Entrevista a Rick Veitch por Raúl Sastre

Por
5
599

En los comentarios generados en la entrada de las tiras de prensa de Supreme uno de nuestro lectores, Sputnik, hacía alusión a la disputa entre Alan Moore y Rob Liefeld la cual estaba explicada en una entrevista que mi colega, Raúl Sastre hizo a Rick Veitch en el año 2004 y que fue publicada en la edición de Recerca, ha sido el propio Raúl quien me ha ofrecido recuperar dicha entrevista para evitar que se pierda aprovechando la publicación del Supreme de Alan Moore por parte de Random House Mondadori, aquí teneis pues la reprodución y aprovechamos para darle las gracias por cedernos este material.

¿Nos podrías hablar un poco de tus comienzos? ¿De tus primeras obras y de tu época en la Joe Kubert Art School?

Durante mi juventud siempre dibujé cómics para mi propio disfrute, pero mi primer trabajo profesional fue TWO FISTED ZOMBIES, guionizado por mi hermano Tom Veitch y que fue publicado por Last Gasp en 1973. No empecé a recibir clases de dibujo de verdad hasta cuatro años después, cuando acudí a la Joe Kubert School. Era el primer curso que salía de esa escuela y éramos una clase en donde podías encontrar a un montón de dibujantes con ganas de comerse el mundo: Steve Bissette y Tom Yeates, por ejemplo. Al año siguiente llegaron John Totleben, Tim Truman, Tom Mandrake, Jan Dursema y Ron Randall. Había un ambiente muy creativo propiciado por Joe y su grupo de profesores; Dick Giordano, Ric Estrada y Hi Eisman. Tengo muy buenos recuerdos de aquellos tiempos.

Has trabajado con Alan Moore en diversas obras (La Cosa del Pantano, Miracleman, Greyshirt, Supreme,..) ¿Cómo trabajáis juntos? ¿Aportas ideas a las historias? ¿Son sus guiones tan densos como cuentan?

El primer guión que Alan escribió para mí se titulaba “LOVE DOESN’T LAST FOREVER”, una historia de ciencia ficción de ocho páginas que fue publicada en la revista EPIC Magazine. ¡La “primera viñeta” de ese guión ocupaba 8 páginas escritas a máquina a un solo espacio! Hoy en día, los guiones de Alan no son tan complejos como solían ser, pero aún son densos comparados con la tendencia “al mínimo contenido posible”, que es la opción que la mayoría de los guionistas de cómics suelen preferir. Alan y yo solemos comenzar un proyecto por teléfono hablando de cualquier cosa que nos interesa. Crecimos leyendo los mismos cómics americanos y británicos así que a veces tendemos a dejarnos llevar por ataques de nostalgia. Pero, normalmente, de esas conversaciones surge la chispa de una idea que inspira a Alan. Cuando la cosa funciona, comienza a recitar líneas de diálogo y escenas enteras de la nada. Puede que yo le haga una sugerencia o dos, pero, porsupuesto, cuando se pone a escribir el guión siempre lleva las ideas más lejos, ¡mucho más lejos de lo que jamás podría haber imaginado! Pero compartir una experiencia creativa con Alan es algo muy divertido. Tengo mucha suerte en ese sentido.

Una de las páginas favoritas de Rick en la Cosa del pantano

Cuando Alan Moore dejó La Cosa del Pantano te convertiste en el guionista de la serie hasta que tuviste una gran bronca con DC respecto al contenido del, nunca publicado, Swamp Thing #88. ¿Qué fue lo que sucedió en realidad?

Había presentado una historia en la que la La Cosa del Pantano se encontraba con Jesús mientras viajaba a través del tiempo. Me pidieron un esbozo de la historia que fue aprobado, luego dieron el visto bueno al guión, así que se dibujó de esa historia, se entintó y se rotuló. Entonces se lo pensaron mejor lo de publicar ese guión y en vez de llegar a una solución equitativa, nos enfadamos y yo acabé dimitiendo.

Tus trabajos autoeditados nunca se han publicado en nuestro país, ¿puedes contar al público español de qué tratan estas series: Bratpack, Maximortal y The One? Creo que son una especie de trilogía en la que muestras tu propia visión de los superhéroes.

Varios editores españoles me han hecho propuestas para obtener los derechos de publicación de estas obras, pero aún no he firmado nada. THE ONE fue creada a principios de los 80 y era una respuesta a la escalada nuclear de los USA y la URSS; BRAT PACK era mi visión deconstruccionista del superhéroe a principios de los 90; mientras que MAXIMORTAL continúa en cuanto a temática la senda de BRAT PACK, mientras que también explora cómo se hacían los cómics en los años 30 y 40, como en Kavelier y Clay de Michael Chabon.

Tu trabajo más personal es Rare Bit Fiends, un diario de tus sueños en formato cómic. ¿Cómo se te ocurrió la idea de hacer un cómic de este tipo?

Siempre he prestado atención a mis sueños y estaba buscando una manera de trabajar con ellos en mis cómics. Pero mis ideas siempre eran demasiado ambiciosas como para poder llegar a buen puerto. Mi amigo y colega dibujante, Scott McCloud, inventó ese reto que consiste en hacer un cómic en 24 horas, en el que los artistas intentan hacer un cómic de 24 páginas en un día. Yo me atreví con ello, pero en vez de hacerlo todo de una vez, cada día dedicaba 15 minutos y dibujaba un sueño. Después de un mes volví a leer esas historias que había apuntado y vi cómo surgían todos estos maravillosos argumentos e ideas para mis guiones. A partir de ellos me inspiré para realizar un cómic basado totalmente en mis sueños; RARE BIT FIENDS. El tercer tomo recopilatorio de esta serie lo voy a lanzar en Octubre en los USA. Se titulará CRYPTO ZOO.

En Supreme dibujaste historias que imitaban a cómics de épocas pasadas. Supongo que fue un trabajo divertido pero complicado. ¿Qué técnicas empleabais para conseguir que las páginas pareciesen más viejas y para imitar la rotulación y demás de aquella época?

Creo que como aprendí con Kubert y muchos de los dibujantes de su generación, me resulta fácil y divertido imitar los estilos de antaño. Las herramientas son sencillas, un simple pincel y poco más. Estos estilos están enterrados muy dentro de mi ADN debido a que fui un lector voraz de cómics de niño. Respecto a la rotulación, tuvimos la suerte de contar con el mejor rotulista de este negocio, Todd Klein. Es capaz de imitar cualquier estilo de cualquier época que le pidas.

En Supreme parece que la filosofía de Alan Moore y la tuya conectaron. Quiero decir que Alan Moore con sus estudios sobre la magia y tú con tu diario de sueños habéis llegado a la misma conclusión, existe un Idea Espacio.

Después de La Cosa del Pantano, ambos partimos en diferentes direcciones, pero creo que filosóficamente, caminábamos por senderos parecidos. Cuando volvimos a juntarnos, a principios de los 90, ambos llegamos a la misma conclusión: que las ideas en cierta forma están vivas. De hecho, ésa es la idea central de ‘THE MAXIMORTAL’. Alan por supuesto, llevó el concepto aún más lejos. Conjuró de la nada toda una terminología y topografía de la imaginación a la que llamó “Idea Espacio” y sí, es cierto, en SUPREME esa idea está presente. Aunque lo que para mí es tremendamente interesante es como las teorías posmodernas de Alan encajan perfectamente en las extravagancias del SUPERMAN de Mort Weisinger de principios de los 60. Por cierto, Alan tenía previsto un tercer año de SUPREME, que hubiera llevado a SUPREME a viajar dentro del meteorito SUPREMIO para explorar el concepto del Idea Espacio aún en más profundidad. Pero nuca pudo llevarse a cabo.

¿Cuál es tu opinión acerca de Rob Liefeld? Creo que tienes algunos problemas con él porque no te devolvió algunos de tus originales.

Rob pertenece a la generación de dibujantes que llegó después de la mía. Estos tipos no estaban motivados por la creatividad o por las posibilidades del medio, sino por la ambición personal. Se hicieron ricos inundando el mercado con cómics malos dirigidos a coleccionistas y ayudaron a que los lectores de verdad abandonaran los cómics. Hubo muchos problemas con la empresa de Liefeld mientras trabajábamos en SUPREME. A veces había que estar encima para que nos pagaran y nos hicieron muchas promesas. Para ser justos, el negocio en su totalidad estaba muy revuelto por aquel entonces, así que no todo era culpa de Liefeld. Pero han pasado más de tres años y el muy vago aún no me ha devuelto mis páginas de “NEW JACK CITY”. Si alguien las ve a la venta en algún sitio, por favor, ¡hacédmelo saber!



¿Por qué Rob Liefeld y Checker Book no han pagado a Alan Moore y a todos los demás creadores que participaron en la serie ningún royalty por la reedición?

¡Porque son unos avariciosos! La edición de Checker parte de unos escaneos horribles. Quitaron veinte páginas del material del primer tomo y sólo las incluyeron en la edición en tapa dura. Y como Alan nunca escribió el guión para el final del segundo tomo, pusieron “Final” en el episodio de NEW JACK CITY, dejando todo lo demás en el aire. Para añadir más leña la fuego, si leías la contraportada parecía que Liefeld era quien había realizado la obra. Mientras que me alegra que los lectores puedan tener acceso, al menos, a una edición de SUPREME, como puedes imaginar me habría gustado mucho más si el editor se hubiera preocupado de editar mejor el libro y de pagar royalties a los creadores como hacen los demás editores.

Y ya para acabar, ¿en qué proyectos estás trabajando?

Estoy escribiendo y dibujando una novela gráfica de 440 páginas titulada “CAN’T GET NO” para Vertigo. Debería estar lista para finales del 2005. También estoy escribiendo una miniserie de 6 números de THE QUESTION para DC Comics. El dibujante es Tommy Lee Edwards (¡un dibujante increíble!) Voy a lanzar la tercera recopilación de mis cómics de sueños, CRYPTO ZOO, desde mi propio sello, KING HELL PRESS. También llevo junto a Conley, una gran página web sobre cómics: www.comicon.com

Artículo anteriorZN Presenta: Daily Supreme
Artículo siguienteKirby: Génesis
Naci en Sabadell (Barcelona) en 1978 aunque siempre he vivido en Barbera del Vallés. Mi afición por los cómics de superhéroes se comenzó a gestar en el momento en que mi profesor de EGB, Joan, me dejó algunos números de Clásicos Marvel que contenían las historias: La muerte del Capitán Stacy, La muerte de Gwen Stacy y La última cacería de Kraven. Desde ese momento me convertí en fan absoluto de Spiderman y por extensión de Marvel Comics. Con el paso de los años aprendí a paladear el buen cómic sea cual sea la editorial, el personaje o autor. En 1999 fundé Zona Negativa como el rincón donde hablar de aquello que me apasionaba, el resto es historia.
5 Comments
Antiguos
Recientes
Inline Feedbacks
View all comments
samanosuke
4 febrero, 2011 0:00

Curiosa la trilogía deconstructiva-reconstructiva de los superhéroes de Veitch. Mientras que el uno no me gustó demasiado (me pareció una verdadera parida hippie), el Maximortal me encantó tanto por el homenaje a Superman y a susn creadores, como por el concepto por el que las ideas se convierten en realidad del que se habla en la entrevista. Además, Bratpack (o Niñatos en la edición de Norma) también es bastante entretenida, y me parece casi el inspirador del The Boys de Garth Ennis.

Sputnik
Sputnik
Lector
4 febrero, 2011 0:14

A mí El Uno me gustó mucho. Y es que es una parida hippie, pero es una parida hippie muy bien hecha. Y El Maximortal es uno de mis cómics favoritos.
Nunca llegué a ver ni oír nada de ese “diario de sueños” suyo. ¿Alguien? ¿Hola?

tachuela
Lector
4 febrero, 2011 10:01

¿Alguien más ha leído su Greyshirt: Indigo Sunset?

J Calduch
J Calduch
4 febrero, 2011 11:08

Y Can’t Get No falta por publicar en castellano ¿no es así? lo mismo que Army @ Love

Alex Van der Fersen
Alex Van der Fersen
Lector
21 agosto, 2018 0:51

Hola a todos!! Excelente nota.
Tengo mucho interés en leer Niñatos y Maximortal, desgraciadamente no los consigo en papel, si alguien pudiera pasarme el link para descargos en español, les estaría muy agradecido.
Gracias y Saludos