El hermano de Göring, Integral de Arnaud Le Gouëfflec y Steven Lejeune

Nos adentramos en el conflicto de los conflictos modernos guiados por Albert Göring, el hermano del dirigente nazi Hermann Göring. Una historia osada que se atreve a acercarnos la humanidad del monstruo para que podamos comprenderlo, que no así aceptarlo.

Por
0
1424

Edición original: Le frère de Goring tome 1 (Glénat, 2018) y Le frère de Goring tome 2 (Glénat, 2019)
Edición nacional/España: El hermano de Göring. Integral (Ponent Mon, Noviembre 2020)
Guion: Arnauld Le Gouëfflec
Dibujo: Steven Lejeune
Color: Roberto Burgazzoli Cabrera
Traducción: Fabián Rodríguez Piastri
Formato: Cartoné. 98 páginas
Precio: 24€

Ni garras, ni colmillos, solo humanos… y con eso es suficiente.

“¡Los hombres justos se toman tan enserio la justicia que, si Dios no fuera justo, éste no les importaría un comino!”

No es fácil hablar del nazismo con equidistancia o de forma objetiva, incluso es difícil no hablar de ello sin que alguien se gire interesado por saber de qué lado te posicionas, como si intentar hablar de ello y sus muchas implicaciones significase un barómetro definitivo. Como aquel famoso “El que no debe ser nombrado”, el fantasma del totalitarismo aún sigue presente, no tanto en cuerpo sino en alma, no solo como forma de exaltación a favor, sino también en contra, pero con fanatismo en cualquiera de los casos. Esto me recuerda al cómic WW 2.2 de José Robledo y Marcial Toledano, que comienza con un hombre que se baña desnudo en la playa mientras piensa en el aparato militar, en la guerra y en los discursos, en los soldados y la muerte. Empatizamos con él, sigue pensando mientras sale del agua, parece justo, bueno, se parece a nosotros. Y entonces se pone el uniforme nazi. Eso es lo que nos ofrece El hermano de Göring, el alma humana sin uniforme, comprendiendo el horror que implicó pero apartándolo un segundo del foco, del que tan difícil es separarlo.

Los valientes

Arnaud Le Gouëfflec nació el 25 de marzo de 1974 en la comuna francesa de Brest . Es un autor polifacético que ha abordado desde la novela (más de 10 títulos), pasando por los guiones de cómics, hasta ser autor de canciones y músico. Ha publicado con Casterman, Glénat, Delcourt, Fluide glacial, Sixto, Locus Solus, abordando desde el thriller (Topless, Glénat 2009), la ciencia ficción (La Carte du Ciel, Glénat 2017), el western (Mondo Reverso, Fluide Glacial 2018), y como en este caso, una biografía ficcionada.

Steven Lejeune Nació el 1 de enero de 1981 en Tahití. Es un ilustrador francés preocupado por el ecologismo y un convencido del poder de reflexión y de la incidencia del cómic en el mundo real. Tras unirse al taller Gottferdom en Aix-en-Provence de forma temprana, conoce a Jean-David Morvan, con quien firma la serie Too Hapiness que consta de 4 volúmenes y un episodio de Chroniques de Sillage (Delcourt). Steven también interpretó en solitario los dos volúmenes de Dieu a les boules! en Ankama, También publicó la serie Oxydes, historia basada en un guión de Arleston, cuyo segundo volumen apareció en 2016. Y antes de emprender este viaje, diseñó el volumen 8 de la serie L’Art du crime , escrita por Marc Omeyer y Olivier Berlion.

Lo que hay y lo que hubo

Nos encontramos ante una historia valiente, aunque el final acabe siendo evidente y tenga un climax comparable, en pretensión aunque ni mucho menos en resolución, con el de La lista de Schindler, y su famosa y sobrecogedora “¿Cuántos me hubiesen dado por este broche? Es de oro… dos personas más, al menos una más… una persona más”.

La narración se concentra en las confesiones de Albert Göring, que tras la caída del régimen nazi es interrogado por sus supuestos vínculos con el aparato totalitario debido a la influencia de su apellido. La historia va saltando de sus vivencias pasadas al presente. Se nos muestra la infancia compartida con su hermano, que es el autentico protagonista en las sombras, mientras que Albert se reserva el papel de narrador. Tras la infancia seguimos la estela de Hermann contada por Albert, su entrada en el ejército, sus primeros logros como aviador condecorado, el sometimiento del espíritu alemán tras la derrota en la primera gran guerra, incluso su primer contacto con el carismático líder que desencadenaría el horror. Todo ello es contado desde el punto de vista, no de un historiador, ni de un nazi o un judío, ni siquiera de un americano o un francés, sino desde el de un hermano. Todo concluirá en el juicio que determinará la inocencia o culpabilidad de Albert Göring.

La obra se atreve a acercarse al lado humano de Göring y a hacernos partícipes del proceso de construcción del alma alemana tan descompuesta como agresiva tras la primera guerra mundial. No entra en detalles por no disponer de espacio suficiente, pero da las pinceladas necesarias para quien conozca la historia del país, que transcurre desde la primera hasta el final de la segunda guerra mundial, pueda hacer un esbozo de la historia de Göring menos conocida y, por motivos evidentes que pasan por un genocidio, más silenciada. Porque, ¿cómo se puede explicar que algo así puede ser llevado a cabo por humanos, siendo todos nosotros humanos?

También hace un juego interesante con la mitología germana, jugando con las alegorías a la historia de los dos hermanos. Vuelve de forma recurrente a la infancia de ambos y a su contacto con estos mitos en los que se transluce las pretensiones de la infancia con aquellos mitos como referentes. En una época en la que el cuento y el mito eran la manera de invocar e inculcar valores, vemos al finalizar la obra la conclusión de aquellos propósitos iniciáticos en la figura de ambos Göring.

El dibujo, aunque muy eficaz en los fondos y en la ambientación con gran cantidad de detalles históricos, tiene altibajos en los acercamientos a los personajes, tanto en las facciones faciales como en las expresiones dramáticas. Éstas muchas veces se ven deformadas y no con pretensiones narrativas, sino por incapacidad de conseguir la expresión deseada. El estilo de composición de viñeta es bastante clásico, con alguna pequeña sorpresa en el uso de los bocadillos, no se sale del canon esperado en esta clase de historias.

Los monstruos del armario siempre se parecen a nosotros

El hermano de Göring es una historia en la que se expone la humanidad de lo que suponemos monstruos, en la que la perspectiva nos hace dudar de lo que dábamos por hecho. Y eso es gracias a la empatía, y ésta solo se consigue haciendo que nos veamos reflejados en los personajes. Algo bastante difícil, e incluso atrevido, cuando los personajes participaron del horror. Todas las personas por muchas monstruosidades que cometan, se vuelven menos incomprensibles cuanto más se acerca uno a su figura, a sus motivaciones, pues pese a su monstruosidad, sigue siendo su humanidad la que lo engloba todo. Sus actos no se vuelven aceptables o admisibles, se vuelven comprensibles. Como decía el Dr. Manhattan: “Si tengo que aceptarlo o negarlo, lo comprendo”.

Rodrigo Cortes en el podcast de Todopoderosos: Villanos planteaba la idea de que en un país racista hay buenas y malas personas pese a que todas sean racistas de base. Y que no ser racista en un país no racista no es algo por lo que ser alabado, ni algo destacable, como tampoco lo es serlo en uno que lo sea. Que alguien que haga de forma rutinaria el bien cometiese algún acto bondadoso no tenía nada de extraordinario, sino que cometiera un acto malicioso lo sería, y en igual sentido en el caso contrario. Lo que merece relevancia es lo que a uno le cuesta hacer, lo fácil para uno no es remarcable.

Eso sí, puestos a ser irrelevantes mejor que sea por una rutina de bondad, y pese a que muchas veces nuestra tendencia no está en nuestras manos, sí en cambio el trabajo para forzarnos a cambiarla, sí en cambio el hacer algo destacable.

Lo mejor

• La equidistancia a veces forzada con la que se desenvuelve la historia.
• Las alegorías con los mitos germánicos de aquella actualidad y de la historia concreta de los hermanos Göring.
• Los fondos y la ambientación muy logrados.

Lo peor

• Un final demasiado previsible, pese a su historicidad, en cuanto a la pretensión emocional que nos deja como alguien que nos quiere dar un susto pero al que hemos descubierto mucho antes.
• Las expresiones faciales algo desfiguradas.

Edición original: Le frère de Goring tome 1 (Glénat, 2018) y Le frère de Goring tome 2 (Glénat, 2019) Edición nacional/España: El hermano de Göring. Integral (Ponent Mon, Noviembre 2020) Guion: Arnauld Le Gouëfflec Dibujo: Steven Lejeune Color: Roberto Burgazzoli Cabrera Traducción: Fabián Rodríguez Piastri Formato: Cartoné. 98 páginas Precio:…
Guión - 7.5
Dibujo - 7
Interés - 8

7.5

Atrevido

El hermano de Göring es a fin de cuentas una historia humana en un contexto que tuvo escasez de eso mismo. Un planteamiento de acercamiento al monstruo para ver que no tiene garras ni colmillos sino que se parece, en lo esencial, a nosotros. Porque nos guste o no, pertenecemos a la misma especie, todos somos parte de la humanidad, a veces tan falta de ella misma.

Vosotros puntuáis: 5.7 ( 5 votos)
0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments