Futures End – Análisis primera parte (#2-13)

Por
10
617
Aviso de Spoilers: El artículo que sigue a continuación trata información de actualidad en Estados Unidos, por lo que puede desvelar detalles argumentales que todavía no han sido abordados en la edición española.

No se puede negar que con la llegada de los Nuevos 52, ha intentado en múltiples ocasiones que personajes de perfil más bajo pudieran brillar en sus series. Pero por norma general, han terminado fracasando todos. Las razones pueden ser muchas, aunque por lo general, sólo un equipo creativo potente puede captar el interés de los lectores, si no te se trata de una franquicia consolidada. Y por equipo creativo potente, nos referimos a los que venden mucho independientemente de los que ellos escriban/dibujan. Porque de otra manera, se podría disfrutar de una lectura mejor y/o de unos dibujos más elaborados/revolucionarios, pero darán poco más que para uno o dos tomos muy fardones en nuestras estanterías. No me voy a extender más sobre este punto, porque da para muchos artículos – una muestra que en Marvel tampoco funciona tan bien como debería -, ya que mi idea es centrarme en una de las posibles soluciones para cambiar esto. Hay que saber crear interés para un personaje no mega-popular, y la mencionada anteriormente no es la única, pero si la más “cómoda”. Hay más, que de hacerse bien, luego no se requiere unos autores top-selling para asegurar una vida estable en al menos la zona media. Y una de ellas, ha sido muy habitual los últimos años, y sin embargo ha sido muy desaprovechada. Y son los eventos.

Si en los últimos años hemos estado inundados de eventos, es porque las ventas siempre demuestran que venden mucho. Entonces, si es probable que durante meses sea la (mini) serie más vendida de tu catálogo, ¿porque no aprovecharlo para reivindicar ciertos personajes, para que puedan arrastrar una parte de esas ventas, a una serie individual propia tras el evento? Ciertamente, si mirásemos atrás, veríamos casos que eso se hizo y funcionó, casos que no, y casos desaprovechados donde se podría haber sacado mucho más. Pero lo de Futures End es llevar este ejemplo hasta las últimas consecuencias. Como si DC Comics fuera LexCorp, alguien haciendo de Lex Luthor miró el catálogo de series canceladas, y preguntándose porque no funcionaron, alguien le respondió “quedan aún 5 años para que estén listas”. Esa podría ser una versión de como nació la serie semanal futurística, ambientada 5 – y 35 años – en el futuro. Ya hicimos una reseña doble de los 2 primeros números, y ahora analizaremos lo ocurrido en la serie hasta el último número publicado en USA, el Futures End #13. Y por si aún hay dudas, a partir de este punto habrán spoilers en el resto del artículo.

Las portadas de Ryan Sook son un gran aliciente para la compra semanal
Las portadas de Ryan Sook son un gran aliciente para la compra semanal

El formato, como ya se vio en el Futures End #1, está dividido en 4 historias. No cada semana se avanza en las mismas, haciendo que haya múltiples historias. Algunas principales, otras sub-tramas que se derivan de un punto en común, aunque no por ello son menos importantes. Hay dos historias principales, al menos de momento. La primera es la de Batman Beyond. Tenía que llegar antes de la creación del Brother Eye, y así evitar el futuro apocalíptico del que escapaba. Pero quien viaja en el tiempo no es Bruce Wayne, sino Terry McGuinnis, y eso hace que acabe en el pasado, pero años después de la creación del Brother Eye – quien ya lo vimos en O.M.A.C. -. La única esperanza, es mantener al Brother Eye apagado. ¿El problema? Que como vamos viendo en las escenas de Mister Terrific en solitario, dista de estar inoperativo 5 años en el futuro. Asalta Terrifitech no será fácil estando sólo, aunque tenga la tecnología de dentro de 35 años, así que por azar se encontrará un trío de ladrones que también quieren asaltar el edificio. Coil, Key y la nueva Plastique. No sólo es uno de los mejores personajes por el momento, sino que además resultará que su versión robótica es la que llegará “viva” con Terry al principio de la serie. Material que acabará en manos de un “Superior” Mister Terrific, muy distinto a la versión que vimos de él en su serie mensual, o en sus esporádicas apariciones en Earth 2. Parecía tan evidente el principio, que su personalidad encajaba más con la de Terry Sloan, Mr.8 – y el Mister Terrific original antes del nUDC -, que tras una docena de números leídos, empiezo a pensar que no será tan “simple” este cambio/evolución en la personalidad de Michael Holt. Además, por si no fuera suficiente, la conexión entre este trío y Terry se hace nada más y nada menos que en el Wounded Duck Bar. ¿Porque es eso importante? Porque su dueño, Cal Corcoran, es en realidad Tim Drake, más conocido como Red Robin.

En este punto, se une con otra de las historias. Y es que alguien le manda un paquete a la más famosa periodista del universo DC, la metropolitana Lois Lane. En el paquete, hay 4 objetos. La punta de flecha roja es un misterio, aunque es lógico pensar que estará relacionada con Roy Harper, de quien hablaremos un poco más adelante. La pirámide ¿esmeralda/jade? también es otro misterio actualmente, pero atendiendo a la portada del próximo número, parece que empezaremos a develar misterios relacionados, quizás relacionados con Tierra 2. Lo que seguro guarda relación con ella son las coordenadas, que apuntan a un lugar clave en todo esta historia – la Isla Cadmus -, pero ella aún no lo sabe dada las capacidades de camuflaje de la misma – ahora que lo pienso… ¿y si antaño fuera la Isla Paraíso de las amazonas? -. Y finalmente, una cajetilla de cerillas del mencionado bar. Esta pista la lleva a ver que la noticia que hizo en antaño, donde Red Robin había muerto – y con él todos los Teen Titans -, resultaba ser un fraude. Obviamente Cal niega tal identidad secreta, y a la situación no ayuda nada, que su novia sea Madison Payne, hija de uno de los criminales de guerra durante el conflicto con Tierra 2. De este punto, sale una de las tramas paralelas, puesto que cuando Madison va a ver a su padre en prisión, aparece Rampage para sacar de allí a Ethan Boyer, otro criminal relacionado con los conflictos vividos durante la guerra – que será explorada en Earth 2: World’s End -. Eso hará que aparezca el Masked Superman para salvar a Madison e investigar lo sucedido. Su identidad sigue siendo un misterio, aunque esta no sería la primera interacción del misterioso Superman.

Alguien siempre acaba golpeado en El Pato Herido. Páginas por Patrick Zircherfutures-end-6-14-patrick-zircher
Alguien siempre acaba golpeado en El Pato Herido. Páginas por Patrick Zircher

Primeramente, aparece para advertir a King Faraday que Lois Lane está fuera de sus límites. Este objetivo parece discordante con el resto de sus interacciones, aunque poco sabemos de él, ni siquiera si trabajó/trabaja para Checkmate. Lo que si sabemos es que es el causante que Grifter acabe en la Isla Cadmus, dejando atrás a su colega humano Justin – quien cataloga todo tipo de extraterrestres, tales como los Deamonitas, Durlans, Marcianos… – y otras no tan humanas, como Voodoo o Mercy. Allí conocerá a Deathstroke, ya que al parecer, entre las series canceladas a reivindicar, no se incluían las interacciones de Cole Cash y Slade Wilson en el Team 7. Y junto al mercenario más letal, está una adorable niña de unos 12 años, llamada Fifty Sue – que fonéticamente suena muy similar a 52, una idea que una vez surgió entre los escritores, no pudieron evitar dejar pasar, y nosotros que nos alegramos por ello -. Bueno, es adorable siempre y cuando no use sus poderes nivel Omega de origen desconocido para hacerte la vida imposible. Cole sabe de lo que hablamos, así también como Fury. Ambos también han sufrido los diferentes OMACs que hay en la isla, donde se encuentran la mayoría de maravillas de Tierra 2 – los superhéroes de allí, llamados a raíz que Wonder Woman fue la primera en aparecer públicamente -. Salvo una, aunque para ser exactos, estamos hablando de una Nueva Diosa. Nos referimos a Jane Kirby, quien no es más que el nombre falso de Big Barda. Ella es encontrada por Emiko, la hermanastra de Oliver Queen, con intención de rescatar a las maravillas dadas por muertas durante la guerra.

Y hablando de Green Arrow, este muere en el primer número. Eso conlleva a quizás la historia más insípida de todo este reparto, la del dúo que forma al superhéroe conocido como Firestorm. Si Jason Rusch sigue siendo la parte empollona y responsable, más aún ahora que está en la universidad, Ronnie Raymond es justamente lo contrario. O mejor dicho, es el “quarterback estadounidense” universitario. Lo cual, dadas las características del Hombre Nuclear, puede ser un grave problema para los demás. Aunque en el caso de Ronnie, vamos descubriendo que lo ha llevado a tal evolución. Lo cual no lo exime cuando secuestra a Jason durante semanas, haciéndole perder los exámenes finales y casi su trabajo con el Dr. Yamazake, quien intenta ir más allá tecnológicamente que Holt, aunque sin resultados por el momento. Pese a la falta de éxito, no evita una visita de nuestro misterioso superhéroe enmascarado, lo cual hace pensar que hay algo más que, simplemente, mostrar la vida del joven Rusch en este futuro. Tampoco exime al joven Raymond de recibir una paliza a manos de Mr. Corcoran, cuando se comporta como un capullo con la camarera pelirroja, mostrando muchas interacciones por parte del barbudo Cal. Mejor parado sale sin duda de su enfrentamiento con Arsenal, cuando el resto de la Liga de la Justicia – con referencia a Indentity Crisis incluida – quieren averiguar que exactamente pasó en el primer número. Además, aunque sea en cuentagotas, también veremos lo que ocurre 35 años en el futuro una vez Batman Beyond abandonó su presente. Imaginamos que no podían estar sin mostrar a Bruce Wayne, aunque fuera en esas condiciones, ya que no se espera a Batman hasta que pasen otros 3 meses. Pero quizás el detalle más interesante, es la figura que usan como ¿heraldo? de nuestro Skynet particular.

Otro de los personajes claves en esta historia es Frankenstein. En el primer número, veíamos que la verdadera amenaza, venía procedente del profundo espacio exterior. Bueno, realmente no la hemos visto, vimos como se petaba como si nada la nave de Stormwatch. Jack Hanksmoor, Midnighter y compañía no podrían importarle menos a nuestro auto-exiliado no-vivo en el norte helado de Canadá. Pero cuando S.H.A.D.E. le informa que en la nave destruida iba Mermaid aka Nina Mazursky, su corazón palpita y decida que al menos le dará venganza. Para ello contará con la nueva agente, la princesa sin hogar Amethyst. Lejos quedan sus días de luchar juntos en la JLD, aunque no será el único viejo conocido que le acompañará en este viaje espacial. Vistiendo su traje de superhéroe aunque sigue siendo un científico, la expedición irá a cargo de Ray Palmer, quien no parece que le hayan sentado demasiado bien el paso de los años. The Atom llevará a los agentes en su Nan-Knight, a través de la Zona Fantasma, la cual resulta ser un atajo para viajar millones de años luz en poco tiempo. Aunque en primer lugar, seguirá siendo una prisión donde Superman pone a peligrosos criminales, tales como Black Adam. Frankie saldrá de allí con un brazo menos – lo raro es que el pobre conserve todas las partes cada vez que lo hacen aparecer en los Nuevos 52 -, así que el buen doctor le dará uno de Hawkman. Claro que el pobre no estaba muerto, cosas del Nth Metal, así que tomará el lugar del “cirujano” para ir en busca de sus compañeros perdidos, tales como Apollo o Angie. Y a esta es la que encuentran tras un aterrizaje forzoso, y tener que enfrentarse a unos enigmáticos robots, todos ellos – Ingeniera incluida – con el símbolo de los 3 ojos conectados, a lo Caja de Pandora. Símbolos que también vemos en las breves apariciones de Constantine en la serie, y de un misterioso robot – ¿Robo-Parasite? surgido de un templo en el sudeste asiático, y que avanza hacia un objetivo desconocido sembrando muerte y destrucción.

Black Adam aprendiendo respeto en la Zona Fantasma. Páginas por Aaron Lopresti y Art ThibertFutures-End-7-2-Aaron-Lopresti
Black Adam aprendiendo respeto en la Zona Fantasma. Páginas por Aaron Lopresti y Art Thibert

Sobre los guionistas, es un poco difícil valorar individualmente su trabajo. No es como en Batman Eternal, donde trabajan conjuntamente, pero luego en cada número sabes que escritor lleva las riendas. Aquí siempre es a 4 manos, pero además, hay personajes que se entremezclan en las sub-tramas. Incluso hay personajes que pueden estar escritos por más de un escritor, o que dentro de la misma historia, no todos los personajes estén escritos por el mismo autor. Las interacciones al principio entre Batman Beyond y A.L.F.R.E.D. fueron geniales, desafortunadamente apenas hemos vuelto a tenerlas hasta el momento. Por fortuna, tenemos a la nueva Plastique y a Fifty Sue, quien se luce tenga la pareja de baile que tenga, aunque con Grifter es con quien más gana. Hablando de Cole Cash, probablemente tuvo más enfoque y evolución en el Futures End #1, que en todas las apariciones anteriores dentro del nUDC. Así que todo lo que venga de más, será un gran favor que le harán al personaje. Con los personajes de S.H.A.D.E., Frankenstein siempre es una mano ganadora – incluso cuando se la cortan -. Con Ray Palmer dan ganas de ver como ha evolucionado así, y como sería tenerlo como The Atom. En cambio, sin ser ni mucho menos negativa la actual caracterización de Amethyst, uno desea que nunca acabase así, y fuera de esos personajes que pudieran conservar cierta magia/inocencia de antaño. Queda mucho trabajo para hacer con Ronnie Raymond y Jason Rusch, y lo dice alguien que disfrutó de la etapa de Dan Jurgens en la serie antes de su inevitable cancelación. Sigo sin estar del todo convencido de la versión “Superior” de Mister Terrific. Ciertamente es un universo comparado con lo que vimos en su serie mensual, pero habiendo personajes como Lex Luthor o Niles Caulder, uno esperaría una personalidad/evolución de la misma en diferente ruta, para un superhéroe con las palabras Fair Play (Juego Limpio) tatuadas en la espalda. Y espero que le den más interés de verdad a la relación entre Tim/Cal y Madison, y sin necesidad de tener que matar a la pelirroja. Que, ahora mismo, tampoco me quejaría en exceso de este bajo recurso.

Sobre quien si se puede opinar directamente, es de los responsables del apartado gráfico. Un número dibujado por Patrick Zircher es sin duda un número afortunado. También deberían de serlo los dibujados por Aaron Lopresti, pero las tintas de Art Thibert no le sientan tan bien como las suyas propias, aunque haga que su estilo se asemeje más al resto de dibujantes – dicho esto, se ve una evolución del dúo desde su primer número, al que se publicará esta semana -. El tercer dibujante regular es Jesús Merino, que ganaría más si pudiera también entintarse él mismo, o al menos terminando/entintando los dibujos de Dan Jurgens – no, Mark Irwin no fue la mejor opción posible para su número -. Los otros dibujantes que se van rotando para el “cuarto puesto” son Georges Jeanty – hasta que se vaya a Batwoman – y Scot Eaton, quien quizás es el que más “desentona” con el resto de dibujantes – Zircher aparte -, aunque no lo digo como algo negativo. Y para intentar unificar más los dibujos semana tras semana, tenemos los colores de Hi-Fi. Obviamente, se necesita alguien rápido disponible semana si, semana también. Pero ya sea por la rapidez o por la paleta elegida, hace que un servidor note aún más la diferencia, de cuando coloreaba los dibujos y tintas de Lopresti en Sword of Sorcery. No son trabajos malos en absoluto, simplemente, un servidor en su corta experiencia, ha visto trabajos más refinados de los implicados.

Lo que se avecina

Este mes de agosto nos podrá en situación sobre el mes de septiembre, que será el mes donde las series mensuales serán todas tie-ins de Futures End. Y ese mes, la serie terminará de poner las bases para la tercera serie regular, Earth 2: World’s End, que empezará en octubre. Con respecto a la serie semanal, quien parece que empezará a cobrar más importancia, a juzgar por las solicits y portadas, es Constantine. En parte es lógico, ya que su historia es la menos evolucionada y está ligada al verdadero enemigo, quien sólo parece que conoce conocer su identidad el Father Time. Un misterio que también parece que pronto será revelado será la identidad del Masked Superman, donde las apuestas son variadas pero ninguna segura al 100% – ni tan siquiera tirando de solicits y portadas futuras -. Quedará por ver cuando Tim Drake empezará a tener un papel activo, y hasta que punto es clave en toda esta historia la Isla Cadmus. Sobre las series mensuales, aún no se quien, cuando y como hará en ZN reseñas sobre las mismas, aunque si puedo hacer un poco de Madame Xanadu. Para empezar, apostaría ambas manos y ambos pies a que necesitaréis leer 0 tie-ins para seguir la serie semanal. Y que la mitad, ni tan siquiera los necesitaréis un poquito para sus respectivas series mensuales.

Sin duda, el más importante de todos ellos será el especial Booster Gold: Futures End #1, escrito por Dan Jurgens y dibujado por ciento y la madre. Justice League: Futures End #1 y Justice League United: Futures End #1 también pueden tenerse en cuenta, no sólo porque es una historia de 2 partes, sino por la sub-trama extraterrestre de la serie semanal. Aparte de estar escritos ambos números por Jeff Lemire. Otro que tendrá mucha chicha, y más aún si queréis leer la nueva serie semanal, será el Earth 2: Futures End #1, con más historia respecto a Michael Holt. El Superman: Futures End #1 lo escribirá Jurgens y estará conectado al misterioso Masked Superman, así que habrá que ojearlo. Dada la trama de la supuesta muerte de Red Robin y el resto de Teen Titans, podría ser interesante echarle un vistazo al Teen Titans: Futures End #1. Quizás también sea interesante el Constantine: Futures End #1, aunque no se hasta que punto estará relacionado con la trama del futuro, y cuanto con respecto a su trama en la serie mensual. Y el que no podemos perdernos bajo ningún concepto, será el Green Arrow: Futures End #1. No tanto por la relación de Green Arrow, Roy Harper y Emiko en distintas sub-tramas, sino porque será el último número del dúo magnífico formado por Jeff Lemire & Andrea Sorrentino. Quizás durante los próximos números semanales, algún otro número pueda adquirir relevancia a ser tenido en cuenta – ¿como el de Pandora? -, aunque es más probable que me sobren números de esta lista, que no que falten. Aunque lo importante, por encima de todo, es que valgan la pena por si mismos. Ya sea continuando la trama semanal, su propia mensual, o siendo un one-shot curioso.

10 Comments
Antiguos
Recientes
Inline Feedbacks
View all comments
Mr. X
Mr. X
Lector
6 agosto, 2014 13:00

Sobre Future ends, o en traducción ECC El fin del mañana…
De las dos weeklies hasta la fecha, es la que sigo, porque Batman eternal me resulta irritante e insoportable. A favor veo:
-Aprovecha a un montón de personajes de Wildstorm o que en el universo nu52 estaban subempleados o mal empleados: Plastique, Deathstroke, Grifter, Barda, Red Robin, Omac, Stormwatch…
– Fifty Sue, con la que es imposible no encariñarse.
-No se notan en exceso los saltos entre escritores.
-Es coherente visualmente.
-La historia resulta intrigante, y cada número sube las apuestas incrementando el número de enigmas.
-Recuerda a 52.
-Las portadas.

En contra:
-Es lenta, demasiado. 52 no es que fuera el colmo de la agilidad narrativa, pero cada semana la trama se va complicando sin ofrecer ninguna respuesta lo que puede acabar siendo bastante frustrante como lector.
-Excepto Zincher ninguno de los dibujantes destaca demasiado. Ninguno hace daño a la vista, pero es sosa visualmente, descontando las portadas.
-La sospecha que el final va a converger con el de la serie semanal de Tierra 2 y al final habrá que leerse las dos para enterarse de algo.

Mr. X
Mr. X
Lector
6 agosto, 2014 22:29

Vaya, parece que el Sr Molinari y yo somos los únicos que seguimos esta serie. Pues no está tan mal, hoygan 😉

kaosbaggins
Lector
7 agosto, 2014 13:38

otro que le esta gustando “moderadamente”, si que se nota un ritmo algo lento e irregular, pero promete, eso si, ansioso de que avance un poco y se mezclen las tramas con tierra-2, que la tengo muchas mas ganas que a esta

ultron_ilimitado
ultron_ilimitado
Lector
7 agosto, 2014 18:08

Últimamente Black Adam está hecho un mierdecilla ¿no? Todo el mundo le zurra. Recuerdo cuando no hace tanto hizo falta la plana mayor de los superhéroes DC para detenerle…

ultron_ilimitado
ultron_ilimitado
Lector
7 agosto, 2014 21:07

Si bueno, pero yo me refiero más bien de la castaña que le arrea Franki. Que no se qué nivel de poder tendrá el Frankenstein de DC pero no le hacía yo zurrando a alguien del nivel de Superman.

ultron_ilimitado
ultron_ilimitado
Lector
7 agosto, 2014 21:09

Bueno, de la castaña y sobretodo de como le coge por el cuello como si fuera un cualquiera.

Jose Maria Vicente
Autor
7 agosto, 2014 22:17

Yo también sigo la serie semana a semana, y de momento pinta interesante la cosa. Mis únicas pegas son la caracterización de Grifter y que la trama de Red Robin no parece aportar nada por ahora.

Y discrepo sobre que no se noten los saltos de escritos. Es muy fácil detectar a Jurgens: cuando la cosa se pone aburrida es que es él quien escribe. xD

Mr. X
Mr. X
Lector
10 agosto, 2014 14:03

“Y discrepo sobre que no se noten los saltos de escritos. Es muy fácil detectar a Jurgens: cuando la cosa se pone aburrida es que es él quien escribe. xD”

Ahí no le falta razón, todo lo relacionado con Firestorm es un zzzzzzzzzzzzzzzzzzz.

mac
mac
Lector
15 agosto, 2014 7:01

Estoy de acuerdo con absolutamente todos los puntos de Mr.X en su primer comentario. Futures End sigue la línea de 52 pero con un ritmo que pasó ya de ser lento a ser aburrido. Da la sensación de que no avanza nunca (van 15 números al momento de escribir esto y realmente no veo cómo van a “end” los “futures”).

El otro gran problema que tiene -al menos para mí, que llevo 3 años intentando encariñarme con los héroes sin calzones sobre pantalones- es la sensación de estar leyendo un Injustice más, algo de un posible futuro que nunca ocurrirá, con personajes que no son los que conocemos (o, en su defecto, no son las versiones oficiales del nUDC con las que supuestamente debemos identificarnos los lectores de DC).

De todas formas, se deja leer, tiene unos dibujos que están por encima de lo que suele verse en este tipo de publicaciones mensuales, y cada número aumenta la complejidad de una trama que esperemos tenga un desenlace acorde a la expectativa que pretende generar.