Grandes autores de la Liga de la Justicia: Keith Giffen, J.M. DeMatteis, Kevin Maguire – JLI

La JLI hizo historia a finales de los años 80. Su estilo, contracorriente del estilo apocalíptico y oscuro, la catapulto al éxito. Una formación que ha pasado a la historia y que hoy regresa a las estanterías para deleite de las nuevas generaciones.

Por
10
2903
 

Edición original: Justice League núms. 1-6 USA (1987), Justice League International núm. 7 USA.
Edición nacional/ España: ECC Ediciones.
Guión:J.M. DeMatteis, Keith Giffen.
Dibujo: Kevin Maguire.
Entintado:.
Color:.
Formato: Cartoné, 200 págs. A color.
Precio: 20,50 euros.

 

A mediados de los años 80 una enorme sombra se cernió sobre DC. Dos obras marcarían un antes y un después en esta editorial y en la propia industria, de la primera dicen que mato al superhéroe y de la segunda que lo enterró. Estamos hablando de Watchmen y del Regreso del Caballero Oscuro, dos obras fundamentales en el mundo del cómic, cuyo tono y enfoque pareció imponerse como el camino a seguir a partir de aquel momento. Sin embargo, en medio de estas sombras apareció una serie que nadaría contra corriente, buscando lo contrario de estas dos obras, al perseguir la risa, la diversión, el disfrute total y absoluto, cambiando el enfoque que hasta ahora había tenido la serie de la Liga de la Justicia de América. La JLI se fraguo en los fuegos de Apokolips, en la miniserie de Legends, y se erigió entre la oscuridad para convertirse en leyenda, todo un ejemplo de que a través del humor y la auto parodia se podían contar buenas historias de superhéroes.

El concepto de la Liga de la Justicia viene de muy atrás. Fue en el primer grupo de la Silver Age en los años 60, gozando de un éxito enorme entre los aficionados que podían disfrutar de todos sus héroes juntos bajo una misma cabecera. Pero el éxito se fue diluyendo, aun estando en la serie autores de la calidad y el renombre de Mike Sekowsky, Gerry Conway o Steve Englehart que poco pudieron hacer en gran medida por el enfoque que las series de DC tuvieron a lo largo de esos años hasta la comentada renovación a mediados de los años 80.

Con Crisis en Tierras Infinitas empezó el cambio. Luego llegó el final de la Liga de la Justica, la que estaba compuesta por Aquaman, el Detective Marciano, Gipsy, el Hombre Elástico, Steel, Vixen y Vibe. Se dio carpetazo a una de las formaciones menos recordadas, con sede en Detroit, y se procedió a dar paso a una nueva formación en la que se apostaba por nuevas caras, todas ellas de segundo nivel, para consolidar a una de las formaciones más importantes, recordadas y queridas por los aficionados.

Un momento para el recuerdo por los caídos.

En España la primera edición de esta serie fue a manos de Zinco que editó tanto la JLI como su colección hermana, la JLE a finales de los años 80. Tras su desaparición, la travesía por el desierto que tuvo DC en nuestro país, condeno al olvido a una etapa que no parecía interesar a Vid ni a Norma. Sería Planeta la que apostaría por recuperar el material y en su serie de Clásicos DC de formato reducido, publicaría en 18 volúmenes toda la obra de Giffen y DeMatteis. Aquello sucedió en 2005.

Este año, 2017, doce años después de aquello, ECC nos trae en un formato mucho más elegante, a la altura de la obra que contiene, los primeros siete números de esta obra maestra del cómic que por fin es recopilada en nuestro país tal y como se merece.

Hablemos de la JLI.

Hablemos del chiste y del sarcasmo.

Hablemos del BWAH – HA – HA.

En este primer tomo la Liga, recién formada, con miembros tan distintos como Guy Gardner, Canario Negro, Mister Miracle, Dr. Fate, Blue Beetle, Dra. Luz y el Capitán Marvel, todos ellos bajo la supervisión de Batman y del Detective Marciano, hacen frente a su primera amenazada seria: soportarse los unos a los otros. Puede que dicho de esta forma uno pueda pensar que poca acción se va a poder disfrutar en esta colección, pero la verdad es que la acción es solo lo que le ocurre a esta Liga cuando se juntan a salvar el mundo.

El preludio de la tragedia.

Giffen y DeMatteis se marcaron un objetivo muy elevado cuando encararon esta serie. Hacer reír es algo muy complicado pues no todos nos reímos con lo mismo. Hacer reír requiere mucho talento y más si se hace a través de un cómic mensual de superhéroes. Diálogos mordaces y afilados, caracterización perfecta y un conocimiento exhaustivo de cada personaje hicieron posible el milagro. Un milagro que preciso de un tercer autor semidesconocido, Kevin Maguire que, teniendo serios problemas de rigidez corporal, demostró ser el dibujante ideal para plasmar lo que Giffen y DeMatteis tenían en mente, pues su talento innato para la expresión facial, con rostros capaces de proyectar un sinfín de emociones, se alzaron como uno de los grandes valores de la colección.

Así pues, tenemos un triplete ganador, dos autores, escritores, capaces de reformular una serie como la Liga y llevarla al terreno de la sitcom y un dibujante capaz de expresar a la perfección ese humor perverso, inteligente y dinámico del que la serie disfrutaba. Muchos aficionados han oído hablar de esta etapa como algo memorable, algo que se lee y se disfruta por todo ese positivismo que destila, por como en sus páginas se forjaron escenas hoy consideradas míticas, por cómo se forjó una de las amistades más importantes del Universo DC (Blue & Gold) y un sinfín de otras cosas que quedan reservadas a lo que cada uno sienta y experimente en su interior cuando lea este primer tomo recopilatorio.

La evolución natural.

Giffen y DeMatteis saben reírse de sí mismos y parodian sin piedad a los personajes que conforman esta nueva Liga. No es algo nuevo, ya se había hecho humor con personajes que visten mallas y luchan por el bien y la justicia, pero nunca se había hecho en una serie mensual y usando una cabecera tan importante como es la de la Liga de la Justicia. Romper los moldes es arriesgado, pero también es posible que lo que parece una locura en realidad sea toda una genialidad. Hay que reconocer que esta Liga de la Justicia informal se cimienta en la adición progresiva de nuevos miembros, a cada cual más interesante, con el que seguir complementado al grupo. Se trata de tomar lo cotidiano, eso que todos hemos vivido alguna vez, llevarlo al extremo de un precipicio, soltarlo y ver como todo cae por su propio peso. Un trabajo elegante, depurado, inteligente y atemporal que se mantiene igual de robusto que el día que fue publicado.

Tecnología fuera de control, la Royal Flush Gang, el Hombre Gris, Maxwell Lord, estas son algunas de las amenazas con las que la Liga ha de lidiar en este primer tomo. Amenazas a las que hace frente con su característico estilo y su aún más característico resultado. Giffen y DeMatteis lograron que la liga tuviera un rotundo éxito entre los años 1987 y 1992, invirtiendo la fórmula, escribiendo historias cargadas de humor, en una primera capa, pero llenas de sentimiento, amistad, drama y perdida, para regalarnos un grupo de héroes y heroínas que transcendió y llegó a ser leyenda entre los más grandes.

  Edición original: Justice League núms. 1-6 USA (1987), Justice League International núm. 7 USA. Edición nacional/ España: ECC Ediciones. Guión:J.M. DeMatteis, Keith Giffen. Dibujo: Kevin Maguire. Entintado:. Color:. Formato: Cartoné, 200 págs. A color. Precio: 20,50 euros.   A mediados de los años 80 una enorme sombra se cernió…
Guion - 9
Dibujo - 8
Interés - 10

9

Un clásico.

Una alienación atípica. Un estilo rompedor. Una forma diferente de escribir y entender los comics de superhéroes. La JLI es un clásico moderno que nadie debe perderse. Una obra eterna.

Vosotros puntuáis: 8.86 ( 21 votos)

10
Déjanos un comentario

Please Login to comment
7 Comment threads
3 Thread replies
0 Followers
 
Most reacted comment
Hottest comment thread
9 Comment authors
Lord_PengallanmagostoAlejandro UgartondoParkerLewisPedro Pascual Paredes Recent comment authors
  Subscribe  
Recientes Antiguos
Notifícame
Willi
Lector
Willi

Ya quedé convencido de comprar este tomo, pero una pregunta: ¿Será necesario leer la miniserie Legends antes?

Davinxi
Lector
Davinxi

No, y el tono es bastante distinto. Pero si quieres leer cómo se forma el grupo, la lectura vale la pena.

TheQuestion
Lector
TheQuestion

El formato elegido es un error. Dejando aparte (una vez más) el horrible diseño de la portada, el número de páginas es insuficiente. Se eternizará la colección y nos sangrarán aún más nuestros sufridos bolsillos

Pedro Pascual Paredes
Autor

Muchas gracias Gustavo por la reseña.
Respecto al tema de la Ediccion, es un tema muy interesante.
Ante ello habría que recordar el caso de Tierra de Nadie, que inicialmente ECC iba a publicar en 2 tomos, como se indica en la contraportada del primer tomo. Eso era imposible y en el limbo queda cuántas páginas iba a tener ese segundo tomo y que colecciones iba a contener. Finalmente, y supongo que gracias a sus buenas ventas, ECC lo ha publicado en seis tomos +ruta+cataclismo.
Respecto al tomo de La Liga, no han comentado nada de su continuación, es de imaginar que dependerá de las ventas.
Ante este hecho, se puede señalar a favor de ECC que el tomo es disfrutable por si solo, sin más, para aquel que nunca lo ha leído, pero para el resto…
En contra, que al desconocer si ECC va a recuperar más números el lector se frene al comprar algo incompleto o se vea dirigido hacia la compra en inglés.

Entiendo la oposición hacia los ómnibus, pero ante grandes etapas es la mejor opción.

Por ultimo, señalar todo lo bueno que se están perdiendo los que se queden con sólo este tomo. Lo primero de todo, la historia de Maxwell Lord, que hace que este inició se vea con otros ojos.

Un saludo

ParkerLewis
Lector
ParkerLewis

Creo que ha sido un error no publicar el anual nº 1 entre los números 4 y 5. ¿Cómo pretenden publicar luego este episodio?

Alejandro Ugartondo
Autor

Aunque el formato no me desagrade, parece que ha sido una mala elección por parte de ECC ya que, por lo que me cuenta mi librero, este tomo no ha tenido mucha aceptación. Esperemos que los de ECC mantengan la serie abierta y apuesten por tomo de de 11 o 12 números como los de Wonder Woman de Perez o los de Byrne

magosto
Lector
magosto

Para mí el dibujo de Kevin Maguire aquí es de 10 ,pocas veces se ven cómics en el que un dibujante parece que haya nacido para dibujar una serie en concreto ( otro ejemplo podría ser Buscema con Conan) y aunque creo que Maguire con el paso de los años ha ganado en plasticidad , aquí se esfuerza en dar lo mejor de sí y haciendo hasta portadas que quedarán para la historia, este cómic es una obra maestra del medio en general.
La edición creo que es buena aunque no la he visto pero supongo que es lo que nos tiene acostumbrados ECC , lo que no entiendo es que no dicen nada respecto a lo q van a hacer con esta serie , creo q leí por ahí de q solo va a ser este tomo un craso error , y como siempre ECC sin aclarar nada … comunicación lamentable.

Lord_Pengallan
Lector

Yo he acabado arrepintiéndome de los MG tochos. No se pueden leer bien y no sé yo si la encuadernación aguantará si uno los usa para lo lógico, leerlos. Son demasiado pesados y demasiado gruesos para ver bien los márgenes interiores. En mi última lectura he salido con la idea de que Panini no los editó para ser leídos sino para rellenar la estantería. Creo que lo del Cuarto Mundo es mejor, el papel es discutible, pero el grosor es perfecto. Un tochal no puede ser de más de 400 páginas. Yo no voy a comprar nada que supere eso. Son cómics, no libros. Parece que nos olvidamos dello. Que tienen dibujos y eso hay que poderlos verlos bien. El tochogordo es una idea de olla como el Absolute. A ver si tienen el mismo destino. A ver si cambia el péndulo hacía tochos sensatos.

magosto
Lector
magosto

Tienes razón , lo máximo serían 400 páginas , lo que pasa es q los tochales se están imponiendo porque lo demanda el mercado pues hay series que son muy largas y la gente no está dispuesta a esperar tanto para completar las colecciones, para mí el formato perfecto es el que tiene ECC con series como Hellblazer, DMZ etc .
Los tochales gigantescos tipo absolute a mi no me gustaban nada sino aportaban nada eran super incómodos.
La gente ahora no compra un disco de un grupo ,compra la caja con la discográfia entera jejejeje