Historia del Universo DC

Al acabar Crisis... el Universo DC necesitaba de una guía que situara a los lectores y Wolfman y Perez lograron crear una obra llena de belleza e información.

Por
23
3373

Edición original:.
Guion: Marv Wolfman.
Dibujo: George Perez.
Entintado: Karl Kesel.
Color: Tom Ziuko.
Formato: Prestigio, 48 páginas, color.
Precio: 475 ptas.

Mundos morirán, mundos vivirán…

Así rezaba el eslogan de la maxi serie de 1985, Crisis en Tierras Infinitas, con el que el Universo DC se remodelaba por completo, eliminando infinitas Tierras para quedarse con una, en la que se fusionaban cinco en realidad, para mirar al futuro con la esperanza de un nuevo comienzo para todo y todos.

Y como ya anunciamos la semana pasada, recuperamos algunas obras del pasado para traerlas al presenta, mirando en esa estantería en la que reposan pacientes a que alguien las saque con mimo y disfrute de nuevo de las historias que esconden en su interior.

Hoy hablamos de una obra que se publicó en España en 1988 por parte de Ediciones Zinco (Crisis se publicó a lo largo de 1987) en dos tomos prestigio, que recopilaban los dos números USA escritos por Marv Wolfman y dibujados por George Perez, artífices de Crisis, con la que venían a crear toda una nueva línea temporal que recorriera el Universo DC desde sus albores hasta el lejano futuro. Posteriormente se ha publicado de nuevo por parte de Planeta en su recopilación de Crisis y en unos meses es más que probable que ECC haga lo mismo en su edición definitiva de Crisis.

Dos tomos que encerraban en su interior todo un ejercido artístico nunca visto hasta el momento dentro del género, con una excelente narración por parte de Wolfman de los nuevos acontecimientos e ilustraciones de Perez, que se marca un ejercicio de narrativa ilustrativa de nivel sobresaliente.

Los héroes seguían con sus vidas de ficción en sus colecciones, por lo que explicar que se publicara esta serie puede parecer algo muy evidente, pero no lo es tanto. Inicialmente fue concebida como los números 11 y 12 de Crisis, una especie de colofón a la historia cuando se suponía que tendría 10 números. Sin embargo, la trama de Wolfman necesito de más espacio y fagocitó esos dos números para extenderse hasta los conocidos 12 números. Y es que el proyecto de Crisis fue en su día anunciado como La Historia del Universo DC y Wolfman se negaba a dejar caer en saco roto el título, por lo que se recuperó para dar forma a esa explicación que, de alguna forma, era necesario dar a los lectores, matizando que mundos habían sobrevivido y cuáles no.

Para ello, Wolfman, se marca un libro donde con el texto justo, ofreciendo un conocimiento enorme y concreto, que no llega a resultar abrumador o soporífero sobre ese nuevo Universo DC que acababa de nacer. Un libro de texto para mirar más que para leer y esa era la idea que rondaba en la cabeza de Wolfman.

Cuando el escritor de los Titanes tiene claro como dar forma a este proyecto, obviamente sabe que debe recurrir a Perez, que todavía estaba acabando de dibujar Crisis, que demostraba que no había reto lo suficientemente grande al que no pudiera hacer frente con solvencia y profesionalidad. Dibujar la Historia del Universo DC sería, por tanto, el reconocimiento final a su trabajo en Crisis.

Pero cuando Wolfman se sentó a planificar y escribir la Historia del Universo DC comprendió que la tarea no iba a ser sencilla. Fueron cinco años de investigación previa a poder dar forma a la intrincada cronología, cinco años que se manifestaron en la forma de Crisis y en estos dos tomos a los que tuvo que hacer frente mientras disfrutaba de unas vacaciones en Europa. Primero escribió un guion previo, una trama general que Perez podría usar para empezar a trabajar para que, posteriormente, Wolfman escribiera los textos adecuados a cada ilustración. Ya lo habían hecho así en los Titanes, por lo que en su cabeza no debía sonar muy mal el plan. Lo complejo fue cuadrar los textos que Wolfman tenía en mente en las ilustraciones de Perez que, afortunadamente, acertó el número suficiente de veces como para no causarle una embolia a Wolfman. Un espacio en el que era necesario condensar mucha información, sin perder legibilidad, sin perder un ápice de diversión.

Y de nuevo esta pareja de autores lograron triunfar donde todo parecía estar en contra.
Una historia que empezó hace 10.000 millones de años y que recorría todo ese tiempo para poner en orden un Universo DC que no acaba de doblegarse a la norma. Sin embargo, no es sitio para debatir como de riguroso con la continuidad DC fue Crisis y la fiabilidad de esta Historia del Universo DC.

Tal vez lo primero que se ha destacar de esta obra es precisamente su acabado gráfico. Perez no tuvo que encarar un trabajo estructurado en viñetas, sino que ilustró los textos de Wolfman como si de un libro se tratara. Sus imágenes son concisas, aportando la información que las palabras no pueden, sin perder en ningún momento el tono épico de la línea temporal que Wolfman va detallando de forma progresiva. Saber que el proceso de creación fue complejo, resulta realmente fascinante cuando se repasa la obra en si misma. El trabajo de Perez en cada página demuestra fuerza y garra, así como una composición tan perfectamente armonizada que bien podría usarse como un manual de estilo para muchos estudiantes de arte. Hay equilibrio, hay elegancia, hay información visual muy valiosa que se filtra de manera inexorable en el lector y que resulta cautivadora. Tan bien está ilustrada que la Historia del Universo DC se puede disfrutar sin necesidad de leer ni una sola línea de texto.

El trabajo de Wolfman no decepciona, con una narración bien estructurada, concisa y directa, de forma que sean los dibujos de Perez los que acaben por completar lo que se quiere transmitir. El escritor de Crisis se concentra en esa enorme línea temporal que se quiso dar en su día al Universo DC renacido. Se repasa el origen del universo, recorriendo los mundos por los que la vida se iba expandiendo, para llegar a otras esferas más místicas, deidades, mitos y leyendas, que conforman un todo que va justificando la llegada progresiva de la edad de los héroes. Y el futuro, ese punto final de toda historia, en la que aparecen la Legión de Superhéroes, así como los que llegaron más tarde… Un principio y un fin de todo un Universo que no deja de mutar.

Y al final, Harbinger (Presagio) acumula todo este saber, información vital, en un orbe que lanza al espacio, como primer paso de los que no tardaría en poner en macha los acontecimientos que serían narrados en Millenium. Pero eso ya es otra historia.

Edición original:. Guion: Marv Wolfman. Dibujo: George Perez. Entintado: Karl Kesel. Color: Tom Ziuko. Formato: Prestigio, 48 páginas, color. Precio: 475 ptas. Mundos morirán, mundos vivirán… Así rezaba el eslogan de la maxi serie de 1985, Crisis en Tierras Infinitas, con el que el Universo DC se remodelaba por completo,…

Imprescindible.

Guion - 9
Dibujo - 10
Interés - 10

9.7

Aunque su valor como guía se ha perdido durante estos años. Aunque ni siquiera cuando fue publicada era capaz de dar total coherencia al Universo DC, su valor como obra, elegante, bella y llena de información relevante, la elevan como un clásico atemporal del que siempre e puede disfrutar.

Vosotros puntuáis: 10.26 ( 11 votos)
23 Comments
Antiguos
Recientes
Inline Feedbacks
View all comments
alienigena100
alienigena100
Lector
4 abril, 2020 12:12

Un auténtica obra maestra. Una maravilla: concisa, clara, muy bien narrada y con Pérez en estado de gracia.
Eso si, no resolvió muchos problemas de continuidad (supongo que no se habían ni considerado) como los de Power Girl, Legión, Hawkman, Donna Troy, Liga de la Justicia. …que a la postre generó que la nueva continuidad argumentalmente no terminará de aclararse. A pesar de todo esto, lo curioso es que el Nuevo Universo fue muy bien acogido :era fresco ,nuevo, intrigante, emocionante, hecho con mucho cariño e ilusión. Uno podría esperar un fandom cabreado (bueno ,no había internet, a saber…) cuando te eliminaban la práctica totalidad de la mitología de Superman, Legión, JSA…pero como se hizo con tantas series de calidad que nadie protestó mucho (bueno, menos Carlos Pacheco que puso el grito en el cielo en un artículo publicado en el último número de la Legión en España de la etapa Zinco)
Fijaos que los Nuevos 52 fueron muy criticados porque sustituías todo un Universo mas o menos coherente por un montón de series de dudosa calidad (Titanes, Superman, Hawkman…) y unos personajes antipáticos y todo hecho de forma improvisada.

Drury Walker
Drury Walker
Lector
En respuesta a  alienigena100
5 abril, 2020 10:01

Muy de acuerdo contigo. Una obra rotunda y uno de los mejores trabajos de ambos autores. Wolfman y Perez hacian una sinergia brutal, y en este proyecto, tan trabajado, lo dan todo. No ha envejecido un apice. Que se quedo corta en ciertas cuestiones? Evidente. Pero solo por el esfuerzo de crear una historia coherente para un mundo interesante, con esos textos escuetos en los que nada sobra ni falta con esos dibujos que narran en una simbiosis casi perfecta y en la que se respira epica a cada pagina es para llevar a Perez y a Wolfman al Olimpo de los creadores. Es una lectura potente, sugerente, valiosa en si misma. Y sobre todo una obra hecha con un amor contagioso.

El Universo DC no volvio a ser el mismo. El universo del comic no volvio a ver nada parecido

kursal
kursal
Lector
4 abril, 2020 13:30

Es que George Perez es un dibujante top. Quién está hoy a su altura? De los de antes, solo el mejor Byrne, John Buscema y Romita Sr.

ulexryu
ulexryu
Lector
4 abril, 2020 15:23

Es que Perez en un mal día sigue siendo mucho mejor que muchos pintamonas de la DC actual en su día más inspirado

Carlitos
Carlitos
Lector
En respuesta a  ulexryu
4 abril, 2020 17:58

Yo no llamaría pintamonas a Gary Frank, Jason Fabok, Ivan Reis, Mikel Janin, Liam Sharp, Jorge Jimenez… pero tú mismo.

kursal
kursal
Lector
En respuesta a  Carlitos
4 abril, 2020 22:55

A Reis, desde luego no. Para mí es el mejor hoy en día.

ipso_facto
ipso_facto
Lector
4 abril, 2020 16:34

Respondiendo a kursal: ¿Quién está hoy a la altura de Pérez? Aparcando (por favor) el factor nostálgia, hay muy buenos dibujantes en la actualidad que están a su altura, si no en algunos aspectos incluso por encima. Yo citaría a artistas como Coipel, Inmonen o, como no, Quitely, dibujante éste último que en cuanto a innovación narrativa no hay nadie en el panorama actual del comic de superhérores que pueda toserle. Eso sí, Pérez es y seguirá siendo un GRANDE entre los clásicos, y, aún a riesgo de levantar polémicas, me atrevería a decir que por encima de algunos fan favorites como el mejor Byrne, Neal Adams o Alan Davis, y solo igualado por gente como Michael Golden o Arthur Adams cuando está realmente inspirado (que es casi siempre). Todo dicho desde mi muy personal punto de vista.

Lo que me hace situar a Pérez por encima de Byrne, Adams o Davis es el hecho de que, contraríamente a aquellos, a Pérez parece que le sienta mejor el paso del tiempo y con cada año, aunque evidentemente su ritmo de trabajo se resiente, parece que dibuje mejor. Sus Vengadores en los 80 estaban muy bien; con Crisis se desató y dió lo mejor de si mismo; con su regreso a los Vengadores con Busiek se superó y demostró que no había perdido facultades; con Vengadores vs. JLA se hizo evidente que había nacido para dibujar ese proyecto y ningún otro dibujante podía haberlo hecho mejor; con sus Brave and The Bold demostraba que continuaba estando en forma y eran casi mejores que su Vengadores; con La Liga de los 3 mundos parecía que había entonado su do de pecho ofreciendo quizás su mejor trabajo hasta la fecha; y luego nos regaló Sirens, en la que sigue deleitándonos con su buen gusto para el detalle, su narrativa abirragada y su trazo elegante y preciso. Una maravilla, vamos.

Y con esto último respondo también a Ulexryu: es que parece que Pérez no tiene nunca un mal día, sino que cada vez dibuja menos pero mejor.

kursal
kursal
Lector
En respuesta a  ipso_facto
4 abril, 2020 22:59

Has aportado una idea muy interesante: es cierto que Pérez ha mejorado con la edad. Cosa, por ejemplo, que no ha hecho Byrne. Por cierto, a mí Copiel también me encanta.

kursal
kursal
Lector
En respuesta a  ipso_facto
4 abril, 2020 23:00

Y tienes razón en que me dejo llevar por el factor nostalgia. Es que soy ya un antiguo, jejeje.

ipso_facto
ipso_facto
Lector
En respuesta a  kursal
5 abril, 2020 11:13

Si te digo que los primeros números de Vengadores de Byrne y Pérez que me compré estaban publicados en blanco y negro por Vertice, verás que te entiendo perfectamente cuando dices “soy ya un antiguo” 😉

Captain Eo
Captain Eo
Lector
5 abril, 2020 1:54

Pues no estoy de acuerdo con Ipso_facto. Para mí los Vengadores Heroes Return de Perez de los 90 suponen su punto de cuesta abajo, los dos primeros numeros contra Morgan LeFay son soberbios, como nos tenía acostumbrados, pero a partir de ahí empecé a notarle que ya no era el mismo, y me parece evidente si lo comparamos con las páginas que hizo para el Guantelete, q me parecen una pasada, sobre todo esa página entera del Doctor Extraño q para mí es de lo mejor que ha hecho en su vida. También es verdad que el Jla/Vengadores es un paréntesis en el que se nota q pone todo su amor y talento, y compararlo con esos números de los Vengadores para mí es claro el nivel de unos y otros. Recuerdo caras de la Bruja Escarlata que me parecían bastante feas, por poner un ejemplo, y está claro que el entintado y color noventero de esos números tampoco le favorecía. Desde luego ha envejecido mucho mejor que otros, pero notarse, en mi opinión, se nota.

ipso_facto
ipso_facto
Lector
En respuesta a  Captain Eo
5 abril, 2020 11:11

Respetando, por supuesto, tu opinión, la matizaría. Por un lado debemos situar cada dibujante en su contexto temporal. Las técnicas de trabajo han evolucionado, y también la manera de narrar. No solo por influencia de otros dibujantes, sino también por influencia de otros medios. Frank Miller, por ejemplo, rompió en los 80 con la narrativa tradicional y con la forma de panelar las páginas en su Daredevil (y volvió a evolucionar e innovar más tarde con Ronin, Dark Knigth o Sin City) y eso influenció a muchos dibujantes. En los 90 la influencia del manga se hizo muy evidente en el trabajo de autores como Madureira o Ramos. Hitch ha aportado un punto de vista muy cinematográfico, pero no de cualquier tipo de cine, sino del blockbuster y en enfoque panorámico. Pérez, en cambio, se mantiene fiel a una forma de narrar con la que lleva trabajando prácticamente desde los 80. Ha mejorado en cuanto a trazo, detalle y acabado, pero su narrativa sigue siendo clásica. Eso no lo hace mejor ni peor a los Fabok, Reis, Janin, Frank…. Pero sí que nos obliga a revisar nuestro punto de vista si vamos a comparar unos y otros.

Por otro lado creo que es importante tener en cuenta que el trabajo de un dibujante de comic de superhéroes se ve condicionado por el entintador de turno. Otro ejemplo: Byrne siempre ha valorado muy positivamente el entintado de gente como Sinnot, Janson o Palmer sobre sus lápices, entintadores ámbos que, en mi opinión, no han sabido nunca resaltar el detalle, el trazo y el acabado orgánico de su trabajo; el propio Byrne no apreció en un principio el acabado de Austin, que en opinión de muchos es el entintador que mejor ha embellecido su trabajo. Y sin desmerecer el preciosismo del trabajo de Austin, creo que entintadores como Green o Rubistein son los que más se han acercado a ese acabado más organico de los lápices de Byrne que mencionaba antes.

Con todo esto quiero decir que Pérez tampoco es una excepción. Por ejemplo, creo que el entintado de Romeo Tangal en los Titanes nunca le hizo justicia a su maravilloso trabajo en los lápices. En los Vengadores de Busiek, las tintas de los primeros números las hace Al Wey, muy adecuado a los lápices de Pérez. Más tarde vendran gente como Wiaceck, Paterson, Giordiano o Scott Hanna, estos últimos más flojos, y particularmete Giordiano logra (aunque parezca imposible) que el trabajo de Pérez pierda la fuerza que le caracteriza. En la Legión de los 3 Mundos y en Sirens, las tintas corren a cargo de Scott Koblish, que en mi opinión realiza un magnífico trabajo.

Otros matices los aportan también los coloristas. El trabajo de Tom Smith en los Vengadores de Busiek está en los albores de las técnicas de aplicación infográfica del color en los comics de superhéroes, y estas han mejorado mucho desde entonces. El mismo Tom Smith repetirá con Pérez en Vengadores vs. JLA y ahí se superará y estará mucho más atinado.

Por último, Capitan Eo, tu comentas que las caras de la Bruja Escarlata son bastante feas en esos números. Pérez es de los pocos dibujantes que es capaz de diferenciar claramente los rasgos de los personajes que dibuja. Comparemoslo por ejemplo con un Cheung que siempre dibuja las mismas caras a todos sus personajes. Perez sin embargo, es de los pocos que se molesta en diferenciar sus rasgos. En esos números de los Vengadores se aplica a ello como no lo había hecho antes, y la explosión definitiva llega con Vengadores vs. JLA. Fíjate que el rostro de la Bruja es más ovalado, más anguloso, sus rasgos son más raciales y por eso te puede parecer fea, pero aluden mejor a su origen gitano y esos mismos rasgos los vemos en mercurio. La Avispa tiene un óvalo en forma de corazón y la nariz respingona; Hulka también tiene una nariz ligeramente respingona, pero su óvalo es más grande y más redondeado, dándole un aspecto de “bruta simpática”; Wonder Woman por ejemplo tiene unos rasgos más clásicos, más helénicos; Capitan America también tiene rasgos clasicos, mientras que en Batman los lábios son mucho más finos, endureciendo su expresión, al contrario que Ojo de Halcón, que los tiene más gruesos y le dan una expresión más socarrona; Superman tiene unos rasgos bastante clasicos, similares a los del Capi, mientras que Thor tiene una mandíbula mucho más cuadrada, más “barbara”, aunque su nariz es ligeramente respingona, para suavizar algo su expresión; los rasgos de la visión son muy marcados, especialmente en los pómulos y la nariz, y más afilados, dándole un aspecto menos humano, mientras que los del Detective Marciano, aún siendo alienígenas son más suaves… Ese nivel de detalle en la caracterización de los rostros que muestra en este trabajo o en otros posteriores como Sirens, aún no lo había alcanzando en sus Vengadores, Titanes o 4F anteriores.

Con todo esto quiero decir que no podemos obviar aspectos como quién entinta o colorea el trabajo de un dibujante a la hora de valorarlo, como tampoco podemos obviar las influencias y el momento en que se publica su trabajo.

E, insisto, el trabajo de Pérez no ha hecho sino crecer con el tiempo. ¿De cuántos dibujantes se puede decir lo mismo?

Mr. Cesar
Lector
En respuesta a  ipso_facto
5 abril, 2020 14:08

¿Kevin Nowlan?

kursal
kursal
Lector
En respuesta a  ipso_facto
5 abril, 2020 15:36

El entintador es muy importante. Sinnot podía hacer bueno a cualquiera. Véase Al Milgron en los Vengadores. Y la influencia de las tintas es indudable: John Buscema con Sinnot y con Palmer parece dos dibujantes distintos.

Vielmehr
Vielmehr
Lector
En respuesta a  kursal
5 abril, 2020 17:25

Bueno, es que es lógico que el mejor artista es aquel que se entinta a sí mismo. Así es como se se puede ver todo su potencial. Recuerdo leer Legend of the Green Flame y al llegar a las páginas de Mike Allred me pareció que había algo extraño allí, y era que lo entintaba un tal Terry Austin.

Captain Eo
Captain Eo
Lector
En respuesta a  ipso_facto
6 abril, 2020 13:45

En mi comentario anterior no lo he comparado con nadie y con fea no me refería al sentido literal, sino que comparándola con las caras que solía hacer Pérez en trabajos previos se notaba que no estaba tan “bien hecha”, me refiero a la disposición de ojos respecto a boca, etc etc, y es algo que se ve claramente. Te doy la razón en cuanto a lo de los rasgos , pero en general se ve que su nivel bajó en esos Vengadores, además que en los últimos años ha sufrido diversas enfermedades hasta su retirada y eso se ha visto reflejado en sus últimos trabajos, ahora mismo me viene a la mente una portada para el comic independiente La Borinqueña, que hace daño a la vista, y que desde luego da pena por lo que es y fue George, que aunq no lo queramos creer también es humano.

Vielmehr
Vielmehr
Lector
5 abril, 2020 17:27

No saben la cara que se me quedó al ver la bandera de Venezuela. ¿Algun héroe sin capa que me dé informacion del pana Bushmaster? Creía que venezolanos solo estaba la Wind Dancer de los New X Men y ya.

Staple
Staple
Lector
En respuesta a  Vielmehr
5 abril, 2020 18:00

Si no recuerdo mal era un tipo que llevaba armas y gadgets con los que imitaba las habilidades de distintas especies de reptiles. Como el resto de los Guardianes, eran personajes secundarísimos pero imaginativos y carismáticos. Salía de vez en cuando en la Liga de Giffen, sobre todo en la rama Europa, siempre como personaje muy secundario junto al resto de Guardianes.
Supongo que hoy día luchará contra Maduro y sus huestes y pedirá al resto de Guardianes Globales que sigan a sus sicarios por el resto del mundo, como el aeropuerto de Barajas por ejemplo.

Vielmehr
Vielmehr
Lector
En respuesta a  Staple
7 abril, 2020 1:18

Muchas gracias por la informacion sobre el Bushmaster ese. Supongo que ahora será un caudillo llanero. En otra cosa, no sé si eres español, pero ¿qué tanto me costaría leer un librito en catalán sin saber mucho del idioma?

georgepak
georgepak
Lector
En respuesta a  Vielmehr
7 abril, 2020 16:50

También quede loco al ver la bandera de Venezuela… que orgullo 🙂

Vielmehr
Vielmehr
Lector
En respuesta a  georgepak
7 abril, 2020 18:39

Tranquilo mi pana, sólo haybque tener fe en tres cosas:
1. Algún día Luis Britto García ganará el Nobel
2. Algún día Bushmaster o Wind Dancer serán importantes en sus universos. Sólo hay que secuestrar aMorrison para el revival.

Staple
Staple
Lector
5 abril, 2020 18:02

La cima del trabajo de George Perez diría que está entre Crisis en Tierras Infinitas y la segunda venida de Trigón con la que se inauguró la 2ª serie de los Nuevos Titanes. Mira que JL García López es excelente, pero López pilló dicha serie tras Perez y ya se notaba un bajón de calidad gráfica importante.
En cualquier caso, GPerez es un autor que siempre está perfecto. Incluso sus peores comics son mejores que los de casi cualquiera.