El sexo del trazo

Por
0
185

A las mujeres no les gusta el cómic”, dicen, desconsiderando de una sola frase a nuestras apreciadas Juani, Beatriz y Jessica Jones. “A las mujeres les gusta el manga pero eso no cuenta”, piensan. “Y no les gusta”, comentan, “porque no toca temáticas que puedan sentirse propias”. “Porque está preñado de estereotipos machistas y de sensibilidades masculinas, si es que los más culinos tienen sensibilidad”, suponen y se preguntan.

Y vengo yo y me tiro de la moto, del tren y del avión sin paracaídas. Y espero que los que de verdad entienden de esto vengan en mi ayuda (Álvaro!!! Josep!!! Pepo!!! Punch!!!). Porque voy a ponerle pegas a eso. Bueno, no diré que no sea cierto. No me atreveré a tanto. Pero sí que intentaré avanzar en otra dirección: el componente gráfico de los cómics.

Recuerdo una anécdota. Sobre un experimento. A diversas personas sin conocimiento de arte les hicieron escoger la composición más harmónica de entre varias cartas con tres puntos diferentemente distribuidos en ellas. ¡¡Y casi todos acertaban!! “La proporción áurea es un número que se observa en la naturaleza, las matemáticas y el arte. Se le llama Fi y lo encontramos en las espirales de las conchas de las caracolas, en los pétalos de las rosas y en nosotros mismos. La proporción entre nuestro brazo y antebrazo es Fi y entre nuestro antebrazo y nuestra mano. Y entre nuestra mano y nuestros dedos. Y entre nuestras falanges respecto a las que las siguen.” (Sacado de las notas del indispensable Corazón del Imperio de Bryan Talbot/Astiberri) El número áureo. …. Hay mucho en nuestra percepción de las cosas de inconsciente, de intuitivo, de constitutivo. Percibimos determinadas cosas, las captamos, casi sin darnos cuenta. Y es por ello que la Estética es ni más ni menos que la Teoría de las Sensaciones.

Y ahora, a lo que íbamos, directos a mi propio suicido como parloteador sobre viñetas. Siempre me ha llamado la atención la manera de dibujar de Annie Goetzinger, Mariel o Purita Campos. Después han llegado Colleen Doran y Amanda Conner. Su estilo tiene algo distinto. Dentro de la diversidad de formas de dibujar que el amplio mundo de los dibujantes varones ofrece, se puede intuir algo común en ellos. O como mínimo, algo diferente de lo que se percibe en las mujeres. El estilo de ellas, salvando excepciones, es algo más… ¿suave? ¿amanerado? La verdad es que no sabría encontrar palabras para definirlo. Pero todo ello me hizo pensar, el otro día, que tal vez otro detalle que les dificulta a las mujeres acercarse más al cómic sea el dibujo. Que la falta de mujeres dibujantes hace que este medio no tenga el grafismo adecuado para que a ellas les llegue, les comunique, impacte en su sensibilidad. ¿Estará el sexo relacionado con el trazo?

Goetzinger/Mora/Norma Colleen Doran DC/Conner

Artículo anteriorTrailer de Superman: El videojuego
Artículo siguienteQuesada al habla: Doctor Extraño, Eternals, Brockeback Bendis y más.
“Me llamo Toni Boix y soy un DC-Adicto”. A pesar de que mi niñez esté inundada de Sal Buscema y mi adolescencia de Spirit, Metropol, Cimoc y Zona 84. Porque Zinco me devuelve al redil. Zinco y Wolfman y Perez y Moore y Totleben y Gibbons y Miller y Bolland y García López. Después, el ansía. La escasez. La falta absoluta de alegrías. Mueren las revistas de cómics y Zinco vegeta. Mi ilusión se marcha a hacer las Américas. Suerte del Previews… y de los cómics que se malvenden. Le pido a Raúl López que me deje escribir una reseña en Zona Negativa promocionando Fallen Angel… y el resto es esta historia.
0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments