El mito del rey Arturo

El mito fundacional de Gran Bretaña

Por
1
1036

Probablemente todas las personas que empecéis a leer este articulo habréis oído hablar alguna vez del Rey Arturo y los Caballeros de la Mesa Redonda. Sir Lancelot, Ginebra y Merlín forman parte de nuestra cultura arquetípica, todos los conocemos, pero pocos sabemos realmente algo sobre ellos.

En este artículo pretendemos hacer una pequeña introducción al mito del Rey Arturo, dando unas pinceladas sobre su origen e importancia.

Arturo3

Pero, ¿qué es el mito artúrico?

Arturo2

Los estudiosos del Rey Arturo sitúan su reinado en torno al siglo VI d.C., hace más de mil quinientos años. La distancia temporal, sumada a la falta de fuentes históricas directas, hace que nuestro conocimiento sobre los hechos reales que rodean al rey Arturo sean, cuanto menos, escasos. Isabel Morera Bañas(1), catedrática de Filología Inglesa en la Universidad de Extremadura, sintetiza la historia del rey Arturo como “la historia de la resistencia céltica a los invasores”. En el siglo V d.C. los pueblos germanos (principalmente los sajones, los anglos y los jutos) empezaron a desembarcar en las costas de Gran Bretaña y a conquistar los territorios que se alzaban a su paso, empujando a los habitantes de la isla hacia el oeste de la misma. Esos habitantes eran “celtas cristianizados” herederos de un imperio romano ya desaparecido. De este modo, la figura de Arturo remite a los legionarios de la Sexta Victrix que durante el reinado de Adriano estuvieron concentrados en la ciudad de York.

Se estima que sobre el año 500 d.C., los dos bandos se enfrentaron en la cruenta batalla del Monte Badon. La leyenda sitúa al Rey Arturo como uno de los grandes generales al mando de la batalla que terminaron con la derrota de los invasores germanos. A partir de ese momento, Gran Bretaña quedaría dividida en varios estados británicos y anglosajones.

Los escritos sobre el rey Arturo empezaron a tomar forma escrita en el siglo XII y, cien años más tarde, ya estaban totalmente asentadas y recogidas en los llamados ciclos artúricos. Entre ellos, Carlos Alvar destaca el Vulgata que se divide en cinco partes: Historial del Graal, Merlín, Lanzarote del Lago, Demanda del Santo Graal y La muerte del rey Arturo. Los estudiosos de los ciclos apuntan a que estos relatos no estaban escritos por un único autor, si no que hubo un, según apoda Carlos Alvar, “arquitecto” que dirigió a los diferentes autores del ciclo.

Nadie ha podido demostrar que el Rey Arturo existiera. Su historia es un mito fundacional apoyado en crónicas posteriores y las historias de caballería de autores del siglo XV en adelante como La muerte de Arturo de Thomas Malory, Los idilios del Rey de Alfred Tennyson o Los hechos del rey Arturo de John Steinbeck.

Arturo1

(1) Morera Bañas, María Isabel. Historia y leyenda del Rey Arturo y los caballeros de la tabla redonda. Enlace.
(2) Alvar, Carlos. Introducción en La muerte del rey Arturo. Alianza Editorial: 1991.
(3) González de León Heiblum, Julián. El mito artúrico y la cultura imperial en la élite de Inglaterra: un análisis histórico del mito bajo la teoría neo-estructuralista. Enlace.
(4) Campell, Joseph. La historia del grial. Atalanta: 2019.

Artículo anterior#ZNCine – Crítica de Excalibur, de John Boorman
Artículo siguienteCamelot 3000 – La reformulación del mito
(Barcelona, 1990). Licenciada en Filosofía y graduada en Medicina. Entré en el mundo del manga gracias al boom del anime de finales de los años noventa con series como Utena, la chica revolucionaria, Evangelion y Cowboy Bebop. Después de leer a Tezuka, Taniguchi y Urasawa, salté a la lectura del cómic de cualquier procedencia, género y estilo. Recientemente, me he volcado en el mundo del podcasting medio que me permite explorar nuevas formas de divulgación. Fui jurado de los XXV Premios Manga Barcelona organizador por Ficomic. Mi máxima: las buenas historias son aquellas que dejan huella en el alma del lector.
1 Comment
Antiguos
Recientes
Inline Feedbacks
View all comments
Juan Iglesia Gutiérrez
Autor
17 mayo, 2021 20:32

Lo que son las cosas, llevo todo el año zambullido en mi vieja pasión artúrica y los compañeros de ZN me sorprenden gratamente con este fabuloso especial.

¡Enhorabuena!