Entrevista a Víctor Santos

Por
2
836

Aprovechando que está más de actualidad que nunca por su magnifico trabajo en Violent Love y la posible película de Polar, he tenido el enorme placer de charlar con Víctor Santos de sus últimas obras pero sobre todo de cómics y la industria que les rodea. No dudéis en pasar por su blog donde disfrutareis de su trabajo y después de Polar toca seguir su nuevo webcomic Guts.

Entrevista a Víctor Santos

Tu carrera comienza en uno de los momentos más complicados por los que ha pasado el cómic en España. Con todas las revistas salvo El Víbora cerradas y el mercado americano abriéndose pero sin ser como es ahora.

Cuando yo estaba estudiando BBAA creo que Larroca ya estaba en X-treme X-men y Pacheco con Marín en Los 4 fantásticos, para que te hagas una idea de lo que la “conquista americana” era en ese momento. Había una comunidad de autores valencianos que nos conocíamos, muchos venían del fanzine, la gente de 7 monos y de diferente publicaciones de aficionados. Los hermanos Gallego por ejemplo, que sacaban sus one-shots en grapitas, me encantaban. Pero el único de mis amigos de la facultad que estaba publicando era Sergio Córdoba con Freaks in Love en Subterfuge, por el que gano el premio al autor revelación del Salón, y era un sello muy pequeñito. Había un mercado minúsculo de grapa en blanco y negro en el que te podías autoeditar con un minino de calidad y conseguir distribución sin necesidad de tener ninguna empresa, que es como yo empecé. En nuestro caso formando una asociación para reducir un poco costes y hablar con la distribuidora como si fuésemos una editorial, pero es que no teníamos otra alternativa. Mi paso a profesional es de la autoedición a Dude y era un salto muy relativo, ya que era una editorial que llevaban con mucho entusiasmo dos personas y en unas grapas de calidad similar a lo que ya hacíamos en 7 monos. Pero esa era muestra salida en ese momento en España.

¿En que momento te sientes como un profesional?

Realmente no me pude considerar profesional hasta que empiezo a trabajar para Francia y USA. De hecho, para Estados Unidos ya había hecho algo como Zombee para Image con Miles Gunter (antes de que Image fuera el sitio guay donde ir) y ahí había ganado… no sé. igual 100 $ con el libro. Ganamos más con la venta a España. Pero es Young Ronins, dos álbumes para Soleil, lo que me permiten independizarme de casa de mis padres. Como los estuve haciendo a la vez que Filthy Rich para Vertigo viví de ellos mucho tiempo, mientras me iba asentando en el mercado americano.

Es curioso que estos dos álbumes no tuvieran continuidad, ¿a qué se debe?

Pertenecían a un linea que funcionó mal de entrada y cerró . Así aprendí que empezar en un mercado no significa necesariamente continuar en él, ya que tanto Young Ronins como Flithy Rich pertenecían a lineas nuevas que no funcionaron demasiado bien. Aunque las ventas de Flithy Rich fueron muy buenas (inicialmente llegamos a estar en la lista de bestsellers de New York Times). Para una novela gráfica de ese estilo estuvo bien, pero al final era un línea de genero negro en formato libro en B/N y para los estándares de Vertigo no eran grandes ventas. Así que aprendí que toda obra era un paso más en tu carrera, funcionase bien o mal.

Me sorprende que una de tu obras mas importantes como es Reyes Elfos no se ha publicado fuera solo en Portugal. Es un obra que a mi siempre me ha parecido tu Grendel ya que al principio me parecía uno de tus claras influencias por encima de Miller o Timm.

Matt Wagner es una influencia colosal en mí, de hecho todo el rollo del blanco, negro y rojo de Polar no es por Miller sino por su Grendel. Miller solo lo usa en una historia corta, en La novia iba de rojo, pero ha quedado como su marca icónica. En América identifican enseguida a Miller con el blanco y negro, del que soy fan pero también soy fan de Mignola, Breccia, o José Muñoz y Steranko. A veces es difícil sacarles de ahí. Cuando empecé a hacer cómics me compre el Batman/ Grendel y me flipó, esas viñetas pequeñitas… lo mismo con el Chaykin de Black Kiss o American Flagg, muy atrevido narrativamente, que ha sido otra influencia. Ahora tal vez reutiliza demasiado sus propios recursos…
Sobre los Reyes Elfos, los derechos ya han caducado y puedo recuperarlos, asi que me estaba planteando sacar una nueva edición. Me gustaría hacer un reedicion en tapa blanda para vender fuera. Pero al ser una obra que abarca tanto tiempo, parte del cual son mis comienzos, no es fácil venderla. Porque en las ventas internacionales los editores miran básicamente el aspecto gráfico, así que tendría que traducirla y es mucho curro. Si Polar es un éxito… igual piensan “hay que sacar todo de este tío” (risas)

Intachable es una de tus mejores obra pero tengo la impresión de que apenas nadie reparo en ella.

A mi me parece lo mejor que he escrito, Panini me trató muy bien, lo promocionó como un tema candente, lo movió muy bien en periódicos y revistas y la experiencia fue positiva… Pero tendría que haber peleado por sacarlo fuera para que hubiese sido verdaderamente rentable, aunque fuese haberlo vendido a Panini Italia. Ahora que he recuperado los derechos lo voy a intentar vender a otros países por mi cuenta porque es un tema que se puede entender globalmente. La hice consciente de que pudiese leerse y entenderse fueses del país que fueses.

Tus siguientes pasos en el mercado americano son para varias series de licencias, como Godzilla o Witch & Wizard. ¿Cómo surge esa posibilidad?

Mientras dibujaba Filthy Rich, Bob Schreck, al que conocía del Salon de Barcelona, me ofreció un par de numeros de Hellblazer (del que era editor) pero se fue a IDW y aunque perdí esa oportunidad en DC, en ese momento comencé a trabajar con él en una serie de licencias. Pero estuvo bien, porque me mantuvo en el mercado americano, en esos momentos mi estilo no pegaba en los cómics de superhéroes ya que el estándar era Brian Hitch. Los editores querían realismo cinematográfico. La franquicias, a pesar de no mover el dinero de Marvel o DC, me permitían pagar el alquiler y hacerme un nombre, a cambio me daban total libertad tanto en narrativa y como en dibujo. Podía hacer comics en USA siendo yo mismo.

¿No había problemas a la hora de representar a los personajes de las franquicias, la escamas de Godzilla, los parecidos de los personajes, etc…?

Por supuesto, siempre había alguien tocando las narices, sobre todo en Godzilla porque teníamos a una productora de cine y al editor, pero aparte de eso me daban libertad absoluta en el resto de aspectos. Lo peor sin duda eran los plazos de entrega, que era mortales. Te presionaban para que cada vez entregaras antes, he llegado a hacer alguno en dos-tres semanas.

¿Sin importar los niveles de calidad?

Mientras llegara a un estándar te lo aceptaban, y yo intenta mantener el nivel lo máximo posible pero llega un momento en que no puedes dar más de ti.

¿Te entintabas tú?

Si, por eso aunque eran precios más bajos que hacer un Batman, me era bastante rentable porque yo me entintaba muy rápido. Eso me permitía algunos meses hacer varias series a la vez. Como John Romita en sus mejores tiempos, podía estar un año haciendo mensualmente Mice Templar y Godzilla a la vez.

¿En Mice Templar estás un montón de números?

39 números a lo tonto.

¿Sabes si Dolmen la piensa continuar?

Yo esas cosas no las sé. Y menos con Dolmen, con los que ya no tengo casi relación. Cuando cobras por estas cosas, suelen escribirte las editoriales para informarte de que han comprado los derechos pero luego cómo lo gestiona cada editorial en su país… de eso no tenemos ni idea.

De todas esas experiencias surge Polar.

Tampoco es que lo pasara mal creativamente pero era a veces me sentía como una máquina de hacer salchichas. Todo el rato produciendo páginas y páginas…

Más que un artista eres un artesano.

Yo me considero ambas cosas y ambas hay que cultivarlas. Con el trabajo diario, con márgenes muy estrechos, haces oficio. Pero a la vez te puedes llegar a quemar porque acabas de trabajar y no te apetece dibujar nada para ti. Yo tengo las típicas libretas de bocetos pero en esa época igual llevaba seis meses sin dibujar nada en ellas, era todo el rato curro. Cuando acabé este trabajo de Godzilla, como no había nada en el horizonte, me puse a hacer algo para mí mismo. La idea era hacerlo apaisado por variar y luego cuando decido ponerlo en Internet encaja perfectamente, inicialmente ni siquiera era para publicarlo. Lo hacía para mí mismo como ejercicio estético.

¿En Guts hay una intención de experimentar con el el color?

Si, claro, sobre todo trabajar con las aguadas que es una técnica que gusta y de las que controlo un poco. En la universidad el óleo y similares se me daban fatal… pero la que eran con agua mejor, la aguada y la acuarela.
Con Guts es una reacción similar a Polar, ya que como he trabajado tanto en color digital en mis últimas obras, quería volver a algo más artesanal. A día de hoy dibujo en lápiz y tinta y coloreo en digital, en Guts hay una capa de color pero el resto es manual, con pincel. Es una respuesta a la digitalización del medio, estoy percibiendo incluso en artistas que me gustan mucho, como Ron Garney o Sean Philips en Criminal, han pasado al digital y no me acaba de encajar. En algunas cosas está chulo, pero en otra pierden personalidad. Hay gente como Kenny Ruiz que el digital lo trabaja muy bien, yo no consigo distinguirle de cuando trabajaba tradicionalmente, así de controlado lo tiene. Hay autores que eran de pincel y borrón y que pierden cuando el trazo no es imperfecto, pero ya te digo que depende de cada artista. Pero a día de hoy tengo la impresión de que los superheróes buscan el foto-realismo y el acabado digital de sus referentes cinematográficos y es muuuuy aburrido.
Pienso que es de editores inteligentes huir de lo que ya te ofrece el cine, gente como Aja o Javi Rodríguez hacen lo que hacen porque un editor inteligente les apoya en lo que son buenos. A mí en temas de portadas cada vez que intentaba algo “de diseño” me lo echaban para atrás, depende de quién te toque.

Eso en Violent Love ya no te pasa.

Es la ventaja de Image. Creativamente es completamente libre aunque es muchísimo trabajo. Pero una vez que Eric Stephenson aprueba el proyecto, te marcan los plazos y antes de entrar en los Previews te piden tres números acabados. Son muy estrictos con los plazos porque son conscientes de sus antecedentes noventeros, la Image de los retrasos y las series que nunca arrancaron. Image tiene además otra ventaja: A pesar de ser mucho trabajo y que tardas en ver dinero si los números van bien es económicamente muy rentable. Súmale la satisfacción de trabajar para ti mismo. Además con la perita en dulce de los derechos cinematográficos.

¿Te has planteado la posibilidad de publicar en algo similar a Panel Syndicate?

No, de momento exclusivamente en digital, no. En mi caso lo digital es más como promoción. Mucha gente de Panel Syndicate tiene una base sólida de publico. Vaughan y Martín, o David tienen trayectorias en Marvel y DC increíbles, yo no se si tengo eso para mantenerlo. Panel Syndicate ha abierto un camino muy importante al ser solo digital, pero eso conlleva un montón de trabajo para mantener la página que no puedes llevar tú solo. Además estar en otro país que no es USA me limita para el tema promoción. En mi caso, Internet es un tema de “yo me lo guiso yo me lo como”. Me compré mi dominio, gestiono blogger, subo las páginas y ya está. Para mi es más un tema de obligarme a dibujar y tener un producto acabado al cabo de un tiempo que el hecho de pasar toda mi producción a digital.

¿Cómo surge la posibilidad de hacer película de Polar?

Es un ofrecimiento de Dark Horse Entertainment, que es una filial de Dark Horse pero que no solo representa a los autores de la casa, es como una agencia vinculada a la editorial. Cuando salió el primer tomo de Polar, el responsable, Chris Tongue, escribió para que le mandaran un ejemplar y le encantó, vió potencial como adaptación cinematográfica.
Funcionan como una empresa de representación, pero con la diferencia de que también son productora, con lo cual pueden pagar a un guionista para que escriba un desarrollo y enseñar el proyecto a productoras más grandes. Jayson Rothwell hizo un guion adaptándolo al gusto de ellos, ya que la historia del primer álbum no da para una película. Al poco de que salir Came from the cold Costantin Films compra los derechos y se asegura de que no podamos ofrecerlo a otra productora. A partir de ese momento tienen 18 meses que luego renuevan, para desarrollar el guion y buscar producción y actores. Estamos tres años buscando protagonista y director… para que veas como funcionan los plazos en Hollywood. Pero eso me supone seguir cobrando por esos derechos.
Polar se convierte en mi obra más rentable de lejos, y esa rentabilidad me permite total libertad para seguir produciendo libros de Polar. Y siendo mi primera obra como autor completo no es fácil moverla, y en eso la atención mediática del proyecto me ha permitido publicar directamente como autor completo para el mercado americano y encima vender mi obra a muchos países. Cosa nada fácil allí para un autor no anglosajón. Para mí eso ya es un triunfo.

¿Tienes algún poder de decisión sobre la película?

No tengo ningún poder más que como asesor en algunos temas del guión o estéticos, cuando estaban buscando actor de vez en cuando me informaban de a quien se la ofrecían pero nada más. Si le hubiera interesado a cualquier estrella la película iba a ir adelante por muy alejado que estuviera del personaje, Hollywood es así. En el caso de Mads Mikkelsen yo sabía que estaban negociando con él pero no sabía en que punto estaban las negociaciones. Cuando firma para mí es genial porque es uno de mis actores favoritos. Ahora ya tenemos autor y director y ya con eso se puede buscar más financiación con compañías más potentes. Recientemente se ha celebrado en California el American Films Market, donde la han presentado, y ya están negociando con las majors, y si eso sale bien, supondría luz verde inmediata. Ahora Rothwell está adaptando el guión al gusto del director, Jonas Åkerlund, y del prota y luego se empezaría con el casting. Ahora estoy en un momento de máxima tensión porque veo que está todo muy a punto de caramelo, era diferente cuando lo veía como una cosa muy lejana y no me preocupaba tanto… Pero ahora que esta tan cerca estoy de los nervios (risas).

¿Seguirás con más historias de Polar?

Hay una historia que querría hacer como cuarto libro, aunque yo prefería dejar descansar la historia y que esos álbumes se fueran moviendo como trilogía por otros mercados, ahora por ejemplo se va a publicar en Turquía. Pero si dan luz verde a la película supongo que Dark Horse tendrá interés, sino yo mismo se lo propondré. El cuarto libro sería una historia crepuscular, el Dark Knight del Black Káiser. la Muerte del Guerrero.

En Polar 3 salen todos los personajes de tus historias de género negro anteriores, muchos de los cuales encuentran un final ¿Es una forma de cerrar un circulo o ya no te quedaban más historias que contar de ellos?

Es en parte cierre de etapa. Quería que fuera un resumen de lo que había aprendido con el género. Incluso alguno de esos personajes ya habían muerto en sus cómics así que no tiene coherencia interna. No sé si es auto-homenaje, no sé si es un poco egocéntrico… También me gustaba lo que hacía Tezuka de utilizarlos diseños de su personajes en todas sus obras como si fuese el reparto de una compañía teatral , me parecía divertido que en una historia de asesinos con un casting muy amplio usar de referencia mi propio trabajo como una gran traca final. Con Polar pretendía hacer tres aproximaciones distintas al género, y esta es un western épico como El bueno, el feo y el malo. Así que quería utilizar los personajes que me han acompañado mucho tiempo y seguramente no volver a usarlo.

¿El Black Káiser de Polar es el mismo de la novela gráfica que sacaste con Planeta?

Es pero no es, es el mismo personaje pero si habláramos en plan superhéroes no sería de la misma continuidad. Es un tomo que nunca me plantearía editar para USA, de hacerlo lo reharía entero.

¿Algo similar a lo que hiciste con Los Reyes Elfos cuando lo recopiló Dolmen?

En ese caso toqué algunas cositas, pequeños errores que vi, fruto de la inexperiencia o de la falta de tiempo pero es una obra que abarcaba más de doce años. Black Kaiser fue una aproximación a un concepto que luego depuré con Polar.

¿Cómo surge Violent Love?

La propuesta inicial parte de Frank Barbiere, el guionista. Cuando habíamos acabado Black Market para Boom! Studios, pensamos en sacar juntos alguna cosa más que fuera nuestra. Algo de género negro puro y duro, vimos la posibilidades en Boom! y en otras editoriales y vimos que en Image era buen momento. Empezamos a hablar del tipo de historias que nos gustarían hacer… Le propuse temas: el cine de los setenta, el rollo western, Sam Peckinpah. Frank es fan de los Cohen, que a mi también me gustaban. De hecho el enfoque inicial es muy hermanos Coen. De todo eso hace un primer borrador de historia y un guión del primer número, que junto a unas páginas de muestra, es lo que presentamos a Image. Cuando empiezo a dibujar, la colaboración va en dos direcciones porque voy proponiendo ideas gráficamente que él va introduciendo y recuperando en los guiones. Por ponerte un ejemplo: el principio de la historia trata de la relación de un padre con un hija adolescente, ambos pasan por un tragedia, y a mí se me ocurrió que tuvieran un serie de gestos que repetían, en el caso del padre siempre le pone la gorra del trabajo a su hija cuando va a recogerla. Eso a Frank le gustó y lo usa como parte de la historia en números posteriores. En temas narrativos igual juego mucho a repetir encuadres y composiciones que remiten a otras escenas del pasado, la historia se mueve en varios tiempos… Vas leyendo como las relaciones de personajes se desarrollan tanto a nivel de historia como gráfico. De pronto un encuadre, un color o una postura te suenan porque ya lo he utilizado antes.

¿La idea era hacer arcos de diez números?

Arcos variados, aunque de momento hemos acabo este y no sé que haremos. Es muy difícil mantener una serie regular en el mercado americano. Nuestra idea era hacer continuando con la numeración pero nos estamos planteando qué hacer, si retomar como serie nueva o remunerar. La ventas iniciales fueron realmente buenas y financiaron el arco entero pero luego bajan siempre. También me apetece variar el tipo de historia, igual le damos un descanso con otro proyecto y luego volvemos. No sé, he aprendido que mantener una serie regular es infernal, me apetece trabajar en arcos más pequeños y cerrados con calma.

¿Cómo organizas la realización de Guts con tus otros trabajos?

Básicamente en huecos que tengo entre trabajos, porque la ley universal del cómic es que los guionistas siempre se retrasan. Yo, que he llegado a trabajar en varias series a la vez, me ha llegado a pasar que ambas se retrasen y me he encontrado con semanas sin trabajo. Y que luego me lleguen los guiones a la vez. Con Polar pasó lo mismo, la empecé cuando no tenía guiones. Guts me pilló en un hiato, empecé a jugar con las aguadas y surgió. Ahora que he acabado esta historia con Violent Love, quiero dejarle a Frank todo el tiempo posible para que cuando nos pongamos con algo nuevo, me entregue todos los guiones posibles. En este tiempo de “descanso de Frank” estoy aprovechando para acabar otro proyecto, Bad Girls con Alex de Campi. Cuando lo acabe seguramente le daré caña a Guts.

Sukeban Turbo supone tu vuelta al mercado francés, ¿cómo se origina el proyecto?

Surge a raíz de una propuesta de Olivier Jalabert, editor de cómic americano de Glenat. Publica mucho cómic de Image y Dark Horse y le gusta mucho mi trabajo, ha publicado Furious, Black Market y los tres álbumes de Polar allí. Se le ocurrió hacer una serie de novelas gráficas que mezclara autores del mercado americano con franceses que también se van a exportar al mercado americano, y me empareja con Sylvain Runberg. IDW va a publicar Sukeban Turbo en USA, así que si las ventas son buenas permitirían que hubiera una continuación. Además, Sylvain trabaja también en guiones de TV así que nos abre una puerta para vender los derechos allí, al igual que Violent Love. La colaboración ha sido muy buena también, nuestra idea es o continuarla o hacer un trabajo nuevo los dos juntos. Para mí ha sido muy cómodo porque era un formato pensado para los americanos, así que no he tenido que cambiar mi forma de contar la historia. Con la ventaja de contar con unos plazos más amplios. Además la he podido colorear yo. Se ha juntado lo mejor de los dos mundos.

¿Te planteas la posibilidad de trabajar para Marvel o DC?

A mí me gustaría, con algunas autores he hablado de presentar alguna propuesta, sobre todo para DC. Pero soy consciente de van a ser siempre proyectos especiales. Es muy complicado entrar en una serie regular. A menudo compro muchos fill-ins porque me gusta más el dibujante que el regular. Me encanta Javier Pulido y aparte de Hulka tengo los números sueltos que va haciendo por aquí y por allá (risas)

Para mi es una de los fallos del mercado americano. Esa obsesión por el tebeo al mes, en lugar de dejar tiempo a los mismo autores para hacer la mejor obra posible.

Si, me da mucha rabia. Para mi, una importante razón para el éxito de una serie como La Visión es que tiene a Gabriel Hernández Walta todos los números. Pero hablando de mi propia carrera… me encuentro en la tesitura de que soy un dibujante español que trabaja con sus propias obras para el mercado americano y me gusta mucho, me encuentro cómodo. Pero no desprecio los superhéroes, me encantan. Me encantaría hacer algo con Batman y sobre todo con Question, que es mi personaje favorito de DC. La etapa de Dennis O’Neil y Denys Cowan es mi cómic favorito de los 80.

¿Desde tu punto de vista como autor crees que de verdad estamos en la edad de oro del cómic?

Ahora vivimos en una industria globalizada, si cuando empecé me hubieran dicho que iba a hacer mis propios personajes para el mercado americano e iba a poder vivir de ello no me lo creería. Es Internet la que salvó a mi generación. Ahora puedes imprimir en imprentas digitales que te mandan el cómic a casa, o sacar los cómics directamente para Internet, es maravilloso para empezar y darte a conocer.
Pero al estar globalizado también compites por la atención con autores de todo el mundo. Los medios se centran mucho en el tema superheróico porque es la moda, siempre veo el típico articulo de “Batman lo dibujan españoles”. Respeto mucho a los autores que se dedican a los superhéroes pero me parece que los autores en sí no tienen toda la repercusión en los medios que merecen, nunca los sitúan por encima de esos personajes. A día de hoy la atención de los medios está muy polarizado: O superhéroes o la novela gráfica de una serie de autores, los pocos que conocen los periodistas, y mira que también cantidad autores de NG muy buenos, o gente trabajando para el mercado francés… Hay editoriales españolas vendiendo sus obras a países de todo el mundo, dando a conocer a autores nacionales, como en los ochenta con la diferencia de que los autores se enteran de que les publican fueran (risas). Pero no salen de unos pocos nombres porque esos medios generalistas no tienen una cultura del cómic lo bastante amplia.
Esto viene también porque hablé hace poco con Ken Niimura, que es uno de mis autores favoritos, ahora que se va a estrenar la película I kill Giants y no hay apenas repercusión en los medios españoles. Hay gente haciendo sus propias obras, cambiando las reglas y haciendo cosas a nivel internacional impensables hace años. Y en las noticias de la película de Ken ni se lo nombra. En mi caso con la película de Polar se han interesado medios de cómic que me conocen como Zona Negativa y otros, pero de España no se ha interesado ni un solo medio generalista o de cine de los grandes. Sin embargo la noticia ha salido en medios franceses, italianos, alemanes, asiáticos. En España tiene prioridad que Affleck mangara un batarang, así de paletos somos a veces.

Me da la impresión que a pesar de haber tocado otros géneros en el mercado americano te consideran un dibujante de género negro.

Si, es un poco el mercado, va por épocas… pero en fin, es algo que me gusta. Igual ahora cuando acabe todo lo que estoy haciendo me planteo tocar un género nuevo.

Has pasado por prácticamente por todas la editoriales de este país ¿Por algún motivo en particular?

Cuando empecé producía mucho y ninguna podía absorber toda mi producción Hay que tener en cuenta que yo aprendía dibujando. Siempre me ha gustado estar en distintos sitios porque así aprendes mucho… y por otra parte nunca me ha gustado poner todos lo huevos en la misma cesta (risas)

¿Publicar ahora algo directamente para España es una opción?

No, hay alguna cosilla para la que tengo ideas pero ya me lo planteo como una coedición. Ofrecérselo a Norma y a mi editor en Francia, por ejemplo. No sé si podría considerarse mercado español el guion de Infinity: Outrage… Porque lo hice en español, pero es una obra que se ha publicado también en inglés a nivel mundial y que ha funcionado muy bien, por cierto. No me cansaré de decirlo, ha vendido muy muy bien y el heco de que no haya sido por los circuitos tradicionales del comic ni disminuye su repercusión ni la hace peor obra.

¿Vais a continuarlo?

Dependemos de Kenny que ahora está en curros de animación y de BD en Francia. La experiencia fue genial, los chicos de Corvus Belli lo editaron muy bien, sacaron una miniatura del personaje principal y como funcionó tan bien han sacado una caja con todos los personaje del cómic. Están muy contentos y yo me lo he pasado genial currando con Kenny.

¿Proyectos actuales?

Ahora estoy con Bad Girls con Alex de Campi, que espero acabar sobre febrero. Alex es una guionista que ha trabajado sobre todo con Image, que aquí no es muy conocida pero me parece muy, muy buena. La historia trata sobre cuatro mujeres que intentan dar un golpe en un casino de Cuba el mismo día que Batista ha huido y el Ché y Fidel entran en la capital. Toda la historia transcurre en una noche y van a aprovechar ese caos para robar el dinero de los sobornos al régimen. Es una novela gráfica para el gigante editorial Simon & Schuster, es un editorial de libros, así que quería probar ese nuevo circuito y buscar un público nuevo en un formato sin prepublicación previa en cómic-books.

Artículo anterior#ZNCine – Batman y Harley Quinn
Artículo siguienteNovedades Destacadas: Diciembre 2017
Nacido en Barakaldo en 1977 donde sigo viviendo. Descubrí los cómics en una librería de barrio con Tintin, Asterix, SuperLopez y los personajes de Ibáñez. En 1989 descubrí los superheroes de la mano de Stern y Buscema con el numero 73 de la edición de Forum de Los Vengadores. A estas lecturas se fueron incorporando la novela gráfica y el manga, de los cuales, a diferencia de los superheroes, nunca me cansé. Todavía sueño con ser agente Espacio-Temporal y de Planetary, con visitar mundos de fantasía con el señor T., Philemon, Lord Morfeo, Arale y Thor. Viajar con Reed, Ben, Susan y Johnny al futuro y pasear por el cuartel de la Legión. Recorrer la antigua Roma con Alix y una cantimplora de poción mágica. Buscar Mú, perderme en un viaje al corazón de la tormenta, contemplar el Olmo del Cáucaso mientras paseo por un Barrio Lejano leyendo El almanaque de mi padre. Conseguir beber la sangre del Fénix. Leer, al fin, algún articulo de Tintín y de Fantasio sin que me molesten los absurdos inventos de Gastón. Perderme por las murallas de Samaris, mientras de la pirámide flotante de los inmortales cae John Difool. Enamorado de la chica de los ojos rojos y de Adele. Y cabalgar hacia el amanecer con Buddy Longway, Red Dust y el teniente Blueberry. Con un poco de humo azul en los labios...

2
Déjanos un comentario

Please Login to comment
2 Comment threads
0 Thread replies
0 Followers
 
Most reacted comment
Hottest comment thread
2 Comment authors
SesetenJose Angel Ares Recent comment authors
  Subscribe  
Recientes Antiguos
Notifícame
Jose Angel Ares
Lector
Jose Angel Ares

Genial la entrevista a uno de los supercurrantes que tenemos y disfrutamos. Muchas gracias!

Eduardo Sesé
Autor

No conozco mucho sus trabajos, pero en Violent Love está espectacular. Muchas ganas del segundo tomo y mucho ánimo para los futuros trabajos.