionista, Williams cree firmemente en que sus guiones podrán transmitir esas sensaciones. “Quiero escribir guiones que se puedan releer. Muchas veces tratamos con el lado esotérico de las emociones, y es importante pensar cómo se van a desarrollar algunas escenas a través de un boceto en particular, y lo que podrían simbolizar. Intento que Amy Reeder pueda dibujar a su manera, no a la mía. Pero, al mismo tiempo, trabajamos para que pueda haber cierta conexión con lo que se ha publicado antes”.

En cuanto a la alternancia en los arcos, con el peligro que eso conlleva de “romper” la fluidez, “cada arco cambia de género un poco, pero todo fluye y se mezcla en un proceso natural. Al mismo tiempo, queremos presentar elementos argumentales que hagan que todo encaje”. Así, la primera historia, que Williams define “de terror”, lleva a la segunda, que presenta elementos de espionaje y de intriga: “un argumento a lo James Bond, pero con una estructura más acorde a lo que hace Tarantino con sus películas”.

También espera Williams que no se haga necesario un tercer artista ya que, aunque cada arco sea distinto, todos juntos llevan a una historia más amplia, y eso daría una sensación de “embrollo sin una verdadera dirección”. Siguiendo con el dibujo, es conocida la facilidad del ilustrador para cambiar de estilo, algo que quedó patente en la etapa del personaje en Detective Comics y en sus otros trabajos, pero también algo que no piensa incluir en sus guiones para Reeder, aunque “si ella ve algo que quiere explorar, se puede permitir el mismo lujo que tuve yo para hacerlo”. Lo importante, dice Williams, es el ritmo de los números.


En cuanto a la forma de escribir, el autor es un dibujante y ve sus guiones visualmente. Así, cuando Haden llega con el primer borrador, “es el momento en el que empiezo a ver cómo fluyen las viñetas y a imaginarme cómo reorganizar la estructura o inventar algo nuevo para la escena y que, de esta manera, sea más eficiente en su narrativa”. Uno de sus reglas es la de no introducir demasiadas viñetas, en concreto no más de cinco, porque en estos casos el arte parece más encapsulado y hace trabajar al cerebro del artista.

Y es que Williams se asoma de forma muy primeriza a la tarea de escribir, como muchos otros artistas en DC y, concretamente, en el bat-universo (David Finch, Tony Daniel…). Dice el dibujante que es algo surgido de los cambios editoriales (se refiere más concretamente a los ascensos de Geoff Johns y de Jim Lee), pero que no es tanta novedad para él, ya que lleva desarrollando conceptos con Haden durante bastante tiempo. Conceptos de creación propia que espera que algún día vean la luz.

Cree Williams que el “abordaje de parcelas creativas” (esto es, guionistas que se pasan a dibujantes, dibujantes que escriben, coloristas que editan…) era algo con lo que DC no se sentía cómoda. “Simplifica las cosas clasificar a la gente en una disciplina: escritor, artista… Cuando aparece alguien que puede hacer ambas cosas, hay esa percepción de que una de sus habilidades se verá mermada debido a los plazos de entrega o a ser mejor en un área que en otra. Algo de verdad hay en esto, pero, al mismo tiempo, la industria se podría beneficiar si las editoriales dejasen alcanzar a los artistas todo su potencial”.

Como ejemplo, señala a grandes nombres del noveno arte como John Byrne, Frank Miller, Dave Gibbons o Alan Davis (y los que nos dejamos en el tintero). A estos nombres propios puede que, de no haberles sido dada la oportunidad, no hubiesen brillado tanto ni siquiera como dibujantes. “Podrían haberse sentido estancados y lo que acaba resultando son artistas que no ponen toda la carne en el asador como podrían hacer. Hay toda una psicología a este respecto, sobre confiar en tu propio trabajo”

Para terminar, Williams destaca su ilusión por trabajar en proyectos propios y que esa motivación le permitiría desarrollar ideas a un ritmo más rápido. Como ejemplo, pone a Mike Mignola y su Hellboy: “hay una variedad de títulos diferentes con él escribiendo, co-escribiendo e incluso dibujando”. “La idea de construir ideas y poner ese material al alcance del público es una meta por la que vale la pena luchar”. Aunque, eso sí, J. H. Williams III se ve principalmente como artista.

“Definitivamente, por lo que me gustaría ser conocido es como escritor y artista, alguien que hace un trabajo de calidad y que es un creador con seguimiento y que produce un gran trabajo. Y, definitivamente, me gustaría verme haciendo mis propias creaciones”.

Por cierto, que la serie debutará con un número 0 en noviembre y de forma regular en febrero en Estados Unidos.

No quisiera terminar el artículo sin reseñar el excelente tomo que publicó la semana pasada Planeta y que contiene la etapa de Detective Comics protagonizada por Batwoman. Excelente, lo primero, por los autores que lo firman, de auténtico lujo. Bueno por la calidad de los materiales, en formato cartoné. Fallos los hay, como señala nuestro compañero David Fernández, que destaca dos en concreto (y con los que estoy de acuerdo, por supesto): la portada de Alex Ross, cuando el protagonista gráfico indiscutible del tomo es Williams, y la inclusión de cartuchos negros a la hora de traducir los títulos, cuando es sabida la importancia que da el dibujante a los diseños, que quedan de esta manera algo deslucidos. El precio, sin ser barato, es cierto que tampoco es excesivo. Nueve cómics a 22 euros. Yo, personalmente, he echado en falta el material original de complemento, protagonizado por The Question, pero entiendo que no es necesario para nada y que encarecería el producto. Un material muy, muy recomendable.


14 Comments
Antiguos
Recientes
Inline Feedbacks
View all comments
ACR
ACR
30 septiembre, 2010 16:21

Pues yo preferiría pagar un pelín más y poder tener el material complementario de The Question.

sibaix
sibaix
Lector
30 septiembre, 2010 16:55

Me encanta este dibujante para mi este tomo es compra segura, y de la nueva serie solo espero que mantenga la calidad en el dibujo y que las historias no decaigan con el tiempo.

PEET SAHOT
PEET SAHOT
30 septiembre, 2010 17:44

no entiendo como ciudad gotica tiene tantos criminales si tienen a un monton de vigilantes  (BATWOMAN, BATGIRL, BATMAN DICK, BAYMAN BRUCE, ROBIN, HUNTRES, CATWOMAN, y los que me falten)de vigilantes en la ciudad (eso sin mensionar cuando superman cae de visita) esto era para que ciudad gotica fuera la ciudad mas segura del universo DC

Blade Runner
Blade Runner
Lector
30 septiembre, 2010 18:11

Lo de Question mejor que lo editen aparte; sin ser un material malo, no tiene nada que ver con la trama de Batwoman y el dibujo es incomparable, creo que no pegaría nada bien todo junto en el mismo tomo. Más de uno se quejaría, seguro.
 
En cuanto a la nueva serie, esperemos que Williams escriba tan bien como dibuja… ojalá no nos llevemos un chasco.

nachof
nachof
Lector
30 septiembre, 2010 18:21

Para quien no ha leído absolutamente nada de este personaje, ni siquiera sabe de dónde ha salido y es un enamorado de los dibujos de Williams desde Promethea, ¿se puede entender el material publicado en este tomo?
Me compré hace tiempo el número de Los siete soldados de la victoria dibujado también por Williams y no me enteré de nada. Así que no quiero que me pase lo mismo con este.
Gracias y saludos.

David Fernández
30 septiembre, 2010 18:24

En la edición española de la etapa de Detective Comics creo que van un paso más allá de deslucir el resultado original: llegan a romper la simetría de páginas dobles… algo que, sin tener ni idea de maquetación, me parece injustificable. Lo de la portada, tres cuartos de los mismo: es una pena que no se hayan decantado por una de las originales, en lugar de la alternativa de Ross (ni idea del margen de libertad que tienen en este sentido).

Nachof, las historias recopiladas en el tomo son perfectamente comprensibles (y MUY disfrutables) sin haber tenido ningún tipo de contacto previo con el personaje.

Me sumo a los que tienen unas ganas tremendas de comprobar qué nos deparará la nueva serie regular. ¡Williams III es un auténtico fuera de serie!

nachof
nachof
Lector
30 septiembre, 2010 18:42

Muchas gracias por la explicación, David.
Como sea verdad lo que dices de las páginas dobles hay que ahorcar a alguien de Planeta. Williams compone unas páginas dobles maravillosas. Y el formato cartoné permite el disfrute más adecuado (tras las grapas) de este tipo de material. Así que hay que ajusticiar a quien haya partido las páginas dobles.
Saludos.

Hammanu
Hammanu
30 septiembre, 2010 21:41

Me ha hecho gracia lo de dar oportunidades a cierta gente que practique en otros campos y me rio:Ya que mi teoria que en DC haya tanto dibujante que a la vez guionice y dibuje el mismo personaje es por una razon. La que se mantengan en el titulo mas de dos numeros seguidos, ya que DC es bien conocida por tener a los dibujantes mas vagos de la historia del comic-book. El señor Bolland o Hughes por poner dos ejemplos clasicos y otros mas recientes y vergonzosos como JG Jones o Mauro Cascioli, que en los proximos años van a vivir de hacer portadas o como mucho dibujar una pagina suelta. En cambio como en Marvel les pagan mejor les obligan de vez en cuando hacer un one-shot o miniserie a los mas lentorros. Lo que me sorprende es que el Williams este aun este acabando el numero uno con el retraso de mas de medio año desde que acabo el Batwoman de Rucka, y que no se compare a Miller o incluso a Byrne porque ellos han guionizado grandes historias con otros dibujantes, y la politica de DC es dejarlos guionizar el personaje que dibujen(Cuanta confianza). Ya que estos dibujantes vagos podrian no se ilustrar historias de Geoff Jonhs o Morrison por poner dos ejemplos, y asi disfrutar de un buen guion con un arte increible. La verdad que es un desperdicio bastante triste.Ya que si yo fuera directivo de DC les obligaba a  dibujar comics y no portadas solamente con un guionista hot, ya que a nivel de ventas romperia records

billyboy
billyboy
Lector
30 septiembre, 2010 21:52

“Lo de Question mejor que lo editen aparte”
 
El problema esta en que NO lo van a editar aparte.

Blade Runner
Blade Runner
Lector
30 septiembre, 2010 22:39

Hombre, igual en un tomito, o en un par de grapas de esas “gordas”… como quien no quiere la cosa… ^__^U
 
Por cierto, ojeando ayer el nuevo tomo que ha sacado Planeta de la Doom Patrol me fijé que ahí sí han incluído los complementos de los Metal Men de Maguire y compañía… cosa que no me esperaba.

Moroboshi
1 octubre, 2010 11:37

Yo tengo el tomo americano y antes de conocer los fallos de la edición de Planeta me lamentaba porque los tres últimos números de Batwoman en Detective Comics no se incluyen en el tomo original (espero que los incluyan en el primer TPB que haya sobre la serie de Batwoman en solitario). Ahora ya me alegro porque la verdad es que es una edición realmente deluxe. Una delicia. Tanto gráficamente como en los guiones.
Por otro lado, yo tampoco creo que editen el material de The Question en España, pero de todas formas es pronto para decirlo porque en los EEUU se publicará en febrero de 2011 (es decir, allí también lo han separado).

Rodrigo
Rodrigo
Lector
1 octubre, 2010 11:55

Ya puede ser una serie de “barbie vs Pokemon”, que si la dibuja este tio me la compro seguro. Es alucinante lo que este tio es capaz de hacer en cada pagina.

nachof
nachof
Lector
2 octubre, 2010 11:33

Ya me he comprado el tomo y voy por el capítulo 3. Es espectacular lo que hace Williams. Cada vez que pasas de página piensas: “a ver qué se le ha ocurrido ahora” y muchas veces te quedas impactado, sorprendido, admirado por el resultado. Un verdadero genio. El color también ayuda mucho. Me está gustando muchísimo el color, ese rojo subido que tan bien le queda al traje y a su pelo. He ojeado un poco más el tomo y he visto otras formas de dibujar del autor en los capítulos siguientes. He tenido que mirar los créditos de cada número porque no me podía creer que sea el mismo.
 
Y en cuanto a los errores de dobles páginas, de momento yo no he visto ninguno. Una edición impecable.
 
Saludos.