Gente de aquí, gente de allí de Quan Zhou Wu

Como sucede con el libro, todos somos una cara diferente de la misma moneda.

Por
0
481

Edición original:Astiberri
Autora:Quan Zhou Wu
Formato:Rusticá, 208 Páginas
Precio:20€

Gente de aquí, gente de allí es el tercer trabajo de Quan Zhou Wu, una historietista andaluza de ascendencia china nacida en 1989 (aquí podéis leer la entrevista que le hizo mi compañero Cristian Miguel Sepulveda), tras Gazpacho agridulce y su segunda parte Andaluchinas por el mundo. Como en ellas el tema central de este nuevo trabajo son los problemas a los que se tienen que enfrentar los migrantes en España, aunque cambia la forma de abordarlo ya que, a diferencia de los anteriores en los que nos relataba su experiencia personal de primera mano, en esta ocasión estamos ante un Ensayo Gráfico sobre migrantes y españoles, tal y como podemos leer en el subtítulo de la obra. El objetivo de la obra es buscar y tratar de explicar las causas estructurales, históricas, culturales, etc., de los prejuicios y estereotipos que hay de los dos lados y enseñar como deberíamos comportarnos los de aquí y los de allí cuando interactuamos juntos para que la otra parte no se sienta ni agredida, ni incomoda. Además de tratar de poner algo de luz sobre eso tan complejo que es la identidad, tanto individual como, sobre todo, nacional.

Lo primero que habría que señalar es que no estamos ante un cómic al 100% aunque tenga alguna parte secuenciada, más bien se podría decir que se trata de un libro ilustrado, pero tampoco es una cuestión que queremos tratar en esta reseña. Sí que hay que resaltar que el libro tiene dos partes que muy diferenciadas, tanto que para leer cada una de ellas hay que dar la vuelta al libro, sin embargo, es necesario leerlas en conjunto para poder entender en su totalidad lo que Quan Zhou Wu nos quiere mostrar. Aunque es posible empezar por cualquier de las dos partes. La parte que hace referencia a aquí trata de explicar qué es España, como son los españoles, cómo nos ve el resto del mundo, cómo se sienten y cómo son, como se relación con los de “allí” y una guía de socialización. Y los mismos temas se tratan en la parte de allí con el añadido de dos capítulos adicionales: La integración y Arraigo.

El libro no busca ser un sesudo y detallado análisis del problema del racismo y la intolerancia, aunque está profusamente documentado, ni tampoco una encendida denuncia de la xenofobia, aunque sí pone el foco sobre las actuaciones de políticos de extrema derecha de aquí (Abascal) y de allí (Donald Trump), que, a diario, esparcen un discurso de odio racial apoyando en mentiras flagrantes del que sirven de altavoz algunos medios de comunicación afines, que se olvidan de su deber de ofrecer información veraz y contrastada.

Evidentemente ninguno de ellos se acercaría a este libro, porque se sentiría ofendido cuando viera desmotados algunos de sus capciosos argumentos. Sin embargo, para cualquiera que trate de comprender mejor el mundo y las personas que le rodean se trata de una obra muy necesaria. Tras leer el libro se puede comprobar que, lejos de perseguir polémicas estériles, lo que la autora busca es mejorar la convivencia dentro de lo posible. Para ello trata de sintetizar un tema que daría para libros mucho más extensos de la manera más didáctica y amena posible, jalonado con mucho humor de todo tipo, algo que nunca está de más.

La única pega que se le podría poner es que quizás haya algún aspecto que no este tratado con la profundidad que requería, pero, en cualquier caso, el libro sirve para despertar esa curiosidad que te lleva a investigar y pensar sobre alguno de esos temas y en sus páginas podemos encontrar un motón de bibliografía sobre los diferentes aspectos tratados.

Como ya hemos dicho estamos ante un libro ilustrado, en el que la parte escrita tiene mucho más peso y presencia que la dibujada. La parte grafica sirve para aclarar conceptos haciéndolos más accesibles y también de contrapunto humorístico a la seriedad del tema. Los dibujos son sencillos, lo que otorga una sensación de cercanía, y además evita que te distraigas del tema principal.

Astiberri hace una muy buena edición como es habitual, quizás se podría haber añadido un apartado dedicado a la bibliografía, pero no tendrían mucho sentido, ni cabida, con el diseño del libro.

Lo que hace fantástico a Gente de aquí, gente de allí es que no solo plantea preguntas muy interesantes e incomodas y, por desgracia, de constante actualidad, sino que también busca responderlas y dotar a sus lectores de mecanismo para corregir algunas actitudes e ideas erróneas. Aunque para ello el lector tiene que hacer un honesto proceso de autoanálisis y deconstrucción, algo que no es nada fácil, pero, sin duda, te convierte en mejor persona.

Edición original:Astiberri Autora:Quan Zhou Wu Formato:Rusticá, 208 Páginas Precio:20€ Gente de aquí, gente de allí es el tercer trabajo de Quan Zhou Wu, una historietista andaluza de ascendencia china nacida en 1989 (aquí podéis leer la entrevista que le hizo mi compañero Cristian Miguel Sepulveda), tras Gazpacho agridulce y su…
Guión - 9
Dibujo - 6
Interés - 10

8.3

Tolerancia

Un libro con un mensaje muy necesario que busca construir una sociedad más justa.

Vosotros puntuáis: 9.8 ( 1 votos)
Artículo anteriorZNPodcast #108 – Los 4 Fantásticos: En busca de la película perfecta
Artículo siguienteNovedades Astiberri Ediciones febrero 2021
Nacido en Barakaldo en 1977 donde sigo viviendo. Descubrí los cómics en una librería de barrio con Tintin, Asterix, SuperLopez y los personajes de Ibáñez. En 1989 descubrí los superheroes de la mano de Stern y Buscema con el numero 73 de la edición de Forum de Los Vengadores. A estas lecturas se fueron incorporando la novela gráfica y el manga, de los cuales, a diferencia de los superheroes, nunca me cansé. Todavía sueño con ser agente Espacio-Temporal y de Planetary, con visitar mundos de fantasía con el señor T., Philemon, Lord Morfeo, Arale y Thor. Viajar con Reed, Ben, Susan y Johnny al futuro y pasear por el cuartel de la Legión. Recorrer la antigua Roma con Alix y una cantimplora de poción mágica. Buscar Mú, perderme en un viaje al corazón de la tormenta, contemplar el Olmo del Cáucaso mientras paseo por un Barrio Lejano leyendo El almanaque de mi padre. Conseguir beber la sangre del Fénix. Leer, al fin, algún articulo de Tintín y de Fantasio sin que me molesten los absurdos inventos de Gastón. Perderme por las murallas de Samaris, mientras de la pirámide flotante de los inmortales cae John Difool. Enamorado de la chica de los ojos rojos y de Adele. Y cabalgar hacia el amanecer con Buddy Longway, Red Dust y el teniente Blueberry. Con un poco de humo azul en los labios...
0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments